6 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Xela, Roosevelt y San Juan de Dios: Así se adapta la red hospitalaria a la crisis sanitaria

La curva de casos de COVID-19 aún no está en su punto más alto, sin embargo los hospitales temporales ya no se dan a basto y los nacionales y regionales ahora son los encargados del tratamiento de estos casos. Mientras tanto, las otras enfermedades están en riesgo de quedar desatendidas y el problemas será inminente: este sacrificio llevará eventualmente a más muertes no relacionadas con el coronavirus

Actualidad COVID-19 Hospitales P258

Archivo: Pacientes en el Hospital San Juan de Dios. 2018.

Foto: Carlos Sebastián

“Ahora la emergencia recibe un cuarto de los pacientes que recibía antes (...) pero lo grave es que ahora vienen con las enfermedades más avanzadas” dice Luis*, quien trabaja en la pediatría del Hospital Roosevelt y prefiere hablar desde el anonimato.

Pero el panorama se agrava más.

Luis comenta que se ha discutido la posibilidad de volver al Roosvelt un hospital COVID-19. Esto le parece alarmante porque sería dejar al país sin el hospital nacional que tiene la mayoría de especialidades. Dejaría en desatención a población vulnerable. Un ejemplo: el hospital tiene un área específica para niños con Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH). Si se hace el Roosevelt un hospital para la atención del coronavirus habrán muchos niños que se quedarán sin esa atención.

Este es un tema que preocupa a muchos países quienes han notado que la atención a la pandemia tiene un efecto colateral: la desatención de otras patologías y con con ello viene el aumento de muertes no relacionadas con el COVID-19.

Por ejemplo en Argentina hubo un incremento en las muertes por enfermedades cardiovasculares debido a la poca cantidad de personal para brindar la atención debida. Otro ejemplo es que la Oficina de Estadística de Europa (Eurostat) pidió a los países miembro que envíen el reporte semanal de muertes, para determinar los daños colaterales del COVID-19 en las defunciones del sistema de salud.

Zulma Calderón, epidemióloga y defensora de la salud de la Procuraduría de los Derechos Humanos resalta que es importante no convertir a los hospitales nacionales y regionales en hospitales COVID-19 ya que muchas enfermedades quedarán sin atención.

Turnos dobles

Napoleón Rojas, jefe de emergencias del hospital San Juan de Dios, asegura que desde la llegada del coronavirus las consultas externas se han cancelado y las cirugías que no son urgentes se han retrasado. Ahora reciben menos pacientes que antes, pero con doctores en cuarentena y otros que fueron retirados por ser mayores o estar embarazadas, han comenzado a trabajar turnos dobles.

Algunos trabajan en sus especialidades y al terminar atienden a los pacientes aislados por el COVID-19. “Hemos tenido que reinventar nuestros turnos”, dice Rojas.

En el caso de Luis, explica que ahora procuran trabajar con menos personal, y los médicos llegan solamente para lo necesario. “Hacen sus rondas y se regresan para tener un nivel de exposición menor”, asegura.

En pediatría han llegado al menos 20 menores que han dado positivo a la prueba del COVID-19 y actualmente tratan a tres niños que necesitan vigilancia media, entre ellos uno con una enfermedad renal.

Pero ambos doctores coinciden que para ellos el coronavirus es una patología más, y requerirá el mismo cuidado que sus demás pacientes.

 

Hospital Roosevelt, uno de los más importantes centros de atención del país.

El Plan A, B y C

Calderón, epidemióloga y defensora en la PDH; explica que todos los servicios de salud han tenido que adaptar dentro de sus instalaciones un área previendo la posible llegada de un paciente positivo de COVID-19. El lugar es regularmente de aislamiento y tratamiento para estos casos. Sin embargo estos se han extendido, en muchos casos para abarcar casi un tercio de sus instalaciones.

Un ejemplo es el hospital regional de Quetzaltenango que ha adaptado un centro.

Giovanni Ortega, director de dicho hospital regional, explica que tienen habilitado un lugar en un edificio de dos pisos contiguo al hospital donde tienen la capacidad para el tratamiento de hasta 14 pacientes en el intensivo. Prevén que el hospital provisional no se va a dar a basto, ya que actualmente ha llegado a más del 80% de su capacidad.

Además saben que en lo más álgido de la crisis, esas catorce camas no serán suficientes. Por eso han hecho un plan B que prevé la habilitación de 15 camas más en otro nivel. También tienen un plan C: “Si no es suficiente habilitaremos el antiguo comedor solidario”, dice, con una voz que muestra que el plan C tendrá que ponerse en marcha pronto.

En el hospital San Juan de Dios ha pasado lo mismo, se habilitó en un principio un área en en Centro de Atención de Pacientes con Enfermedades Respiratorias (CAPERE) pero con entre 35 y 40 pacientes diarios, el espacio planeado para unos 10 no es suficiente. Ahora el hospital ha sufrido una readecuación, una parte cerrada de la emergencia ha sido destinada a la atención de pacientes con COVID-19.

Esto, en un hospital que siempre esta al limite de su capacidad, se traduce en hacinamiento y dificultad para dar atención. Sumado a ello los doctores se enfrentan a una enfermedad, donde se pide una distancia de metro y medio entre paciente y paciente antes del resultado de la prueba.

Si no se cumplen las normas, se corre un riesgo más: combinar pacientes de COVID-19 en un hospital que atiende mayoritariamente a pacientes con enfermedades previas que los deja en un estado de vulnerabilidad.

El hospital Roosevelt también ha extendido el lugar donde tratan a los pacientes de COVID-19. Incluso, según estimaciones de Zulma Calderón, ahora abarca un 40% del edificio. La emergencia, encamamiento, neurocirugía, intensivo y el área gris han tenido que ceder sus espacios.

Se estima que hay alrededor de 100 pacientes con COVID-19 en este hospital que esperan traslado a un hospital temporal

En el área de pediatría del Roosevelt se cerró un espacio de la emergencia para la atención de menores con COVID-19. De ser necesario también tienen un plan B: cerrarán todo un piso para destinar al cuidado de estos pacientes.

 

Diseño: Diego Orellana

“El sistema de salud público no será suficiente”

Rojas es sincero, explica que Guatemala tienen un sistema de salud débil que siempre ha sido insuficiente para que todas las personas tengan acceso a la salud. Ha sido así desde antes de la llegada de la pandemia y le preocupa que este ya esté agudizando los problemas. “El sistema de Salud no va a ser suficiente”, dice.

Parece contradecir lo dicho por el presidente, Alejandro Giammattei, que aseguró hace una semana que la red hospitalaria no colapsaría “ni con 10 mil casos” de coronavirus. Sin embargo los hospitales provisionales como el del Parque la Industria ya no se dan a basto y el de Xela ya llegó a más de un 80% de ocupación. La curva de infección a penas está comenzando a crecer en el país.

Por el momento aún no se sabe cuándo se inaugurarán los hospitales temporales de Petén, Zacapa y Escuintla. Sin embargo este último fue mencionado por Giammattei en su discurso de los 100 días, el 23 de abril, y aseguró que “en dos o tres semanas” estaría atendiendo pacientes. Pasado un mes la promesa no se ve clara.

Ahora los hospitales de referencia nacional o regional siguen recibiendo casos de coronavirus sin poder trasladarlos a los centros COVID-19. La PDH le pide al gobierno habilitar las áreas de intensivo de COVID-19 para no sacrificar a los hospitales nacionales.

Calderón dice que ante el cierre de uno de los dos hospitales, hay que ver las dos repercusiones: uno menor acceso a la salud y saturación del otro hospital

Es por ello que Rojas propone una solución: “El hospital militar está bien equipado, es hora que salga a batear y atienda también a estos casos”. Asegura que también será necesario que los hospitales privados están a disposición.

Rojas concluye con un mensaje al presidente: “Nosotros, los médicos, estamos a disposición de responder al llamado, pero pedimos que el gobierno responda con la seriedad debida"

 

Francelia Solano
/

Leer, escribir y dudar son mis necesidades básicas. Periodista especialista en detectar mentiras.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Antixh /

    21/05/2020 10:56 PM

    "solo la redad os ará libre...", en el sentido popular: "todo coche llega su día Sábado...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones