El ‘mejor negocio’ para Arzú, a costa de los vecinos y el paisaje urbano

El Transmetro, el sistema de transporte público municipal, no es un bien público sin un lado oscuro. El acuerdo con algunas empresas, defendido por el alcalde como el ‘mejor negocio’, no sólo incluía que el Transmetro fuera subsidiado por el Gobierno central, sino que las empresas beneficiadas pudieron sobrevalorar las estaciones, redujeron el pago de impuestos y recibieron la autorización municipal para instalar 1,450 mupis en las aceras de la ciudad para vender espacios de publicidad. Una ganga.

Guatemala urbana Política

Arzú preside una sesión del Concejo Municipal.

Foto: Sandra Sebastián (Plaza Pública)

Siete meses antes de inaugurar el Transmetro, el 25 de julio del 2006, la Municipalidad de Ciudad de Guatemala recibió la primera ‘donación a título oneroso’ para la construcción de 8 estaciones del Eje Sur. La beneficiada fue la empresa Equipamientos Urbanos de Guatemala, S.A. (Eugua). Se dijo que gastaría Q16,718,659. Un año después se modificó el dote, y se le sumaron Q2,180,225, lo que resultó en un monto total de Q18,898,884.

Sobre el papel, y en el argumento de Arzú, la municipalidad recibió una donación de Q18 millones. En la realidad, es un truco. La empresa Eugua logró que se le descontaran millones del pago de Impuesto Sobre la Renta (ISR) por haberlo donado al Estado. Entonces no es que el Estado haya recibido Q18 millones; en realidad, dejó de recaudarlos.

Pero el beneficio para Eugua no se quedó ahí. Para ‘agradecerle’ por su ‘donación’ de 8 estaciones de Transmetro y que pudiera recuperar la inversión, la Municipalidad de Arzú autorizó la instalación de 16 paneles electrónicos y 1,000 mupis, que es el acrónimo para muebles urbanos para la presentación de información, mupi. 1,016 espacios con 2,032 caras para publicidad.

Equipamientos Urbanos de Guatemala, S.A. tiene relación contractual con la Muni desde 1998, cuando se le concedió la administración de algunas paradas de buses y como pago se le dejó poner publicidad. Pero hoy ya no existe. En 2015, la empresa cambió de nombre; ahora se le conoce como JCDecaux. Aunque sigue con la administración de los espacios, hasta el año 2032. 34 años para recuperar sus inversiones.

 

Más mupis que árboles. Foto: Carlos Sebastián.

Más mupis que árboles. Foto: Carlos Sebastián.

El precio promedio de la publicidad en los mupis de JCDecaux es de $203 (Q1,523) por dos semanas. Si las 2,000 caras de los mupis instalados en las paradas de los Transmetros y en las calles se ocuparan todo el mes, al precio promedio, la empresa recaudaría más de Q6 millones (Q6,092 millones). Esto es sin contar el ingreso que representan los 16 paneles eléctricos distribuidos en Centra y algunas estaciones. Por lo que su inversión, puede ser recuperada en menos de 4 meses. Los otros 33 años y 8 meses serán pura ganancia.

Las pocas compañías generosas

En 2010, la Municipalidad de Arzú dio un paso (en falso) a favor de la transparencia y de la competencia. La Muni sacó una primera licitación en la que las estaciones costarían poco más de Q1 millón. Pero la anuló y prefirió la opción directa que haría que costarían Q1.7 millones en promedio, denunció elPeriódico en 2010.

Apareció otra donante de estaciones. La empresa Vista Centroamericana, S.A., propiedad del alcalde de Villa Nueva reelecto con Líder, Edwin Escobar. ‘Donó’ 21 estaciones del Transmetro a la Municipalidad.

Todo se hizo con la misma modalidad: una ‘donación’ sin licitación. Aunque en este caso, la Muni decidió cobrarle anualmente a Vista Centroamericana la (exorbitante) suma de Q2,000 los primeros tres años y Q3,000 los siguientes, hasta cumplir con los 25 años de concesión. Sí, Q2,000 anuales para una empesa con ingresos millonarios cada mes.

 

Más mupis que árboles. Foto: Carlos Sebastián.

Más publicidad que árboles. Foto: Carlos Sebastián.

El contrato de Vista Centroamericana se valoró en una donación total (y disminución del ISR) por Q32,550,000. E incluye la ‘donación’ de 126 mupis dentro de las paradas (6 en cada una), 315 mupis en los alrededores (15 por cada estación) y 48 quioscos de información (2 en cada una). Lo que representa un total de 489 espacios publicitarios que no fueron donados a la Municipalidad, sino que son una inversión de las dos empresas para vender pauta.

Este es el modelo de donaciones a través del cual la Muni beneficia considerablemente a empresas de publicidad. Además, dio otra concesión sin licitación al Grupo Imágenes Urbanas, de Emisoras Unidas. A cambio, la municipalidad recibe estaciones sobrevaloradas para el Transmetro, y el uso de un 5% de los espacios publicitarios. Un 5% de espacios publicitarios que en junio tenían la repetida imagen de un pajarito en un chorro con el eslogan de ‘gota a gota, el agua se agota’.

El argumento de Arzú

En diciembre de 2009, se firmó el acta 150 del Concejo de la Municipalidad, a la que Nómada logró tener acceso. En ella, se exponen los cuestionamientos por parte de Rodolfo Neutze, el concejal del entonces partido opositor CREO (ahora aliado de los unionistas). En el documento se cita las preguntas del concejal Neutze con relación a los contratos por donaciones onerosas y los beneficios que se recibirían a cambio de ellas, y lo que según sus cálculos (obviamente) representaban un “ingreso muy bajo” para la comuna.

El alcalde Álvaro Arzú defendió el proyecto. Dijo que era “uno de los mejores negocios que ha hecho la Municipalidad, ya que no se estaba erogando ni un solo centavo (…) a cambio de que pusieran su publicidad”. El acta también reporta como Neutze continuó con preguntas relacionadas al tema. Por las respuestas insatisfactorias, votó en contra de aceptar la donación por no ser “algo que servía a la Municipalidad”. Fue el único consejal que se opuso.

 

Alvaro Arzú, expresidente entre 1996 y 1999 y alcalde desde 2004 hasta 2020. Foto: Sandra Sebastián (Plaza Pública).

Alvaro Arzú fue presidente (1996-1999) y será alcalde desde 2004 hasta 2020. Foto: Sandra Sebastián (Plaza Pública).

Este tipo de “bien para la Ciudad” no salió a licitación, ni a concurso público. La Municipalidad no recibió varias ofertas para escoger la mejor. En una entrevista con Nómada, el vocero municipal, Carlos Sandoval respondió que “por ser una donación no se debe sacar a licitar sino que se evalúa la viabilidad y se acepta el proyecto”.

Aunque esto signifique que la Ciudad de Guatemala perdió posibles ganancias porque empresas no compitieron por quedarse con un negocio de interés público. O que perdió posibles arbitrios para empresas que ponen mupis y acaban con el paisaje urbano.

Al preguntarle al exconsejal Neutze, y excandidato la vicepresidencia por la alianza Creo-Unionista, si alguna vez se le cuestionó al alcalde por la falta de licitaciones y concursos, respondió que le parece obvio que una licitación sería mejor que una concesión. “Sería mejor si fueran públicas y más abiertas. (Así) serían más beneficiosas”.

Pero el arzuísmo se resiste a usar el mecanismo de competencia pública para que la Municipalidad de Ciudad de Guatemala pueda adquirir mejores servicios y aumentar sus ingresos.

Bogotá denunció prácticas similares

En 2013, la ciudad de Bogotá en Colombia registró un caso parecido al que presenta la Municipalidad de Guatemala. Pero la oposición denunció las anomalías que representan contratos como estos, de publicidad sin competencia en el Transmilenio, el sistema de transporte público que inspiró al Transmetro. Gracias a la acusación del concejal Carlos Vicente de Roux, se logró dimensionar el beneficio que se le otorgaba a las publicitarias por sobre los intereses de la ciudad.

En una columna sobre las paradas del Transmilenio (llamados paraderos en Bogotá), el consejal De Roux explica que lo que recibió la ciudad fue mucho más bajo que las ganancias para la empresa. “Los gastos anuales de operación y mantenimiento –unos $5.000 millones (US$1,6 millones) en 2012– han sido ridículos en comparación con los ingresos. Definitivamente, tener el contrato de paraderos es como ganarse varios Sorteos Extraordinarios de Navidad al año, año tras año”. “Lo obvio hubiera sido licitar de nuevo la concesión a su vencimiento, y aumentar radicalmente la participación de la ciudad en los ingresos por publicidad.”

La empresa que recibió la concesión de los ‘paraderos’ en Bogotá es la misma que recibió los mupis en Ciudad de Guatemala. Equipamientos Urbanos de Colombia y Equipamientos Urbanos de Guatemala.

Nómada habló con la exsecretaria de Ambiente de Bogotá, Susana Muhamad. Dice que el tema de las estaciones del Transmilenio fue un caso político. Que su municipalidad se prestó para beneficiar a los valleros: “se favoreció intereses de un sector creando vallas en puntos a perpetuidad en la ciudad, todo como pago político para los que funcionan de financistas de campaña”, asegura la concejal Muhamad.

En las esquinas también hay negocios

En Ciudad de Guatemala, la municipalidad no sólo cedió el espacio para colocar mupis en casi cualquier banqueta. También en las esquinas. Este año la Municipalidad concedió la explotación del espacio público a otra empresa generosa que ‘donó’ la colocación de rótulos para identificar algunas calles y avenidas de la ciudad a cambio de poder poner rótulos más grandes para vender publicidad.

En vez de sacarlo a concurso, Emetra ‘invitó’ a otras 7 empresas “para que manifestaran su interés en arrendar las señales”. El contrato entre Emetra y la empresa especifica que tras conocer las otras propuestas, se aceptó la de Direccionales S.A. Lo que no especifica es que las empresas ‘competidoras’ comparten representantes legales (Pasarelax y Tecnología y Recuerdos están representadas por Christian Roberto Peláez Carías) y Direccionales S.A. en realidad es parte de Publicidad Gráfica, S.A.

La publicidad en estos direccionales se cobra a un promedio de $110 (Q825) mensuales por el uso de una cara del rótulo sobre la nomenclatura. Y el precio del arrendamiento que les cobra la Muni es de Q20,000 al mes. Esto significa que cobra Q10 de los Q825.

O si Direccionales, S.A. vendiera las 4,000 caras que tiene en las esquinas de la ciudad, bajo el precio promedio, recaudaría Q3.3 millones al mes. Q39.6 millones al año. De esto tendrá que dar Q0.24 millones a la municipalidad. El 0.006% de sus ingresos.

Las consecuencias de estos “negocios”

Los mupis, direccionales, pasarelas y estaciones del Transmetro se financian con la concesión de espacios para la venta de publicidad. Lo que significa más contaminación visual. El vocero de la muni, Carlos Sandoval, sostiene que se cumple con lo establecido en la Ley de Anuncios.

El hecho de que sea legal no significa que no se violenten los derechos de los ciudadanos a tener un paisaje urbano libre de publicidad. “Existe el recurso natural del paisaje, que se debe cuidar. Es una violación no permitir que las personas puedan aprovechar el paisaje”, explica la concejal bogotana Susana Muhamad. Añade que en Bogotá hay una regulación para el derecho al paisaje urbano, que es parte del nuevo debate mundial.

Además, al no licitar ni sacar a concurso público, proyectos como la construcción de estructuras para el uso de los vecinos, se pierden muchas cosas. Como la posibilidad de obtener más y mejores ofertas. Ya que no se reciben opciones entre las cuales escoger una que sobresalga por sus beneficios para la ciudad. Además se pierde la posibilidad de crear una economía eficiente.

Para el consejal bogotano Juan Carlos Florez, este tipo de favoritismos hacia una compañía, “crea un sector privado parásito del Estado e ineficiente”. Al generar espacios injustos para la competencia entre empresas, “no sólo se permite que la calidad disminuya al conceder contratos inmerecidos, sino que se forman negocios con el fin único de vender y enriquecerse a costas del Estado”.

Algo así como la cooptación del Estado denunciada por la CICIG y el MP, pero a escala municipal.

Gladys Olmstead
/

Periodista. Aprendiendo de todos y de todo cada día. Amante de los perros y la lectura. Fueron la casualidad, la ilusión y la insistencia las que me trajeron a Nómada.


Decinos cómo te gusta

Enterarte de nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Te podés suscribir por ambas vías ;)

Anuncio

48

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Ninneth Arriola /

    12/10/2017 8:55 AM

    Lo he dicho muchas veces, tenemos un exceso de contaminación visual en las calles. Hay pancartas tan grandes que tapan a los árboles o que incluso los sustituyen. Hay casas en tienen pancartas publicitarias prácticamente sobre sus paredes o directamente pegadas a ellas. No se puede caminar sobre las aceras porque hay mupis o postes que impiden la libre locomoción sobre ellas. El peatón debe bajar y caminar sobre la calle y exponerse al peligro. El paisaje urbano es hoy en día un "paisaje" hecho a base de propaganda publicitaria que entorpece y contamina gracias a las municipalidades, en especial gracias a la municipalidad de Guatemala.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      roberto zepeda /

      13/10/2017 6:47 AM

      Y

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Jorge Diaz /

    10/10/2017 7:46 AM

    No se si el transmetro y algunas plazas fantasmas son cantidades de dinero comparables al trafico de influencias y al negocio de bienes raíces que el Alcalde ha tenido a su cargo. Debiera de hacerse un catastro de todas las propiedades de la Municipalidad antes de su cargo y al presente. Investigar las transacciones donde propiedades municipales, y son múltiples, han sido ejecutadas, donde han ido a parar, como se ha favorecido la construcción municipal y reparos alrededor de estas propiedades. Creo que esto es algo de mayor interés para la ciudadanía.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Walter Adrián Ruiz Pérez /

    09/10/2017 5:32 PM

    ¿Cooptación a nivel municipal? Buen término. Por esta labor patriótica de Nómada los tachan de mentirosos, ¡que se le va hacer!. Según algunos, el negocio de los MUPIS fue supuesta e inicialmente de otra persona a quien le birlaron el negocio; ¿Dumping?, haciéndole quebrar puesto que ya había realizado inversiones para ello, esto con el argumento de que la propia municipalidad iba a instalar su propia fábrica de rótulos luminosos y los procedimientos post producción. Si es así, será otra infamia más de esta actividad.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Miguel Reyes /

    09/10/2017 2:08 PM

    No se puede investigar quienes son los dueños de estas empresas? Si hay portadores de acciones en la.familia de Arzú?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jose Ordoñez /

    08/10/2017 9:24 PM

    Estan haciendo una labor extraordinaria en favor de la transparencia. Les felicito por sus reveladores investigaciones y los exhorto a seguir con este tipo de periodismo, que da a conocer las acciones de corrupción como esta que revela, obscuro manejo de la muni de Guatemala. Arzu sabe que sus días están contados y que si los tribunales no se dejan sobornar por el. le espera la cárcel.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    A Boanerges L /

    08/10/2017 8:29 PM

    De oficio la SAT debe investigar a las empresas beneficiadas en ésta operación. Toda maniobra o simulación de actos y contratos que se efectúen para evadir impuestos deben sancionarse

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    P. Choy /

    07/08/2016 10:48 PM

    Porque mejor los que critican, se lanzan a la administración Estatal o Municipal....... Yo soy generación X, pero de veras porque no arreglamos las cosas......yo sí me animo, los mileniams están más ocupados con las cazar pokemones, y no lo arreglran.... esos rucos no saben ni los mileniams, nos tocaya salvar el planeta aunque no quereamos quien se apunta...... De veras..... quien se apunta

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis /

    05/08/2016 10:51 PM

    Realmente estoy intrigado. Nómada ya lo denunció ya puso "parte de su parte". Ahora que ya somos conciente lo que estás haciendo ese corrupto ¿Qué se hace? Ya sea a largo, mediano o corto plazo. Realmente yo me siento impotente, no porque no me quiera arriesguar si no, porque simplete no sé qué hacer.

    Como concejo yo les diría que agregasen posibles soluciones al final del artículo (No sólo de este), aunque estas soluciones tarden 10 años en completarse pero la cosa es que sirvan. En ingeniería nos dicen nunca lleguen a exponer un problema si no tienen una o más soluciones. Y por eso les digo que ustedes ya pusieron "parte de su parte", todavía les falta el extra.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mario Rodríguez /

    31/07/2016 10:01 PM

    Y qué vamos a hacer al respecto? Yo estoy simplemente harto de la cantidad de anuncios de descomunales dimensiones con una estúpida hamburguesa o cualquier otra cosa, uno detrás de otro. Pronto no podremos ni ver el cielo. Como podemos ser de retrogrados que en el mundo las ciudades van en proceso de limpiar las vistas mientras acá permitimos que cualquiera por hacer dinero pase sobre nuestro derecho de ver un árbol, un paisaje o el cielo. ¿Qué hacer? Y pronto. Hay que revertir esto.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jose /

    06/07/2016 11:00 AM

    ..."la empresa recaudaría más de Q6 millones (Q6,092 millones). Esto es sin contar el ingreso que representan los 16 paneles eléctricos distribuidos en Centra y algunas estaciones. Por lo que su inversión, puede ser recuperada en menos de 4 meses. Los otros 33 años y 8 meses serán pura ganancia"....

    HASTA AQUI PUDE LEER. Se nota que la periodista no tiene ni la mas remota idea cómo opera una empresa, según ella no hay gastos de operación, planillas, luz, diseño..."puritita ganancia." Estimada: Ingresos no es igual a utilidad.

    ¡Ay no!

    8

    ¡Nítido!

      Samuelmaxgt /

      31/07/2016 9:03 AM

      Aunque los gastos de operación e inversión inicial tenga el porcentaje que tangan, el margen de utilidad es altisimo para una concesión de 35 años. Un vendedor del mercado del guarda hubiera podido hacer una mejor proyección sobre este negocio. Lo mejor hubiera sido que la municipalidad negociara sobre las ventas netas de esta empresa.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

      Manolo /

      15/07/2016 9:37 AM

      y es estúpido venir a defender a una empresa corrupta que defraudó (afectando directamente a los guatemaltecos) diciendo que tienen gastos de funcionamiento; eso será muy su problema que deben resolver obteniendo contratos legales, no sangrando al país

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!







Notas más leídas




Nuevas secciones