4 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

“Si dependiera del Gobierno, los hondureños y salvadoreños se quedarían en la calle”

Ni comida, ni techo, ni transporte y mucho menos esperanza. El Gobierno de Guatemala no ofrece absolutamente nada a los solicitantes de asilo, hondureños y salvadoreños, ‘transferidos’ desde Estados Unidos. El Acuerdo de Cooperación de Asilo (ACA), que se mantiene en secreto, funciona sin consideraciones para las personas más vulnerables frente a la violencia y la pobreza.

Centroamericanos Enrique Degenhart estados unidos Jimmy Morales migración P147

Guatemala recibe a hondureños y salvadoreños enviados por Estados Unidos.

Foto: Carlos Sebastián

[¿Aún no recibís La Jugada? Suscribite aquí y recibí en tu correo una explicación de lo más importante del día.]

Poco a poco empiezan a girar los engranajes en el gran mecanismo ideado por el gobierno de Donald Trump para deshacerse de los centroamericanos que van a EEUU a pedir asilo.

Un hondureño fue el primer ‘transferido’ de EEUU hacia Guatemala el 21 de noviembre de 2019. Y menos de dos semanas después, el 3 de diciembre de 2019, le siguieron otros dos hondureños y un salvadoreño.

‘Transferido’ es un eufemismo. Los solicitantes de asilo, cuatro centroamericanos, fueron expulsados del territorio estadounidense y trasladados a Guatemala en el marco del ACA. Y se espera que el número sea mucho mayor con el paso del tiempo.

EEUU ya tenía las leyes de inmigración para deportar a los migrantes que cruzaban sus fronteras sin documentos pero le faltaba una herramienta expulsar a quienes llegaban pidiendo asilo con el amparo del derecho internacional.

Así que el ACA fue la solución final de Trump al problema de los solicitantes de asilo provenientes de Centroamérica. Y el presidente Jimmy Morales y el ministro Enrique Degenhart fueron sus aliados estratégicos al refrendar y defender ese Acuerdo el 26 de julio de 2019.

Pero ahora, puesto en marcha el ACA, ni Morales ni Degenhart se están haciendo cargo de los centroamericanos que llegan al suelo guatemalteco. El Gobierno de Guatemala no ofrece alimentación, asistencia sanitaria, albergues, transportes, asesoría legal o apoyo a los centroamericanos expulsados de EEUU.

No hay absolutamente nada para quienes huyen de la violencia en sus países.

—Si dependiera del Gobierno, los hondureños y salvadoreños se quedarían en la calle, dice Leonel Dubón, director de El Refugio de la Niñez, una organización que atiende a niños y niñas guatemaltecas en situación vulnerable, pero con una misión de mayor alcance.

• Leé: El gobierno de Jimmy “se arrastra detrás de Trump y está siendo complaciente con ser un tercer país seguro”, por Kimberly López

Los tres caminos hacia la incertidumbre

El Instituto Guatemalteco de Migración dice que los hondureños y salvadoreños tienen tres opciones en Guatemala: solicitar su retorno hacia su país de forma voluntaria y asistida —en caso de que su vida no corra peligro—, solicitar protección internacional —refugio— u optar por regularizar su situación migratoria dentro de lo establecido en el acuerdo regional CA4.

El problema es que cualquiera que sea su decisión, los centroamericanos necesitan ayuda. Pero las autoridades estatales no se hacen responsables de lo que necesitan las personas a su llegada a Guatemala y todo depende de organizaciones no gubernamentales y agencias internacionales.

Con la implementación del ACA, el Refugio de la Niñez es el primero que interviene desde el Centro de Respuesta Migratoria, que provee de asistencia legal a los hondureños y salvadoreños expulsados de Estados Unidos que llegan a Guatemala.

Los abogados almuerzan con los retornados, les informan sobre sus derechos y les exponen tres opciones que tienen para su futuro. Si los retornados deciden quedarse en Guatemala para pedir asilo o para regularizar su estatus migratorio, son trasladados la Casa del Migrante, que les provee de albergue, alimentación y asistencia sanitaria.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) hace su trabajo, junto a organizaciones contrapartes, atendiendo las necesidades básicas de los solicitantes de asilo.

Y si prefieren volver a sus países, la Organización Internacional para las Migraciones facilita el Programa de Retorno Voluntario Asistido, para trasladar a los centroamericanos por vías seguras a Honduras o El Salvador.

—Ahora somos testigos de que el Estado está ausente y es el momento para hacer un llamado para que se hagan cargo, sostiene Dubón.

El director de la Casa del Migrante de Guatemala, el padre scalabriniano Mauro Verzeletti, ha trabajado más de 20 años en la protección de migrantes, a quienes da hospedaje, alimentación y asistencia médica.

Para el sacerdote Mauro Verzeletti, de La Casa del Migrante, hasta ahora solo hay incertidumbre sobre cómo proceder en cualquiera de las tres decisiones que tomen los hondureños o salvadoreños en Guatemala.

—No sabemos qué dice el ACA, no sabemos qué pasará en diciembre cuando muchas organizaciones suspendan actividades pro el fin de año y tampoco sabemos cómo abordará el tema el gobierno de Alejandro Giammattei, dice el religioso.

Todo es incertidumbre, preguntas e improvisación porque nadie tiene claro qué hacer y qué va a pasar.

Menos de un mes antes de que llegara el primer hondureño a Guatemala, el ministro Degenhart estaba considerando que a los solicitantes de asilo se les trasladaría a Petén, en el norte del país, según el Washington Post. Eso no sucedió aún.

Ese departamento tiene altos índices de pobreza, superiores al 50% y también es conocido como un peligroso corredor de traficantes de drogas y personas hacia el norte.

Las organizaciones sociales haremos todo lo que esté en nuestras manos para evitar una crisis humanitaria de grandes proporciones, pero el gobierno de Guatemala tiene que actuar para evitarlo, puntualizó Dubón.

Javier Estrada Tobar
/

Periodista y estratega de comunicaciones con una carrera de más de 13 años, que incluye tanto el ejercicio del periodismo de investigación como el manejo de una sala de redacción. Es el director editorial de Nómada desde enero de 2020.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Mario Godoy /

    05/12/2019 6:42 AM

    A mi me parece que casi todos los artículos de Nómada han sido muy profesionales tal y como presentaron éste mismo de asilo de personas en Guatemala.
    En lo personal eso de asilo y transferencia de personas son términos que en Guatemala no creo que se esté preparado para ser aplicado. Lástima pero la verdad es que son muy pocas personas que hacen conciencia de la situación como el "padre" italiano que atiende a los necesitados. Pobre gente que queda atrapada en un purgatorio generado por gobernantes incapaces de resolver los problemas.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones