2 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

El Hermano Santiago Miller, los Mártires de Quiché y del Conflicto Armado Interno

En el último mes la Iglesia Católica beatificó (paso previo a ser declarado “santo”) a un sacerdote y abrió una causa de beatificación para llevar a los altares a 10 mártires más que por su compromiso con los más pobres, fueron asesinados durante el Conflicto Armado Interno. ¿Qué pensarán hoy quienes les arrancaron la vida cobardemente?

Blogs Blogs espiritualidad P369
Esta es una opinión

Mártires de Guatemala

Podemos estar a favor o en contra de la Iglesia Católica, pero no podemos negar sus luces y sombras en estos casi 500 años en Guatemala. 

El Conflicto Armado Interno es sin duda uno de los periodos más sangrientos de la historia de Guatemala, según los datos de la Comisión del Esclarecimiento Histórico son cerca de 250 mil víctimas directas, en 669 masacres, entre ellas se posiciona una buena parte de personas que profesaban la religión católica. 

Se les puede catalogar sin lugar a duda como las víctimas del odio en contra de la labor de la iglesia (nos guste o no, o profesen o no el catolicismo) para con los grupos más desposeídos. Un caso ejemplar es el de Santiago (James) Miller, educador y defensor de los más indefensos en Huehuetenango, tenía un carácter recio y esto le ayudó en varias ocasiones en que defendió a sus estudiantes en contra del servicio militar obligatorio.  

¿Por qué matar a un educador? Porque a los poderosos les incomoda la educación en libertad, esa que te hace cuestionar lo que pasa, y que te hace criticar las estructuras que mantienen el poder tal y cómo está. Por eso hoy siguen pisoteando la educación de calidad. ¿Por qué hacer tan deficiente la educación pública? ¡Porque nos quieren ignorantes! Los jóvenes más pobres son mano de obra barata. Por eso no tiene buena educación.

Un mes antes de ser asesinado y estando ya amenazado, envió una carta en donde escribió:

«Soy Hermano de las Escuelas Cristianas desde hace casi veinte años, y mi compromiso en la vocación crece más y más con mi trabajo en América Central. Pido a Dios la gracia y las fuerzas de servirle fielmente entre los pobres y oprimidos de Guatemala. Dejo mi vida a su Providencia y pongo mi confianza en Él»

Le asesinaron tres individuos con el rostro oculto en una escuela indígena el 13 de febrero de 1982; acabaron con la vida de quien daba “vida” a quienes más lo necesitaban. 

El padre Miller fue beatificado en Huehuetenango el 7 de diciembre de 2019. Menos de un mes después, el 23 de enero recién pasado, se aceptó la causa de beatificación por el martirio de los Siervos de Dios José María Gran Cirera y 2 compañeros, sacerdotes profesos de los Misioneros del Sagrado Corazón de Jesús; además de 7 compañeros laicos que fueron asesinados por odio a la fe y a su compromiso con Guatemala entre 1980 y 1991. 

Ellos se unen a los ya beatos y mártires del conflicto: padre Stanley (Aplas) Francis Rother, Fray Tullio Maruzzo OFM y el catequista Luis Obdulio Arroyo Navarro.

Pienso que a los familiares de los mártires reconocidos, este gesto de la Iglesia no les devuelve a sus seres queridos, pero sí alcanzan un reconocimiento sobre su sacrifico y entrega para cambiar la vida de quienes estaban olvidados a su suerte. En la misa de beatificación, abracé a la hermana del Hermano Miller, su sonrisa de felicidad era conmovedora. ¿Qué sentirán los que los mataron? 

¡Al final hoy les dieron más vida!

Como diría Otto René Castillo: no era tras la muerte, era tras la vida.

Julio David Menchú
/

Maya K’iche’, Ajq’ij o contador del tiempo, aprendiz de Aj Poronel (el que quema las ofrendas). Padre de dos hijos que le enseñan más de lo que cree. Pro vida y casado con una mujer que le tiene muchísima paciencia. Ama la Historia y se dedica a su enseñanza.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


6

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luis Paraiso /

    03/02/2020 2:29 PM

    Historia Breve de la Teología de la Liberación (1962-1990)
    Roberto OLIVEROS MAQUEO SJ

    (“Durante siglos la iglesia católica colabora con la oligarquía para que esta pueda conservar las riquezas robadas, expropiadas, y todo el fruto del saqueo de América, era más fácil convencer a los colonizadores de construir iglesias eso les aseguraba el paraíso. Si los reyes en Europa eran enterrados en las iglesias era para significar al pueblo la esencia divina de los mismos entre más rica era la iglesia más comodidad tendrían los enviados de la fe. Una manera de compartir con Dios los frutos de la injusticia.
    Los motivos que dieron origen a la lucha armada en Guatemala, por más de 3 décadas entre el ejército y los grupos guerrilleros son básicamente: la mala distribución de la tierra, pues el 62% de ella está en manos del 2% de la población que es la clase rica; la discriminación abierta en contra de la población, la que por más de 500 años no ha gozado de beneficios de salud, educación, igualdad de oportunidades laborales y participación política. Por el contrario ha sido explotada como fuente de mano de obra barata para la producción agrícola, al servicio de los ricos, quienes han violado sus más elementales Derechos Humanos.”)
    “¿Cuál es la experiencia fundante de la Teología de la Liberación? ¿Qué hechos marcaron su surgimiento?
    Como hecho que facilitó su surgimiento, aparece el Concilio Vaticano II y su llamado y puesta en práctica de abrirnos al mundo en el cual la Iglesia debe actuar como Sacramento de Salvación. El Vaticano II derribó muros objetivos y subjetivos que nos distanciaban y deformaban la realidad[1].
    Y al contemplar la realidad en América Latina, el mundo de las mayorías y abrir los ojos a ellas, nos encontramos cara a cara con la injusticia secular e institucionalizada que somete a millones y millones de personas a inhumana pobreza. Tropezar a cada paso con esa injusta pobreza sacudió profundamente los corazones cristianos bien intencionados. Esta experiencia, aunque lejana en el tiempo, permitió acercarnos a la de Moisés ante la situación de sus hermanos israelitas en Egipto: ¡esa situación de esclavitud no podía ser la voluntad de Dios! Y desde la fe en el Dios de Israel comprendió su misión.
    El hecho brutal de la esclavitud y pobreza de las mayorías latinoamericanas empujaron decisivamente a reflexionarlas a la luz de Dios de Jesucristo y recomprender nuestra misión. Cómo anunciar y vivir la Buena Nueva del Reino implicó el adquirir una nueva conciencia del ser y quehacer de la Iglesia.”

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jose Gonzales /

    26/01/2020 12:04 PM

    Ejercito genocida, urge desaparicion de esos cobardes

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Victor lopez /

    25/01/2020 7:50 AM

    Cuando hay quilibrio es sano, que bueno que reconozca la labor que hacen algunos sacerdotes o pastores para la comunidad, ya que si algo tiene nomada es que solo dándole palo a la iglesia , y no reconoce la labor de algunos dirigentes religiosos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      - /

      25/01/2020 10:04 AM

      Shoooooo "Renacido" de M.

      ¡Ay no!

      6

      ¡Nítido!

    Roxa /

    24/01/2020 6:29 PM

    Que gran linda lectura, y que bueno que también se reconozca los esfuerzos de muchos católicos por hacer el bien a pesar del mal.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alfredo Rabat /

    24/01/2020 4:18 PM

    Es una de las mejores lecturas de 60 segundos que he hecho y cualquier podrá hacer sobre la beatificación del Hno. Santiago Miller. No deje de escribir. Gracias.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones