¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Cameo Dr busca conquistarnos, narrando un caos singular

Esta banda nacional presenta su segundo disco Singular. Como dice su portada acá hay caos, desesperación pero también miradas, reflexión y posiciones aunque expresadas con altas dosis de decibelios.

Blogs Cameo DR música nuevo disco Opinión P369 Singular
Esta es una opinión

Imagen: Pexels

Cameo Dr le puso freno a mis planes y, por ahora, no prestarle oídos a otra cosa que no sean los seis tracks de su nuevo EP Singular. Aquí hay stoner rock con un punto retro. Hay mejor definición y ya no se anda con tapujos y, obvio, supera a su disco You know you’re wrong que insinuaba cierta ebullición pero al final nunca terminaba de estallar. Ahora sí, a dos años de balbuceos, el volcán hace erupción.

El cuarteto, después de cinco años y de grabar You know… se plantea nuevos tiempos para cargar sus riffs y requinteos de testosterona, de construir un sonido grave y espeso (por ratos oscuro), con un bajo frondoso, terminando incluso por desnudarse en las letras. Por supuesto contó mucho el apoyo de Carlos Springmuhl, productor e ingeniero de Charleston Studios, y de invitados como el tecladista Wipe Flores, y el guitarrista y cantante David Marroquín.

Esta nueva producción discográfica inicia con D.T.F. Abre un feedback de guitarra ruda Manuel Tórtola. La batería de Fernando Urrutia empieza a marcar el ritmo y así estalla una tonada a tempo medio. El cantante consigue después de varios compases dar con la fuerza requerida. Antecedido por un fragmento instrumental un tanto inquietante, al minuto 3:05, explota un requinto que nos recuerda aquella sicodelia de los años setenta. D.T.F. encierra todo lo que almacena la placa, aunque no necesariamente en su letra, hay mejores en el disco.

Con mayor energía pero más controlada suena L.I.V.I.N’ una canción breve pero contundente a tiempo más rápido. La voz de Tórtola a veces parece estar entre la desazón y lo eufórico. Y se entiende, después de escucharle: “But there you go dancing through the dawn making a fool of everyone/ Until you realize that no one gives a fuck about you”. Acá es apoyado por coros y sintetizador que delínean la melodía, le aportan variedad y no afectan al tempo de la pieza. La fórmula se repite, suena un puente previo que conduce a una descarga inevitable de altos decibelios para rematar con un intenso requinteo. Te deja sin aire.

Las siguientes Castaway, aumenta en combustión. Es más trepidante y su cantante da el toque desde el inicio. Seguro que acá la banda pudo ofrecer mayor intensidad y dejarnos exhaustos pero no. De hecho, en los 4:27 que dura la pieza no consigue darle vuelta a la tuerca. En el caso de Wake up, quizá la mejor canción del disco, nos provee de una larga explosión que se sostiene desde el 1:30, hasta la descarga del solo de guitarra de Tórtola. De principio a fin acá hay poderío respaldado por la guitarra Allan Villavicencio y el bajista Pamo Mazariegos, con ese punto de originalidad al acudir a coros y una voz con falsetto que ponen la nota melódica sin bajar la guardia. Por cierto la canción expresa esa lucha personal entre el Yo y Dios, esa entidad que dice controlar nuestras vidas. “Hey, you up in the sky stop tell me lies and how to live my life” expresa, no sin cierta irreverencia.

Continúa Querida, que como algo curioso inicia con guitarra acústica y una voz suplicante que habla sobre la soledad y el temor a la ausencia. Es quizá el tema más romántico y pop del disco, donde igual hay teclado y coro. Para matizar la muralla sonora siempre se mantiene y es la base sobre la que construye su propio sonido.

Cierra esta producción Singular, pieza que dura un poquito más de un minuto y que Villavicencio la describe como, “el tema que le da la narrativa caótica al álbum, también podemos ver este caos estrambótico en los artes de Elvira (diseñadora de la portada), el disco es una respuesta a esta línea artística”.

Portada Singular – Elvira

Según explica Villavicencio, letrista de las canciones, “la temática que encierran esas letras es que narran el camino de la destrucción personal y el existencialismo”. Ahora bien, lo que yo haría sería depurar las letras. Obviamente por ser en inglés y como no es un idioma propio, emplea expresiones y frases comunes, fáciles, justo de ese que leen los millennials en Twitter. Hemingway seguro le recomendaría una escritura más aventurera, vital y estética para que aguante el paso del tiempo.

Uno de los atractivos de Singular es sin duda esos riffs y requinteos. Más esas prioridades emocionales que el grupo manifiesta a la hora de expresarse sónicamente. Debo añadir que el acierto en el cambio de fuerza y explosión en momentos clave de la placa, serán bien recibidos por su público más cercano y de paso conquistará a nuevos oídos. En vivo, será singular y estará de pronóstico.

 

Jorge Sierra
/

Lleva quince años dedicado al periodismo musical. Ante cada concierto, disco y encuentro con músicos lleva en mano su libreta de notas. Los programas radiales que dirige le han demandado ser un escucha de amplias miras.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones