8 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Gastro Audiovisuales Guía de viajes
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Esta es la explicación de la diferencia entre el Censo (14.9 millones) y el Renap (20.2 mm) en Guatemala

El resultado del primer censo en Guatemala después de 16 años dejó a todos perplejos. 14.9 millones cuando el cálculo oficial era 17.8 millones y, especialmente, cuando hay 20.2 millones de personas registradas en el Renap. Este es el resultado de la verificación desde Nómada: Aunque ambos datos están sujetos a imprecisiones, no hay evidencias de que ninguna de las dos cifras sea falsa. ¿En dónde están los 5 millones de diferencia? En los migrantes y los fallecidos.

Entender la política Censo 2018 INE P258

Presentación del censo 2018.

Foto: Carlos Sebastián

[¿Aún no recibís La Jugada? Suscribite aquí y recibí en tu correo una explicación de lo más importante del día.]

Este martes 17 de septiembre, el Centro Cultural Miguel Ángel Asturias fue la sede de un evento al que todos asistieron con la misma intención: Saber, después de 16 años de silencio, cuántas personas habitan en el territorio nacional. A pesar de sus carencias, en el presupuesto del teatro y en la credibilidad del gobierno de Jimmy Morales, ahí estaba la sala Efraín Recinos para traer la respuesta.

No había terminado de presentar el resultado un un nervioso Néstor Guerra, gerente del Instituto Nacional de Estadística (INE), cuando comenzaban los cuestionamientos públicos.

Las críticas eran previsibles contra un gobierno que tiene 18% de popularidad y que, entre otras mentiras, dice atrapar aviones del narco con camiones y que niega en público comprar equipos militares y es desmentido al siguiente día por sus colegas argentinos.

Pero el proceso del censo tuvo respaldos técnicos, acompañamiento del Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) y hay una explicación convincente sobre las diferencias.

Después de tres semanas de recolección de datos -entre julio y agosto de 2018- y un año de procesamiento de millones de cuestionarios, finalmente hay un nuevo resultado oficial: Hasta el 16 de agosto de 2018 había en Guatemala 14.901.286 personas.

Un aumento modesto respecto de los 11.2 millones de la medición de 2002. Modesto por los estereotipos sobre la superpoblación y los cálculos del INE.

El Estado de Guatemala no había realizado un censo –normalmente se hacen cada diez años en los países preocupados por sus ciudadanos– porque la ley electoral establecía que el número de diputados era proporcional a la población. En vez de alcanzar los consensos para reformar la ley electoral, la administración de Otto Pérez Molina (2012-2015) pospuso el censo y la de Jimmy Morales lo realizó hasta su tercer año de gobierno.

Los 20.2 millones de inscritos en el RENAP 

“Según cifras por registros de inscripción de nacimiento, en Guatemala hay 19,658,562 habitantes”, reportaba el Renap en septiembre de 2018, en una publicación que aún puede ser consultada en el portal oficial de esa institución. Ayer lo actualizaron a 20.2 millones.

Pero el registro de diez años del Renap no dice cuántos habitantes hay en el país. No toma en cuenta defunciones ni tampoco cuántos guatemaltecos y guatemaltecas migraron a Estados Unidos entre 2007 y 2019. Y Guatemala, con sus cifras de violencia, pobreza y desigualdad, tiene un éxodo durante la última década.

Solo entre 2018 y los primeros meses de 2019, Estados Unidos ha capturado en sus fronteras a 372,000 guatemaltecos, según su departamento de Seguridad Interior. Este número de capturados, según analistas de expertos en migraciones y en remesas, consultados por el economista Quique Godoy, es un tercio de los guatemaltecos que migran. Es decir, por cada persona capturada, hay otras dos que sí lograron entrar.

Así, entre capturados y no capturados, en los últimos 20 meses habrían llegado 1.1 millones de guatemaltecos más a Estados Unidos.

Según las estimaciones oficiales de los servicios consulares del Ministerio de Relaciones Exteriores, la población total de guatemaltecos que ha llegado a los consultados a pedir certificaciones o pasaportes en Estados Unidos es de 2.9 millones.

El excanciller Carlos Raúl Morales estima que hay un subregistro de guatemaltecos migrantes.

Quizás, a partir de la diferencia entre el Renap y el Censo, el Ministerio de Relaciones Exteriores debería buscar atender no a 2.9 millones sino a 4 millones de guatemaltecos.

Esto explicaría por qué los guatemaltecos en Estados Unidos envían más remesas que sus pares hondureños y salvadoreños. Y equipararía el porcentaje de población migrante de Guatemala con los porcentajes de El Salvador y Honduras.

Los 20.2 millones de registros del Renap tampoco incluyen a los fallecidos. Se solicitó al Renap la cifra total, pero no la entregaron. Si se toma en cuenta su último reporte hasta julio de 2019, hay un promedio mensual de 7 mil fallecidos -por causas naturales en su gran mayoría-. Si se multiplica esos 7 mil por 15 años, suman unos 1.2 millones de guatemaltecos menos.

Si a los 20.2 millones se restan 1.2 millones de fallecidos y otros 4 millones de migrantes, esto explicaría la diferencia con la cifra de 14.9 millones del Censo 2018.

“No es tan grave si las proyecciones del INE no coinciden”

Según las estimaciones de población del INE, para 2018 –momento en el que se hizo el censo– la cantidad de guatemaltecos debía ser de 17.3 millones, un poco más que los resultados del censo.pero cercana a la cifra entre el censo y los guatemaltecos que han acudido a los consulados.

Hacer estimaciones de población es predecir el comportamiento de tres variables que juegan un papel fundamental en el comportamiento demográfico: la natalidad, mortalidad y migración. En la medida en que alguno de estos tres factores aumente o disminuya a través de los años, se reduce o aumenta la cantidad de la población.

En el 2015, el INE hizo una estimación con base en información obtenida de las estadísticas vitales, (tasa de natalidad, tasa de mortalidad), además, las encuestas de Condiciones Vida 2000-2014  y los censos de 1981, 1994 y 2002. No obstante, los resultados del censo demuestran que algo falló en la fórmula y que algunos de los tres factores- natalidad, mortalidad o migración- tuvo un comportamiento inesperado.

Guiomar Bay, la representante del Centro Latinoamericano y Caribeño de Demografía (CELADE), de Naciones Unidas, lo explica de esta forma:

– Cuando se obtienen los resultados de un censo lo primero que se debe hacer es comparar las cifras recolectadas con las proyecciones realizadas. Si, por alguna razón no coinciden, no significa que las estimaciones estén mal hechas o que el censo no sea preciso. De hecho, es imposible que coincidan y es probable que las proyecciones vigentes estén sobrestimando la población porque fueron hechas en base a un censo demasiado antiguo. También demuestra que no se cumplieron los supuestos de fecundidad, mortalidad y migración.

Según Guiomar Bay, los cambios en los procesos demográficos surgen a ritmos acelerados. Por ejemplo, en 2002 la Organización de Naciones Unidas estimaba que para 2030 los países iban a alcanzar un promedio de 2.1 hijos por mujer. En algunos países, esa predicción se cumplió un año después. Mientras que en otros países todavía no se acercan a ese número.

– Creo que se quedaron cortos los saldos migratorios (balance entre emigración e inmigración)  proyectados en la región. Guatemala es un país que se caracteriza porque es mayor la emigración que la inmigración; eso nos dificulta estimar ese saldo migratorio porque dependemos de la información de personas que residían en Guatemala y que se fueron a otros países. México y Estados Unidos son los principales destinos de los migrantes guatemaltecos y dependemos de sus censos para ayudarnos a estimar esa parte de la emigración.

Según Bay, la realidad de la migración en Guatemala supera las cifras calculadas en las proyecciones anteriores. En una de las estimaciones realizadas por la CEPAL de la ONU para calcular el comportamiento demográfico hasta 2050, advertían que la migración reduciría. Sin embargo, la tendencia ha sido opuesta.

De hecho, los números de migraciones guatemaltecas se han duplicado entre este año y el anterior, según las capturas del gobierno estadounidense. Pasaron de 114 mil en todo 2018 a 258 mil en ocho meses de 2019.

¿El Renap tiene peras y el Censo tiene manzanas?

Cuestionar las cifras del censo a partir de las registradas por el Renap es como comparar peras con manzanas, según la representante del CELADE.

La diferencia es sencilla: El censo trata de identificar la cifra total de las personas que residen actualmente en Guatemala. Mientras el Renap es un registro de la población que ha nacido en Guatemala. La diferencia serían los migrantes y los fallecidos.

Si no quedó fuera del censo una población significativa, ¿a qué podemos atribuir el desfase entre las cifras reportadas por el Renap, las estimaciones poblacionales y los resultados del censo?, se le preguntó al gerente del INE. 
–Yo veo que la principal causa es la migración. O sea, la cantidad de personas guatemaltecas que están viviendo en el exterior. Puede ser que sumen hasta más de 4 millones. También hay muchos guatemaltecos que están en el exterior pero no se registran. Hay gente que se registró y fallece pero no consideran necesario registrar la defunción si no hay algún motivo como herencia o algo similar. También existe  un subregistro de defunción en Guatemala.

Con estas cifras, de unos 4.5 millones, Guatemala se parecería más a El Salvador y Honduras. Uno de cada tres salvadoreños vive en Estados Unidos. Uno de cada cuatro hondureños también. Ahora, probablemente, uno de cada cuatro o cinco guatemaltecos vive en Estados Unidos.

Hubo gente que se quedó sin censar

Otro de los cuestionamientos en redes es qué cantidad de personas quedó fuera del conteo. Según Néstor Guerra, el gerente del INE, la cifra que no sería determinante para los resultados.

Si bien el INE contabilizó a más de 14.9 millones de personas, todavía no han determinado una cifra oficial del total de población para saber cuántas personas quedaron fuera del conteo.

– Ningún país del mundo logra censar al 100 por ciento de su población, ni siquiera los países más avanzados en estadística logran una cobertura completa. Nosotros logramos  un 96 por ciento de cobertura sobre la estimación de población. O sea que tuvimos una omisión del 4 por ciento de todas las viviendas. En varios lugares el censo no pudo entrar a pesar de las gestiones que hicimos. Fue el censista, el supervisor, hicimos reuniones con alcaldes y auxiliares y no hubo forma de ingresar a ciertas comunicadas ubicadas en zonas conflictivas por temas de energía eléctrica, actividades de minería, entre otros.

Entre los otros motivos están también condominios capitalinos que, “por razones de seguridad”, no permitieron el ingreso de los censistas.

El dato final de los migrantes

El Censo 2018 podría ofrecer un dato adicional a partir de los hogares que tienen familiares en Estados Unidos. Esto porque incluía estas preguntas.

– A partir del año 2002, ¿alguna persona que pertenecía a este hogar se fue a vivir a otro país y aún no ha regresado?
– ¿Cuál es el total de personas que se fueron y aún no han regresado?
– ¿Cuál es el sexo de la persona que se fue?
– ¿Qué edad tenía la persona cuando se fue?
–¿En qué año se fue?

Estas respuestas, no obstante, serán públicas en la siguiente entrega de resultados del censo, en noviembre de 2019.

La diferencia entre el Censo y el Renap, eso sí, dejó algo en claro. En Guatemala viven poco menos de 15 millones de personas. Y Guatemala no tiene a un 10 por ciento de sus habitantes en Estados Unidos; probablemente sea a más del 20.

Kimberly López
/

Periodista guatemalteca en constante formación. Empecé a conocer el periodismo en Plaza Pública y La Hora. Me interesa la política, la fiscalización y contar historias. No sé si seré testigo de un mejor país, pero quiero ayudar a construirlo.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


6

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Rudy Contreras /

    11/10/2019 2:11 PM

    Se pierde en la explicación decir que la manipulacion de resultados es debido a que el sistema que gobierna, no desea y no le apetece contar mas, porque el presupuesto deberia aumentarse. En un sistema corrupto es mejor restar habitantes para poder embolsarse los impuestos de los 'pocos' que pagan. Asi estamos en el siglo cuando los humanos ya casi llegan a Marte! Guatemala es atacada desde adentro por parasitos desleales que a mordiscos se atragantan la riqueza que no quieren y no van a compartir con la ciudadania que cree todo lo que les dicen!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    VC /

    21/09/2019 6:36 AM

    Gracias por tan trascendente análisis

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    José Molina /

    18/09/2019 6:34 PM

    Era necesario hacerlo bien, siempre no fué posible. Entre los tipos de investigación un censo aunque en sí no lo es se supone que teniendo los recursos es algo fácil. Seguimos en el subdesarrollo y la corrupción.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jorge Arriaga /

    18/09/2019 5:41 PM

    Serán qué los elegidos ya partieron y que ahora sólo nos quedan las bestias del gobierno, cacif y ejército. Estamos en el infierno.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor López /

    18/09/2019 2:19 PM

    Lo único que se es que da igual saber cuantos sonó , y los 200 millones. ? Fue buen negocio para jimy y su banda . Ni modo otra vez somos expectatadores de cómo se roban el billete. Ya estamos acostumbrados ...

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    R. ÁLVAREZ /

    18/09/2019 11:05 AM

    El censo tuvo graves anomalías. Varias personas no fuimos censados y en algunos casos el proceso fue tan torpe que pasaron dos veces al mismo lugar. Lo digo por experiencia propia y de amigos y familiares. Que desperdicio de dinero y se suma otra oportunidad perdida.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones