2 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Reflexiones acerca del amor

Qué complejo y sencillo es el amor al mismo tiempo. A veces quisiera borrarme el cerebro como a un disco duro y empezar de nuevo. Borrar todas las creencias falsas que aprendí sobre el amor. Uno quiere que el amor no signifique vulnerabilidad, que no fuera un espejo que te enseña lo mejor y peor de ti. Uno quiere que el amor sea más que alguien llenando nuestros vacíos.

Cotidianidad Opinión
Esta es una opinión

Descargado de Pixelbay

Hace poco escribí un artículo acerca del sexo y la intimidad. Finalmente decidí no publicarlo porque al poco tiempo de haberlo escrito cambié de opinión. Así de confuso es el tema para mi, y creo que lo es para todos nosotros.

Dicen que el amor es incondicional. Que el amor es verdaderamente Dios. Que el amor es una aceptación total del otro con su luz y su sombra. Que amar a tus padres significa aceptarlos exactamente como son, entendiendo en el corazón que así como son (con sus cosas negativas) son perfectos.

El amor no duele. El amor libera. El problema aparece cuando queremos ser amados pero no queremos amar; incluso, ni a nosotros mismos. “Yo quisiera haber tenido una madre más cariñosa, pero como no la tuve la quiero igual. Aunque le reprocho que no sea cariñosa constantemente y bueno, sufro, porque la amo y no es como yo quisiera.” No, no es así. Amar a una persona es reconocer que esa persona no puede ni necesita ser de ninguna otra forma de la que es. Que es perfecta. ¿Porqué me enojo con mi pareja por siempre llegar tarde, si sé que es una persona impuntual? Amar es aceptar su condición de ser. ¿No es esto muy difícil si no imposible?

Pero si nosotros no logramos amar y aceptar a los demás como son, cómo vamos a amarnos y aceptarnos a nosotros mismos como somos. Yo me exijo más a mí misma de lo que le exijo a los demás. Las expectativas que tengo son irreales y crueles. A veces son hasta contradictorias. Por ejemplo: quiero ser libre pero temo a desobedecer.

Para transcender el dolor y ser felices necesitamos abrazar nuestro lado sombra. Amarlo y entender que es perfecto. El amor no duele, no quema, no mata, no comete errores. Las expectativas que tenemos de los demás duelen. Por ejemplo, yo puedo amar a alguien que no me ama de vuelta. Ese amor que doy me puede llenar de alegría y hacerme sentir que vuelo. Siempre y cuando no espere lo mismo del otro.

Con esto no estoy validando la codependencia, al contrario: el amor debe dar libertad, no quitarla. Hace poco le decía a un amigo que yo creo que a eso vinimos al mundo, a aprender a amar. A entender que al final, cada vez que amamos, es Dios quien se manifiesta. Y que esa es la forma como él nos ama. El amor es magia. El amor transforma. El amor ilumina. El amor sana. “Ama a una persona exactamente como es y mírala florecer ante ti”.

Los demás son nuestro espejo, pero solo si estamos buscando vernos. Cuando nos enojamos con alguien podemos pensar: ¿qué expectativas tenía yo de esta persona para sentir que él me ha fallado? ¿De dónde vienen esas expectativas? ¿Qué parte de mi yo buscaba que fuera llenada con esas expectativas? ¿Cómo puedo llenar yo misma esa parte, para no esperar más de esa persona?

Así es como el otro refleja nuestros vacíos. Así es como los demás nos ayudan a sanar. No con consejos, no con dinero, no con abrazos: es con lecciones. Es mostrándonos lo que necesitamos sanar. El amor no tiene la culpa de nuestras heridas, el amor es lo que nos une. El amor es lo que nos sana. El amor es la fuerza y apoyo que hace que todo valga la pena.

Astrid Lottmann
/

Casi Antropologa, coach de salud, luchadora y amada por la vida. Buscadora insaciable de la verdad y la luz. Emprendedora en el negocio de la comida saludable. La vida es un camino profundo y hermoso para aprender a ser mejores, hacerlo es obligación.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


2

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Sergio Cano /

    22/12/2016 7:33 PM

    El amor tan solo es. No podemos explicarlo con palabras, ni con fórmulas, por más que los científicos nos digan que tan solo es un cúmulo de neurotransmisores haciendo su papel. El amor o se siente, o no se siente. Infelices quienes no lo han experimentado, dichosos quienes si. Y puede ser pasajero, efímero; o fuerte y duradero. Sutil o violento, tierno o desaforado. Bonita reflexión. Saludos y felices fiestas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Javier Pinelo /

    20/12/2016 11:19 AM

    Creo que la clave está en entender que el amor, al igual que muchas otras sensaciones, se manifiesta por momentos, es decir, el amor es efímero. La permanencia no es una cualidad del amor, la recurrencia sí lo es. No tengo porque amar algo que odio de ti, no se puede forzar a amar.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones