Estudiantes universitarios: nuestra gran reserva de dignidad

La organización estudiantil es complemento de la formación universitaria. En las aulas se aprende pensamiento crítico, democracia y libertad. A través de la articulación entre estudiantes y otros sectores sociales, nace el compromiso por un mejor país.

Blogs AEU ciudadanía estudiantes Lenina García Opinión P369 usac
Esta es una opinión

Foto: Carlos Sebastián

Una fotografía que grabó para siempre el momento crucial que atraviesa Guatemala. Seis mujeres jóvenes, todas ellas estudiantes de la Universidad de San Carlos (USAC), sostienen la enorme manta que encabezó la marcha del pasado jueves 20 de septiembre en contra del gobierno de Jimmy Morales y a favor de continuar con la lucha contra la corrupción y la impunidad. Sonríen y en sus ojos llenos de vida se dibuja, refleja y adivina la complicidad de la organización, la solidaridad con el país y la alegría de la dignidad.

La manta azul es muy grande. En letras blancas está escrito el nombre de un espacio de organización y articulación que durante casi dos décadas estuvo cooptado, como la mayoría de las instituciones de este país: Asociación de Estudiantes Universitarios Oliverio Castañeda de León. Una reserva de dignidad que, desde hace un año, se liberó de este sistema de corrupción, nepotismo e impunidad que se resiste a morir.

Septiembre es un mes emblemático para las y los estudiantes de la USAC que, motivados por la movilización ciudadana de 2015, se atrevieron a dar un paso para recuperar sus espacios de representación. En ese mes, pero de 2016, desconocieron a la Comisión Transitoria y Reguladora que desde hacía tres años tenía tomada la AEU por la fuerza. Esta comisión no era más que un apéndice, los operadores de los grupos que ocuparon la asociación de estudiantes de manera fáctica y autoritaria desde el año 2000.

En agosto de 2017, luego de conseguir que se convocara a elecciones, la planilla que encabezó Lenina García consiguió los votos suficientes para representar a las y los estudiantes de la USAC. Tomaron posesión en septiembre de ese año. Desde entonces la AEU no para. La fuerza y el entusiasmo de quienes ocupan sus secretarías se traducen en una mayor y mejor organización estudiantil, en la recuperación de otros espacios de representación dentro y fuera de la USAC y en la vinculación de los estudiantes con otros sectores sociales del país.

Ahora es septiembre de 2018. Un año después de haber sido recuperada, la AEU demostró su fuerza de articulación y convocatoria con una multitudinaria manifestación en la Ciudad de Guatemala y otros departamentos del país. Lograron ponerse de acuerdo con la representación estudiantil de una veintena de centros regionales de la USAC, quienes el pasado 20 de septiembre también se movilizaron en contra del autoritarismo de este gobierno y para exigir la renuncia del binomio presidencial y de los ministros de Gobernación y Relaciones Exteriores. 

La manifestación en contra del avance del #PactodeCorruptos no solo fue en la ciudad de Guatemala ni integrada por estudiantes de la USAC. Tanto en la capital como en otros centros urbanos las y los estudiantes de la universidad pública marcharon con sus pares de otras universidades privadas como la Universidad Rafael Landívar y la Universidad del Valle. Los estudiantes, los futuros profesionales, decidieron marchar a favor del pueblo de Guatemala.

Y a los estudiantes se unieron más de 60 organizaciones que luchan desde hace muchos años por la democratización de este país, el reconocimiento de los derechos humanos y la transformación de este sistema que genera pobreza, exclusión y desigualdad. Ahí iban, en las inmensas columnas de ciudadanas y ciudadanos, organizaciones comunitarias, campesinos, indígenas, mujeres, población LGBTIQ, colectivos urbanos, profesionales, catedráticos y religiosos. El mensaje fue fuerte y contundente: Este país no se juega su historia, ya no hay espacio para el autoritarismo, la violencia y el terror.

En las aulas de la USAC se aprende el valor del pensamiento crítico, la democracia y la libertad. Pero es a través de la representación y organización estudiantil que se fortalece el vínculo de la academia con las problemáticas del país. Es en estos espacios en donde se devela la importancia de la investigación científica y social para generar soluciones concretas a la precariedad en que viven millones de personas como consecuencia de la injusticia, la corrupción y la impunidad.

Por eso la AEU estuvo cooptada durante tantos años. A los poderes fácticos y corruptos no les conviene que los jóvenes estudiantes aprecien la importancia de ponerse de acuerdo, de organizarse y movilizarse para construir un país mejor. Durante la dictadura militar los mataban, luego los diezmaron y ahora tratan de cansarlos y desacreditarlos. Pero las y los estudiantes avanzan y hoy encabezan manifestaciones ciudadanas. Ojalá en un futuro próximo, acompañados con otros sectores sociales y cuando sean profesionales, también encabecen al país.

Ricardo Marroquín
/

Soy periodista, comunicador social, catedrático universitario, con una maestría en Estudios Estratégicos y en proceso de elaboración de la tesis de Sociología. Soy, además de fanático de los rompecabezas de mapas antiguos, cinéfilo y lector permanente de literatura, historia, periodismo y teoría social.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    frank lopez hurtarte /

    26/09/2018 1:19 PM

    .
    .
    .
    UN MAGNÍFICO TÍTULO QUE LO RESUME TODO

    Seguiremos participando en cuantas manifestaciones convoque la AEU, con Lenina a la cabeza.

    Y es increíble que hasta la Asociación, en el pasado, ha sido reflejo del Régimen Dictatorial Oligarca (RDO) impuesto por las mafias empresariales del CACIF, a cuyos fines ha contribuido el Ejército y la Clase Política de este país. Y esperamos que la nueva AEU sepa asimilar desde dónde se origina statu quo y sus causas.

    Si no damos Golpe de Estado a la Dictadura Oligarca, Guatemala no podrá salir adelante; y es urgente:

    • Eliminar el Ejército, con una desmovilización a 10 años; y encausar los recursos a Educación, Salud e Infraestructura. • Cambiar la fuente del financiamiento interno del Estado, donde contraemos deudas con los bancos nacionales que hasta nuestros nietos —que no han nacido— tendrán que pagar a futuro. • Verdadera reforma a la Ley Electoral y de PP, con una campaña política de solo 2 meses de duración (ahorro de recursos), y financiada por el Estado. • Nueva Ley de Servicio Civil, para fomentar la carrera pública y eliminar las plazas fantasmas de los altos funcionarios. • Reducir a 75 el número de diputados. • Eliminar las privatizaciones y Alianzas Público-Privadas. • Prohibir la minería que no deja ningún beneficio al país, solo a la oligarquía; entre otros cambios.

    Régimen Dictatorial Oligarca Chapin (RDO) el Axioma Nacional.
    .
    .
    .

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones