Estos testimonios apuntan a un crimen de Estado

Por si la tragedia de 40 niñas calcinadas en un hogar gubernamental no fuera suficiente, los primeros relatos del día previo y del día 8 de marzo de 2017 apuntan a un giro más macabro, con participación estatal directa en al menos tres momentos clave y cinco negligencias. Estos son los testimonios recopilados por el equipo periodístico de Nómada después de entrevistas con trabajadores, equipos que ingresaron al ‘hogar seguro’, familiares y pocos minutos de una entrevista con una de las sobrevivientes que fue llevada a Estados Unidos.

Política

En la manifestación del sábado 11 de marzo, el agua de la fuente de la Plaza de la Constitución fue pintada de rojo. Una niña chapolotea dentro.

Foto: Rocío Conde

A pesar de los esfuerzos del gobierno de Jimmy Morales de hacer ver la tragedia como un acontecimiento de responsabilidad compartida entre todas las instituciones del Estado, los primeros testimonios lo contradicen y sitúan a funcionarios de su administración directamente implicados en el hecho.

1. ¿Un motín provocado?

Tres testimonios coinciden en que la tarde del martes 7 de marzo, las adolescentes del módulo Mi Hogar empezaron a amotinarse y pidieron el apoyo de los adolescentes varones.

– No había nada planificado, pero nosotros las ayudamos, dijo uno de los adolescentes.

Ante las constantes violaciones sexuales por trabajadores, monitores y otras autoridades, los amotinamientos en el ‘hogar seguro’ Virgen de la Asunción eran frecuentemente promovidos por las niñas y las adolescentes. De esto hay 28 denuncias en la Secretaría de Bienestar Social, en especial contra un trabajador real de nombre Joseph; un caso en juicio promovido por el Ministerio Público contra un profesor; y una sentencia contra un albañil que abusó de una niña con capacidades especiales.

Lea: Las razones de las niñas para amotinarse

Continúan los testimonios sobre lo que pasó el martes 7 de marzo.

– Pero de pronto, a medio motín, el personal del Hogar abrió las puertas. ‘Si eso es lo que quieren, váyanse a la verga’, les gritaron a las adolescentes y los adolescentes, quienes, obviamente, salieron.

El Hogar queda en en San José Pinula, en una colina a 6 kilómetros del inicio de la Carretera a El Salvador, una de las zonas residenciales más exclusivas de la Ciudad de Guatemala. Está rodeado por bosques y barrancos que han servido de escondite para más de 100 niños y adolescentes que escaparon durante el último año.

Esa noche del martes 7 de marzo, el bosque también fue el escondite para los adolescentes que salieron cuando los trabajadores del hogar abrieron las puertas, según estos testimonios.

Según un acta que publicó Soy502.com, los trabajadores del Hogar de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia escribieron un acta en la que dejaban constancia que “no querían” que las adolescentes y los adolescentes “fueran readmitidos en el Hogar”. Sí. Que “no se hacían responsables” de hechos delictivos que estos adolescentes pudieran hacer en contra del resto de la población.

 

El acta tiene otro punto que coincide con los testimonios. Dice que de todos los módulos, los que se amotinaron fueron los de San Gabriel y Mi Hogar, de los adolescentes y las adolescentes, respectivamente.

2. Palizas, abusos y varias horas en negro

Cuando los policías detuvieron a los adolescentes fugados, vino la primera tanda de ‘castigos’, según los testimonios recopilados por el equipo de Nómada. A los adolescentes les dieron palizas y a las adolescentes las manosearon. Con excesiva violencia.

– Yo le pedí al comisario que por nada del mundo se fueran de ahí los policías.

Esta fue la orden (o ruego) que hizo por teléfono el presidente Jimmy Morales a Wilson Maldonado, jefe de la Comisaría 13 de la Policía Nacional Civil, a las 10 de la noche del martes 7 de marzo. La frase textual del presidente fue reconocida por él mismo en una entrevista el viernes por la noche en CNN. La instrucción a la policía fue que evitara que se fugaran las y los adolescentes.

Después de las palizas y los abusos, los policías los separaron; a los niños y adolescentes los encerraron en el auditorio y a las niñas y adolescentes en un espacio que algunos describen como ‘la escuela’ y otros como ‘el taller’.

Ahí hay espacios de tiempo en negro que todavía no están claros. ¿Qué pasó entre las 10 de la noche y las 2 de la mañana, cuando las niñas y adolescentes estaban en custodia de los policías y de los trabajadores del Hogar?

¿Qué pasó entre las 2 de la mañana y las 8 de la mañana?

Durante al menos seis horas, entre 52 y 60 niñas y adolescentes fueron encerradas bajo llave en ‘la escuela’, sin posibilidad de usar los sanitarios después de una jornada turbulenta. Una jornada que incluyó un motín no planificado, la apertura de las puertas del ‘Hogar’ para salir huyendo, espacio para ver a los adolescentes en el bosque, ver las palizas a sus compañeros y sufrir los abusos de los policías y un encierro bajo llave.

3. El incendio frente a sus ojos

Los testimonios sitúan a equipos de policías rodeando los dos lugares de encierro: el auditorio y la escuela. Decenas de policías dentro del Hogar Seguro resguardando a los niños y adolescentes en el auditorio, y a las niñas y adolescentes en la escuela.

Nómada pudo hablar un minuto con una de las adolescentes, de 13 años, que sobrevivió y está ahora siendo tratada en un hospital de Estados Unidos.

– ¿Cómo ocurrió el incendio?
– Empezó a quemar las colchonetas.

– ¿Quién las empezó a quemar?
– Solo los pusieron así en la ventana y comenzaron a agarrar fuego.

– ¿Quién encendió el fuego?
– Mimí. Solo por Mimí la conocíamos.

– ¿Qué hicieron cuando empezó el fuego?
– Comenzamos a somatar la puerta para que nos abrieran y no nos abrían.

– ¿Cuánto tiempo estuvieron encerradas (desde que inició el fuego)?
– Como diez minutos.

– ¿Cómo estás?
– Triste. Yo quiero que se vaya alguien de mi familia conmigo (al hospital en Estados Unidos).

– ¿Querés decir algo?
– Que el presidente nos ayude. Que apoyen a las demás que no tienen ni a su papá ni a su mamá que les apoye. A las que llevan a esa casa son a las que no tienen familia ni nada.

El testimonio de esta adolescente combina con el de otros adolescentes varones.

– Como a las 8:30 (de la mañana del 8 de marzo) empezamos a oler a quemado y no sé ni cómo abrimos la puerta del auditorio (que también estaba bajo llave) para ir a ayudarlas porque se estaban quemando. Pero los policías nos nos dejaron ayudarlas y nos empezaron a pegar. Nadie las ayudó y no nos dejaron ayudarlas.

***

Las cinco negligencias

A estos tres posibles delitos, que tienen que ser corroborados por una investigación del Ministerio Público (y quizás la CICIG), hay otras negligencias por parte del gobierno de Jimmy Morales y del sistema de justicia.

1. Apelaron orden de mejorar las condiciones del Hogar

La Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia no acató sino que apeló la orden judicial del 12 de diciembre de 2016 que exigía una transformación del Hogar Seguro Virgen de la Asunción para garantizar que no se violaran los derechos y la dignidad de los niños, las niñas y los adolescentes que vivían en él.

2. No financiaron los funerales ni cerraron el Hogar

No financiaron los funerales de las fallecidas, como había prometido el todavía Secretario de Bienestar Social en funciones, Carlos Rodas, el 8 de marzo por la tarde.

El Hogar Seguro sigue funcionando hasta hoy lunes 13 de marzo, a pesar del anuncio del presidente Jimmy Morales el 9 de marzo de que sería cerrado temporalmente.

3. Enviaron a sus casas violentas a niñas, niños y adolescentes

La orden presidencial del 8 de marzo fue regresar a sus casas a la mayor cantidad de niños y adolescentes posibles, sin tomar en cuenta que muchos de los niños, niñas y adolecentes fueron llevados al Hogar Seguro porque eran violentados en sus propias casas.

4. Una madre no pudo pagar los Q1,500 que le pedía el juzgado para sacar a su hija del Hogar

Como ocurrió con el caso de Mayra Chután, una de las adolescentes muertas el 8 de marzo, había ingresado al Hogar después de que desapareciera de su casa y su familia le pidiera a la policía ayuda para encontrarla. El sistema de justicia, en vez de devolverla a su familia, la ingresó al Hogar.

Lea: El primer velorio (y todas las preguntas sin respuesta)

El caso parece ser recurrente. En el San Juan de Dios, la madre Ada Kelli Alfaro, quien está a punto de despedirse de su hija, de 14 años, que es otra de las menores que va a ir a Estados Unidos, explica que la PGN le informó de que ningún familiar podría viajar con las niñas, que permanecerán en Estados Unidos “unas dos semanas aproximadamente”.

– El presidente nos pidió disculpas por lo sucedido y garantizó que se haría justicia. Nos ofreció ayuda con los medicamentos, el transporte, el alojamiento y la comida.

Añadió que su hija había sido golpeada “brutalmente” en el Hogar Seguro y que le daban “comida con gusanos”. Dice que por ser de escasos recursos no pudo pagar los Q1,500 que le exigía el Juzgado para poner en libertad a su hija, que había ingresado al hogar “por rebeldía”.

Ada Alfaro no se preocupa por el lento avance de las investigaciones, ya que en lo único que piensa es en volver a abrazar a su hija cuando regrese de EEUU y “darle mucho amor y la bienvenida nuevamente a la vida”.

5. Enterarse de la muerte de su hija por un periódico y una cachetada

El caso de las niñas que van rumbo a Estados Unidos es la excepción. El Gobierno y la Secretaría de Bienestar Social todavía no ha dado información a los familiares de los 807 niños del hogar, como les ordenó un juzgado.

Una madre, Vianey Claret Hernández, sigue buscando a su hija Ashley Hernández, de 14 años, para lo cual ya se hizo pruebas de ADN para verificar si está entre las fallecidas. Cuando fue entrevistada por Nómada, llevaba tres horas esperando en el Hospital San Juan de Dios para poder visitar a la única herida que sigue sin identificar. Pero tiene pocas esperanzas de que sea su hija, después de que Prensa Libre publicara en la portada de la edición de este viernes la foto de su hija entre un listado de siete jóvenes fallecidas.

 

Claret Hernández se enteró por una portada de un diario que su hija estaba entre las fallecidas.

Claret Hernández se enteró por una portada de un diario que su hija estaba entre las fallecidas.

Vianey Hernández dice que nadie le ha avisado de que su hija se encuentre entre las víctimas mortales, aunque sí que forma parte del listado de 57 menores que fueron encerradas bajo llave.

– Una trabajadora social me dijo que mi hija había sido trasladada a un hospital, por lo que llevo tres días de angustia yendo de arriba para abajo. Sólo quiero saber si está viva o muerta (…). Aparezca o no mi hija voy a luchar hasta que haya culpables de esta masacre y estén entre rejas. A Jimmy, si lo tuviera en frente, le pego una cachetada, porque no está haciendo exactamente nada.

Encuentre aquí toda la cobertura de Nómada sobre las niñas del hogar seguro.

Nómada
/

En Nómada creemos en el futuro. Por eso hacemos periodismo de vanguardia. Buscamos la verdad. Con transparencia. Procurando la justicia.


Decinos cómo te gusta

Enterarte de nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Te podés suscribir por ambas vías ;)

Anuncio

Anuncio

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Política

El presidente de la CSJ tiene a Líder en la sombra

Jody García

La aseguradora no cubrió al Dr. Mejía; ¿qué se puede hacer?

Gabriel Woltke

OPINIÓN / Política

Esto hice cuando la CICIG nos mencionó en la conferencia

Harris Whitbeck

OPINIÓN

Por qué la muerte de Chester Bennington de Linkin Park nos paralizó 

Bibi González

Política

Los hallazgos de la MACCIH sobre Berta Cáceres irritan al empresariado hondureño

El Faro

OPINIÓN

La depresión me acompaña a todas partes y podría hacerlo contigo también

Mercedes Bautista

Política

La historia de mi padre, Pablo Escobar, “se repetirá” si no se despenalizan las drogas

Gabriel Woltke

OPINIÓN

La salud global y cómo ejerce la diplomacia

Byron Calgua

Política

El golpe a la familia más poderosa de Chinautla y una pregunta sin respuesta

Javier Estrada Tobar

OPINIÓN

Yo, María, tan resentida

Lucía Ixchiu

Política

Así ha sido la pantomima del TSE con FCN y la UNE

Gladys Olmstead

OPINIÓN

Soy Sara, mi mamá es María y no se trata sólo de un nombre

Sara Curruchich Cumez

Política

La mina de plata o desaparecer a los xinkas

Javier Estrada Tobar

OPINIÓN

Receta para un sábado perfecto: comida, marimba y sol

Fresita La Hada

OPINIÓN / Política

El terremoto de Sinibaldi, Claro, Tigo, Sonora y “CMI”

Martín Rodríguez Pellecer

OPINIÓN

Por qué el sistema penitenciario no se arregla con más cárceles

Javier Rubio

Política

Una constructora de Sinibaldi está todavía mejor con Jimmy

Martín Rodríguez Pellecer

OPINIÓN

La AEU está perdida y así la vamos a recuperar

Blog Invitado

Política

Así lavó Sinibaldi los sobornos de Claro y de las constructoras

Gabriel Woltke

OPINIÓN

El miedo al vacío y cómo el arte nos lo quita

Juan Pablo Hernández Paredes

Política

Síntesis de la bomba: Los testaferros de Sinibaldi

Gabriel Woltke

OPINIÓN

Por qué estandarizar las consultas indígenas es quitarle poder al pueblo

Gladys Tzul

Política

Qué dice en realidad el fallo que da un respiro a Sperisen

Asier Andrés

OPINIÓN

El Yo-Yo del Siglo XXI

Angelina González A.

21

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Manolo /

    18/03/2017 9:05 AM

    La gente mala sigue haciendo de las suyas y el maldito gobierno las protege porque son igual de malditos. No cierran el maldito "Hogar" porque seguirán con sus atrocidades, sacando dinero con ello, prostituyendo a las niñas, niñas que las desaparecerán otra vez para silenciar los crímenes hacia ellas. Se hacían de niñas a como de lugar para tener más para sus atrocidades, ¿cómo es posible que pidieran dinero por entregar a las niñas a sus padres?, es secuestro. La policía es una maldita, está en complicidad con el maldito "Hogar", y el gobierno en complicidad con la policía. Gobernantes corruptos que sólo sacan dinero de donde pueden y no les importa su pueblo. ¡¡¡Muera el mal gobierno!!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Carlos Pacheco /

    14/03/2017 6:27 PM

    Pido perdón como varón, en esta sociedad cochina y me pregunto cuantas mujeres más tienen que morir?, hoy son las 40 de Guatemala, pero hasta cuando, Guatemala con un estado corrupto y complice del asesinato, se murieron por pedir justicia, solo las muertas sabrán lo que pasaba dentro de ese centro de "atención ", justicia y más justicia, este es un hecho que me debe importar como humano, hay que ponerse en el lugar del otro, tu lucha es mi lucha, #vivasnosqueremos.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Angeles /

    14/03/2017 11:50 AM

    ¡Ojala condene a los culpables! y sobre todo a esos padres irresponsables que no supieron ser la institución primordial para la vida de esos angelitos que son los primeros responsables, si cada padre asumiera su rol de garantizar los derechos de los niños y asumir sus obligaciones, probablemente muchas de esas niñas estuvieran en casa con su familia vivas y felices, así que cuando condenen a todos los responsables sea asi, no es justo que asta que pase esto quieran culpar a cuantos sea posibles, que asi sea entonces, Ojalá ellos recapaciten y vuelvan por las que aún estan con vida.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Carlos Alvarado /

    14/03/2017 11:16 AM

    Jimmy está demasiado acostumbrado a tratar con personajes oscuros señalados de múltiples crímenes. Es increíble que el director del centro sea un ex policía, sabiendo los antecedentes de esta institución (secuestros, trata, narco, ejecuciones).

    Con ese nombramiento de un policía se explica la orden tan directa de Jimmy a los policías que estuvieron en el hogar...un comediante inexperto haciéndose cargo de un delicadisimo conflicto. El ministro de gobernacion no ha intervenido casi nada porque seguramente Jimmy actuó solo, sin consultarle ni pedirle ningún apoyo.

    Hay que seguir investigando, la presencia de un ex policía como director puede abrir líneas de investigación que expliquen redes de trata dentro del hogar.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    iMorales /

    14/03/2017 10:18 AM

    .... una cosa es segura, DEMOSLE gracias a Dios que nuestros padres aun con penas y muchos sacrificios supieron llevar nuestras vidas un buen puerto, machacar que otros NO lo hicieron es tomar VENDETTA de algo que esta fuera de nuestras manos incluso, no sabemos exactamente los motivos de esas decisiones, que seguramente hoy lamentan !!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    luiz mendez /

    13/03/2017 10:54 PM

    la responsabilidad recae sobre jimmy morales

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Juana Francis /

      14/03/2017 5:54 AM

      La responsabilidad es del Estado. Su obligación es garantizar vida digna y proteger a los grupos prioritarios

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    Alejandro Palmieri /

    13/03/2017 7:54 PM

    No puedo ni siquiera imaginar el dolor de una madres o padres al perder a sus hijos. Esta tragedia debe ser investigada y castigada. Caiga quien caiga. Secretarios, Ministros (de Gobernación, por ejemplo, pues se menciona en la nota a varios policías) Jueces, etc. TODOS los culpables. Culpables digo, aunque también puede haber dolo en algunos de los responsables. Terrible. Lamentable.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    P. Choy /

    13/03/2017 5:13 PM

    Crimen de estado en negligencia, imaginen que si ustedes por casualidad un niño o niña les pide ayuda porque sus padres abusan de el, o es víctima de violencia sexual y ustedes van a poner la denuncia al MP los padres a la carcel o se los quita el estado y El Niño o niña los mandan a esos hogares a sufrir...

    Que harían ustedes? Es difícil decidir y es una verdadera desgracia que si nosotros salvamos niños con denuncias realmente los estamos enviando a un lugar Peor!!! Eso es la ironía y terror de todo esto

    Cuál es el mensaje que el Estado nos dará para que nosotros como ciudadanos nos atrevamos a denunciar a los padres irresponsables o abusadores de niños sin que nosotros mismos no nos sintamos peor porque los niños irán a sufrir a un lugar peor.

    No sé si alguien se ha dado cuenta de la magnitud del problema va más allá y será peor!!!

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Marco Miguel /

    13/03/2017 3:34 PM

    No tengo hijos pero después de leer esto si por X ó Y razón se pierden, mejor buscarlos uno por que si la polícia los encuentra por lo que entendi la llevan a un juzgado y de ahi para un hogar, luego pagas, 1,500 y te devuelven a tu hijo y si no los tienes te acusan de paternidad irresponsable, Ojalá el karma no se cobren la insensibilidad de buena parte de la mara.

    ¡Ay no!

    5

    ¡Nítido!

    Valescka Flores /

    13/03/2017 1:16 PM

    Un crimen de Estado??? Y la responsabilidad penal de los padres que abandonaron a sus hijos, de ciudadanos como usted y como yo que fuimos ciegos ante la necesidad de las víctimas ... No me queda claro por que si hicieron una investigación porque no incluyeron a los vecinos???? Porque no mencionan Que paso con el tuc tuc que se robaron los adolescentes al mento del motín, los daños que causaron a las propiedad privada, y que sucede con la responsabilidad de casi el 90% de los padres q abandonaron a sus hijos y q hoy se somatan el pecho y que se quieren beneficiar de su propia irresponsabilidad. Pensé que eran mas objetivos, porque no indican quien es la mimi... Ya no le hagan mas daño a Guatemala

    ¡Ay no!

    15

    ¡Nítido!

      Den /

      13/03/2017 3:20 PM

      Los niños y adolescentes por más que eran rebeldes y los padres irresponsables estaban bajo el cuidado del estado y el estado tenía como responsabilidad de formar la integridad y corregirlos !!!!!

      ¡Ay no!

      3

      ¡Nítido!







Notas más leídas




Recomendaciones