Juan Carlos Monzón señala a Prensa Libre y Guatevisión, y tenemos que hablar sobre ello

Quienes apoyan o quienes se oponen –sin legitimidad o con legitimidad– a la forma en la que el MP y la CICIG llevan la lucha contra la corrupción están viendo de cerca cómo vamos a reaccionar los periodistas en este momento.

Entender la política Opinión P258
Esta es una opinión

Juan Carlos Monzón testifica ante el juez Miguel Ángel Gálvez.

Foto: Carlos Sebastián

Juan Carlos Monzón, mano derecha de la vicepresidenta Roxana Baldetti entre 2011 y 2015 y ahora colaborador eficaz de la justicia, dejó para la parte final de su declaración ante el juez Miguel Ángel Gálvez uno de los capítulos más incómodos para quienes transmitimos sus declaraciones a la ciudadanía: los medios de comunicación.

El exsecretario privado vicepresidencial dijo ayer que los directores de Guatevisión y Prensa Libre intercambiaron favores con Baldetti. Los acusa, a Haroldo Sánchez (Guatevisión) y Miguel Ángel Méndez Zetina (Prensa Libre), de contratar a familiares en puestos en el Estado a cambio de favores en coberturas.

Antes de continuar, quisiera expresar un punto. Me parece que el rol de Prensa Libre y Guatevisión en esta lucha contra la corrupción y la impunidad ha sido ejemplar, admirable. Se han mantenido en una línea independiente, decidida para transmitir las evidencias que encuentran el MP, la CICIG y sus propias investigaciones periodísticas aunque esto signifique incomodar a amigos, familiares y aliados comerciales. Aunque esto signifique que a la Corporación la acusen de ‘comunista’, que no tiene nada de malo pero que debe ser doloroso para esa corporación a la que la guerrilla le secuestró directores en el conflicto armado y que es un estandarte del periodismo conservador. En fin, me parece que Prensa Libre y Guatevisión están dejando en alto el nombre del periodismo.

Pero que sean medios a los que admiramos, aliados en esta lucha, no quiere decir que el resto de medios no hablemos sobre esta acusación de corrupción.

1. El caso de Guatevisión

El primer punto a resaltar es que me enteré como ciudadano de la declaración de Juan Carlos Monzón porque Guatevisión la transmitió sin censura y después la discutieron en el programa Sin Filtro. Esa libertad periodística habla muy bien de ellos, su director Haroldo Sánchez y su presidente, Mario Antonio Sandoval.

Esto dijo Monzón sobre el canal:

– Espero que los medios de comunicación no corten la señal ahora que voy a decir esto. Recuerdo al señor Manuel José Chocano que llegó a ser secretario de la Comisión Nacional del Contrabando; él era yerno del señor Haroldo Sánchez de Guatevisión. Y (para) cualquier cosa que nosotros necesitáramos para el apoyo del manejo de alguna nota periodística negativa o positiva en beneficio del gobierno del Partido Patriota, el encargado de poderle hablar y transmitirle la solicitud al señor Haroldo Sánchez, era yo, a través del señor Chocano, su yerno.

– Incluso, recibí una instrucción del señor presidente Otto Pérez Molina, a través de la señora Vicepresidenta, que solicitaba que cambiaran a la periodista de Guatevisión que estaba cubriendo Casa Presidencial; se lo pedí al señor Chocano y al día siguiente ella ya no estaba.

En la nota no aparece una respuesta de Haroldo Sánchez y en el programa Sin Filtro los analistas comentaron que también esperan una explicación por parte del director del medio.

Esta reacción de Guatevisión, me parece a mí, es periodismo.

Esto está a años luz de su competencia, los canales de Albavisión (Canal 3, 7, 11 y 13) y Radio Sonora, cuya representante legal y esposa de Ángel González está prófuga porque fueron acusados por el MP y CICIG de haber financiado ilegalmente al Partido Patriota y después haber cobrado millones en contratos de publicidad. Cometieron esos delitos –de dar financiamiento electoral ilegal por medio de infomerciales para Manuel Baldizón, Sandra Torres y Jimmy Morales– y ahora son uno de los pocos aliados que le quedan al Pacto de Corruptos.

Lea: Esta es la publicidad gratuita que los canales de Ángel González nos cobra después

Pero aunque esté a años luz de una competencia corrupta, los usuarios de Guatevisión necesitan una explicación y quizás una disculpa ateniéndose a las consecuencias de sus actos por parte del director, como hicieron los grandes empresarios.

Lea: BI, Cementos, Cervecería, CMI y el azúcar financiaron ilegalmente a Jimmy a través de MCN

Dicho sea de paso, me entusiasmó ver a varios de los empresarios –que son investigados por el MP y la CICIG y que ofrecieron disculpas– entre los espectadores que aplaudieron el informe de labores de Thelma Aldana. Creo que es una excelente forma de ganarse un lugar de vuelta en el escenario nacional, no solo ofreciendo disculpas y ateniéndose a las consecuencias de sus actos, sino apoyando decididamente la lucha contra la corrupción y la impunidad.

Esta tarde, el director de Guatevisión, Haroldo Sánchez, respondió a la acusación, negándolo los señalamientos.

 

2. El caso de Prensa Libre

Este periodista que escribe se formó en Prensa Libre entre 2001 y 2007. Eran los tiempos en los que el director era Gonzalo Marroquín y los editores eran Dina Fernández, Haroldo Shetemul, Myriam Larra y tantos otros maestros.

A tono con lo que habla Monzón sobre peticiones para cambiar periodistas de fuente, recuerdo que allá por 2004 cuando cubría la cancillería de Jorge Briz –bastante inexperimentado y desatinado el presidente de la Cámara de Comercio–, él le pidió al director Gonzalo Marroquín que me cambiara porque le hacía muchas preguntas incómodas y lo fiscalizaba. Y el director, como aprendí que debe ser, le respondió que las fuentes no son las que deciden qué periodista las cubre.

Prensa Libre es dirigida desde hace dos años por Doménica Velásquez y me parece que el diario está haciendo un muy buen papel en la tarea de contar a sus lectores la lucha contra la corrupción y la impunidad que estamos viviendo.

Pero Prensa Libre también tuvo un período de oscuridad, cuando entre 2011 y 2015 lo dirigió el señor que ahora menciona Monzón y que se llama Miguel Ángel Méndez Zetina.

Él fue mi primera aproximación a lo que a mí me parece corrupción en el periodismo. De colegas periodistas en la redacción me enteré de un primer abuso cuando él era subdirector en 2004. Le había enviado el CV de un familiar con su tarjeta como subdirector a María del Carmen Aceña, entonces ministra de Educación, para pedirle que le diera trabajo. La ministra se lo regresó y no cedió a las presiones. Y supe que Zetina intentaba vengarse cada vez que podía, incluso escogiendo las fotos en las que salía menos agraciada.

Eso no era nada en comparación al compadrazgo que tenía con su paisano Manuel Baldizón. Cuando en 2008 hice una de mis últimas investigaciones en Prensa Libre sobre cómo el entonces diputado Baldizón se robó un terreno municipal en el Lago Petén Itzá, me tuve que ir a Flores, Petén, a escondidas del subdirector, quien objetó la investigación hasta el último momento. Y fue descarada la forma en la que intentó proteger a Líder incluso en 2015 cuando la CICIG y el MP empezaban las capturas y las acusaciones contra diputados y el círculo de Baldizón, con titulares en los que se obviaba las palabras Líder o Baldizón cuando se hablaba de las acusaciones.

Entonces no me sorprendería que fuera real la acusación de Juan Carlos Monzón de una plaza para un familiar en la Vicepresidencia. O que hiciera favores cada vez que lo llamaba Pérez Molina. Recuerdo cómo en 2015 hubo un día en el que Cacif se opuso a una propuesta de reforma constitucional y al día siguiente, tras una llamada presidencial, el titular de Prensa Libre fue que Pérez Molina decía que sí tenía apoyo para la reforma. Unos días después publicaron un editorial pidiéndole al presidente que dejara de llamar para reclamos.

No eran buenos tiempos entonces para el periodismo en Prensa Libre. En 2014 publicamos desde Nómada que habían recibido Q36 millones sin licitar del Gobierno. Fue una investigación, por cierto, que el alcalde Álvaro Arzú (qepd) usó hasta el cansancio en sus redes sociales cuando quería atacar a Prensa Libre.

Por dicha, las instituciones son más importantes que las personas y Prensa Libre sobrevivió a ese director corrupto para retomar el rumbo desde que llegó a la dirección Doménica Velásquez. Desde entonces, y en especial en esta coyuntura, está haciendo un muy buen papel.

Veremos cómo nos cuenta a nosotros, sus lectores, esas acusaciones de Monzón.

3. El periodismo y el poder

Hay muchos trabajos complicados, pero hay dos que sé de cerca cuán complicados pueden ser. El de los policías (y los fiscales) y el de los periodistas.

El de los policías y fiscales porque tienen que perseguir al crimen organizado y siempre están tentados a pasarse del lado del mal a cambio de enormes sumas de dinero y poder. Por eso es tan meritoria esta generación de policías y fiscales guatemaltecos que supieron estar a la altura de la lucha contra la corrupción y la impunidad desde que Helen Mack dirigió la Comisión para la Reforma Policial allá por 2004 y después Carlos Menocal la lideró en 2009 para que la PNC finalmente se independizara del crimen en su liderazgo. Y la generación de fiscales desde 2008 en tiempos de Amílcar Zárate y Gloria Porras, que siguió con Claudia Paz y Thelma Aldana y que todo apunta a que seguirá con María Consuelo Porras.

Y es un trabajo complicado, agregaría, el de los militares. Aunque he sido crítico de los liderazgos corruptos y violentos contra civiles que ha tenido el ejército, hay que reconocer la valentía de tantos oficiales que luchan en silencio por ser la generación que finalmente limpie esa institución tan en deuda con la democracia.

Salvando las distancias con estos valientes funcionarios y funcionarias públicas, el trabajo de los periodistas también es complicado porque tenemos que contar cómo actúa el poder, el poder no-criminal, el consolidado, el respetado, el reputado, el hegemónico. Y el poder es muy atractivo, muy seductor.

Dicen otros dos de mis maestros, la colombiana Juanita León y el nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, que el periodismo por naturaleza está destinado a entrar en tensiones o en conflicto con el poder. Porque al poder le interesa contar el poder, contar su versión de las cosas y legitimarse a sí mismo ante el resto de la sociedad. Y el periodismo debe contar la realidad con la mayor independencia de todos los actores, incluido el poder.

Lograrlo requiere de ética y, especialmente, de perseverancia. La sanción social del poder, como les ha tocado a mis otros maestros, los salvadoreños Carlos Dada y Jorge Simán, es un rito de pasaje por el que tenemos que pasar los periodistas.

Tarde o temprano, con la madurez de las democracias (y de los propios periodistas), estos trabajos van siendo valorados. El de militares de carrera, el de policías y fiscales independientes de quienes cometen delitos, y el de periodistas independientes del poder.

Periodistas que tenemos que rendir cuentas no ante los actores políticos, sino solo ante la verdad o lo comprobable, ante nuestras fuentes y personajes de nuestras historias, ante la ley y ante nuestras comunidades de usuarios. Comunidades de usuarios que agradeceremos por las explicaciones (y quizás las disculpas y la disposición ante la justicia) ante las últimas acusaciones de Juan Carlos Monzón.

Martín Rodríguez Pellecer
/

Es el director y CEO de Nómada. Es guatemalteco, perseverante y alegre. Empezó en el periodismo en 2001 en cartas de lectores. En 2011 fundó Plaza Pública para la URL, y en 2014, Nómada. Estudió una licenciatura en la UFM y una maestría en Estudios Latinoamericanos en la UAM. Fue finalista del premio FNPI en 2013 y 2017. Ganó el premio nacional de periodismo en 2004 y 2017. Es políglota y feminista. @Revolufashion


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

15

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Jorge Alvizurez /

    10/05/2018 6:18 PM

    Es posible; aqui en Guatemala todo mundo quiere dinero y favores, hasta los mas religiosos andan metido en cosas feas, si no vean aquel señor de Megafrater, anda hablando babosadas y ha dejado regado hijos por todos lados, o talves andará limpiando su conciencia por eso se hizo predicador.

    Asi esta mi querida Guate!!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    HOYPORHOY /

    10/05/2018 2:45 PM

    Es importante, para que crezcamos como sociedad, que maduremos todos. Ciudadanos, medios, instituciones.... Cuando Juan Carlos Monzón acusa a alguno, automáticamente levantamos la ceja, los más prudentes, y lo quieren fusilar los más radicales.... pero cuando menciona a alguno que dábamos por bueno..... ¿dudamos? Vi el video de Haroldo Sanchez. Muy bonito y todo, pero no lo escuché decir que se ponía a disposición de las autoridades para que lo investigaran todo lo que fuera necesario y limpiar su nombre.
    Me gusta el periodismo de Guatevisión, de Nómada, de ElPeriodico.... pero no nos engañemos, nos falta mucho para tener un verdadero periodismo serio, profesional y crítico. Dicho lo anterior, no me extrañaría que en el paraíso de la corrupción más de algún periodista (medio) haya caído en la tentación de responder a los intereses del gobierno. ¿Porqué no? ¿Porqué ahora estamos todos juntos como los Avengers (perdón la comparación) contra la corrupción? ¿Somos ahora todos niños de primera comunión que nos juntábamos con los malos pero nunca se nos pegó nada?
    En nuestro país tenemos por costumbre negar cualquier cosa que nos haga parecer menos buenos que un santo, nos gusta parecer perfectos, sin tacha, siempre buenos..... una hipocresía que raya en el infantilismo y la inmadurez evidente. Re malos, malos, medio malos, medio buenos, buenos y re buenos hay en todas partes y en todos los ámbitos.
    Si el testigo protegido los menciona, que los investiguen a fondo. Termino con un refrán, como terminó su video don Haroldo Sánchez, quien nada debe, nada teme.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mario Alvarado /

    10/05/2018 11:00 AM

    Acabo de terminar de leer el articulo del Sr. Rodriguez Pellecer, me parece muy clara y objetiva su exposicion sobre las declaraciones de JCM y los señalamientos que este hace en contra de Prensa Libre y Guatevision., es importante hacer la aclaracion que el Sr. Pellecer efectua con respecto a que hay directivos y "hay directivos"en esos medios que merece la pena investigar. Gracias por la aclaracion y poder proveernos ese cuadro de referencia (informacion) sobre esos dos medios de comunicacion lo mas cercano a lo objetivo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mario /

    10/05/2018 10:57 AM

    Acabo de terminar de leer el articulo del Sr. Rodriguez Pellecer, me parece muy clara y objetiva su exposicion sobre las declaraciones de JCM y los señalamientos que este hace en contra de Prensa Libre y Guatevision., es importante hacer la aclaracion que el Sr. Pellecer efectua con respecto a que hay directivos y "hay directivos"en esos medios que merece la pena investigar. Gracias por la aclaracion y poder proveernos ese cuadro de referencia (informacion) sobre esos dos medios de comunicacion lo mas cercano a lo objetivo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marjorie Orantes /

    09/05/2018 7:11 PM

    Excelente nota!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Guido Orellana /

    09/05/2018 12:41 PM

    Me quedé aquí: "Aunque esto signifique que a la Corporación la acusen de ‘comunista’, que no tiene nada de malo". No puedo creer que todavía se busque este pensamiento tan retrógrada de querer un país comunista! Después de TANTA evidencia que este sistema solo beneficia a los políticos y 'allegados' a ellos y para el resto la miseria, un sistema que solo promueve la pobreza, y me baso en las amplias evidencias que hay a esto, y solo es bonito en la teoría pero al llevarlo en la realidad es NEFASTO.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    jorge Guzman Arevalo /

    09/05/2018 10:51 AM

    lamentablemente Nuestro Pais esta Undido con tanta Corrupcion en todas las Escalas, tanto en el Gobierno y todos sus Sistemas, Tanto la Policia, Ejersito, Migracion, Sat, Gobiernos Municipales, Congreso, Cortes de Justicia, CCC, y lo de los Noticieros tanto Escrito como Televisivo ese es Cuento Viejo, ellos Manipulan la Informacion y cada Quien da la nota como mejor le Convenga, lamentable q Guatemala es el Peor Pais en ese Rango como Dicen Guatema sinonimo de Guatepeor, Q Dios nos Ampare de esta Lacra q se Consume a nuestro pais😔😔😔😔

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Gabriela Monroy /

    08/05/2018 10:52 PM

    Una observación en su redacción. En el párrafo donde habla de la directora de los canales de Alvavision, se refiere a ella por su “parentesco” (esposa) de Ángel Gonzalez. Esa mujer tiene nombre y referirse a ella sin usarlo y si usando su relación con un hombre es machista.

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

      Oscar Castaneda /

      09/05/2018 6:45 AM

      Gabriela,
      Entiendo lo que esta diciendo, pero por otro lado, ella se ha puesto en esa situacion. Nunca dio la cara. Lo unico que hizo fue prestar su nombre y su nacionalidad para que su marido hiciera sus negocios. Todo mundo sabe quien es Angel Gonzalez. Ella, ni su nombre se

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    frank lopez hurtarte /

    08/05/2018 9:57 PM

    .
    .
    .
    PODRÍAS ESTAR EQUIVOCADO

    Asegurar que el papel de Prensa Libre en la lucha contra la impunidad es "ejemplar y admirable", se me hace una exageración de tu parte.

    Guatemala tiene un solo problema —1 solo— que deriva en las muchísimas desgracias nacionales, y es el Régimen Dictatorial Oligarca que imponen las mafias del CACIF vía los partidos políticos y el Ejército.

    Dicho de otra manera, Prensa Libre y Guatevisión tienen una clara desviación de objetividad cuando de corrupción e impunidad derivada del sector empresarial se refiere. Por no decir que encubren a ésas mafias.

    Por aparte, la historia de ésos medios, principalmente Prensa Libre, está saturada de sesgos, tráfico de influencias y compadrazgos, en especial cuando fue dirigida por el señor Gonzalo Marroquín, periodo en el cual su concuño Oscar Berger, fue Presidente de la nación.

    "Entre gitanos no se leen las cartas", pareciera ser tu postura, al no mencionar la condonación ilegal de impuestos a la SAT en el momento en que los hermanos Luis y Gonzalo Marroquín vendieron Siglo XXI a Roxana Baldetti.

    Por cierto ¿de dónde sacó Luis tanto dinero para comprar junto a su hermano ése medio? Sería de sus "ganancias" como director en el Diario de Centroamérica y la Tipografía Nacional durante el gobierno de Berger?

    Ahora, que encubrirlos tampoco te hace corrupto. Anyway!
    .
    .
    .
    .

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Victorino Tejaxún /

    08/05/2018 12:48 PM

    Aclarar y asumir la responsabilidad que conlleva una decisión anómala o lo pudo ser, debe ser el inicio para aclarar los papeles asumidos por las partes involucradas y asumir las consecuencias legales que corresponden. Ahora bien, no estoy de acuerdo en tu aseveración de los empresarios que pidieron disculpas por financiamiento electoral ilícito a favor de su presidente Morales. El delito esta consumado, disculparse por llevar a un país a la declave no se resuelve, porque en las próximas elecciones lo harán y luego pedirán disculpas y todo seguirá igual, el modus operandis desde la colonia de las élites. Tu opinión los exculpa y les das el beneficio de seguir participando en el ámbito de la política y las decisiones nacionales. Tú como periodista cuestionas el proceder del MP por el caso transurbano a favor de uno de los ex funcionarios ¿por qué? no gozo de las mismas oportunidades para no ser detenido y encarcelado, además de tu férrea oposición a la modificación del Art. 507 N de la Ley electoral y de Partidos Políticos, porque tal como está ahora, seguirá igual para los que financien partidos políticos, con una disculpa resuelven su situación legal y condiciona las decisiones de los jueces. Un paso necesario para construir democracia sí, los medios mencionados le deben honestidad a su publico desde la solvencia para seguir abordando los temas álgidos de nuestra nación.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones