A un clic de ser criminal

El siguiente es un reportaje de los peligros que se esconden en las redes sociales para las víctimas de criminales y las consecuencias en la vida real.

Cotidianidad
Esta es una opinión

Lo desconocido detrás de la pantalla. Foto de Little Rock Air Force Base via Wikimedia Commons.

Por Diana Medrano 

“Ayúdenme a denunciar esta cuenta.”, “Este perfil no es mío.”, “Clonaron mi cuenta.”, “Un hombre en Facebook me pedía fotos sin ropa.”, “Me enamoré de una chica que conocí en Twitter, pero no la conozco en persona.”, “Él me envía pornografía por Snapchat.”, “Robaron mis fotos de Instagram.”.

Ésas y tantas historias en internet. Porque no sólo es una herramienta digital que nos ayuda a comunicarnos con otros. Las redes sociales también tienen un lado oscuro.

En la actualidad, si no tenemos un perfil en Facebook, Twitter, Snapchat, Instagram u otra red social, no existimos. Nuestra rutina diaria incluye invertir algunas horas en chatear, compartir fotografías y videos, leer noticias nacionales e internacionales, tuitear o hacer otras cosas en las redes.

El internet nos ayuda a encontrar cualquier tipo de información. Pero, como todo, tiene sus pros y contras. Y entre sus contras está la creación de perfiles falsos en redes sociales, algo común alrededor del mundo.

Faker 

Según un artículo publicado por Francisco Naranjo en comunica-web.com, el término que se utiliza para identificar un perfil falso es Faker. Es la falsificación de todo tipo de contenido en la web. Se relaciona con catfish, “pez gato”, que son perfiles personales falsos que crean las personas con el fin de engañar a otras, especialmente a exparejas.

“En las relaciones amorosas se ve que novios o novias crean perfiles falsos para hacer ciberbullying o stalkear a la otra persona”, expresó el licenciado Sergio Morataya, experto en redes sociales, quien también indica que delinquir y hacer espionaje son otras de las razones por las cuales se crea un perfil falso.

Identificar un Perfil Falso 

Pero podemos evitar el ser engañados, ya que hay distintas formas para identificar un Faker. “Es muy fácil porque se le debe dar seguimiento a la línea del tiempo, es decir al muro porque tiene interacción con pocas personas, además su foto es de Google y los campos en su información están vacíos”, aseveró Morataya.

Además, es importante tomar en cuenta que existen redes sociales como Twitter y Facebook que controlan este tipo de situaciones. “Hace dos años Facebook envío un mensaje a las Fanpage porque iba a depurar perfiles falsos, lo cual disminuyó los fans de cada página, pero así la comunidad es sana y verdadera”, mencionó Ana Del Vecchio, Community Manager de la agencia de publicidad, El Taier DDB.

Twitter también nos brinda una herramienta como TwitterAudit que nos ayuda a reconocer fake followers. Otra opción es Fakers.statuspeople donde se puede ver la cantidad de seguidores, si es un perfil falso y si está activo.

El check en color azul que se muestra en los perfiles de algunas figuras públicas o marcas es , “redes como Facebook y Twitter se idearon el check que es una garantía para comprobar que la persona es dueña del muro y se hace responsable de cualquier tipo de información que se publique”, concluyó Morataya.

Mentiras en la Web 

Sin embargo, no sólo se crean perfiles falsos para atacar a una persona en particular. Hay casos donde se desprestigian grupos como empresas, marcas o hasta medios de comunicación.

“Se ataca a una marca o a un medio con el fin de disminuir su credibilidad. Las redes más comunes son Twitter y Facebook. Instagram tiene un mejor control, pueda que Facebook cuide a su comunidad de los Fakers, pero Instagram actúa más rápido”, concluyó Del Vecchio.

Consecuencias de ser un faker 

Lo bueno es que crear un perfil falso sí tiene consecuencias. Por ejemplo, en Inglaterra y Gales, de acuerdo a un artículo publicado por el medio La Voz de Galicia.es, las personas con identidades virtuales falsas pueden ser sujetos de cargos penales.

Y quizá pensemos que esto sólo sucede en países desarrollados. En Guatemala, desde el 2011, se conoció el caso de dos jóvenes que fueron encontradas muertas en Escuintla, tras haber sido contactadas por Facebook. El culpable del hecho fue arrestado por los delitos de plagio, conspiración, asociación ilícita, femicidio y secuestro, según un video publicado por el matutino Prensa Libre.

Pero este no es el único caso, “se recibe un promedio de 250 a 300 denuncias al año por este tipo de delitos”, expresó el licenciado Carlos Figueroa, Fiscal de Explotación Laboral y Otras Unidades de la Fiscalía contra la Trata de Personas del Ministerio Público -MP-.

En diciembre de 2016, Prensa Libre publicó otra noticia de la captura de un hombre que contactaba a sus víctimas a través de redes sociales para abusar sexualmente de ellas. Caso que relaciona con otros similares del 2015 según el MP, “en general recibimos, relacionados a estos casos en 2015, 280 denuncias”, indicó Figueroa.

Trata de Personas 

Las redes sociales son el medio perfecto para que las personas contacten a otras con fines diversos. “Las redes sin duda son un medio de captación que se relaciona con la Trata de Personas. Y esto ocurre por la mala utilización de las mismas”, mencionó la licenciada Ana Lucía Peláez, Defensora de Personas Víctimas de Trata de la Procuraduría de los Derechos Humanos -PDH-.

Al referirnos a la trata de personas hablamos de la captación, transporte, traslado, acogida o recepción de personas recurriendo a la fuerza u otra forma de coacción, rapto, engaño o coerción de pagos o beneficios a las personas que tienen poder sobre otras con el propósito de explotación, según el Fondo de las Naciones Unidad para la Infancia, -Unicef, por sus siglas en inglés-.

“Nos queda claro que la trata de personas está relacionada a los delitos cibernéticos porque es un medio de extracción de víctimas por parte de los delincuentes. Quienes buscan a niños y adolescentes por ser más vulnerables”, indicó Peláez.

Cabe agregar que en Guatemala, a pesar que se utiliza el Código Penal y otras leyes, como la Ley contra la Violación Sexual, Explotación y Trata de Personas (Decreto 9-2009), no hay una ley específica para penalizar estos actos. “Una ley especial no hay, jurídicamente no. Pero lo vemos a través de la captación relacionado a la Trata”, dijo Figueroa.

Por el contrario, “una ley específica no hay y es una de las grandes debilidades. Pero más que una ley, lo que se necesita es la prevención para niños y adolescentes, quienes son las posibles víctimas”, concluyó Peláez.

Sin embargo, a pesar que hay desconocimiento del tema y no tenemos una cultura de prevención, existen padres de familia que sí informan a sus hijos del acoso a través del internet. Tal es caso del señor Otto Wolltki quien creó un perfil para uso de su hija de 11 años y tiempo después un joven la empezó a acosar.

“La persona que acosaba a mi hija tenía una foto verdadera, o sea no de Google. Pero su información era falsa porque yo publiqué un artículo en Facebook denunciando que él era un acosador y coloqué sus fotos. Y otras personas me respondieron que lo conocían y que era un buen patojo”, expresó Wolltki.

José Antonio Aguilar fue el joven que denunció Wolltki, “inmediatamente fui al Ministerio Público y me dijeron que era un delito de robo de identidad. Y la verdad es que todo se quedó en incógnita porque ya no hablé con Don Otto y busqué el perfil falso, pero ya no lo encontré”, mencionó Aguilar.

Pornografía Infantil 

La trata de personas es un tema muy extenso. En lo que va del 2017, se han escuchado otras noticias. Como la del matutino Al Día, publicada el 16 de febrero, que relata cómo se capturó a un hombre de 28 años por abusar sexualmente a una menor en la zona 6 capitalina.

Este hombre fue acusado de comercialización, posesión y difusión de material pornográfico infantil en redes sociales. “La pornografía infantil es extensa y sentimos que está bien acertada su tipificación porque se llama pornografía de menores de edad, donde también entran jóvenes de 17 años”, dijo Figueroa.

El fácil acceso al internet ha hecho que no sólo se susciten este tipo de casos en la capital. En Retalhuleu, el pasado 2 de marzo, se llevó a cabo otra captura de un hombre que violó a una joven de 17 años. Las investigaciones del hecho mostraron que la menor mantenía conversaciones amorosas con tres personas. Y quizá una de ellas fue la autora del hecho.

Cabe destacar, que este tipo de conversaciones (sexting), son sancionadas como delitos de pornografía infantil. “Esto se refiere a las conversaciones a través de textos que se mantienen con menores. Y muchos hombres mayores crean un perfil falso para ganarse la confianza de sus víctimas y posteriormente recibir fotografías de índole sexual”, aseveró Figueroa.

Delitos Laborales 

Así mismo, debemos tomar en consideración que existen delitos laborales, “en ofrecimientos de empleos, donde las condiciones son atractivas, pero es mentira. Hay horarios excesivos, malos tratos, ciertos permisos y tiempo cronometrado para ir al sanitario, salario menor del salario mínimo, descuentos, penalizaciones. Esto también se da a través de las redes”, concluyó Figueroa.

Delitos Informáticos 

Por otra parte, se conocen delitos de Propiedad Intelectual, “es competencia de la Fiscalía de Propiedad Intelectual conocer de los delitos informáticos, lo cual es una gama muy grande”, expresó el licenciado Alfredo Solórzano, Fiscal de Sección de Propiedad Intelectual del MP.

Dicha Fiscalía tuvo solamente 2 casos en 2016, “son muy pocos casos, pero todo depende del delito. Por ejemplo, el caso de Prensa Libre cuando clonaron su página web, vino con nosotros y aún se está resolviendo con el apoyo de la Policía Nacional Civil -PNC-.

La Sección contra el Cibercrimen de la PNC es la que brinda el soporte necesario para dar seguimiento a estos casos, “la PNC brinda una autorización judicial a Facebook u otra red social, y ellos envían la información que está detrás del perfil. Como la dirección IP, lo cual es muy importante”, indicó la licenciada Imelda López, oficial de la Fiscalía de Propiedad Intelectual.

Además, esta sección conoce de estos hechos desde el 2015, “nosotros contabilizamos a la fecha 300 denuncias que tienen que ver con perfiles falsos, y es que hay que tomar en cuenta que alguien que tiene un perfil falso para cometer hechos ilícitos normalmente tiene otros más”, expresó Diego Teos, Jefe de la Sección contra el Cibercrimen de la PNC.

Teos mencionaba que la PNC no actúa sola, sino que cuenta con el apoyo de otras instituciones, “el Ministerio Público, el Organismo Judicial, Facebook, Microsoft. Policía y agencias de otros países alrededor del mundo nos apoyan en esta labor”, agregó.

Los delitos de Propiedad Intelectual se enfocan en el Código Penal. Específicamente en el artículo 274 literal “D”, el cual estable que “se impone la condena de 6 meses a 4 años de prisión y una multa de doscientos a mil quetzales a quienes crearen un banco de datos o registro informático con datos que afecten la intimidad de las personas”.

Derivado de estos delitos, el partido político Todos presentó una iniciativa de ley “la iniciativa la entregó el jefe de la bancada, el diputado Juan Ramón Lau, el 18 de enero de este año”, expresó Suseth Casasola, vocera del partido.

La iniciativa conlleva reformar el tiempo estipulado de prisión, de 4 a 8 años. “La iniciativa quiere esa reforma, pero también el diputado José Valladares presentó el 8 de marzo pasado, otra iniciativa más contra la Ciberdelincuencia para todo delito que se cometa a través de medios informáticos”, concluyó Casasola.

Sin duda, Guatemala es escenario de delitos a través de redes sociales. Siendo Facebook la principal, por ser la red social más utilizada en el país de acuerdo al sitio web Alexa.com.

Y a pesar que no hay una ley específica para regular estos temas, sí existen herramientas que se utilizan en la actualidad. Además, hay instituciones como el MP, la PNC y la PDH que son capacitadas para prevenir, investigar o penar este tipo de delitos.

Pero la lucha no solo es de ellos. Nosotros también podemos actuar, empezando por informarnos, conocer de nuestras leyes, educar a otros del correcto uso del internet, tomar unos minutos y verificar la seguridad y privacidad de nuestra información en la web.

Nunca imaginamos que podemos ser víctimas de pornografía, abuso sexual, secuestro, robo de identidad, clonación, ciberbullying u homicidio. O en otro caso, si somos victimarios, pueda que no conozcamos las consecuencias que conlleva el ser autores de un perfil falso.

Es vital que aprendamos del buen uso de las redes sociales. Debemos saber qué y que nunca publicar. Además, revisar nuestra lista de amigos, quiénes comentan en nuestras publicaciones o con quién hablamos. Porque sin duda, nunca sabemos si la persona detrás de un chat simplemente no es quien creemos que es.


Somos lo que leemos.

En tu inbox una vez por semana
(Para que no te perdás nada de nómada, y más)

¡Gracias Por Suscribirte!
(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

Anuncio

Anuncio

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Política

Cómo las (visiones) religiosas impiden la educación sexual en Guatemala

Carolina Gamazo

La tragedia de Soloma en fotografías

Maysun

Política

El pasado oscuro de los 4 diputados del lobby en EEUU

Javier Estrada Tobar

OPINIÓN

Música para una tarde de sexo

Luisa Fernanda Toledo

Política

Así me encarcelaron en Venezuela por ser opositor (y defender a la comunidad gay)

Gladys Olmstead

OPINIÓN

Las flores también se comen

Fresita La Hada

Política

El Cancún más gris recibió a la jet set diplomática

Gabriel Woltke

OPINIÓN

Los viejitos también tienen derechos

Iván Chanis

Política

Cómo el presidente y la policía reaccionaron a la crisis en el Hogar Seguro

Jody García

OPINIÓN

Hablar de sexo es también de hombres: 6 maneras de hacerlo

Belén Marco

Política

En 7 preguntas, qué piensan los 3 candidatos a PDH

Javier Estrada Tobar

Con investigadores o con jueces, pero sin justicia para las mujeres

Celia Pousset

Política

¿Qué tienen en común Venezuela y los ultraconservadores en Cancún?

Gabriel Woltke

OPINIÓN

Hacer visible lo invisible

Juan Pablo Hernández Paredes

OPINIÓN / Política

La semana de tres mentiras (¿y delitos?) de Jimmy

Martín Rodríguez Pellecer

OPINIÓN

La educación actual no sirve y así lo descubrí

Blog Invitado

Política

Tres grupos se pelean Q260 millones clientelares en el Ministerio de Agricultura

Javier Estrada Tobar

El asalto más extraño me ocurrió en un centro comercial de la zona 14

Pia Flores

Política

Millones para limpiar imagen de Jimmy y diputados en EEUU

Nómada

Cuando agresores de mujeres se vengan (con ayuda de la PGN)

Celia Pousset

Política

Esta puede ser la razón por la que Baldetti quiere irse a EEUU

Gladys Olmstead

OPINIÓN

Las consecuencias de una violencia normalizada

Observatorio Contra el Acoso Callejero Guatemala

OPINIÓN / Política

Peligro: Trump voltea hacia Centroamérica

Martín Rodríguez Pellecer

OPINIÓN

Neto quiere armarse y los vecinos siguen inseguros

Ricardo Marroquín

1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    BalboaSur /

    17/06/2017 9:46 AM

    La clave está en la educación y orientación hacia jóvenes, DESDE los padres y educadores, para que aprendan a prevenir.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Recomendaciones