¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

¿Es Kaminaljuyú un sitio sagrado maya o una iglesia evangélica?

¿Qué pasaría si los guías espirituales mayas, mediante un pago previo, pudieran tomar las iglesias evangélicas y realizar en ellas sus ceremonias sagradas? Eso sucede en Kaminaljuyú, pero a la inversa.

Blogs ceremonias mayas culto evangelico Kaminaljuyú Opinión
Esta es una opinión

Foto: Julio Menchú / Espiritualidad Maya

Para nosotros, los mayas, los lugares sagrados son aquellos sitios en donde convergen la tradición, la historia y la energía de todo un pueblo. Son el lugar indicado para hacer los Xukulem o Ceremonias Mayas, porque es aquí donde serán mejor recibidas.

Estos lugares sagrados son seleccionados por la comunidad y se dividen en lugares sagrados naturales (montañas, ríos lagos cerros, montañas, cuevas) y lugares sagrados construidos (ciudades antiguas, pirámides, observatorios astronómicos, sitios arqueológicos). Además, pensando en Tabales o altares contemporáneos, agregaría una categoría: lugares sagrados como reivindicación política. Entre ellos está el altar que las comunidades dedicaron en el marco del final del 13 B’aqtun, en la playa de Panajachel, Sololá y el “Altar de las Niñas” colocado al pie del asta en el Parque Central, en memoria de las niñas asesinadas por el Estado de Guatemala.

El Estado reconoce a algunos sitios arqueológicos como lugares sagrados y en promedio, la entrada a un sitio arqueológico es de Q.5.00 para visitantes nacionales, lo que hace que sea realmente accesible vivir, sentir y conocer la cultura maya. En los últimos 10 años, el sitio arqueológico Kaminaljuyú (zona 7, Ciudad de Guatemala),  se ha ido convirtiendo poco a poco en una especie de iglesia evangélica, en donde los pastores congregan a su gente y hacen cultos, utilizando para ello un espacio que para nosotros es sagrado.

Si bien es cierto la Constitución garantiza la libertad de religión. Además, Kaminaljuyú es un sitio arqueológico y lugar sagrado Maya, en donde se pueden realizar las practicas inherentes a la espiritualidad, garantizadas por el Acuerdo 981-2011, relacionado con los Guías Espirituales del Ministerio de Cultura y Deportes; cabe preguntarse: ¿Se pueden hacer cultos o servicios religiosos dentro de sus instalaciones, aún si se paga el ingreso?

¿Qué pasaría si esto fuera al revés? Si nosotros, los mayas, fuéramos a las iglesias y lugares en donde históricamente ellos hacen sus ceremonias religiosas y, por el mero hecho de pagar, hiciéramos nuestras ceremonias en estos espacios. Al hacer un recorrido en el sitio arqueológico se puede observar que algunos de estos pastores ya tienen espacios exclusivos de los que se han adueñado. Han improvisado bancas y altares, en donde colocan flores y hacen sus rituales de penitencia, retiros, oraciones con llantos y gritos, además de otras actividades.

No es que quienes vamos a ofrendar a Kaminaljuyú estemos peleando, pero hay un caso en donde una comunidad empezó a orar al pie de la ceiba, que es en donde se hacen las ceremonias, y los ajq’ijab’ (guías espirituales) les pidieron que se retiraran. Estos se alejaron apenas unos 50 metros.

En algunos lugares, como en San Juan Sacatepéquez, algunos cerros (privados)  que eran utilizados para hacer ceremonias mayas, han sido declarados montes de oración en donde las comunidades protestantes de tipo pentecostal prohíben el acceso a los guías espirituales para la realización de las ceremonias ancestrales, aduciendo que son prácticas del demonio.

Si bien es cierto, no podemos obviar la importancia de la tolerancia religiosa, este es un momento en que nos  toca volver a luchar por los derechos adquiridos en los acuerdos de Paz.

Históricamente, las comunidades evangélicas han sido las más aguerridas con el tema de buscar erradicar las prácticas que desde su cosmovisión consideran contrarias a su fe, las satanizan y las denominan brujería. Esto también lo observé hace un tiempo en Chuwa Nima’Ab’Äj (Mixco Viejo) en Chimaltenango y Q’umarkaj, en Quiché.

¿Cuál puede ser la solución para evitar que espacios sagrados, como Kaminaljuyú, sean utilizados como iglesias? ¿O se debe reservar un espacio en ellos, para que las iglesias realicen sus cultos, apartadas de los lugares sagrados mayas?

Julio David Menchú
/

Maya K’iche’, Ajq’ij o contador del tiempo, aprendiz de Aj Poronel (el que quema las ofrendas). Padre de dos hijos que le enseñan más de lo que cree. Pro vida y casado con una mujer que le tiene muchísima paciencia. Ama la Historia y se dedica a su enseñanza.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


Anuncio

8

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Juankaanpu /

    13/06/2019 4:01 PM

    Muy bien gran ser de luz evolución, es la realidad la de las comunidades sagradas en varios países, en Colombia se han logrado sacar de los territorios organizándose las comunidades raíces. Unidos y valientes, acertados y enraizados.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Pedro /

    13/06/2019 9:34 AM

    Es un sitio público, las ceremonias mayas tienen tanto derecho como lo tienen las ceremonias "evangelicas".

    Pueden comprar un terreno propio y disponer como bien les convenga.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Marlon Suarez /

    12/06/2019 4:42 PM

    "¿Qué pasaría si esto fuera al revés? Si nosotros, los mayas, fuéramos a las iglesias y lugares en donde históricamente ellos hacen sus ceremonias religiosas..."
    Lo que pasaría es que a los indígenas los sacarían con la policía de las iglesias evangélicas ya que éstas son propiedad privada, y Kaminal Juyú no lo es, es como decir un parque, allí venden atol, lustradores, católicos y evangélicos, hasta ropa y calzones venden en los parques. Esa es la pequeña y gran diferencia. No le busquemos 3 pies al gato.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Alexxis /

    12/06/2019 8:45 AM

    Históricamente en Guatemala el Xukulem ha existido desde hace mucho más tiempo atrás en comparación con las Sectas Cristianas que son relativamente modernas (en Guatemala), lo ideal sería la tolerancia de ambos pero ya sabemos que para algunas sectas es "Están con nosotros o en contra nosotros", No falta uno que otro fariseo que se rasgue las vestiduras o algún cuasi conocedor y haga clasificaciones y defensa de sus propios puntos de vista, pero lo vuelvo a repetir la Tolerancia y el Respeto es el que debe prevalecer y no picar el hormiguero. Hay que ser agradecidos por los espacios que Dios / Ajaw nos ha brindado en la tierra.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Marcc /

    11/06/2019 9:47 PM

    KAMINALJUYÚ es un sitio de enorme poder, utilizado ancestralmente por los integrantes de la cultura Maya, a mi entender y conocer del trabajo de las gilesias evangeliastas a lo largo del conteniente americano, usualmente usurpan agresivamente todos los sitios públicos que pueden mucho más aún si los mismos son visitados por las personas que itnegran las culturas pre-existentes de América. Estas últimas son reconocidas por acuerdos internacionales, constituciones nacionales y regionales, como tal, o sea, PRE EXISTENTES. Muchas gracias por los análisis integrales que suele publicar. Lo sigo con sumo interés.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Hugo /

    11/06/2019 7:54 PM

    ¿Es Kaminaljuyú un sitio sagrado maya o una iglesia evangélica?
    Ninguno de los dos.... Es un sitio arqueológico

    ¡Ay no!

    6

    ¡Nítido!

    Hugo /

    11/06/2019 7:06 PM

    Nadie puede reclamar derecho de piso de los lugares PÚBLICOS.
    Los dos grupos abusan de la tolerancia de la ciudadanía y de las autoridades responsables de los espacios públicos.
    A ver en que termina el pulsito .....

    ¡Ay no!

    5

    ¡Nítido!

    Simitrio /

    11/06/2019 5:33 PM

    Buen punto. No se puede impedir el ingreso de personas a los sitios arqueológicos, aunque si se le permite a unos realizar sus ceremonias sagradas se debería asimismo darle la libertad a los demás. Sin embargo das, con mucho tino, una solución posible y es que se prepare y disponga de un área específica donde los cristianos, que en su mayoría también son mayas etnicamente hablando, no interrumpan ni irrumpan en los puntos ya catalogados como espacios sagrados para los rituales ancestrales, entiéndase altares.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones