¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

(Video): La violencia contra las mujeres es una epidemia de odio

En las maternidades se celebra más la llegada de un niño que de una niña. Hay un discurso de odio que comienza desde el nacimiento.

Somos todas mujeres Periférica

[¿Aún no recibís La Jugada? Suscribite aquí y recibí en tu correo una explicación de lo más importante del día.]

En la maternidad del IGSS hay un cartel donde avisan a los padres que no conocerán de inmediato el sexo del bebé, esto para proteger la integridad de la mamá.

Es el presagio del futuro del niño o niña que nace. Si es niño, celebran con un caldo de gallina; si es niña, la mamá se gana el enojo del padre. Esto ocurre en varias regiones del país.

***
Más de la serie
Reportaje: El país de los hombres que no aman a las mujeres
Infografía: Un gráfico que confirma cómo no se protege a las mujeres
***

Loren Giordano
/

Cree tanto en el poder de las mujeres que a los 16 años estuvo en la primera generación de motocrós femenino. Además de las motos, también pintaba desde niña y el dibujo la llevó al arte, que la llevó al diseño, y el diseño a los motion graphics. Los estudió en Ciudad de Guatemala y Buenos Aires, y en el camino de regreso decidió que el diseño es una herramienta para cambiar realidades. Así llegó a Nómada en 2017.


Juan Manuel Vega
/

Periodista guatemalteco. Empecé en radio y terminé enamorado de las posibilidades del periodismo digital. Lo único que siempre he querido hacer es leer y escribir.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

2

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Giorgio /

    09/05/2019 1:05 AM

    porque disfrazar el empoderamiento si el transfondo es el aborto? es como el adoctrinamiento sutil de engañar a lgbt y a la mujer, no saben a qué. juegan, tienen dualidad de criterio

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    12/04/2019 10:04 AM

    La cadena de la esclavitud
    No es odio contra la mujer, es más seguro que sea odio contra sí mismo, es la incapacidad de no poder ejercer el rol social por el cual el HOMBRE es determinado. Es normal en pueblo esclavo durante cientos de años justifique el rencor y la venganza en contra de los más cercanos y débiles. Lo que influye. A partir de los años 30 en las licas mexicanas el hombre machasazo con sombrero de charro espuelas de plata se agarraba a las mujeres más bonitas, Juan charrasqueado no dejaba ni una flor. (Violaciones) El clavo que el indio analfabeta sombrero hecho mierda se agarraba a la sirvienta india como él. (Aparte Chucho El Roto) En Guate aparte de sufrir los complejos que deja el ser esclavo el macho trata de sobresalir del montón buscando como puede a tener una pistola o un sexo que demuestre que es hombre a señalar que en pueblos del Quiché en unos los hombres son policías, en otros están en ejército. En ciudades más urbanas hubo una proliferación de escuelas tipo militar. Por los más chuecos el 15 de sep. Los hombres salen con la “banda de guerra” un chingo de tambores mientras que otros la hacen de “gastadores” vestidos de falsos militares. Hasta el presidente Jimy se disfrazo de chafa para mostrar el sexo masculino. (Parece que la hizo de Juan Charasqueado también) El asesinato de la mujer es el suicidio del hombre. La onda aquí es que esta violencia concierne a ricos y pobres. Entonces es bien una enfermedad NACION. Pienso que esta violencia original toma su fuente en el periodo de esclavitud y como cualquier cáncer social ha sido alimentada por los periodos sociales de incertidumbre. Remedio, Un plan nacional educativo promovido por el gobierno de manera laica. (Laicidad, no la chucha astronauta) un verdadero contrato social.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones