¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

¡Las vacunas NO causan autismo, carajo!

Uno de los más grandes ejemplos de pseudociencia se ha reflejado en el miedo de la población a las vacunas. Ese estudio que sugirió que las vacunas causan autismo fue falso, pero dejó graves consecuencias que, a como pasa el tiempo, podrían ser catastróficas.

Blogs autismo Opinión salud vacunas
Esta es una opinión

Foto: Kelley-Ross

Es triste tener que salir en defensa de algo que por décadas ha mantenido a muchas enfermedades contagiosas bajo control, y que ahora, por culpa de un “médico” sin vergüenza, se ve contra la pared. En los años 90, el pseudo médico británico, Andrew Wakefield, condujo un estudio FALSO, en donde concluía que vacunar a recién nacidos causaba autismo. Es ahora, años después de esa blasfemia, cuando la población empieza a sentir sus consecuencias.

Para ponernos un poco en contexto, el autismo es un desorden muy complejo, relacionado principalmente a niños, y presentando condiciones sociales y de comportamiento anormales. Este desorden también presenta síntomas de ansiedad, episodios epilépticos y alta probabilidad asfixia en edades prematuras.

Aproximadamente 1 de 45 niños en Estados Unidos, y 1 de cada 150 en Guatemala sufren de autismo, según reportes del Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos y la Asociación Guatemalteca por el Autismo. Sin lugar a duda, son cifras bastante alarmantes.

Sin embargo, las causas específicas de autismo continúan siendo evaluadas, y nadie hasta el momento ha podido identificar las causas primarias del autismo. Por lo poco que se sabe, este desorden resulta de una combinación de factores genéticos y ambientales, pero dada la variabilidad genética entre individuos, cada persona puede presentar la condición en diferentes niveles.

Enfermedades contagiosas como rubeola, sarampión, polio, etc. se han mantenido bajo control gracias al desarrollo e implementación de programas de vacunación a nivel mundial. Estoy seguro de que muchos de los lectores aún conservan cicatrices de esa vacuna contra la tuberculosis, y claro no todos los días se escucha de alguien con esa enfermedad.

No fue hasta que los resultados de ese pseudo estudio fueron publicados y difundidos por medios sin escrúpulos, que la población mundial empezó a cuestionar las vacunas. No voy a tomarme el tiempo de discutir si las vacunas funcionan o no, creo eso debería estar más que claro. De lo que quiero hablar, es de esa relación entre las vacunas y el autismo.

No existe ninguna evidencia que sugiere al autismo como el resultado de vacunación.

 Personalmente, pienso que irse de cara con un solo estudio sugiriendo que las vacunas son causantes de autismo, cuando cientos y cientos de estudios sugieren lo contrario es de verdad lamentable. Por cierto, ese supuesto médico perdió su licencia profesional, por su falta de ética, mala conducta y deshonestidad.

Existen programas regionales, nacionales y mundiales guiados por instituciones como la Organización Mundial de la Salud (WHO) y dirigidos a la erradicación de enfermedades contagiosas, para muchas de las cuales existen vacunas. Sin embargo, es la misma población quien hace difícil que estos programas sean exitosos. No solo ponen en riesgo a sus hijos a contraer una de estas enfermedades cuando no se les vacuna, sino también aumentan la probabilidad de que muchas otras personas tengan contacto con tales enfermedades.

En los últimos años la cantidad de casos de enfermedades contagiosas ha ido en aumento. Solo en Estados Unidos, la CDC reportó 63 casos de sarampión en 2010, en lo que va del 2019, se han reportado 206 casos – y lo que falta del año. ¿Por qué pasa esto? Sencillo, porque muchos, por el miedo y la mala información, evitan vacunar a sus hijos.

En Guatemala si ya de por si carecemos de un sistema de salud digno, eficiente y estable, se imaginan la catástrofe que sería tener una dispersión masiva de enfermedades contagiosas, simplemente porque a algunos no se les dio la gana vacunar a sus hijos.

Repito, LAS VACUNAS NO CAUSAN AUTISMO, y esta no es mi opinión, es un hecho. Un hecho demostrado por estudios validados y replicados. Sin ir tan lejos, a principios de marzo uno de los más grandes estudios, sino el más grande, analizó esta relación entre vacunas y autismo en más de medio millón de niños, entre los años 1999 y 2010.

¿Y qué creen? Pues claro, que no hay evidencia alguna de que las vacunas causen autismo. Y solo por motivos de comparación, ese falso estudio que inicio el problema se basó en 12 niños. Creo que la estadística es simple, y alguien con educación básica sabría a que darle mas peso.

Yo no soy mucho de televisión, ni de programas de entretenimiento y demás, pero recuerdo una dialogo de esa famosa serie Dr. House, en donde el médico protagonista pregunta a la madre de su paciente (un bebé) sobre su ultimas vacunas. La madre responde que no lo habían vacunado porque para ellos las vacunas eran inútiles y solo servían para enriquecer a las grandes corporaciones farmacéuticas. La respuesta del médico fue decirle que uno de los negocios más rentables también era la venta de ataúdes de niños, y que ella contribuiría al negocio. Suena bárbaro y pesado, ¿no?. Lamentablemente no está lejos de ser la verdad.

En la mayoría de mis blogs siempre exhorto a los lectores a informarse bien, a tomar decisiones fundamentadas en hechos reales; este blog no será la excepción. Así que, por favor, en temas tan delicados como lo es la salud, abramos los ojos, informémonos, preguntemos a los que saben del tema. No nos cuesta nada, y nos sirve de mucho.

Y de nuevo: LAS VACUNAS NO CAUSAN AUTISMO.

Marco E. Franco
/

Científico. Especializado en toxicología ambiental y molecular. Utilizando la ciencia para entender el daño que le hacemos al mundo. Afortunado por tener la curiosidad de un niño y motivado por las ganas de aprender. Fanático de pensamientos lógico-analíticos, y de experimentar en el laboratorio y la cocina.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


Anuncio

1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Víctor lopez /

    10/05/2019 5:45 PM

    Y la vacuna que le inyectan a las niñas desde los 9 años son nocivas? Las que dicen que previenen el virus del papiloma humano, es recomendable ?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones