¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Mulet: Las luces y las sombras del candidato más formal

Su trabajo en la Organización de las Naciones Unidas le confirió un currículo casi intachable. Sus primeros años como abogado tramitando adopciones –sin verificar que no fueran niños robados- han sido la sombra que lo persigue desde que entró a la política en 1982. Y lo sigue siendo ahora que aspira a la presidencia. La cúspide de la primera parte de su carrera política fue en el gobierno de Jorge Serrano Elías, quien lo propuso para ser presidente del Congreso y quien le abrió la puerta a la vida diplomática, y a quien después le daría la espalda cuando dio el golpe. Edmond Mulet propone una CICIG reformada sin ayuda de la ONU y desde Facebook les dice a las maras que acabará con ellas.

Edmond Mulet Elecciones Guatemala 2019 P369 Partido Humanista

Edmond Mulet.

Ilustración: Diego Orellana

• WikiElectoral: todo lo que necesitás saber antes de votar

El día que Edmond Mulet recibió del Tribunal Supremo Electoral las credenciales para ser candidato a la presidencia hace unas semanas, se bajó de un carro Volkswagen tipo escarabajo de color blanco con el logo del Partido Humanista. Él manejaba y  de copiloto iba Jorge Pérez, su candidato a la vicepresidencia. La imagen era la de un candidato sencillo y austero.

Pero hace 26 años, por un vehículo de lujo, Mulet atravesó por uno de los pocos escándalos mediáticos de su carrera.

En 1992 Mulet presidía el Congreso. La oportunidad la obtuvo 10 años después de su llegada al Legislativo, en 1982, cuando en tiempos de las dictaduras obtuvo un escaño con la primera Unión del Centro Nacional, la primera UCN que no tenía nada que ver con Mario Estrada, preso en Miami por conspirar con narcotraficantes, sino con el periodista Jorge Carpio Nicolle. Llevaba dos períodos como diputado cuando su amigo Jorge Serrano Elías, entonces presidente del país, ordenó desde el Palacio Nacional, que él dirigiera el Congreso.

– Un día antes de la elección, a las 23:30, el presidente Serrano llamó a Jorge Carpio para decirle que habían decidido impulsar mi candidatura y para proponer a los congresistas de su partido que podrían integrar la junta directiva. Entonces hicimos una cita con él a la una de la madrugada en la Casa Presidencial, dijo Mulet en una entrevista a la revista Crónica el 31 de enero de 1992.

El político buscaba la presidencia del país pero no contaba con los votos suficientes antes de la intervención de Serrano Elías. El FRG, de Efraín Ríos Montt, y el primer PAN, de Alvaro Arzú Irigoyen, incluso abandonaron el hemiciclo a la hora de la votación. Diputados del PAN lo acusaron de estar involucrado en una red de adopciones ilegales de menores.

 

Mulet habla sobre su candidatura. Publicación de la revista Crónica.Mulet habla sobre su candidatura. Publicación de la revista Crónica.

Mulet habla sobre su candidatura. Publicación de diario El Gráfico.

Para alcanzar puestos públicos en Guatemala, Mulet siempre ha tenido que defenderse de la misma acusación. El 24 de noviembre de 1981 fue detenido por la policía en un hotel por una investigación por tráfico de menores. Una investigación de Plaza Pública señala que el abogado Mulet no realizaba adopciones en regla, sino que mandaba niños a Canadá como turistas. Desde entonces y hasta una reforma legal en 2007, era un negocio muy lucrativo; Guatemala era el tercer mayor ‘exportador’ de menores a Estados Unidos, solo después de China y Rusia. Mulet pasó diez días en la cárcel porque la investigación no avanzó.

Desde entonces, aunque afirma que su nombre quedó “limpio”. Mulet aseguró que el caso se trataba de una campaña negra en su contra por oponerse al régimen militar de Romeo Lucas García (1978-1982). Treinta y siete años después, como aspirante a la presidencia, Mulet todavía dedica tiempo al aire para defenderse. En uno de los últimos videos que subió a Facebook habló del mismo tema. Dijo que mientras sube de posición en las encuestas, la vieja política intenta minar sus aspiraciones con campañas negras que reviven el caso de las adopciones.

Su presidencia parlamentaria, el año de Serrano Elías

Las expectativas para la presidencia de Mulet eran grandes en 1992, un año donde la conflictividad social aumentaba en el segundo gobierno de regreso a la democracia. Manifestaciones, bombas en restaurantes, quema de buses y el elevado descontento por el gobierno de Serrano Elías eran los titulares en las noticias de la época. En su discurso de toma de posesión Mulet dijo que ese año sería el de la unidad nacional y un año bueno para la presidencia de Serrano.

Las primeras acciones de Mulet en el Legislativo fueron simbólicas cuando mucho, o estéticas cuando menos. Crónica le cuestionaba:

—Aparte de los cambios cosméticos, como uniformar a todos los empleados, ¿qué otros planes tiene para mejorar la imagen del Congreso?
—Los cambios no son tan superficiales como usted cree. Debía imponerse una jerarquía administrativa en el Congreso. Hablé con los empleados y les pedí que respetaran los uniformes y horarios. Quienes se opusieron, criticaron estas decisiones o faltaron el respeto a la figura del presidente del Legislativo fueron despedidos, respondió en la entrevista, en enero de 1992.

 

Mulet es entrevistado para la revista Crónica, edición de enero de 1992.

Mulet es entrevistado para la revista Crónica, edición de enero de 1992.

En esa misma entrevista el político dijo que estaba dándole mantenimiento al edificio del Congreso, dotándolo de muebles de la época. Juan Luis Font, actual director de ConCriterio, en ese tiempo era un joven periodista que cubría el Legislativo para Crónica. Recuerda que Mulet era un hombre educado, con clase y buen gusto, que impresionaba por sus conocimientos y personalidad. También recuerda que en esa época Mulet mandó a remodelar una parte del Congreso, cambiando el papel tapiz para reemplazarlo por el original, uno que tenía impreso en relieve el logo de la institución.

Entre los planes de fondo para dirigir ese organismo también estaba reducir beneficios económicos para los diputados. Sin embargo, en su gestión propuso que los fondos para viáticos, que históricamente estaban concentrados en pocas manos, se dividieran en cuotas de Q2 mil para cada congresistas. El político tuvo que dar marcha atrás por las críticas de lo que se interpretó como un aumento solapado del salario para los legisladores. El dinero se destinó para renovar el edificio del Congreso.

Desde el primer año del gobierno del presidente Serrano Elías circulaban noticias sobre rumores de un supuesto plan desestabilizador. Eso provocaba arranques de miedo y cólera del entonces mandatario del país. Edmond Mulet, desde el Congreso, era uno de los principales apoyos para Serrrano en la estabilidad democrática. Coincidía con él en que había una conspiración para afectarlo y afirmaba que segmentos tradicionales del sector privado estaban de acuerdo con la guerrilla para aprovechar el desgaste.

Sobre Serrano, Mulet dijo a Crónica que era “un hombre responsable que se preocupa por los problemas nacionales. Trabaja desde la madrugada hasta altas horas de la noche y, solo por prescripción médica no trabaja los fines de semana (…) Hay explosiones de temperamento por los problemas y las responsabilidades diarias”.

Afuera de los pasillos del Congreso, la tensión aumentaba. El 1 de mayo de 1992 fue la cúspide de una semana de manifestaciones estudiantiles en contra del Gobierno. Dos atentados en edificios públicos y varias amenazas de bomba daban cuenta de la crisis política y de seguridad ciudadana.

Mulet se mantuvo firme en su apoyo a Serrano y al Gobierno.

Pese a las críticas, su imagen al frente del Legislativo era positiva. En ese tiempo, Gustavo Berganza, entonces director de Crónica, escribió que Mulet sobrevivió al desgaste que implicaba ser amigo de Serrano y que había sido capaz de hacer que el Congreso trabajara a mejor ritmo:

“Ha hecho acuerdos y los ha cumplido. Ha demostrado, a los ojos de sus pares, que no solamente es de confianza, sino también tiene la energía para conseguir sus objetivos. A él se ha debido la relativa rehabilitación del Congreso. En seis meses, el cambio se ha notado en el Legislativo. Pero Mulet asegura que puede dar más de sí”.

 

La revista Crónica hace una descripción del perfil político de Mulet.

La revista Crónica hace una descripción del perfil político de Mulet.

Una reforma tributaria, la reelección del Procurador de los Derechos Humanos, una ley antinarcóticos, discusiones sobre el antejuicio a un diputado con vínculos al narcotráfico, la aprobación de un presupuesto millonario para el Organismo Judicial. Eran días intensos en el Congreso y aunque fuera raro, la agenda legislativa avanzaba. La amistad entre Serrano y Mulet tenía un efecto entre el resto de diputados.

Continúa el editorial de Crónica del 31 de junio de 1992:

“Este es el año de Edmond Mulet, que muchos habían vaticinado como la antesala a los tiempos del apocalipsis, previo a las batallas partidarias por las elecciones municipales de 1993. Pero, en cambio, se ha convertido en tiempo de avanzar. En el hemiciclo y fuera de él, el diálogo ha sustituido al enfrentamiento y la concertación se ha convertido en herramienta válida para la mayoría”. También  citaban voces disidentes de la administración de Mulet que lo llamaban “servil” y “alfombra del presidente Serrano”.

En ese tiempo, Serrano Elías se compró con recursos de la Presidencia un carro de lujo de la línea Lincoln, perteneciente a la marca Ford, lo que provocó un escándalo por las condiciones de conflictividad social en el país. Para bajar las tensiones, Serrano mandó a comprar dos carros iguales más. Uno para el presidente del Organismo Judicial y otro para el presidente del Congreso, entonces Edmond Mulet. Juan Luis Font, entonces reportero, recuerda que el escándalo aumentó y que para detener las críticas, Mulet devolvió el carro, pero se quedó con las ganas de conducirlo.

El periodista Juan Luis Font recuerda que meses después viajó a Washington y se encontró con Mulet, que entonces había sido nombrado por Serrano Elías como embajador de Guatemala. Mulet fue a traer a Font al aeropuerto a bordo de un Lincoln, de la embajada guatemalteca:

–Al final me quedé con el gustito del Lincoln, le dijo en referencia al vehículo que restauró en la sede diplomática.

Desde Washington vivió el Serranazo, el intento de Golpe de Estado del presidente que disolvió la Corte Suprema y el Congreso para establecer un régimen dictatorial. Mulet se declaró en resistencia al Golpe desde Washington, promovió el movimiento “resistencia internacional guatemalteca organizada” y tomó distancia de quien fuera su amigo. Meses después presentó su renuncia.

En el momento del Golpe, Mulet incluso advertía al ejército de cómo perdía prestigio a medida que no rechazaba el rompimiento constitucional:

“Si hubiera negado ayer su apoyo a Serrano, hubiera merecido una medalla de oro. Si lo hace hoy, de plata; mañana, de bronce y, la semana que viene, de plástico”, dijo Mulet a la Prensa, refiriéndose al ejército.

 

Publicación de la revista Crónica.

Publicación de la revista Crónica.

El diplomático que alcanzó la cúspide de la ONU

Mulet inició su carrera diplomática en 1993 como embajador en Washington y resistió al intento de Golpe de Serrano. Cuando llegó Alvaro Arzú a la Presidencia, lo sustituyó. Luego, Alfonso Portillo ganó las elecciones y lo nombró embajador ante la Unión Europea desde el 2000 y continuó con Óscar Berger hasta el 2006.

En una entrevista con Nómada, el ex vicepresidente Eduardo Stein, que fue canciller durante el gobierno de Arzú y vicepresidente durante el de Berger, recuerda una acción de Mulet que hizo que se ganara su confianza. Días antes de que iniciaran el gobierno de Arzú, desde Washington lo alertó sobre un contrato de cabildeo de US$40 mil que mantenía el ejército con una empresa estadounidense en Washington, pagado con fondos de la Cancillería.

–Normalmente la embajada en Washington es un cargo de mucha confianza; él presentó su denuncia de inmediato pero me permitió suspender de inmediato ese contrato. Casi todos los países centroamericanos han tenido empresas de lobistas en Washington (…) Ese fue mi primer conocimiento de contenido estratégico con Edmond Mulet. Él mantuvo siempre un perfil muy atento a la política interna de Guatemala y a los temas de política exterior. Siempre fue una persona que valoró de manera estratégica el entorno internacional en el que pequeños países como los nuestros necesitan relacionarse con integridad, inteligencia y astucia para hacer valer nuestros derechos en el ambiente internacional.

Al inicio del gobierno de Alfonso Portillo fue designado embajador de Guatemala ante la Unión Europea. Stein considera que la relación con la Unión Europea iba bastante más allá de una relación diplomática coyuntural, pues era de mutuo interés en buscar una ruta negociada a los conflictos centroamericanos porque la estabilidad regional ayudaba en mucho a la estabilidad individual a los países asociados al proceso de integración.

Fernando Carrera, canciller durante un año en el gobierno de Otto Pérez Molina, recuerda que fue la calidad del trabajo de Mulet en Europa la que le abrió las puertas para llegar a la ONU.

–Siendo embajador en Bruselas (la sede de la Unión Europea) hizo contacto con el círculo de las Operaciones de Paz de las Naciones Unidas, particularmente porque habla francés y las operaciones son principalmente dominadas por el mundo francófono y Francia tiene un peso predominante.

En junio del 2006, fue nombrado por Ban Ki-Moon, Secretario General de la ONU, representante especial para la Misión de Estabilización en Haití. Un factor determinante para pasar de embajador  guatemalteco a diplomático en la ONU, considera Carrera, es que Guatemala no ha tenido un conflicto de interés, una injerencia, una agenda propia (imperial), lo que le permitía trabajar con independencia en la mediación de los conflictos de paz.

En la ONU, Mulet llevó sus capacidad a un nivel más alto. En una entrevista en Guatevisión dijo que su trabajo era administrar Estados en crisis y Estados fallidos:

–En muchos de esos países, en Haití, por ejemplo, hubo instituciones, desarrollo, trabajo, sin embargo, siguieron un camino que los convirtió en Estados fallidos, y mi preocupación es esa, que es exactamente el mismo camino y el mismo recorrido que está siguiendo Guatemala, de degradación en todos los ámbitos.

Sobre su trabajo en Haití, Mulet habla sobre sus logros y de cómo Guatemala va en el mismo camino al precipicio. Pero también un capítulo oscuro del trabajo de la ONU en Haití. En el año 2015 fue un escándalo que miembros de los cascos azules, como se les llama a los efectivos militares de las misiones de la paz, estuvieron involucrados en abusos sexuales. Una investigación de la agencia de noticias AP encontró alrededor de 2 mil denuncias contra cascos azules por abusos sexuales; 300 de las víctimas eran menores de edad. Esto habría ocurrido entre 2004 y 2007. Aunque la investigación se traslapaba con un año de la administración de Mulet, el ahora candidato guatemalteco no enfrentó investigaciones ni tampoco el entonces Secretario General de la ONU, Ban Ki Moon, porque gozaban de inmunidad diplomática.

Fernando Carrera, ex canciller, dice que el trabajo de Mulet en Naciones Unidas fue desafiante ante las presiones de los países más poderosos del planeta. Principalmente en las demandas en el Consejo de Seguridad y que en el siguiente puesto que ocupó —jefe de gabinete de Ban Ki Moon— fue más importante porque todas las decisiones que tomaba el Secretario General pasaban por su escritorio.

Sus propuestas para Guatemala

Mulet aspira a llegar a la presidencia con un círculo que incluye a Jorge Pérez Marroquín, candidato a la vicepresidencia y exsecretario privado de Alfonso Portillo y exasesor del ex vicepresidente de la UNE, Rafael Espada. Portillo no figura entre sus cercanos en esta campaña, pero hace cuatro años Mulet abogó por él para que la ciudadanía le diera otra oportunidad para participar en política, pues él lo apoyaría para presentar su entonces candidatura a la presidencia por el partido Todos. De hecho, Mulet fue uno de los primeros en visitarlo en la cárcel de Nueva York.

 

Edmond Mulet y Alfonso Portillo. El ahora presidenciable fue de los primeros que visitó al expresidente en la cárcel de Nueva York. Foto: Carlos Sebastián

Edmond Mulet y Alfonso Portillo. El ahora presidenciable fue de los primeros que visitó al expresidente en la cárcel de Nueva York. Foto: Carlos Sebastián

Otro de los exfuncionarios del gobierno de Portillo que trabaja en su campaña es Rudio Lecsan Mérida. Prensa Libre recordó en un reportaje que durante 1994, fue asesor del FRG de Ríos Montt en el Congreso, y director de la PNC en el Gobierno de Portillo.

Pese a que en la ONU Mulet estuvo en los puestos más altos en las Naciones Unidas, en su plan de gobierno no plantea pedirle cooperación o trabajar con ella en el combate en la lucha contra la corrupción, como se hizo la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Plantea en cambio pedirle ayuda a Estados Unidos e Israel, acorde con la visión más conservadora guatemalteca.

En una entrevista con Prensa Libre, sobre renovar el mandato de la CICIG, Mulet respondió:

–La CICIG llega el 3 de septiembre a su fin, o sea, no se puede hablar de una renovación o de una prolongación. Lo que es importante es seguir luchando contra la corrupción. Yo lo dije, si no fuera por la CICIG saber dónde estaríamos. A partir de enero yo le voy a pedir a los Estados Unidos, a Israel, a la comunidad internacional, el apoyo necesario para el Ministerio Público.

Nómada intentó, durante semanas, una entrevista. Pero se negó. Aquí, una en 2015 cuando era precandidato; entonces negaba a transparentar quiénes eran sus financistas.

Su plan de gobierno es llamado GPS, las siglas para Gobernabiliad, Productividad y Seguridad. Sus propuestas son reducir la desnutrición crónica, crear 2 mil puestos de salud a nivel nacional, hacer que el DPI y las licencias de conducir duren para toda la vida, que en 4 años el 60% de las escuelas e instituciones públicas tengan acceso a internet; también ofrece crear 200 mil nuevos puestos de trabajo en diferentes áreas.

Mulet es muy claro en sus posturas: es cristiano, está en contra del matrimonio igualitario, del derecho de las mujeres a interrumpir embarazos, en un país con epidemia de violaciones y embarazos a niñas menores de 15 años. En seguridad ofrece acabar con las maras, basado en su experiencia en operaciones de paz en países como Haití. Incluso publicó un video en Facebook dirigido a las pandillas:

–Yo tuve 26 misiones de mantenimiento de la paz, desarticulé pandillas y maras igual que las que existen en Guatemala. Conozco cómo desarticularlas y combatirlas. Este es un mensaje para la Mara Salvatrucha y para la Pandilla 18: se les acabó la fiesta. Yo voy a poner orden en Guatemala como puse orden en muchos otros países del mundo. Esta es mi misión número 27, esta es mi misión de vida.

Jody García
/

Periodista. También lectora y pintora. Trabajó dos años en Diario La Hora cubriendo el sistema de justicia. Llegó a Nómada por el futuro. @Jody_Garcia_


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

8

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Gab Mana /

    13/06/2019 7:41 AM

    Pienso que las chicas violadas que mencionas, es cierto que no es su culpa, pero la responsabilidad está en todos, no solo el gobierno, ayudar cuando se puede, no traer más hijos al mundo decadente, mi comentario o cualquier otro no tiene relevancia, solo cada quien es responsable de su vida, recuerda que el karma existe y pues, no lo entendemos y esta fuera de nuestra limitada mente pero hay otras que están en el olvido, y ahí esta la fuente de nuestros problemas actuales. El sufrimiento es la medicina del alma. Así que lo que podemos hacer es mejorar nuestros pensamientos, actos y cultivar un buen dharma para nosotros, nuestros seres queridos, el país y el mundo. Debemos incluir más la parte espiritual en nuestras vidas, no sólo somos seres materiales, he ahí el problema, la división, el creer que somos distintos, cuando en realidad somos uno con todos, si la perspectiva cambia, ¿que limites tendríamos?... Paz.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Mirna Alvarez Rivas /

    12/06/2019 1:31 PM

    Me parece raro que ustedes hayan sacado un reportaje de este candidato tan lapidado por otros medios y el de ustedes ha sido muy ecuánime me gusta

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    José Alfredo Calderón E. /

    12/06/2019 6:31 AM

    Me parece raro que no haya salido nada del robo de alimentos por parte de militares guatemaltecos en Haití, después del terremoto. Tengo entendido que Mulet sólo ordenó el regreso de los enviados a territorio nacional, sin consecuencias....

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Víctor López /

    12/06/2019 6:03 AM

    No , mulet es un señorito con suerte ... La oligarquía feliz con él , Manuel VILLACORTA es más preparado en un debate lo hace como papilla... Es el candidato que merece el voto del pueblo... Mulet ese señorito que siga de embajador ..,

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

      - /

      13/06/2019 6:37 AM

      Vos queres dividir el voto.....hector Arnoldo hernadez rojas "victor lopez" ....para que gane la vieja de la UNE.....simulas simpatías por villacorta......para que la vieja gane el primera vuelta.....Cuque vendepatria.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Gustavo /

    12/06/2019 4:15 AM

    Confirmado!!! Mulet es la única opción que tenemos. Asi nomada se empeñe en desgastarlo no hace mas que confirmar que tiene harta capacidad. Claro no tiene el corte socialista que nomada quisiera, lo cual para la gran mayoría de guatemaltecos es irrelevante.

    ¡Ay no!

    6

    ¡Nítido!

    Briam Donis /

    12/06/2019 2:18 AM

    Una gran carrera en la ONU, paso por toda la jungla que siempre la política guatemalteca y se vuelve a adentrar en ella por eso se le critica sin la razón adecuada, la razón adecuada sería no otra sino su partido. Es una opción viable que tomo, ya que escalando arriba no luce bien el médico, ni menos el empresario bachiller si voy para abajo para nada me indigna la mujer líder sin escolaridad, me parece una opción excelente pero no ahora sin acuerpamiento.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    José Molina /

    11/06/2019 8:14 PM

    Este está más perdido que el Jimmy Morales si Jimmy es el hombre en la luna. Mulet es el hombre en Marte. Hablar es fácil la realidad es otra.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones