Carlos Vielmann: el secuestro político, el estallido y la empatía

No puedo imaginar la frustración y la tristeza de Carlos Vielmann, sus familiares y amigos por una prisión de tres meses que consideran muy injusta. Pero me parece que eso no justifica llamar a una guerra ideológica para incendiar el país.

Entender la política Opinión
Esta es una opinión

Carlos Vielmann, el día que fue capturado, cuando ingresa a la carceleta de Tribunales.

Foto: Carlos Sebastián

Guatemala es un polvorín. Estamos más cerca que nunca, desde 2015, de un estallido político. Desde la élite y la extrema derecha. Se sienten acorralados y los azuzadores están salivando de las ganas de violencia política.

Hay dos acusaciones del MP y la CICIG que tienen en vilo al sistema político y económico en Guatemala.

Una es la de financiamiento electoral ilícito por parte siete de los mayores empresarios del país al ahora presidente Jimmy Morales, y otra es la acusación de ejecuciones extrajudiciales y tortura contra el exministro Carlos Vielmann y otros cinco expolicías.

1. El financiamiento electoral ilícito

El primer caso es indispensable para nuestra democracia. Busca que en el futuro deje de haber trampas de financiamiento bajo la mesa a los candidatos presidenciales. La acusación busca que el escarnio público (y quizás la cárcel) puedan ser un disuasivo para que las grandes fortunas del país dejen de financiar de manera ilegal a los candidatos a la presidencia y a la vicepresidencia.

La alianza parlamentaria de FCN, UNE, Todos y aliados intentó salvarse de esta persecución penal cambiando la ley para decir que su delito ya no era delito, en 2017 y en 2018.

Este Pacto de Corruptos de 2017 fue frenado por los ciudadanos con manifestaciones que rodearon al Congreso y por la mayoría de los magistrados de la Corte de Constitucionalidad. Ese freno es una democracia republicana. Una en la que los ciudadanos pueden demostrar su rechazo a pactos de impunidad y en la que los jueces pueden ejercer de contrapeso a los abusos de los poderosos.

El signatario de los acuerdos de paz Gustavo Porras calificaba este tipo de contrapesos como “la dictadura de los jueces, que no son electos por el pueblo”. Qué vergüenza afirmar lo que dice este sociólogo y exdemócrata. Desde hace 200 años el mundo democrático republicano ha clamado por sistemas políticos en los que los jueces sean un freno a los abusos del poder. Es lo que sostiene todavía a Europa, Estados Unidos y países de América Latina como democracias, y es lo que hace que China, Rusia o Venezuela no sean democracias.

En otro intento de abuso del poder político y económico en 2018, el Pacto de Corruptos –conformado por FCN, Todos, MR-Podemos, la UNE y el CACIF– aprobó y aplaudió este octubre una ley en la que decidían que su comportamiento delictivo de las campañas presidenciales, cuando conspiraron para esquivar la ley y financiar ilegalmente la campaña de Jimmy Morales, PP, UNE y otros, ya no era delito.

Una piñata de impunidad.

En 2015, el MP y la CICIG comprobaron con facturas y transferencias financieras, y con la confesión de la empresaria Paulina Paiz, que siete empresarios habían decidido dar financiamiento electoral de manera ilegal a Jimmy Morales, a petición del entonces candidato presidencial. A cambio de eso tuvieron, al menos, derecho de picaporte para “ayudarlo a escoger técnicamente a los ministros” y para que uno de los recaudadores de fondos ilícitos, Andrés Botrán, fuera nombrado comisionado presidencial para la seguridad alimentaria.

Una vez acusados por el MP y la CICIG y ya sin argumentos para defenderse, en 2018 decidieron en el Congreso que eso no era delito, y CACIF aplaudió. Y pensaron que chás, chás, borrón y cuenta nueva, eran legales y legítimos de nuevo, y la Cámara de Industria puede ser observador en el TSE para orientarlo sobre qué es legal en las elecciones de 2019.

(Lea por favor esta entrevista con uno de los empresarios anti-CICIG: “Todos hemos cometido delitos, pero la CICIG se parcializó y entonces todo empezó a politizarse”.)

Por dicha, Guatemala es una democracia republicana y los jueces son un contrapeso a los políticos y a las gremiales corruptas. Y la jueza Ericka Aifán les dijo que eliminar un delito no elimina la conducta delictiva y que iba a empezar a juzgar casos de financiamiento electoral ilícito.

Repitamos juntos: Gracias a un MP y una CICIG independientes de los políticos y sus financistas, gracias a jueces independientes que son contrapesos, gracias al periodismo independiente, gracias a ciudadanos activos (y no a los netcenters, fundaterrores y a los corruptos) es que Guatemala no es una Venezuela.

Gracias a la CICIG y al MP (FECI) hemos podido llegar hasta el fondo de una de las dos fuentes de financiamiento de las estructuras que producen impunidad.

Este caso de financiamiento electoral ilícito tiene particularmente nerviosos y ‘en modo ataque’ a los políticos corruptos y los grandes empresarios que los financiaron de manera ilícita. Es decir, a los políticos y a los grandes empresarios que corrompieron la democracia.

Los corruptos y los azuzadores empezaron a decir desde 2016 que en realidad esta persecución de sus delitos era porque “el MP y la CICIG quieren convertir a Guatemala en una Venezuela”.

Y ayer escuchamos todos esa frase el otro caso que más tensiones genera en el mundo político y económico guatemalteco.

2. El caso Vielmann

– El fiscal de la FECI (Juan Francisco Sandoval) mejor que se vaya a Venezuela, dijo Carlos Vielmann al salir de la audiencia.

El exministro Carlos Vielmann, expresidente de la Cámara de Industria, fue capturado y acusado por el MP y la CICIG de dos cosas: de asesinar a fugados de una cárcel en 2006 (ejecuciones extrajudiciales) y de torturar a secuestradores recapturados de esa fuga en 2006.

Desde Nómada nos parece que juzgar ejecuciones extrajudiciales es esencial para la democracia y para el respeto a la vida y a los derechos humanos. Por eso dedicamos muchos recursos periodísticos para cubrir el juicio a Carlos Vielmann en Madrid y el juicio a Erwin Sperisen en Ginebra.

Me parece que como Vielmann ya fue juzgado y absuelto en Madrid por el Plan Pavón y el Plan Gavilán tras un juicio de 7 años, creo que ya no debería volver a ser juzgado en Guatemala. Esto porque esos tres asesinatos de fugados recapturados eran parte del Plan Gavilán. Creo que debe juzgarse a los otros cuatro policías, incluido el viceministro de Jimmy Morales, Kamilo Rivera, pero me parece que a Vielmann ya no.

Además, me parece que la acusación de tortura a los fugados recapturados tiene dos grandes vacíos: 1) uno de los secuestradores que acusa a Vielmann dijo que había sido vendado de los ojos pero que vio a Vielmann, y 2) en un audio de 2013 publicado hace dos semanas se escucha a otro de los secuestradores que acusa a Vielmann que en realidad no había sido torturado pero que a cambio de beneficios económicos, podía declarar que sí.

Quisiera recordar dos verdades inmensas, que pocas veces son compartidas por ambos lados de la tribuna. Quienes defienden a Vielmann solo miran un lado, y quienes aplauden que se le acuse solo miran al otro lado.

A) Durante la administración de Vielmann (2004-2007) hubo ejecuciones extrajudiciales, escuadrones de la muerte: Los policías tuvieron carta blanca para asesinar a ciudadanos, fueran inocentes o fueran acusados de ser delincuentes, o fueran reos o fugados. Eso ya lo sentenciaron tribunales en Guatemala, Ginebra y Madrid. Pero en Madrid la defensa de Vielmann dijo que Vielmann no sabía y no autorizó esos escuadrones de la muerte.

La mayoría del tribunal de Madrid sentenció que la defensa de Vielmann tenía la razón. Y la jueza Claudette Domínguez dijo ayer en la Ciudad de Guatemala que como un tribunal ya juzgó a Vielmann sobre el tema, no debería volver a ser juzgado por ese tema.

Las ejecuciones extrajudiciales no solo son inmorales y antiéticas, sino que son ineficientes –desde que dejaron de ocurrir en el Ministerio de Gobernación tras la salida de Vielmann y Sperisen en 2007, los homicidios disminuyeron en el país hasta la mitad–.

Gracias a la CICIG y al MP hemos podido descubrir esto, que solo servirá para salvar vidas de guatemaltecos y guatemaltecas.

B) Dicho esto, hay que recordar que la administración de Vielmann también resolvió los secuestros de muchos ciudadanos. Incluso nos asesoró en el secuestro de una amistad mía, por la que personalmente tuve que pagar el rescate. Entonces puedo imaginarme perfectamente el sentimiento de tristeza y rabia que sienten muchos familiares, amigos y colegas de Vielmann porque ahora lo acusen de torturar a cuatro secuestradores recapturados, y que la evidencia del MP y la CICIG sea el testimonio de esos cuatro secuestradores (con las contradicciones mencionadas arriba).

Para Vielmann y para su amigo Juan José Gutiérrez, el co-presidente de la Corporación Multi Inversiones y tuitero renacido, esto es una evidencia de que la CICIG es “una policía política” y que “Vielmann es un secuestrado político”.

Y no. Me parece que todo su dolor y frustración les nubla el juicio y están equivocados.

Esta afirmación del secuestro político es muy peligrosa porque está llamando a una guerra ideológica, que puede incendiar al país.

Y Guatemala no necesita un incendio.

Carlos Vielmann no es un secuestrado político porque es un ciudadano con derechos en una democracia republicana. Un ciudadano al que la CICIG de Iván Velásquez y el MP de Consuelo Porras (la jefa del FECI Juan Francisco Sandoval) acusan de ejecuciones extrajudiciales y de tortura.

Pero la CICIG, el MP y su FECI no son los que tienen a Carlos Vielmann en prisión preventiva desde ayer 26 de noviembre hasta el 26 de febrero.

Quien ordenó que esté en prisión preventiva es la jueza Claudette Domínguez, una jueza que bien podemos calificar de anti-CICIG y de pro-militar.

Recordemos que la jueza Domínguez fue la que argumentó (en un fallo bien pobre) que no se podía mantener detenido ni juzgar a Erick Melgar Padilla, el jefe de la Guardia de Honor, porque tenía inmunidad por ser juez de tribunales militares. Ese argumento se cae por su peso porque ni la Constitución ni ninguna ley otorga inmunidad a jueces ad hoc de tribunales militares.

Sí, la jueza Claudette Domínguez, quien envió a prisión preventiva a Vielmann no fue una jueza venezolana chavista, sino una jueza más bien pro-militar.

Y no está recluido en una prisión venezolana chavista, sino en una prisión VIP bajo custodia del Sistema Penitenciario y del Ministerio de la Defensa, que no tienen nada que ver con la ideología comunista venezolana, sino que son bastante conservadores.

Por cierto, me parece bien que a un exministro de Gobernación como Carlos Vielmann, que metió presos a muchos delincuentes y recapturó a secuestradores fugados, haya sido enviado a una cárcel especial, VIP, para garantizar su vida y su integridad.

Y hay que recordar que la integridad y la vida de Carlos Vielmann no está en las manos de una guerrilla venezolana, sino que es responsabilidad íntegra del Ministerio de la Defensa, autoridad máxima en la prisión en el cuartel de Mariscal Zavala.

¿Es sólida la acusación contra Carlos Vielmann? Me parece que, a diferencia de la gran mayoría de acusaciones de CICIG-MP, no lo es.

¿Eso lo convierte en un preso político? No.

¿Hay contrapesos entre MP-CICIG, Juzgados de Alto Impacto y Ministerio de la Defensa? Sí.

¿Tiene garantías Carlos Vielmann para apelar si no le parece la decisión de Claudette Domínguez, una jueza pro-militar? Sí.

¿Debería la élite y la extrema derecha empezar una guerra civil? No.

Este momento de Guatemala no es fácil. Son los dolores de crecimiento de un Estado de Derecho en construcción en el que ninguno, ningún sector, tiene la palabra definitiva. Los dolores de una democracia republicana en construcción. Es la tensión de una transición inconclusa desde 1996. Son dolores por los que tenemos que pasar. Porque si nos quedamos inmóviles estaremos siempre a dos pasos de caer en lo que está viviendo Honduras de una dictadura llena de violencia y pobreza, a dos pasos de lo que vive México de captura del Estado por narcos, y a dos pasos de la dictadura sanguinaria de Nicaragua.

Ahora, en un mes y medio, nuestro sistema democrático republicano se va a abrir a una competencia, en el Congreso, en el Gobierno, en las municipalidades y en las Cortes. Es una gran oportunidad de renovación, pero es un momento tenso. Muy tenso.

Y no necesitamos fuego. Necesitamos serenidad. Necesitamos transparencia, justicia, democracia, república.

Cabemos todos. Sin corrupción, sin impunidad. Con empatía.

Martín Rodríguez Pellecer
/

Es el director y CEO de Nómada. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Empezó en el periodismo en 2001 en cartas de lectores. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014, Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la UAM. Fue finalista del premio FNPI en 2013 y 2017. Ganó el premio nacional de periodismo en 2004 y 2017. Es políglota y feminista. @Revolufashion


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

9

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Rathor /

    01/12/2018 10:17 AM

    Si se materializa la bola que anda de que solo van a quedar para presidenciables torres y aldana por obra y gracia de la cicig...yo digo que si nos vamos por el exterminio total...ese error no se puede cometer 2 veces...

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Juan Carlos /

    29/11/2018 1:57 PM

    Demasiados "me parece" y "creo...".

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      jose contreras /

      29/11/2018 2:29 PM

      Claro, es una opinión del autor, es válido.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Blanca Rosa González /

    29/11/2018 9:36 AM

    En ese análisis hale falta un tema crucial para la institucionalidad del país y se relaciona con las acciones del señor Morales al emberrincharse e impedir la entrada de Iván Velásquez, ya esto raya en la terquedad de un enfermo mental que "no quiere" acatar las leyes, solamente porque su familia e incluso él tienen la cola machucada. Este nefasto proceder desacatando un decisión constitucional, puede llevar al país al caos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Lorena /

    28/11/2018 9:09 AM

    Mientras este grupito de empresarios, manipuladores de la constitución sigan manejando el pais a su antojo seguirán siendo un peligro para cualquiera de nosotros los Guatemaltecos! Esa practicas de psicopata por parte de los policías y sus jefes no es legal. Aunque los tipos secuestradores sean una basura eso no significa que todos nos vamos a comportar igual que ellos o que nosotros podemos aplicar la ley con nuestras propias manos! Se imaginan ustedes que los jueces hicieran lo mismo? yo no creo que CICIG estando en la situación que se encontraba, hubieran cometido tantos errores, a la hora de mandar a capturar a Vielman otra vez, lo que sí me parece extraño es porque volver a abrir la herida y precisamente con este señor, si bien en cierto aparentemente es de una familia del CACIF pero tampoco es alguien tan importante como para seguir poniéndole el dedo encima... creo que la FECI tiene mejores pruebas y espero las presenten pronto. se que en esa época pedían que declaran los policías de forma falsa, lo se porque una persona a la que conozco se ponía disfraz, hasta peluca! Cuando tenia que presentarse en el MP. Y declarar las monstruosidades que pasaban en el ministerio de gobernación, aunque siempre aseguraba que trataba de decir lo mínimo por miedo a represalias o que lo mataran. Por mi que ya lo dejen libre! para que gastar recursos etc en esto! cuando se suponía que CICIG presentaría el caso ODERBRECHT. Algo del momento y que nos súper interesa para que procesen a todos los involucrados y beneficiados de forma anomala. Pero también creo que es importante eliminar ese mal hábito de la tortura por parte de este grupito...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    28/11/2018 6:14 AM

    Se confirma lo que siempre he sostenido a Vielman y sus secuaces no le van a hacer nada... Esto es puro show : que lo meten preso , que lo sacan, que va y que viene ... Como paso con ríos Montt , 80 años de prisión, se declaró loco ( a su favor) salió libre... Como si nada. Aceptemolo guatemala ya no tiene remedio... Aqui la oligarquía nos gano ( como siempre) y como ya el país no tiene remedio: hagamos presidente a SINIBALDI , SANDRA , ZURI, Y DEMAS LACRAS... En cuanto a la cicig si se va o se qua da igual , el pueblo NO HA CRECIDO ECONÓMICAMENTE CON ELLOS O SIN ELLOS. En cambio la oligarquía con ellos o sin ellos... SIGUEN HARTANDOSE COMO CERDOS,esa es la realidad... Si a don Martín ya lo " convencieron" imaginense como estarán los otros medios; prensa libre? , la hora, el periódico ... En conclusión a seguir trabajando como burros para sostener a todos estos parásitos y a seguir celebrando cada 15 de septiembre nuestra "libertad".

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Aibc /

    28/11/2018 4:40 AM

    Estar por encima del bien y del mal. Muy comodo, simular objetividad. Me encantaria que así como analizas tan detenidamente la financiación ilegal lo hicieras con el caso Vielman. En donde lo veo plagado de asuntos personales y no detalles que aporten a la informacion que como lectora necesito. Estoy deacuerdo en que no necesitamos una guerra pero si necesitamos que en Guatemala exista justicia REAL! En los 36 años que tengo de vida la última palabra siempre la han tenido los mismos! No hay que complacer a todo el mundo para ser objetivo y un buen profesional.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Galileasonisvellet /

      28/11/2018 10:29 AM

      Bien pensado y una verdad

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Jeronimo sebastian esquivel /

    27/11/2018 11:22 PM

    Sorprendido con tu análisis. He atacado en anteriores ocasiones tus publicaciones por el sesgo Soroizquiedista. Pero hoy he de reconocer tu objetividad.Ojala y continúes así. Suerte mano.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones