7 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Bukelazo

El principal empleado de los salvadoreños ha decidido erguirse como el máximo intérprete de la Constitución. Pese a la misma Constitución. Nayib Bukele, quien hasta el 9 de febrero fuera el presidente de El Salvador, decidió confiar en sus visiones -y en un Dios que aparentemente le habla- para dar un golpe a la Asamblea Legislativa. Y así, a la democracia.

Blogs blog El Salvador Nayib Bukele Opinión P147
Esta es una opinión

Un pelotón de soldados del ejército salvadoreño rodean la zona de curules de los diputados de la Asamblea Legislativa, durante la sesión extraordinara convocada por el Gabinete de Ministros. Al final unos pocos parlamentarios atenderieron el llamado de Bukele.

Foto FACTUM/ Salvador MELENDEZ

El 9 de febrero de 2020 será recordado por las infames imágenes que nos llegaron desde la Asamblea Legislativa: militares con rifles y antimotines policiales entrando y rodeando las curules del Salón Azul. Fue la introducción que necesitaba Bukele para confirmar que se había tomado la Asamblea: «Está muy claro quién tiene el control de la situación», dijo Bukele, sentado en la silla que le corresponde al presidente del congreso.

En la noche de los Óscares, el señor Bukele montó un espectáculo patético e irresponsable, pero coherente con dos de sus objetivos: demostrar que puede manosear la Constitución para someter a otro poder del Estado y, no menos importante, lanzar oficialmente la campaña para las elecciones legislativas de febrero de 2021.

Los últimos días han sido caóticos en un país que juega a ser democrático pero que se siente más cómodo con los capataces de finca. Los ingredientes de este cóctel bananero tuvieron necesariamente que ser dos: militares y amenazas. Y todo por la voluntad divina, esa que desde el Antiguo Testamento hace que los ejércitos del bando correcto ganen las guerras.

El mensaje es terrible y es poco probable que Bukele no se dé cuenta de ello. Militarizar la Asamblea tendrá consecuencias. El uso arbitrario de la Constitución para chantajear tendrá consecuencias. Decir abiertamente y sin pudor que no quiso tomarse por la fuerza la Asamblea -pese a tener el botón- tendrá consecuencias. Rezar al lado de Gallegos no deja de ser un mal chiste, un absurdo dentro de un día absurdo, pero es una secuencia lógica en un esquema que busca desesperadamente no perder el apoyo popular.

Fuera de El Salvador, la foto que quedará será la de los militares inundando los pasillos legislativos. Afuera seguramente es conocida la facilidad de corrupción de nuestros políticos, pero también es cierto que en países menos fanáticos es fácil comprender que se puede condenar la corrupción y ser respetuoso del Estado de Derecho.

Puede que Bukele se esté dando cuenta de la metida de pata. Antes del mitin de este domingo, fue él, en su cuenta de Twitter, quien se encargó de incitar al derecho a la insurrección si los diputados no asistían a la convocatoria del Consejo de Ministros. Horas después del fin del mitin, la Secretaría de Prensa de la Presidencia divulgó un comunicado que decía que Bukele pedía calma ante la demanda de insurrección. Es difícil creer que los fanáticos más duros no se den cuenta de que su líder miente descaradamente, pero también es sabido que las lunas de miel suelen ser muy permisivas.

A este punto, y con la revelación de las intenciones electorales, está claro que el préstamo de $109 millones y la convocatoria del Consejo de Ministros eran meros accesorios. Un poco de contexto viene bien para recordar cómo llegamos hasta aquí.

Antes del 6 de febrero, El Salvador ya se había posicionado como el país más seguro del mundo. Con una reducción comprobada en los homicidios, el país mostraba una cara similar a Noruega gracias al Plan Control Territorial. La estrategia, dijo entonces Bukele, dependía ahora de la aprobación de un crédito por $109 millones para la tercera fase de su plan, un préstamo que por ley debe ser ratificado por la Asamblea Legislativa. Una rareza, pues, urgir por esos millones cuando ya tus ciudadanos viven en el Edén.

Una salvedad importante: lo que la Asamblea debe votar en este momento es la autorización para que el Ejecutivo negocie ese préstamo con el Banco Centroamericano de Integración Económica. Es decir, el gobierno no obtendrá esos $109 millones en este momento; obtendrá la posibilidad de negociar por ellos.

El desglose de ese préstamo incluye $46 millones para la compra de helicópteros y un barco y poco más de $25 millones para videovigilancia. Este último dato fuera irrelevante de no ser porque ahora finalmente se sabe uno de los secretos mejores guardados por esta opaca administración: el viaje a México del director de Centros Penales, Osiris Luna, fue pagado por una cuestionada empresa mexicana, Seguritech. ¿Su giro? Videovigilancia, desde luego.

Tras las amenazas, el presidente de la Asamblea dio su brazo a torcer y se arrodilló ante el líder supremo. El diputado Mario Ponce convocó a plenaria este 7 de febrero y, tras el fracaso de la asistencia, nuevamente para el 10 de febrero. También le juró obediencia -y eso que no es ministro de la Defensa- con la promesa de aprobar el préstamo que el Ejecutivo necesita.

Es lo de menos. Este domingo 9 de febrero la intención, como las tarimas, los acarreados y la estupidez lo demostraron, no fue otra que montar un enorme mitin de cara a 2021. Sí, las estrategias comunicativas han demostrado ser más eficaces; lo burdo de las intenciones electorales no desaparece con el tiempo ni el gel.

Noruega aparte, lo cierto es que el Plan Control Territorial no ha sido el verdadero responsable de la reducción de los homicidios. Dos datos a tener en cuenta: las pandillas siguen gobernando las comunidades y las extorsiones, el principal sustento de estos grupos, incluso aumentaron en 2019.

Se sabe que Bukele no terminó sus estudios universitarios. Es un mal menor, si recordamos que su antecesor apenas podía hablar y los que antecedieron al Profe, también sin estudios, únicamente demostraron aptitudes para los negocios propios. Por desgracia, es normal en este país. Legal, incluso. Esa desventaja se soluciona con los asesores de la Presidencia.

No sabemos si la idea de invocar el 167 de la Constitución fue del secretario jurídico de la Presidencia, un tipo cuya hoja de vida se podría resumir por su paso como asesor de la Corte de Cuentas y gerente legal de la Alcaldía de San Salvador. Bueno, también fue parte de la junta directiva de los festejos patronales de la capital.

Lo cierto es que esa decisión del Consejo de Ministros ha sido cuestionada por organizaciones con, digamos, algo más de experiencia constitucional. ¿Qué han dicho exmagistrados de la Sala de lo Constitucional, organizaciones de derecho constitucional u organismos internacionales que defienden el Estado de Derecho? Que los artículos 167 y 87 son para situaciones excepcionales, de gravedad, que la Asamblea Legislativa puede ser convocada de forma extraordinaria únicamente si no está sesionando, que el derecho a la insurrección es del pueblo y no de los gobernantes. Menos de quien fuera presidente frente a otro poder del Estado.

Lo último es particularmente decisivo en esta coyuntura. Bukele ha logrado erogarse la categoría de pueblo ante la pasmosidad, ingenuidad y apatía de una parte de la ciudadanía dispuesta a cederle sus derechos y su voz a un político mentiroso, ególatra y con mucha necesidad de atención.

La culpa, en gran medida, la han tenido los políticos extremadamente corruptos, que han podrido un sistema que pasó de ser gobernado por militares cavernarios y autoritarios a políticos desfalcadores y cínicos. Arena y el FMLN fueron la catapulta que Bukele necesitaba para venderse como el redentor de un país golpeado por sus gobernantes.

Las negociaciones de políticos y candidatos presidenciales de Arena y el FMLN con las pandillas, negociaciones que incluyeron miles de dólares a cambio de votos, solo han alimentado el falso dilema de las últimas horas: si estos negociaron con terroristas, está bien que el gobierno acabe con la Asamblea Legislativa.

Una cosa no quita la otra: Los vulgares que negociaron con las pandillas deben enfrentar a la justicia. Nadie está por encima de la Constitución. Ni Nayib Bukele.

Pero el adagio popular «mi corrupto es mejor que el tuyo» se ha apoderado de muchos de los seguidores del gobierno. Muchos que han decidido obviar que en esta coyuntura hay muchas cosas que el Ejecutivo quisiera ocultar:

-Que no solo Arena y el FMLN negociaron con las pandillas, sino también funcionarios de la actual administración.
-Que un juez, en un fallo judicial, consideró que debe investigarse a esos funcionarios (el ahora ministro de Gobernación es uno de ellos).
-Que el director de Centros Penales incumple la ley e incluso mintió para contratar en su dependencia a un falsificador de títulos.
-Que un nauseabundo trol de redes sociales es también, pagado con fondos públicos, secretario de prensa de la Presidencia.
-Que la Presidencia está encubriendo una irregular elección para el comisionado restante del Instituto de Acceso a la Información Pública.
-Que la Presidencia intentó tener toda la información de los ciudadanos que piden información pública.
-Que el nepotismo de antaño se renovó con las nuevas ideas.

El panorama es sombrío y lo de menos en esta discusión es la autorización que hará o no la Asamblea Legislativa. El mitin frente al centro de gobierno es la consolidación de la carrera a los objetivos de 2021, y la concentración absoluta del poder. No hay que menospreciar, en cualquier caso, la latente posibilidad de disolución de la Asamblea y la ruptura del orden constitucional.

La ceguera es peligrosa. Tanto o más que la apatía de los que, sentados, contemplan el nacimiento de un rey.

César Castro Fagoaga
/

Periodista. Jefe de Redacción en Revista Factum. Se formó como periodista en El Faro, donde fue reportero y posteriormente jefe de Redacción. Ha trabajado en La Prensa Gráfica, como reportero, coordinador de la Revista Séptimo Sentido y editor de la sección Judicial. Como freelance ha escrito en periódicos y revistas de México y España.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


19

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Guillermo /

    11/02/2020 12:18 PM

    El artículo es interesante y da pie a buscar más información para entender mejor lo que está pasando en el vecino país. Independientemente de las motivaciones que tuvo Bukele para montar esa "escena golpista", me parece que con ello pone en el filo de la navaja la institucionalidad y la democracia salvadoreña. No creo que lo que haga trascendente o noble un fin sea la naturaleza de los medios empleados para llegar él, es decir, el fin no justifica los medios, menos en un sistema democrático. Particularmente en política, eso es muy peligroso, pues igual un dictador puede asegurar "tener un diálogo con Dios" y creer imperativo que para pacificar al país puede ir desde perseguir a pandilleros hasta la aniquilación de opositores y una represión generalizada. No se pueden justificar los medios que conllevan un atropello a las leyes y la institucionalidad del país en nombre de la seguridad y la paz como fines, es sin duda una amenaza la integridad y el equilibrio de Estado de Derecho. Sin duda Bukele se equivocó.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jorge Rivas /

    11/02/2020 9:15 AM

    Que el pueblo sea el que decida si los diputados se merecen estar en la sala, son el pueblo los que votaron para eso Y el pueblo los puede remover por corroptos.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Marlon Suarez /

      13/02/2020 9:04 AM

      Y no se ha puesto a pensar objetivamente que Bukele se haya equivocado? Y si él se equivoco cometió errores, y esos errores son punibles ante el imperio de la ley, y que también debería de ser removido bajo SU argumento de quien merece estar o no?

      Hay que analizar muy bien y objetivamente lo actuado por Bukele y no creerse a lo loco todo lo que él hace. Medite!

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    El justiciero /

    11/02/2020 7:23 AM

    Si no sos Salvadoreño te ahorres tus blogs por que no sabes nada, y si sos Salvadoreño obedeces a los partidos oligarcas y ladrones que han dejado al país en la miseria creyendo que todo está bien, se puede robar despilfarrar el dinero de millones de salvadoreños dejándolos vivir en la miseria, pagando por votos a pandilleros, gente sucia y sin escrúpulos, tus blogs son un asco

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      12/02/2020 3:52 PM

      Y entonces? si no estás conmigo sos mi enemigo, no? Vaya, de fanatismo religioso y politiquero ya estamos hartos!

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Bryan González /

    11/02/2020 6:29 AM

    PUES A MI NO. ME. PARESE PATÉTICO Q EL. PRESIDENTE YO. E MUY ENSERIO LA SEGURIDAD DE NUESTROS CIUDADANOS Y Q VENGA A QUERER HACER TRABAJAR A A LOS. CORRUPTOS ME. PARECES MUCHO MEJOR HASTA MUY POCO HIZO YA Q LA GENTE ESTÁ CANSADA DE TANTOS INPERTI ENTES Y ESTORBOS Q HAY EN LA ASAMBLEA BOLA DE GUEVONES FELICITO AL PRESIDENTE X SU ARDUO TRABAJO EL PUEBLO LO APOYA

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    11/02/2020 12:15 AM

    NO A LA DEMOCRACIA QUE ES UNA MIERDA, NO AL PARLACEN RECICLADORA DE CORRUPTOS
    En América Central se ha promulgado una DEMOCRACIA y no es porque le llamen democracia que esta sea en acuerdo o corresponda a los anhelos del ciudadano. El ejemplo más evidente en Guatemala es de cómo los diputados conformaron el Pacto de Corruptos para protegerse de la persecución penal por financiamiento electoral ilícito, pero, al mismo tiempo, reformaron el Código Penal para ampliar a 10 años la conmutabilidad de las penas. No hay izquierda ni derecha, tampoco centristas, el único interés es de protegerse del ciudadano y no de de la democracia. “ el diputado Amilcar Pop (Winaq) votaba a favor del Decreto 14-2017 que modificaba el artículo 407 del Código Penal sobre Financiamiento Electoral Ilícito y por su parte el diputado Walter Félix (Urng) se ausentaba durante dicha votación. Es de reconocer el voto de otros partidos como Encuentro por Guatemala y Convergencia cuyos diputados votaron en contra de dichas reformas nefastas al Código Penal que favorecen la impunidad y la corrupción.”
    ¿De qué se protegen? Puede ser que el ciudadano esté lejos de saber que las cantidades del soborno son muy importantes y que es necesario promulgar leyes para protegerse. El ciudadano o el mandatario electo que ataque estas leyes es ANTIDEMOCRATICO, y es en nombre de esta democracia que existe la hambruna, los hospitales faltan de medicinas, las escuelas carecen de pupitres cuando hay escuelas y para mantenerse en el poder y evitar de ser llevados a los tribunales se dotaron de un PARLACEN una sucursal de la corrupción a nivel centroamericano que les PROPORCIONA inmunidad y recicla políticos corruptos que buscan que el ciudadano olvide en cuatro años. EN GUATEMALA TODOS SOMOS CULPABLES
    Walter Felix Hijo del Diputado Walter Félix es beneficiado con plaza presupuestada.
    La caja chica La Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) es la bancada que más ha utilizado los fondos que tiene asignados, de acuerdo a un informe de la organización Congreso Eficiente.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis F. /

    10/02/2020 7:58 PM

    Periodista de Factum, que se puede esperar de alguien que trabaja para los partidos políticos podridos d El Salvador, me imagino que preferís seguir igual, sin cambios, con políticos que han defraudado al pueblo, pero que te pasan la mordida para escribir bien de ellos. El tiempo dirá si vos o quienes apoyamos a Bukele tenemos razón, pero por el momento él está haciendo algo para cambiar su país, vos estás apoyando a los que robaron y saquearon (comprobado obviamente) al país hermano. Que fea desinformación y que triste leer algo así en Nómada que hasta el momento había sido una fuente con buen contenido.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    frank lopez hurtarte /

    10/02/2020 6:38 PM

    .
    .
    .
    UN DICTADOR ¿MILENNIAL?, PERO DECIMONÓNICO
    .
    El cuartelazo de Bukele nos ha devuelto de un plumazo al siglo XIX.
    .
    Si bien es cierto que la Asamblea es cuestionada por la moral de muchos de sus integrantes, también lo es que Bukele, con sus arrebatos, está polarizando aún más al país; actuando de forma radical a la ya radical postura de la oposición, lo cual entrampará cualquier viso de diálogo.
    .
    Pero, ¡Dios de los Ejércitos! qué has dicho al oído a Bukele? Sal de ahí anticristo!
    .
    .
    .
    .

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Nelson Ramírez /

    10/02/2020 5:27 PM

    Son GROSEROS para desinformar...

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

    Sergio Pérez /

    10/02/2020 5:04 PM

    Tal como reza el título es solo una opinión pero me parece un texto injustificadamente sarcástico y en extremo tendencioso, creo que las cifras pueden ser las correctas pero el tono no refleja a un pueblo que lo que quiere es dejar de estar bajo los capataces de finca que menciona y que lo que por ahora encuentra es un presidente Bukele que con todo y sus errores es una bocanada de aire fresco en los pulmones ahogados de miseria y corrupción. Es solo una opinión.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Victor lopez /

    10/02/2020 4:16 PM

    A mí me gustaría, que giammatei hiciera lo mismo; pero para acelerar su caída y que se vaya preso ...

    ¡Ay no!

    5

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones