Presidenta Dina Ochoa, esto puede hacer contra el acoso sexual en la Corte

Sabemos que las mujeres somos un blanco fácil en todos los espacios públicos y privados; sabemos que existen relaciones de poder y no queremos relacionarnos en espacios que nos violenten.

Somos todas acoso sexual Opinión P258
Esta es una opinión

Dina Ochoa, magistrada presidenta de la Corte de Constitucionalidad.

Foto: Carlos Sebastián

Guatemala tiene un problema serio de acoso y violencia sexual. Nos lo han recordado las repetidas acusaciones públicas contra el presidente Jimmy Morales y nos lo muestra una denuncia de una abogada que trabaja en la Corte de Constitucionalidad, presidida por la magistrada Dina Ochoa. Como la respuesta de la presidencia Ochoa nos parece insuficiente, queremos compartirle cómo tratamos el tema de acoso laboral y sexual desde una institución feminista como Nómada.

Hagamos un resumen del reportaje de Jody García. La abogada Fabiola Salvador, con más de 12 años de trabajo en la CC, denunció ante el Ministerio Público, la PDH y la presidencia de la Corte de Constitucionalidad un caso de acoso laboral por parte de su jefe inmediato, Mario Fermín López.

En la denuncia fueron incluidos el director de Recursos Humanos y una analista. A cambio de autorizarle ausencias por enfermedad, López le pedía citas íntimas. Esto es un claro acoso sexual, abuso de poder y probablemente delito en la institución garante de que en Guatemala no haya impunidad.

La reacción de la presidencia de Dina Ochoa fue la siguiente:

1. No recibir a Nómada para responder a los cuestionamientos sobre este caso y delegar al director de recursos humanos, Diego Montenegro.

2. Trasladó a la denunciante, la víctima, de oficina. Pero el denunciado continuó trabajando en el mismo lugar. Esto contraviene la lógica del castigo al responsable y no a la valiente que denuncia. Él debería haber sido trasladado o suspendido mientras se investigaba la denuncia, no ella.

3. Le pidió a Recursos Humanos que conversara con la acusadora y el acusado, pero no se hizo nada a partir de esa denuncia. Es más, se castigó a la abogada Salvador al decirle que “por una única vez tenía autorización para usar días de vacaciones para poder faltar por enfermedad”. ¿Qué? ¿Por qué a una trabajadora de 12 años se le quitan días de vacaciones por enfermedad? En todo caso, podría haber sido suspendida por el IGSS.

4. Solicitó el expediente médico —de Fabiola Salvador— al IGSS “para acompañarla y brindarle apoyo para sus problemas de salud”.

5. Le hizo ver que está en toda la libertad de presentar las denuncias correspondientes en caso exista un delito. ¿Está en libertad? ¿Es eso suficiente para alguien que se atreve a arriesgar su prestigio personal y profesional tras denunciar un acoso laboral?

Leé el reportaje completoLa historia de acoso en la Corte que todavía está impune

Pese a esto, dentro de la misma Corte no habrá un proceso interno para investigar el acoso sexual porque no cuentan con protocolos para actuar ante una denuncia de este tipo.

—Un protocolo como tal no existe. Es el primer caso que tenemos, nunca se había dado, incluso la magistrada lo que ha manifestado es que procedan todas las investigaciones que correspondan con el ánimo de que se dilucide el hecho. No hay ningún ánimo de defender o apañar, por el contrario, abrir las puertas para que se investigue lo que haya que investigar—, dijo Montenegro.

El caso está avanzando en la Fiscalía de la Mujer, pero en la CC tiene que pasar algo más.

El Ministerio de Trabajo tiene que despertar ante el problema de violencia de género que vivimos las mujeres. Es su responsabilidad. Después del Ministerio es el deber de cada empleador socializar y colectivizar políticas de trabajo que nos dejen vivir a las mujeres en espacios no violentos, no agresivos, no opresivos. Espacios donde los hombres sepan que hay consecuencias para ellos y medidas de reparación para las afectadas.

En Nómada tenemos un protocolo para atender los casos de acoso sexual porque sabemos que las mujeres somos un blanco fácil en todos los espacios públicos y privados; porque sabemos que existen relaciones de poder; y porque no queremos relacionarnos en espacios que nos violenten.

El 60% de nuestro personal son mujeres y mujeres jóvenes; pero si fuera el 0%, quisiéramos que el día que venga una primera compañera se sienta segura. Un protocolo para regular el acoso sexual laboral busca la conciliación entre las partes cuando es posible, la no repetición, la reparación y el entendimiento del agresor sobre sus actos. Y que existan consecuencias administrativas para todos los casos. Es muy grave.

 

Mario López llegaba a la oficina de Fabiola Salvador para hacer propuestas a cambio de sus beneficios laborales.

Mario López llegaba a la oficina de Fabiola Salvador para hacer propuestas a cambio de sus beneficios laborales.

No soy experta en manejar el acoso sexual en espacios de trabajo y Nómada tampoco lo es. Todas estamos aprendiendo. Pero, sé que quienes nos encargamos de la gestión de personal tenemos una responsabilidad por construir espacios seguros.

Le hablo a usted Magistrada Dina Ochoa; a la oficina de recursos humanos de la Corte de Constitucionalidad, a las dueñas de las empresas, a las directoras de las organizaciones, a las gerentes de recursos humanos de las instituciones públicas. Y también a los hombres en esos cargos.

Señoras y señores es nuestra obligación tener protocolos para prevenir, regular y atender el acoso sexual que denigra la dignidad de las mujeres; que refuerza el sistema que nos convierte en objetos de placer u opresión; que no nos deja otra opción que aguantar el acoso en un país donde no hay oportunidades de trabajo.

Fabiola Salvador, no estás sola. Nosotras te creemos. Y si eso hubiera pasado en un espacio con mínimos estándares de perspectiva de género la situación no habría escalado hasta este punto.

El acoso sexual en entornos laborales nos corta a las mujeres nuestros medios de supervivencia. Somos más de la mitad de la población, y asalariadas o no, somos la fuerza productiva de este país. No nos confundamos. Las mujeres tenemos derecho a trabajar sin acoso y sin violencia.

Andrea Gómez
/

Cree en el poder de la educación y en que la felicidad está a un respiro de distancia. Fan de los derechos, la ecología social y el feminismo. Entusiasta de la comunidad del relleno sanitario de esta ciudad desde 2011. Es la desarrolladora institucional de Nómada desde 2015, porque de niña quería ser periodista. M.A. en Desarrollo.


Martín Rodríguez Pellecer
/

Es el director y CEO de Nómada. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Empezó en el periodismo en 2001 en cartas de lectores. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014, Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la UAM. Fue finalista del premio FNPI en 2013 y 2017. Ganó el premio nacional de periodismo en 2004 y 2017. Es políglota y feminista. @Revolufashion


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Víctor López /

    16/11/2018 10:02 PM

    Existe el acoso sexual , pero que proponen ustedes para erradicar la mentira , la manipulación de muchas mujeres ... Cuando acusan al hombre sin fundamento... Recuerdan el caso de una mujer que mato a su hija , por comerse unas tostadas ? Recuerdan que el esposo hasta preso fue aparar por las mentiras de esa mujer... Cuantos casos hay de mujeres malvadas y nomada se hace de la vista gorda ... Es hora de que se acabe la violencia contra la mujer, pero también que cese la persecución contra el hombre... Llego la hora de crear : UNA FISCALÍA ESPECIAL DEL HOMBRE

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones