Las series que están desmintiendo nuestros mitos sobre aborto

En el momento en el que estamos, con políticos como la magistrada Cristina Pardo quien busca limitar el número de semanas de las causales por las que el aborto es legal en Colombia, es más importante que nunca que analicemos las formas en las que la cultura pop muestra las decisiones que las mujeres toman sobre sus cuerpos. Porque aunque sepamos que lo que estamos viendo es ficción, lo que consumimos influye en lo que pensamos. Las siguientes series desafían algunas de las creencias más comunes que se tienen acerca del aborto y tal vez hayan hecho que alguien cambie lo que pensaba.

Volcánica v3 volcanica

El aborto es uno de esos temas, como la política o la religión, que nos aconsejan no discutir si no queremos terminar peleando. La mayoría de las personas tienen una opinión fuerte al respecto: o piensan que está bien o piensan que es inmoral. Por eso mismo, el entretenimiento ha tratado de no meterse mucho con el tema y cuando lo hace, casi siempre lo muestra como algo vergonzoso y poco común. Pero cada vez hay más series, como Jane the Virgin o GLOW, dispuestas a que el aborto deje de ser tabú y a abordarlo con perspectivas diferentes y refrescantes.

Muchas series y telenovelas refuerzan la idea de que el trauma emocional y los dilemas morales son inseparables de este procedimiento. Según el grupo de investigación Advancing New Standards in Reproductive Health (ANSIRH), los abortos mostrados en la pantalla son casi 20 veces más peligrosos de lo que son en la vida real. Al mismo tiempo, los personajes siempre pasan por una batalla moral y agonizan cuando deben tomar la decisión. Y para rematar, muchas se retractan de hacerlo como Miranda de Sex and the City.

Es común, entonces, ver en TV a una mujer que va a una clínica decidida a hacerse un aborto, pero después cambia de opinión en la sala de espera. No digo que eso no pase en la vida real, claro que hay mujeres que después de pensarlo deciden no hacerlo, pero esa no puede ser la única experiencia que veamos. Ese tipo de escenas refuerzan la idea de que las mujeres somos poco confiables, que cambiamos de opinión constantemente y que tienen que hacernos exámenes psicológicos para determinar si de verdad queremos tomar las decisiones que supuestamente deseamos.

En el momento en el que estamos, con políticos como la magistrada Cristina Pardo quien busca limitar el número de semanas de las causales por las que el aborto es legal en Colombia, es más importante que nunca que analicemos las formas en las que la cultura pop muestra las decisiones que las mujeres toman sobre sus cuerpos. Porque aunque sepamos que lo que estamos viendo es ficción, lo que consumimos influye en lo que pensamos. Las siguientes series desafían algunas de las creencias más comunes que se tienen acerca del aborto y tal vez hayan hecho que alguien cambie lo que pensaba.

Creencia: “El aborto es inseguro y traumático” / Contrargumento: GLOW

Serie GLOW.

Una de las creencias más comunes es que el aborto es un procedimiento peligrosísimo. Pero la verdad es que cuando el aborto es legal, es seguro. Cuando es practicado clandestinamente (como muchas mujeres se ven obligadas a hacer), sí puede implicar hemorragias y hasta la muerte. Por eso es importante que nos aseguremos de que sea legal y de que los entes encargados sí lo provean; porque cuando se hace como se debe, se corren más riesgos en una colonoscopia que en un aborto.

En GLOW, una serie sobre mujeres que practican lucha libre que se apoderan de sus cuerpos, la protagonista, Ruth, se entera de que está embarazada justo antes de la premier del programa en el que la contrataron. Su decisión no es difícil. Para ella está claro lo que debe hacer, tan claro que la serie no la muestra teniendo un debate moral consigo misma. Lo que hace es llamar a un amigo, ir a una clínica limpia en la que la atienden profesionales amables. Ruth aborta de manera segura y sin complicaciones porque está segura de que “no es el momento correcto, no es el bebé correcto”.

La serie ya va en su segunda temporada y nunca más volvieron a mencionar el aborto, porque Ruth no quedó traumatizada ni la persigue en las noches la visión de su feto. Eso no quiere decir que el aborto no tenga ramificaciones emocionales para algunas personas. Esta serie y las demás que mencionaré en esta columna no intentan negar ni subestimar las experiencias de las mujeres que sí pasan por dilemas morales antes de tomar la decisión o de las que se arrepienten después. Lo que sí tratan de hacer estas series es mostrar otras realidades, retratar que no todas reaccionamos igual y plantar la semilla de que para algunas, el aborto no tiene nada dramático.

Creencia: “No apoyo el aborto porque yo nunca abortaría” / Contrargumento: Jane The Virgin

Serie: Jane The Virgin.

Que apoyes el derecho al aborto no significa que estés diciendo que tú lo harías, solo significa que apoyas la posibilidad de que otras mujeres decidan por sí mismas. Que conozcas casos de mujeres que decidieron no abortar y ahora están felices, no significa que esa sea la decisión correcta para todas. Este es un asunto de salud pública y está comprobado que prohibirlo no significa que el aborto vaya a desaparecer, solo significa que se hará bajo condiciones riesgosas. Pero a muchas personas, en especial las que pertenecen a ciertas religiones, les cuesta entender por qué deben apoyar el derecho de otras a elegir si en sus vidas personales nunca abortarían.

Pocas series han mostrado tan bien este choque de posturas como Jane the Virgin, una serie que desde el primer episodio ha hablado de embarazos no deseados y religión. En los primeros episodios de la tercera temporada, la mamá de Jane, Xiomara, decide terminar con su embarazo por una razón muy válida: no quiere tener otro hijo (lo que la convierte en el primer personaje latino que tuvo un aborto en una serie gringa). No hay drama en su decisión. El drama está cuando debe contarle a su mamá, la abuela de Jane, Alba, una católica devota que está en contra del aborto. Cuando Alba se entera, se molesta mucho pero Xiomara se niega a disculparse. En cambio, le explica su decisión y le demuestra que no se arrepiente. Después de conversaciones largas y muchas lágrimas, Alba acepta la decisión de Xiomara así no sea lo que ella habría elegido si hubiera estado en la posición de su hija.

Creencia: “Solo muchachitas que meten las patas abortan” / Contrargumento: Crazy Ex-Girlfriend

Hace poco recibí un mensaje de alguien que decía que estaba de acuerdo con el aborto en casos de violación, pero no en el caso de “alguien que se emborrachó y quedó embarazada de un desconocido”. Esa idea de que las que abortan son muchachitas irresponsables y solteras es una de las principales ideas que debemos eliminar. Sí, muchas mujeres jóvenes abortan (por diferentes razones), pero muchas mujeres con hijos o casadas también lo hacen. Además del ejemplo de Xiomara en Jane the Virgin (que tiene más de 40 años, que tiene una hija y que tiene una pareja que la apoya), pienso en Paula de Crazy Ex-Girlfriend.

En el cuarto episodio de la segunda temporada, Paula, madre de dos hijos ya grandes, se entera de que está embarazada justo cuando acaba de tomar la decisión de entrar a estudiar Derecho. Su esposo no solo la apoya sino que además es quien la alienta a concentrarse en su carrera y éxito profesional. Y listo, pasamos a la siguiente escena esperando a ver a Paula en una camilla de una clínica, pero no. Cuando la volvemos a ver está acostada en su cama como si tuviera un resfriado y cuando su hijo oye el timbre, le dice “tranquila, yo abro la puerta porque acabas de hacerte un aborto”. Como si nada, cero drama, el aborto como algo normal que una madre de casi 50 años puede elegir.

Creencia: “Tenemos que oír lo que piensan los hombres” / Contraargumento: BoJack Horseman & Girls

A veces parece que las voces más fuertes en contra del aborto vienen de personas que nunca van a tener que considerar qué hacer frente a un embarazo no deaseado: los hombres. Y la mejor crítica a esto la he visto en BoJack Horseman, en donde un panel de solo hombres hablan en un noticiero sobre si “el concepto de que las mujeres puedan elegir ha llegado muy lejos”.

“Este no es un problema solo de las mujeres”, dice uno de los expertos. “Yo soy un hombre, pero si me embarazara, ¿pondría toda mi vida en pausa por un bebé que no quiero? Sí, lo haría. Y puedo decir eso con seguridad porque nunca voy a tener que tomar esa decisión”. Es una de esas tan cercanas a la realidad que uno no sabe si reírse o llorar.

Pero no son solo los políticos y periodistas quienes se creen con derecho a opinar sobre qué debemos hacer las mujeres con nuestros cuerpos, son también las parejas. Por eso, algunas series como Girls consideran cuánto debería opinar un hombre acerca de la decisión de abortar.

Serie: Girls.

En un episodio de la cuarta temporada de Girls, Adam le pide a su novia Mimi-Rose que salgan a trotar juntos y ella le responde como si nada “no puedo, ayer me hice un aborto”. Ella le explica que solo llevan unos meses juntos y ella no tenía ninguna intención de tener un hijo con un man al que acaba de conocer. Cuando él hace un berrinche y le pregunta si era niño o niña, ella le responde “era una bola de células más pequeña que una perla, no tenía pene ni vagina”. Aunque podríamos argumentar que no era necesario que Mimi-Rose le contara a Adam, nunca dejará de ser refrescante ver a una mujer tomar una decisión por sí misma.

Y así como estas, hay más ejemplos en Please Like Me, Scandal, Grey’s Anatomy, You’re the Worst, Parenthood, Transparent, Shameless, Big Mouth, entre otras. Vamos por buen camino y cada vez hay mejor representación, pero no debemos contentarnos con esto. Debemos pedir y consumir más contenido con perspectivas diferentes, ojalá latinoamericanas, que reflejen la realidad: que cada mujer que se hace un aborto tiene razones diferentes, circunstancias particulares y obstáculos que dependen de su nivel económico, de cuánta educación ha recibido y de su raza. Esperemos algún día ver la mayor cantidad de estas historias en nuestras pantallas.

 

Juliana Abaúnza
/

Lleva varios años escribiendo sobre series de televisión y cine para revistas como Diners, Shock y Bacánika. Vive en Bogotá y es capaz de identificar la temporada según el corte de pelo de Buffy.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Sindi /

    23/10/2018 10:57 AM

    De lo mas flojo que he leido en Nomada.. me parece que la calidad de los articulos cada vez es mas baja, muy diferente a lo que se leia en sus inicios, y no lo digo por la postura idelogica, que siempre ha sido la misma y es respetable, si no porque cada vez parece mas propaganda que articulos serios... y por favor! que series nos eduquen y nos den ejemplo.. una tristeza..

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Cesar A. /

    19/10/2018 8:57 PM

    Seguro, una serie de televisión cambia el hecho que el aborto es ¡Asesinato de inocentes!.
    Ustedes en la izquierda tienen una mente retorcida y más si creen que un ignorante escritor de sitcom debe ser el compás moral.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Miranda /

      22/10/2018 6:15 PM

      Oh no, esto no es cuestión de right or left, it is a right or wrong thing. Y realmente si no estás en ese situación o la has vivido en carne propia, tu argumento se cae. Partamos por el hecho de que ninguna mujer pone en sus planes de vida "abortar". Es un derecho, una necesidad y una cuestión de salud física, psicológica, etc.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Nodigsa Perez /

    19/10/2018 10:34 AM

    “no es el momento correcto, no es el bebé correcto”. Grotesco el nivel de deshumanización al que hemos llegado a caer. Bajo ese argumento "no es la escritora correcta, matémosla". Grotesco.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Juan Carlos /

    18/10/2018 11:25 AM

    " Porque aunque sepamos que lo que estamos viendo/ leyendo*/ es ficción, lo que consumimos influye en lo que pensamos." Esta frase (independiente de estar de acuerdo o no estarlo con lo del aborto) implica un sesgo cognitivo del consumidor. A menos que asumamos como hipótesis que la gran mayoría de consumidores son en realidad una masa crítica. Difícil que así sea.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      PAPAZOPAPAZ /

      18/10/2018 8:04 PM

      " Porque aunque sepamos que lo que estamos viendo/ leyendo*/ es ficción, lo que consumimos influye en lo que pensamos."

      es simple, abogan por adoctrinar a la gente.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Hugo /

    18/10/2018 12:57 AM

    " Porque aunque sepamos que lo que estamos viendo/ leyendo*/ es ficción, lo que consumimos influye en lo que pensamos."
    Esta es la esperanza de los que creen que con la ideología de genero se resuelven los problemas del mundo.
    El aborto conculca el derecho a la vida.
    *agregado a la cita

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones