2 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Gastro Audiovisuales Guía de viajes
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Música para el placer o la violencia: Reguetón vs. Beatles

Empezamos bailando y luego los géneros de la fiesta varían hasta llegar al reguetón. Me acerco y su mano se posa en mi cintura, los cuerpos se rozan más intensamente, le doy la espalda a mi acompañante y rozo mis nalgas con su pelvis hasta sentir cómo el calor recorre nuestros cuerpos, el roce, el goce de la música que llega a los oídos y nos conduce al jugueteo sexual. Siento cómo me humedezco y disfruto más allá del encuentro, ese sentimiento de reconocerme erótica y deseada. Gracias música. Y así va mi noche de perreo, empoderada y mojada, como se debe.

Blogs Blogs feminismo P369
Esta es una opinión

Foto: Karol G

El reguetón es una danza urbana que se deriva del reggae y del dancehall. Es una herencia latinoamericana que se ha convertido a su vez, en una expresión cultural que llama al goce y a la diversión. Ya voy a llegar más abajo al tema de las letras machistas, pero partamos de cómo esta danza no se reduce solo al goce masculino. Es un ritmo que nos permite a las mujeres romper con ciertos paradigmas establecidos para nuestro cuerpo, cuando nos movemos de manera sexual y libre para apoderarnos de nuestras márgenes, dejando de cargar culpas patriarcales.

Este movimiento de caderas, este reconocimiento del cuerpo, esta sacudida a la libertad es una intercambio de sensaciones y de empoderamiento en donde ya nos  permitimos objetivarnos y objetivarles a nuestras parejas de baile. Es liberador poder bailar pegado y entrar a ese espacio en el que podemos gritar y sentir las palabras del goce, del deseo, de lo real; el perreo nos conecta con una sexualidad que históricamente nos han dicho que está mal. El perreo es una respuesta que resiste a ese conservadurismo que se aprende y que nos ha inculcado a las mujeres desde hace siglos.

No. Como bien escribe nuestra feminista caribeña Catalina Ruiz Navarro, el reguetón no desvaloriza el movimiento feminista y citando un párrafo de su artículo Una experiencia empoderadora: las mujeres y el perreo.  “La mujer que perrea con libertad, decide cuándo, cuánto, cómo y con quién perrea. En esas condiciones, mover el culo es siempre una experiencia empoderadora, de la misma manera que el sexo consentido también lo es”

Las mujeres privilegiadas tenemos la capacidad de identificar el machismo en muchas áreas que giran a nuestro alrededor de una manera mucho más eficaz que las no privilegiadas. Y también más burguesa.  

Veamos por ejemplo que si es que tanta preocupación tenemos ante la poesía y la violencia musical entonces dónde dejamos esto: 

Como dice la poeta y filósofa guatemalteca Carolina Escobar Sarti en este podcast (Guatemala es un país con miedo al pensamiento y a la ternura), no nos inscribimos en el feminismo como la gente se inscribe en una religión para ser obediente y no deliberantes.

Podemos cuestionarnos permanentemente. Y cuestionar desde la interseccionalidad si no es clasista si la idea de que la música intelectual machista está permitida y el reguetón está prohibido para las feministas porque proviene de movimientos urbanos populares. Bien podemos disfrutar de nuestro poder decisión sobre cómo movernos y con quién queramos.

La música es un espacio y si este espacio nos permite identificar una sensualidad en nosotras mismas que no conocíamos, ¿por qué descalificarla sin más? ¿Por qué solo reconocernos a nosotras como objeto sexual pero no reconocer que una también puede objetizar sexualmente a otras personas? No siempre queremos ser partícipes de un cuento de hadas o un camino de rosas que nos lleven al encuentro sexual y hay veces que, como dice Bad Bunny, “se hace la que no me conoce pero, en mi cama se lo metí en cuatro y en toditas las pose” por nuestro derecho al placer.

 

Daniela Archila
/

Poeta guatemalteca, feminista radical y estudiante de Lengua y Literatura en la Universidad Del Valle de Guatemala. Amante del cosmos, los boleros, el teatro y el periodismo y actualmente columnista en Brújula.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


13

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Otzil /

    24/10/2019 8:50 AM

    Sos una puta ... Como mierda hablas del empoderamient te crees muy libre e intelectual por escribir mamadas de esta naturaleza no te has dado cuenta como ha incrementado el embarazo en NIÑAS? y eso porque como las ven muviendo el culo. Si a eso le las empoderamiento es porque sos estúpida. Porque si vas a hablar de lo urbano no te.dedicas a hablar de ARTE y no de cosas que están perdiendo a nuestros niños porque eso hace el regueton mierda

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      alejandro rivera /

      28/10/2019 8:02 PM

      Crees entonces que solo los hombres son los que tienen el derecho de manifestar su lujuria. Esos no son putos por eso, solo las mujeres si la manifiestan son putas. Vos posees mentalidad machista 100%. Deberias convertirte al Islam urgentemente y ponerle la burka a tu mujer.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Victor lopez /

    22/10/2019 9:32 PM

    Despues se quejan (las feministas) de que les agarren como trapo... las usan y luego las tiran , asi son ellas les gusta ser objeto ...

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Balcárcel Tamara /

    21/10/2019 5:43 PM

    Primero, el sexo es si no el mejor, uno de los mejores placeres de la vida, pero implica muchos factores a tomar en cuenta, entiéndase responsabilidad, riesgos, etc. En Guatemala educación sexual es un "pecado" mi problema es que los niños se "eduquen" oyendo "joven p'a la sepultura" entre otras tantas sandeces que si un adulto centrado escucha, baila y goza en nada le afectará, abogo y le apuesto a la educación sexual antes de sexualizar a los niños y niñas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ingrid Vásquez /

    21/10/2019 3:05 PM

    "se hace la que no me conoce pero, en mi cama se lo metí en cuatro y en toditas las pose" Ufffff esa letra lo dice todo, no estoy a favor del regueton ni de ninguna letra de canciones que inciten a la violencia contra la mujer. Me parece que el articulo no tiene suficientes argumentos para vincular el empoderamiento de nosotras las mujeres y nuestras libertades sexuales. El placer es amplio y no precisamente el hecho de "perrear" al ritmo de canciones misoginas y vulgares me haga sentir mas empoderada o haga sentir mas empoderadas a las mujeres. ¿Después del perreo, que hay, acaso cambios estructurales, acaso la emancipación real de las mujeres, la autonomía económica o el continuar entre los esterotipos machistas de nuestra sociedad de doble moral?. Recordemos en este sistema económico, el marketing es lo que vende, así que con un ritmo pegajoso muchas mujeres pueden cantar "matame, dame donde quieras, yo lo aguanto todo" . Coherencia diría yo...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Rivkhlah /

    18/10/2019 8:37 PM

    ¿Qué es más liberador para las mujeres? Para algunas, la libertad se encuentra en darle hasta abajo. Para otras, la libertad quizá se encuentra en llevar el hijab. Y en los feminismos debe haber espacio para ambas, con todo y sus contradicciones

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Juan Carlos /

    18/10/2019 8:02 PM

    No desarrolló el tema de las letras machistas de las que si qué está lleno el reguetón ¿Porqué?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Simitrio /

    18/10/2019 7:59 PM

    La verdad es que no le veo la correlación a una cosa con la otra.
    Dejando a un lado la sexualidad y todo eso tan natural, creo que el reguetón es lo más decadente que ha llegado la música en su historia: letras y ritmos vacíos, repetitivos, sin ingenio, vulgares y sin sentido. Perdón por la franqueza. Respeto a quien le gusta ese género porque todos tenemos derecho a pensar y elegir libremente.
    No encuentro como se puede empoderar una mujer con esta música tan bagre, a lo mejor desde la autocosificación de su propio cuerpo, y miren que soy pro feminismo.
    El otro día escuche que hasta iba haber un concierto tributo a Bad Bunny, y pensé que, con razón estamos como estamos...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      alejandro rivera /

      28/10/2019 8:07 PM

      No te parece entonces decadentes las letras de grupos como Marduk y otros de black metal. El sexo es el sexo, ocultarlo y satanizarlo es de hipocritas. Hasta a los monjes budistas se les cae la baba al ver a una mujer hermosa. Lo mismo sucede con las mujeres, acaso ellas no poseen hormonas sexuales, pues.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      R /

      21/10/2019 11:45 AM

      Claro, es mejor cuando la violencia contra las mujeres viene en armonías complejas. El tema central es de cómo los valores burgueses y elitistas censuran al reguetón «por machista» y desdicen las formas de violencia que permean todos los géneros. Ahora, respecto a la complejidad del género, cuando los Beatles surgieron, muchos jazzistas los acusaron de ser la decadencia fe la música. Cuando surgió el jazz, por provenir de las personas negras, los músicos académicos los condenaron como algo decadente. Ahora, a mí no me gusta el reguetón, pero reconozco que existe un profundo clasicismo y elitismo al verlo desde esa perspectiva.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

        alejandro rivera /

        28/10/2019 8:35 PM

        El tango y la milonga argentinos fueron en sus inicios despreciados por ser musica de los arrabales. Tambien paso eso con Elvis Presley a quien los rucos tildaban de inmoral por sus sensuales movimientos de cadera. Todas las generaciones de viejos no han aceptado los nuevos ritmos gustados por la juventud. La lambada fue otro ritmo al que consideraron inmoral los mojigatos de siempre. Asustense, hasta la musica de Mozart por sus divertimentos fue considerada superficial por la gente mayor, acostumbrada a la solemnidad de la musica barroca y del ars nova.

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!

        Simitrio /

        21/10/2019 1:36 PM

        Por favor, una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa. Ni que tu burguesía ni que tu elitismo, quién estará negando las diferentes formas de violencia en todo y contra todos, pues nadie, donde dice eso, hay que dejar a Marx en paz. No hay que pecar de exceso de interpretación de la realidad social, como decía Umbeto Eco.
        Supongo que para usted R, Maluma es el equivalente a Paul y Bad Bunny a Lenon, ja je jo.
        O sea que entre cincuenta años el reguetón será uno de los mejores géneros musicales, junto al blues y al jazz.
        Hay cosas que no tienen comparación, por favor.

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!

    Oscar Calderón /

    18/10/2019 5:05 PM

    Ésta me parece una mala interpretación de la idea de una mujer empoderada y los ejemplos no cuadran. Creo que la autora del artículo solo quiso justificar su "gusto culposo" por el Reguetón. Es muy pobre y superficial la idea que ella quiere transmitir de una mujer empoderada. Como si todo gira alrededor del baile. La sexualidad va mucho más allá de lo aquí planteado. Saludos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones