¿Qué tan cierta es la teoría de que finalmente estamos unidos?

El muchacho salió de su carro y preguntó que de qué se trataba la marcha. Es por el primero de mayo, le dijo alguien que observaba atentamente cada una de las pancartas que consignaban esos reclamos laborales que cada año no hacen sino aumentar.

Cotidianidad n246 Opinión P258
Esta es una opinión

FOTO: Nómada

El muchacho llevaba ya un buen rato dentro de su carro. Atrás de él otros bocinaban, aunque las bocinas a todo volumen con los Guaraguao terminaban por imponerse. Poco a poco los carros detrás del chico lograban dar vuelta para emprender otra ruta que empezaba en un tramo en contra de la vía. El muchacho, un clasemediero con todas las de ley, con la mirada baja, es decir, en su celular, se metió nuevamente a su carro. Y se quedó ahí. Eso fue hace un año.

El viernes, muchachos muy similares a este del año anterior, marchaban. Iban alegres, sonrientes, algunos con carteles ingenuos, pero todos participando de esta fiesta ciudadana. Eran tan iguales entre ellos, que si los landivarianos hubieran sido los de las capuchas en el cuello, nadie hubiera notado alguna especie de impostura. De todos los supuestos grupos en contradicción, esto de los universitarios siempre me había parecido como aquello de “Hala Madrid” o “Visca Barca”. Qué bueno que empiezan a darse cuenta.

Yo también dejé de ser espectador y por primera vez participaba de una marcha del primero de mayo.  ¿Es que en un año logramos romper nuestra particular retórica contra este tipo de manifestaciones? ¿Qué tan cierta es la teoría de que finalmente estamos unidos?

En esta época de exacerbadas ilusiones habría que ir con cuidado. A mí me sigue pareciendo una falacia eso de que finalmente somos un país unido. Y que lo del viernes fue el sello de la alianza entre clasemedieros urbanos y los “sectores populares”. Decir eso es como si celebráramos nuestra graduación universitaria el mismo día en el que empezamos el prekinder.

De hecho, con el grupo de clasemedieros con el que iba yo, fuimos incapaces de hablar con el sindicato que iba delante y mucho menos con el que iba detrás nuestro. Aún nos falta aprender. Y eso en lugar de resultar desolador, debería ser el mejor de los estimulantes. No ya la caída de Baldetti y Pérez Molina sino esta ruta que aparentemente empieza a vislumbrarse gracias a un aglutinante concreto: la corrupción encarnada en el dúo “gobernante”, en el hastío y la enorme repulsa que la clase política actual ha hecho crecer exponencialmente.

No olvidemos que esto no es un asunto de que si cambio yo, cambia el país. O que si marcho un día, aquellos renunciarán. O que si voto ya me puedo hacer el loco por otros cuatro años. Porque, y acá consigno una de mis consignas favoritas en estos días de marchas y plantones: “…nuestros problemas son históricos y estructurales”.

Hasta ahora, parte de esa historia, era considerar las marchas y las demandas de otros como algo que solo estropea aún más el tráfico. Quizá para tener una respuesta de verdadero cambio en las estructuras mentales en las que nos han metido, tengamos que esperar otro año. ¿Dónde estaremos para la marcha del 1 de mayo de 2016? ¿Y dónde estarán “las clases populares” con sus demandas laborales que no hacen sino aumentar?

Engler García
/

Quise ser locutor profesional y no pude, pero fue en una cabina donde aprendí lo que sé de redactar. Abrí un blog para contar lo que veía. Después escribí en Plaza Pública, en un libro y ahora también en Nómada.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

3

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Giovanni Vargas /

    06/05/2015 8:35 AM

    ¿Serían igual las protestas contra el gobierno si el CACIF no hubiese manifestado su rechazo al Gobierno? ¿Los medios les darian la misma convertura? ¿La gente saldría en igual número? ¿O es que en Guatemala las protestas estilo "primavera democrática" son efectivas cuando el CACIF ha dado su apoyo a estas?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    carlos omar fajardo /

    03/05/2015 6:03 PM

    Me parece que el problema bàsico es que hay gente que todavia se enmarca en lo de la "clase media". Si trabajas para alguien, eres un empleado, un proletario, un obrero, punto.Si tienes una tiendita, un taller (mecanico, serigrafia, diseño gràfico), si eres un profesional liberal con una oficinita: eres un pequeñoburgues, con miedo a volverte proletario y con la esperanza de aburguesarte y vivir del trabajo de otro.
    Asi que si te crees diferente a los sindicalistas que viste en la marcha, esopèrate a que te despidan y te daràs cuenta que tanta "clase media" corre por tus venas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Lopez Silvestre /

    03/05/2015 5:15 PM

    Creo que la barrera ya se rompió y que sólo el primer paso fue dado. Falta mucho, pero ya no nos estamos viendo como acerrimos enemigos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones