3 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Banderas blancas: el pedido de ayuda de las familias más golpeadas por la cuarentena

No recuerdo cuándo fue la primera vez que M. me enseñó la foto de una casa con bandera blanca porque me cuesta llevar la cuenta de los días en cuarentena. Lo cierto es que cada vez son más. Apareció una Chimaltenango, otra en la zona 18 de Guatemala y en los últimos días en una decena de casas de Sacatepéquez.

Actualidad COVID-19 cuarentena P258

Foto: Noti Cobán

Una bandera blanca reportada en la zona 8 de Cobán.

Las más recientes aparecieron en la colonia San José. Un pequeño callejón ubicado en Jocotenango, enfrente del terreno donde la Universidad Mariano Gálvez construye su nuevo campus. A dos kilómetros de distancia de un centro comercial de reciente construcción y del complejo hotelero de Finca Filadelfia.

En medio de esos grandes proyectos está este pequeño callejón en el que viven poco más de una docena de familias en casas de todo tipo. Las hay de dos niveles y también hay otras con cuartos improvisados con láminas y madera.

Cada año, en época de invierno ese callejón se inunda. El nivel del agua suele elevarse un metro por encima del nivel del suelo. Para evitarlo, cuando las lluvias fuertes se aproximan, los vecinos improvisan una barricada con una plancha metálica y sacos de arena.

Casi siempre el agua gana. Eso significa que la corriente se entrará a sus casas y arrastrará lodo hasta sus sillones, camas y los pocos bienes que tienen algunas familias. Entonces todos, desde los abuelos hasta los niños, pasarán la noche y la madrugada sacando el agua e intentando limpiar sus pertenencias.

Así con cada aguacero. Cuatro, cinco u ocho veces al año según qué tan fuerte sea el invierno. Ahora, en verano están enfrentando otro problema: los efectos económicos de un mes de cuarentena.

 

 

La mañana del 16 de abril dos casas del Callejón San José colgaron una bandera blanca sobre la puerta. Una hora después había una más. Una improvisada bandera blanca como esas que se usaban en las batallas antiguas para pedir una tregua.

Como todos los pueblos que rodean a Antigua Guatemala, la mayor parte de la población de Jocotenango depende del comercio en la ciudad colonial que hoy parece ciudad fantasma.

Sin turistas los hoteles, las agencias de viajes y los restaurantes han recortado personal y en el peor de los casos han tenido que cerrar en definitiva.

Por las medidas de restricción varios choferes y ayudantes de bus se han quedado sin trabajo. Quienes solían salir a vender comida de puerta en puerta ahora se enfrentan a la desconfianza y el miedo al contagio. Otras familias que esperaban ansiosas la Semana Santa por la posibilidad de sacar alguna venta durante el paso de la procesión, también se quedaron sin ese ingreso.

Para todos ellos que no tributan a la municipalidad no hay ningún programa de apoyo. Están a su suerte o bueno, siempre lo han estado. Como en toda crisis los problemas sociales se agudizan hasta que es imposible no ver lo que antes ignorábamos o simplemente nos negábamos a reconocer.

 


El Callejón San José es sólo un ejemplo de todas las casas en las que han aparecido banderas blancas y cuyas fotografías han sido viralizadas en redes. Se trata de familias que siempre tuvieron problemas para llevar el día a día. Siempre necesitaron la ayuda y la crisis y las banderas blancas solo les dieron la oportunidad de pedirlo y hacer visible sus problemas.

Actualmente ya hay grupos organizados (este por ejemplo) para canalizar la ayuda.. Recomiendan que si uno se encuentra una bandera blanca no toque inmediatamente la puerta sino que haga el reporte a la municipalidad local o bien, publique una fotografía en redes en espera de que algún vecino de fé de la necesidad de las familias. Todos los aportes son víveres y frecuentemente es la municipalidad o alguna persona reconocida en el barrio quien entrega la ayuda.

Seguramente conforme los días pasen habrán más banderas blancas y también habrá quien señale que una u otra familia no lo necesita porque su casa tiene mejor construcción o porque vieron a tal persona con mejor ropa que otra.

Desde la pantalla ahora que escribo y leen, esa realidad, ese punto de pedir ayuda puede parecer lejano. Pero lo cierto, como bien dicen, es que todos estamos a una enfermedad, un contrato cancelado o un despido de necesitar ayuda.

Gabriel Woltke
/

Guatemala / Xibalbá 1988. Ingresó al seminario queriendo ser sacerdote, salió a estudiar literatura y luego hizo carrera como periodista. Avanza sobre el río. Desea ser escritor, corrector, carpintero, programador, diseñador, monje, mago, árbol, pájaro, ballena.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


2

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luis Paraiso /

    22/04/2020 4:37 PM

    “La Muy Noble, una cerveza clara tipo blonde ale; la Don Nadie, resultado de una mezcla de maltas rojas y lúpulos suaves; la Sin Novia, una cerveza amarga con toques de malta de caramelo; y la Cucurucho, quizás su cerveza más famosa, una cerveza negra tipo stout.”
    Usted habla de la pobreza como lo hace con la cerveza le da ese toque nostálgico del que habla un borracho que bebe por ahogar las penas. En eso el consumo de la cerveza es peligroso pues desliza por la garganta como la pobreza desliza por las calles tristes de Guatemala.
    Ya parece una marca de fábrica banalizar ciertas habitudes con riesgos para la salud y para la célula social ideas que poco a poco harán su camino me recuerdo un artículo de este mismo periódico sobre “La alta cocina cannàbica” que dice “Muchos de estos chefs son “millennials” y, por ende, altamente mediáticos; saben cómo mercadearse bien en las redes y son eficientes en crear su propio branding. Además, la sofisticación del campo culinario en cuanto al cannabis se ha expandido muchísimo.”
    Usted solamente REDACTA la pobreza la cuenta de manera mágica esperando un milagro divino quizás piensa que ya el borracho se olvida de todo y quizás por eso hace la publicidad solapada de la cerveza.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ervin Morales /

    16/04/2020 5:48 PM

    Mi nombre es Ervin Morales
    Vivo en la colonia la bendicion de Dios que es de la aldea san miguel morazan el tejar chimaltenango la colonia es donada por el gobierno por la tormenta stan y mitch todos somos originarios de antigua guatemala porque ahi fue donde se dio la catastrofe de las tormentas donde mas fue golpeada por la salida de los rios y todos nos quedamos sin casa y el gobierno nos proporciono una casa foguabi casa modelo normalmente nuestro trabajo esta en la antgua donde se da el turismo que actualmente esta prohibido y de la zona hotelera y turismo vivimos todos estamos sin empleo pero mi razon de mandarles este comenrario es que aca hay demasiadas familias sin nada que comer no hay agua ni comercio si llegaran a leer mi correo porfavor si saben de alguna asociación que nos pueda brindar auxilio porque aca ya no tenemos como salir de esta crisis la ayuda no llega y sin trabajo aun peor espero su auxilio a las familias de esta de estas colonias

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones