¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

El narcotráfico quiere intervenir las elecciones y poner las reglas

La captura de Mario Estrada ha venido a golpear con fuerza el tablero electoral: evidencia lo que hace mucho es una preocupación creciente para muchos. El narcotráfico está en los partidos políticos y planea convertirnos en un narcoestado.

Blogs captura DEA Jimmy Morales Mario Estrada narcotráfico Opinión P369
Esta es una opinión

El MP considera realizar una investigación sobre la reunión del Presidente Jimmy Morales con Mario Estrada, en su finca en Jalapa este 2 de abril

Foto: Publinews

La captura de Mario Estrada, presidenciable del Partido UCN, por parte de las autoridades de los Estados Unidos es un verdadero escándalo. Su captura es consecuencia de una gran operación de agentes encubiertos del gobierno de EEUU en Guatemala.

De acuerdo con la acusación, Estrada contactó a dos agentes encubiertos de la DEA que fingieron pertenecer al Cartel de Sinaloa para pedirles US$12 millones y apoyo para asesinar a rivales políticos. A cambio, él entregaría el control del Ministerio de Gobernación y del Ministerio de Defensa, puertos y aeropuertos para facilitar el tráfico de drogas a los Estados Unidos.

Es fácil pensar que se trata de un hecho aislado, pero la captura de Estrada únicamente sirve para llamar la atención del público a un fenómeno que se ha soslayado de cierta manera en nuestras discusiones de coyuntura: el narcotráfico y la cooptación del Estado.

¿Cuál es la diferencia entre captura y cooptación?

El concepto de captura del Estado hizo fortuna a partir de los trabajos de Joel Hellman y Daniel Kaufmann, en donde esencialmente se analizó cómo algunos agentes privados, especialmente del ámbito empresarial, conseguían influir en el proceso legislativo para percibir beneficios administrativos, regulatorios o fiscales. Esto fue especialmente el caso en países como Rusia y otros países de Europa del Este después de la caída de la cortina de hierro.

Pero Luis Jorge Garay y Eduardo Salcedo-Albarán en su libro Narcotráfico, corrupción y Estado, hacen un esfuerzo por presentar el concepto de cooptación del Estado. De acuerdo con esta idea, cooptación del Estado es la situación en la cual existe una alineación entre agentes ilegales ajenos al Estado con agentes que operan dentro del Estado con el fin de influir y controlar desde dentro las instituciones estatales para conseguir beneficios a largo plazo.

Dicho de otro modo, es la infiltración de grupos criminales como el narcotráfico y el crimen organizado dentro de las entrañas del Estado. Existen actores de las actividades criminales dentro de los partidos políticos, ganan elecciones y ocupan otros puestos dentro del Estado con el objetivo de beneficiar a esos actores ilegales para facilitarles negocios con el Estado y para garantizar impunidad. Para ello, es importante controlar ciertas alcaldías, tener cierto control dentro de las fuerzas de seguridad y, por supuesto, de las cortes.

No se trata de simples sobornos: es mucho más grave

Ese es el punto que debe preocuparnos y que de alguna forma subyace detrás de las acciones contra la corrupción que comenzaron a darse en 2015. Si pensamos que el problema de Guatemala es que simplemente hay un grupo de personas con pocos escrúpulos y que cobra sobornos para enriquecerse, no hemos visto el escenario completo.

El soborno es una faceta muy simple de la corrupción. Pero el problema se da cuando la estructura de la corrupción se robustece y se enraíza, dando lugar a la captura de las instituciones para que los agentes del crimen organizado puedan aprovechar y definir las reglas del juego y controlar a los “árbitros”.

Elecciones 2019, las mafias al acecho

Estas elecciones están marcadas por la presencia de actores del narcotráfico y el crimen organizado en los partidos. A la captura de Mario Estrada en EEUU se suma la captura de un diputado del partido VIVA. Varios partidos están afectados por la presencia de actores del crimen organizado y el problema se agudiza a nivel local. Hay decenas de narco-alcaldes que serán reelectos.

Por eso, por una parte, es clave es determinar qué partidos políticos están más infiltrados por estos actores ilegales para evidenciar ante los votantes cuáles son. Y, por otra parte, tomar en serio, desde ya, la elección de Cortes de Apelaciones y Corte Suprema de Justicia porque es allí donde canalizarán sus esfuerzos los grupos ilegales en busca de impunidad para sus agendas.

El narcotráfico puede ganar las elecciones y las cortes si nos descuidamos. Esa es la verdadera batalla.

Edgar Ortiz
/

Abogado y máster en economía. Actualmente director del área jurídica en Fundación Libertad y Desarrollo. Analista frecuente en medios de comunicación locales. Twitter: @edgar_ortizgt


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Mario Roberto Loarca P. /

    29/04/2019 12:11 PM

    Convengo en el parecer de que la avalancha de las mafias que controlan las franquicias electoreras mal llamadas "partidos", ya nos ha caído encima desde la centuria pasada. No es nada nuevo. Lo que ocurre es que ahora, en éste proceso electoral definido por la corrupción, la impunidad y la simulación, la presencia de los pactos de corruptos resulta patente. En Xela ciudad, el exalcalde Rolando Barrientos, conocido capo de varias redes de negocios turbios y aún "ligado a proceso", se pasea orondo por los shoppings de moda, saludando a la muchedumbre y no faltan los zalameros que lo vitorean y lo abrazan. De la docena de candidatos a la alcaldía sólo un par de ellos parecen libres de sospechas por su pasado obscuro, de negociantes con manos aviesas. Son los que proclaman en los megatemplos que Yahvé ya los bendijo, porque les dio riqueza.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Edson /

    27/04/2019 10:54 PM

    Con todo respeto, pero a estas alturas decir que el narcotráfico "quiere" intervenir las elecciones y poner las reglas es como estar bajo una tormenta, ver un alud de lodo viniendo desde la peña, voltear hacia abajo y ver el pueblo inundado y luego ver hacia el cielo y decir: "como que quiere llover".

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    27/04/2019 2:43 PM

    Yo nunca he votado pero en Guate aunque uno no vote siempre se las arreglaran para poner una mierda de presidente. Para eso no necesitan ayuda.
    Simpre lo agarran a uno de mula ejemplo. Pusieron a Jimmy Morales en Wiki Guate…. No joda mano como si no supiéramos quien es.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones