El día que usé minifalda, tomé una cerveza y merecí ser asesinada

Estaba almorzando sola. Disfruto cuando tengo esa posibilidad. Fui a comer asados y los acompañé de una cerveza fría, en una calurosa ciudad del norte de Honduras, que ya queda casi llegando al Caribe. Estaba disfrutando mi almuerzo solitario y relajante cuando se me acercó un jovencito para ofrecerme discos con música “especial para las madres, ya que viene su fecha”. Me vio de pies a cabeza y se fijó en la lata de cerveza en mi mesa, con decepción me dijo: “¿Usted bebe? Tenga cuidado, por eso se arruinan ustedes y después las encuentran muertas”.

Cotidianidad Opinión P369
Esta es una opinión

Ilustración: David Díaz colectivo venasabiertas.com

¿Cómo puede una reaccionar a eso? Soy periodista y quizá escribiendo esto estoy rompiendo una regla de mi oficio: la de no ser noticia. Pero en ese momento fui consciente que soy parte de la realidad que cuento. He estado siguiendo el pulso de lo que pasó en el Congreso Nacional de Honduras cuando se discutió la penalización del aborto en todas sus formas y las penas para delitos sexuales en la construcción de un nuevo Código Penal que tiene la misoginia como sello en portada.

Para llegar al sitio de mi almuerzo caminé, porque estaba nublado y aprovecho a hacerlo cuando el sol se esconde. Caminar sola y usando minifalda puede ser toda una aventura de supervivencia en países como este. Una tiene que esquivar todo tipo de comentario sobre cómo de mil formas un extraño te puede convertir en un objeto o víctima sexual. Y después del acoso callejero, el sermón del chico de los discos que se tomó un poco de su tiempo para seguir explicándome cómo las mujeres somos culpables de que nos violen y nos maten.

Esto es algo generalizado en la sociedad y está garantizada la impunidad gracias a nuestros funcionarios y funcionarias del Estado. El nuevo código penal de Honduras que está asesorado por consultores internacionales y expertos en derecho penal, Francisco Javier Álvarez y Esther Pomares Cintas, catedráticos universitarios de la Universidad Carlos III de Madrid y de la Universidad de Jaén, España, respectivamente, ha dejado graves cambios que vulneran a las mujeres que vivimos en este ambiente de violencia.

Las penas por delitos sexuales ahora son conmutables, es decir que los victimarios podrán ser beneficiados con casa por cárcel o permanecer bajo vigilancia permanente o no acercarse a la víctima como sustitutivo de la prisión. Por otra parte, el debate se centró en la discusión de despenalizar el aborto por tres causales: violación sexual, enfermedad de la madre e inviabilidad del feto, gracias a la incidencia de organizaciones feministas. Sin embargo, en el Congreso Nacional decidieron no despenalizar el aborto en ningún caso y más bien existe la posibilidad de que ahora discutan aumentar la pena de este delito a 20 años de cárcel para la mujer que se lo practique en cualquier circunstancia.

Ese mismo día circuló la fotografía de la primera mujer detenida en un hospital acusada por el delito de aborto. Una policía sonriendo y la mujer en bata llorando desconsoladamente con sus manos unidas por un par de esposas.

“Si dejamos pasar esto, puede entrar el diablo”, dijo uno de los diputados en su disertación de por qué daba el NO a la despenalización del aborto por estas tres causales.

Pero eso no bastó, también tocaron el delito del femicidio que les costó muchos años a organizaciones de mujeres establecer en la ley penal del país. Jessica Isla, miembro de organizaciones de sociedad civil que tomaron parte en la discusión de este nuevo código penal, aseguró que el consultor le dijo que hicieron eso porque el Código Penal nuevo debe ser escueto y por eso suprimirían el tema del odio y la discriminación del delito de femicidio. También han sustituido la violencia intrafamiliar por el maltrato intrafamiliar. Con esto, los diputados pretenden eliminar la continuidad característica de la violencia, por ejemplo. Como lo dijo el diputado nacionalista Mario Pérez, no es lo mismo que un hombre le pegue a una mujer ocasionalmente por alguna razón específica a que le pegue todos los días.

Otro capítulo preocupante es el número III que se refiere a los delitos de exhibicionismo y provocación sexual que, por ambiguo, podría aplicarse a las mujeres que exhiben sus piernas en las calles y hacen que los hombres inocentes las violen.

Le pregunté al chico: ¿o sea que usted me está diciendo que el que las mata o las viola no tiene la culpa, que sólo reacciona?

-Sí tiene un poco de culpa, pero más la tienen las mujeres.

Jennifer Ávila
/

Soy una apasionada del periodismo. He trabajado temas de violencia juvenil, de género y sobre explotación minera en Honduras. Pese al pesimismo porque estamos en la barbarie, tengo una esperanza.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

8

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    alfonso villacorta /

    15/05/2017 9:39 AM

    no entiendo porqué insisten en formas de corrección política cuando no caben. yo me podría quejar que no puedo lucir mi rolex cuando voy a la zona 1 porque mucho cafre cholero no respeta la propiedad privada.
    viajar solo en un país cualquiera, aunque sea el propio, ya puede ser peligroso según el sector, hora o día. tomar una cerveza o cualquier cantidad de alcohol puede ser algo inocuo a simple vista, pero ignorante y peligroso si cierta cantidad de alcohol le puede crear algún grado de confusión.
    si hasta un vendedor ambulante le pone en sobreaviso de peligros, sin importar género, como el de esconda su celular y llévelo en silencio, tenga dinero apartado en un zapato por los asaltos, beba licor solo en su habitación de hotel, no traiga su pasaporte consigo y otros tips, no es para hablar del salvajismo del lugar o los falsos motivos para una violación. corra y sálvese!

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Marlon Suarez /

    12/05/2017 1:37 PM

    Me gustaría saber si la periodista caminaría sola y con minifalda aquí en Guatemala, estoy seguro que no, entonces porqué lo hizo en un país en donde el índice de criminalidad es igual a peor que el nuestro. No sé en que sitió estuvo pero por lo que describe pudo hacer sido en San Pedro Sula, Puerto Cortés, Ceiba o Tela, pero decir que almorzó y caminó por qué no había sol, no me cuadra, en esos lugares la temperatura fácil supera los 40 grados celcius entre las 12.00 y 15.00 hrs y aún así caminó? Yo viví por muchos años en esos sectores y yo no salía a caminar para almorzar a esas horas. Y mujeres que se animen a ponerse minifalda en ese país son muy pocas. Creo que se equivocó!

    ¡Ay no!

    8

    ¡Nítido!

    David /

    11/05/2017 4:45 PM

    Según la historia, no fue por usar minifalda, si no por tomar cerveza que la autora debía “tener cuidado”. Y una duda, por que todo acá termina en el tema del aborto ¿?

    ¡Ay no!

    5

    ¡Nítido!

    César A. /

    11/05/2017 9:30 AM

    ¿En serio su opinión respecto a un tema tan serio como el abuso sexual y asesinato se basa en lo que le dice un vendedor de discos piratas en la calle?
    Personas con su mentalidad son las que hacen que este tema sumamente serio para muchas mujeres sea tratado de manera superflua y hasta risible.
    Muchas mujeres realmente sufren vejamenenes y merecen una discusión sería.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Eric Martinez /

      11/05/2017 10:41 AM

      Cesar el punto de este texto es evidente. Un vendedor que va en la calle, solo es un ejemplo del pensamiento que tienen la mayoría de hombres en nuestra sociedad. Esa misma persona, con ese pensamiento, que en el futuro va a poder violentar a una mujer solo porque se vistió "provocativa", solo porque se tomo una cerveza.

      ¡Ay no!

      2

      ¡Nítido!

        Marlon Suarez /

        15/05/2017 7:22 AM

        Eric: Que pasaría si usted se viste con un pantalón de cholo, con tatuajes, una playera holgada, aretes, una gorra plana, etc. y se sienta a la par de esa señorita? ella va a pensar que usted es un marero y que le va a hacer daño, pero en realidad usted no tiene ese pensamiento. El caso es que como nos vistamos, así será la imagen que vamos a proyectar ante los demás. Lo importante es vestir adecuadamente como la ocasión y el lugar lo amerite. No voy a ir al trabajo en pantuflas, por eso existen normas de etiqueta y de buen vestir.

        ¡Ay no!

        1

        ¡Nítido!

        César A. /

        11/05/2017 11:04 AM

        ¿La mayoría de los hombres?
        Hable por su propio pensamiento, ya sea porque usted es abusador o 'male apologist'.
        Si en su entorno la mayoría son abusadores, analice su vida.

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!

          Eric Martinez /

          11/05/2017 2:10 PM

          Respondiendo a su pregunta, lastimosamente así es. Y es necesario estar ciego para no verlo. ¿En que país vive? ¿o acaso vive en la Guatemala de carro, apartamentos, y empresas? Por que cualquier guatemalteco de "a pie" se daría cuenta de esto en las calles. Y si es así debería de saber que la gran mayoría de guatemaltecos son asi, de "a pie". Y respondiendo a su otra pregunta, No, al contrario estoy en contra del abuso, y daría todo para evitar que estos tipos de abuso se dieran con las mujeres de mi familia y por lo tanto con la población de guatemaltecas en general.

          ¡Ay no!

          2

          ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones