3 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Por Nana, la pandemia y la clase política

El filósofo rumano, Emil Cioran dijo: No son los males violentos los que nos marcan, sino los males sordos, los insistentes, los tolerables, aquellos que forman parte de nuestra rutina y nos minan meticulosamente como el tiempo.

Blogs Blogs Gonzálo Marroquín P369
Esta es una opinión

Una mujer despide a un familiar en la entrada al cementerio La Verbena. Foto: Carlos Sebastián.

A lo largo de un siglo, Guatemala ha superado decenas de tormentas y huracanes, habrá dejado atrás dos pandemias mortíferas –la de la gripe española en 1819 y en algunos meses, la del covid-19–, pero seguirá afectada, golpeada y semidestruida por una clase política que ha ido mutando: primero fue dictatorial, luego autoritaria-militarista y finalmente se ha convertido en voraz, corrupta y altamente destructiva.

Los guatemaltecos hemos demostrado que somos estoicos, pero también demasiado permisivos. ¡SI!

Los terremotos –y vaya si no han causado destrozos y cobrado vidas–, nos han golpeado con dureza, pero siempre encontramos la forma de levantarnos y seguir adelante. Incuso resurgimos con más fuerza. En el último siglo –para usar la misma referencia de tiempo– se han registrado varios sismos con efectos destructivos y mortales, aunque ninguno como el del 4 de febrero de 1976, en el que murieron más de 23,000 personas.

En materia de huracanes y tormentas tropicales, el famoso cambio climático ha provocado que cada cierto tiempo, en esta época, precisamente, nos llegue alguno de estos fenómenos con distinta intensidad, pero siempre peligrosos, destructivos y mortales: Fifi, Agatha, Stan, o Mitch, han sido lo más sonados, por la furia de su llegada y paso.

Pero los desastres naturales –huracanes, terremotos o pandemias–, tienen el denominador común que surgen, cobran fuerza y pueden llegar a causar mucho dolor y daño, pero pasan. Se van. Nos dejan en paz por un tiempo, por más que sepamos que pueden volver. Cuando vienen podemos tomar precauciones y cuidarnos. Con las enfermedades, van surgiendo los remedios y vacunas, hasta que se llegan a erradicar. Así sucederá con la pandemia del covid-19. Tormentas y pandemias truenan, llegan, golpean… y se van.

Pero Guatemala ha sufrido mucho más a causa de su clase política, que ha sido como un virus indestructible que ha sabido mutar a lo largo del siglo, con el fin de seguir causando destrozos en el país y a los guatemaltecos. Esa clase política nos sume en la pobreza, cobra vidas, nos mantiene confrontados y corroe hasta las raíces a la sociedad.

Hemos sido tan ingenuos, que permitimos que el mismo sistema –que creamos como salvavidas en 1985– luzca pomposo su fracaso y peligro, mientras lo dejamos que continúe tan campante, actuando sin recato, porque sabe que tiene a su lado –como hada madrina– a la poderosa y hedionda impunidad.

En la primera mitad del siglo XX, fueron las dictaduras las que marcaron la vida política nacional. En octubre de 1944, la Revolución puso fin a ese tipo de regímenes, pero viene la primera mutación. No se terminaron los problemas del pueblo. Tras un breve paréntesis democrático con Arévalo, empieza un quita y pone militares. El militarismo privó hasta 1986. Todas las interioridades de ese largo período histórico son complejas y se necesitan muchos libros para desmenuzarlas, pero lo cierto es que la pandemia política continuó. Los gobiernos no resolvieron los problemas de la población.

Con el retorno de la democracia, se inicia una nueva mutación. Llegan civiles, pero la impunidad persiste y la corrupción se agiganta. Como no existe institucionalidad, cada camarilla de políticos que llega al poder, lo hace con la mirada puesta en su enriquecimiento, en su satisfacción personal; no llegan –los politiqueros– para trascender por su trabajo por las grandes mayorías.

¿Qué habría pasado si tras el terremoto del 76 nos quedamos tirados como las paredes de cientos de miles de casas?

¿Qué sucedería si nos cruzamos de brazos en medio de la pandemia y esperamos que el virus nos lleve? ¿Qué sería de nosotros si ante la llegada de un huracán no tomamos las medidas preventivas?

La respuesta a esas preguntas es sencilla: ¡sería catastrófico!

Pero ante el desastre que provoca la clase política, esa que forman los corruptos e ineptos, nos cruzamos de brazos.

Nana ya pasó, la pandemia se irá –ojalá en un día no muy lejano–, pero esos políticos criollos de mala calaña siguen… ¿Hasta cuando?

Gonzalo Marroquín Godoy
/

Soy amante del periodismo y por eso he defendido la libertad de prensa en todo el continente. Desde los 19 años abracé esta profesión, que me ha abierto las puertas para dirigir varios medios y así poder conocer la Guatemala sufrida, la Guatemala que lucha, la Guatemala que necesita cambiar. No creo en la verdad absoluta ni en la perfección, pero son dos cualidades a las que debemos aspirar en nuestra labor informativa.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


2

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luis Paraiso /

    08/09/2020 11:35 AM

    La mejor manera de construir un fracaso.
    “En una carta divulgada, el grupo -entre los que destaca el exvicepresidente Rafael Espada (2008-2012) y el fundador de la aplicación Duolingo, Luis Von Ahn- solicitó de Pelosi "una intervención más decidida con el Departamento de Estado y otras agencias del Gobierno de Estados Unidos, y coordinar acciones encaminadas a recuperar la política bipartidista hacia Guatemala y Centroamérica, lo cual es vital para contener a los grupos criminales y proteger la democracia”.

    “varios ciudadanos y organizaciones de la sociedad civil han solicitado, a través de una carta, la intervención del Relator Especial del Consejo de Derechos Humanos para la Independencia de Jueces y Abogados de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Dr. Diego García Sayán, para que haga un llamado de carácter “urgente” para que la Fiscal General de la República y Jefa del Ministerio Público (MP), Consuelo Porras, los diputados del Congreso de la República y los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) respeten las resoluciones de la Corte de Constitucionalidad, así como los estándares internacionales en materia de independencia de jueces y abogados.”

    Estos dos textos anteriores son el ejemplo de el porque cualquier tentativa de cambiar las cosas no funciona. ¿Según ellos Guatemala se resume a unas 7 mil personas, que se auto denominan con orgullo intelectuales ni se imaginan que existe algo que se llama el pueblo como olvidar 17millones de guatemaltecos.? A estos se les llama POPULICIDAS.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Allan Moscoso /

    07/09/2020 10:10 PM

    Buenas noches Lic. Marroquín, sé decirle que presumo de buena lectura y del por ello es que sigo sus artículos. En esta ocasión me interesaría que pudiese orientarme, sobre la o las lecturas que debería tomar para adentrarme en esa historia de autoritarismos militares que vivimos como país.
    Por sus comentarios, muy agradecido.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones