6 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Gastro Audiovisuales Guía de viajes
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

La sentencia suiza: Sperisen, cómplice de asesinato de reos

En esos términos acaba de cerrarse el proceso judicial de más de siete años que tuvo lugar en Suiza contra Erwin Sperisen, exjefe de la Policía Nacional Civil de Guatemala entre julio de 2004 y marzo de 2007, por su responsabilidad en la ejecución extrajudicial de diez reos durante su mandato al frente de la institución policial.

Entender la política Erwin Sperisen P258 Suiza

Erwin Sperisen, desde Berna. Foto: Carlos Sebastián

Foto: Carlos Sebastián

[¿Aún no recibís La Jugada? Suscribite aquí y recibí en tu correo una explicación de lo más importante del día.]

El Tribunal Federal de Suiza, máxima instancia jurisdiccional del país helvético, anunció el jueves 28 de noviembre su decisión de ratificar la sentencia emitida por la Cámara Penal de Apelación y Revisión de Ginebra en abril de 2018, en la cual le adjudica a Sperisen la calidad de cómplice en el asesinato de reos y lo sentenciaba a quince años de prisión.

No existe más apelación posible. No en Suiza. El único camino que le queda a la defensa del doble nacional suizo-guatemalteco Sperisen, es recurrir a la Corte Europea de Derechos Humanos. Sus abogados Florian Baier y Giorgio Campa, anunciaron de inmediato tras conocerse la decisión última que recurrirán a la máxima entidad europea encargada de revisar que el debido proceso, como derecho humano, haya sido garantizado en el proceso.

Por lo pronto, Sperisen, quien gozaba de cierta movilidad luego que los jueces de Ginebra decidieron otorgarle una medida sustitutiva a la prisión a cambio de firmar a diario actas de presencia ante la autoridad judicial y portar un brazalete electrónico que permitía rastrear sus movimientos, regresó ya a prisión para cumplir la condena que le fue im-puesta.

En un comunicado oficial, el Tribunal Federal explicó su decisión de “rechazar, sobre los puntos principales, el recurso de Erwin Sperisen contra el veredicto de la Cámara Penal de Apelación y de Revisión de la Corte de Justicia del Cantón de Ginebra”. Por consiguiente, la condena como cómplice de siete asesinatos y la pena de 15 años de privación de libertad no deja margen a la crítica, según las palabras del Tribunal Federal.

De acuerdo con Bénédict de Moerloose, jurista de Trial International, una de las organizaciones que presentaron la denuncia inicial en 2008 que abrió paso a la investigación, persecución y sanción judicial contra Sperisen, tras constatar en ese mismo año que el exfuncionario guatemalteco estaba refugiado en Ginebra, Suiza, catalogó como “día histórico para las víctimas, histórico para la justicia, histórico para Guatemala”, tras conocer la decisión del Tribunal Federal.

La máxima instancia suiza “no dejó dudas, descartó todos los argumentos de la defensa, en un auto de 69 páginas”, indicó. “Ahora sólo queda una verdad, grabada en piedra: en la cárcel Pavón, el 25 de septiembre de 2006, en el marco de una operación policial y militar, siete personas detenidas, que como tal gozaban del beneficio de la protección del Estado, fueron asesinadas como animales en matadero por los hombres de Sperisen y con su participación activa… Ahora está condenado, se hizo justicia”, agregó.

 

Esta imagen fue tomada del video «La toma de Pavón», divulgado por el gobierno de Óscar Berger. Erwin Sperisen en el interior de Pavón.

Por su parte, la abogada querellante al proceso, representante legal de la madre de uno de los reos ejecutados en Pavón, mesuró sus palabras: “es una decisión dura contra Sperisen, porque le niega todos los argumentos que pudo presentar, pero buena para la víctima a la que represento y para el Estado de Ginebra que también ha sido muy criticado durante todo el proceso”, señaló.

Para los abogados defensores, la decisión del Tribunal Federal es incomprensible, en la medida en que a Sperisen se le adjudica complicidad en los asesinatos, cuando tanto su superior en aquella época, Carlos Vielmann, quien era el ministro de Gobernación, como Javier Figueroa, la mano derecha de Sperisen en la policía, y Alejandro Giammattei, jefe de presidios adscrito a la PNC y ahora presidente electo de Guatemala, fueron llevados a juicio en España, Austria y Guatemala respectivamente, y fueron absueltos de responsabilidad.

• Leé: El acusado ‘más bueno’, las víctimas ‘más malas’ y el viceministro de Jimmy que cierra el círculo, por Martín Rodríguez Pellecer

No obstante, con esta decisión, la justicia suiza deja clara su independencia, tanto respecto de los otros sistemas judiciales y la forma como éstos valoraron las pruebas a su disposición, así como de las presiones políticas que por años se intentó someter a las autoridades judiciales de Ginebra por parte de grupos afines a Erwin Sperisen.

En retrospectiva y a lo largo del proceso, la justicia suiza demostró lo siguiente: su respeto irrestricto a la ley, al cumplir con su deber de investigar, perseguir, enjuiciar y sancionar a connacionales suizos que hayan cometido delitos fuera de sus fronteras toda vez que la extradición no está contemplada, tal como ocurrió con Sperisen; y establecer la verdad de los hechos en función de una extraordinaria cantidad de pruebas periciales y testimonios que conformaron el expediente judicial contra el ex jefe policial.

 

Sperisen, el día de la toma de Pavón, el 25 de septiembre de 2006.

En pocas palabras, le decisión del Tribunal Federal asienta, al menos, cuatro verdades incuestionables:

1) El asesinato de siete reos en Pavón fue una acción premeditada, deliberada, de la que Sperisen, como jefe de la Policía Nacional Civil, tuvo pleno conocimiento y en su condición, la facilitó. Fueron ejecuciones extrajudiciales y por consiguiente, flagrantes violaciones de derechos humanos.

2) Paralelo al plan oficial dirigido a retomar el control de la cárcel Pavón, al que se denominó Plan Pavo Real, hubo un Plan B, del cual las máximas autoridades de la seguridad en el país tuvieron pleno conocimiento y que fue ejecutado por una estructura ilegal, un escuadrón conformado por individuos encapuchados, que entraron a matar de manera deliberada a los siete reos, previamente identificados e incluidos en la “lista negra”.

3) Sperisen fue cómplice. Aunque en el proceso judicial quedaron en evidencia indicios de la responsabilidad directa del exjefe de la policía en las ejecuciones extrajudiciales, la justicia suiza consideró que las pruebas no fueron contundentes. Sin embargo, sí su complicidad, de acuerdo al artículo 25 del Código Penal suizo, en el que se define como cómplice a quien haya prestado asistencia al autor para cometer un crimen o un delito. Como máximo jefe de la institución policial a cargo del operativo, Sperisen incurrió en tal figura delictiva.

4) Los fallos judiciales en todas las instancias, dieron validez a las pruebas que pesaban contra Sperisen, en especial las proporcionadas por la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). Su rol como querellante en el proceso fue determinante. Asimismo fue fundamental como información de contexto, el informe del entonces Relator Especial de Naciones Unidas sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, Philip Alston, quien visitó Guatemala en 2006 y estableció que en el país existía una verdadera maquinaria de limpieza social y ejecuciones extrajudiciales orquestada desde las propias autoridades del Estado.

Como escribí en mayo de 2018 en este mismo medio, para la justicia suiza, la naturaleza de los hechos —ejecuciones extrajudiciales dentro de una institución custodiada por el Estado—, el rol del acusado —jefe de la policía nacional—, así como su actuación en el día de los hechos —sus movimientos en la cárcel fueron trazados minuto a minuto durante las audiencias, a partir de fotografías, vídeos, testimonios y declaraciones— fueron motivos suficientes para condenarlo por complicidad.

Con el fallo del Tribunal Federal, la sentencia contra Sperisen ha quedado en firme. Ahora deberá pasar en reclusión al menos cinco años, ya que el tiempo que ha estado privado de libertad durante el proceso judicial cuenta como parte de la condena definitiva.

Diego de Leon Sagot
/

Observador in situ de la ONU en Ginebra y las políticas que allí se cocinan. Politólogo, internacionalista, maestro en DDHH y periodista.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


14

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luis Paraiso /

    09/01/2020 8:19 AM

    He buscado los nombres de las victimas de Erwin Sperisen me parece raro no encontrarlas con la misma facilidad que encuentro información sobre Spirsen y los otros culpables.
    Nada del porque estaban en la prisión, nada sobre sus casos. Tengo la impresión que estaban INJUSTAMENTE en la cárcel, quizás eran inocentes de algo. Tengo la impresión que el sistema que esconde las informaciones de las victimas trata de esconder los verdaderos motivos por los cuales estaban en la cárcel.
    Pero los culpables no es la prepotencia del director de presidios Alejandro Giammattei ni del ex ministro de Interior Carlos Vielmann ni los cuatro ex agentes de la Policía Nacional Civil.
    El culpable es un sistema social que AUTORIZA la delincuencia como proveedora de bien estar cotidiano inmediato. (Comer, beber drogarse, divertirse) donde se exalta el bien individual por esfuerzo propio en un país donde pocos tienen todo de ahí la competencia no es igual más que todo es ilegal.
    CONTEXTO
    En 2006, se organizó una operación para recuperar el control de la cárcel de Pavón, ubicada cerca de la ciudad de Guatemala. Se movilizaron a más de 3 000 agentes de la PNC, del ejército y de las autoridades penitenciarias. Durante la operación, siete detenidos son localizados, detenidos y luego ejecutados. La escena del crimen fue manipulada con la intención de darla impresión que las muertes fueron el resultado de un enfrentamiento armado
    Junio de 2014El Tribunal Criminal de Ginebra declara culpable a Erwin Sperisen como coautor de seis asesinatos y como autor directo de otro asesinato durante los acontecimientos que transcurren en la cárcel de Pavón. Es condenado a cadena perpetua. Erwin Sperisen interpone un recurso de apelación contra esta sentencia. En su sentencia del 27 de abril del 2018, la Corte de Justicia de Ginebra se pronunció sobre la responsabilidad penal de Erwin Sperisen en la operación para recuperar el control de la cárcel de Pavón en el 2006,durante la cual fueron ejecutados siete reos. La Corte, teniendo en cuenta la totalidad de los hechos presentados, concluyó que Erwin Sperisen contribuyó al asesinato de estos siete reos, sin llegar a declarar que fue un co-autor de estos hechos. La Corte tampoco estableció la responsabilidad de Erwin Sperisen en cuanto a las ejecuciones cometidas en la cárcel de El Infiernito en 2005como parte del Plan Gavilán, por lo que ha sido absuelto de estos crímenes. La Corte concluyó que Erwin Sperisen es culpable de complicidad en el asesinato de siete personas puestas bajo la protección del Estado, condenándolo a 15 años de prisión. La Corte reconoció daños y perjuicios por un monto de 30 000 CHF para la madre de uno de los presos ejecutados en 2006.

    En Guatemala La Corte reconoce que las ejecuciones extrajudiciales fueron cometidas por las fuerzas policiales.
    Según las autoridades, la cárcel llevaba varios años bajo el poder de unos reos que la utilizaban para operaciones criminales que les reportaban hasta US$100.000 anuales.
    "Encontramos una fuerte resistencia, tenían granadas, fusiles de asalto, armas cortas y bombas molotov", relató el propio Giammattei, según uno de los reportes de la época.
    En Austria, Javier Figueroa, subdirector de la PNC de 2004 a 2007, obtuvo el estatus de refugiado en Austria.
    El tribunal popular local encargado del caso decidió librarlo de todo cargo, a falta de pruebas.
    Carlos Vielmann. Debido a su nacionalidad española, fue juzgado en el país ibérico también por las 7 ejecuciones extrajudiciales en Pavón y las muertes de 3 prófugos de El Infiernito. Fué absuelto.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    tutankamon /

    16/12/2019 1:49 PM

    Almenos el vikingo tuvo mas huevos y no se cubrio la cara, como si lo hizo el tal DOCTOR MUERTE. Que ante el circulo de clase media alta que lo conocian, sabian de que era mero altanerito y brinconsito, por supuesto como un monton que se te ponen al brinco con pistola en mano....

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Victor lopez /

    04/12/2019 9:09 PM

    Por lo menos uno que pague... los demas estan libres otro hasta presidente es, vienen cuatro años tenebrosos , al mando de éste que se la lleva de bravo , pero es solo pantalla es para ocultar su homosexulidad...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Walfre Garcia /

    04/12/2019 6:58 AM

    Como haci, "al menos, cuatro verdades incuestionables:" Pero también están las verdades de la cortes de Austria, la verdad de la corte de España y la verdad de la corte de Guatemala. Si lo vemos en contexto de votación la votación fue 3 a 1. ¿Entonces a que verdad incuestionable se refiere el periodista?

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      tutankamon /

      16/12/2019 1:47 PM

      Aceptelo cuas, tomese su gallo bien fria y hagale huevitos. Esa fue una ejecucion extrajudicial, las victimas eran lacras de la sociedad, y ese era su destino no hay de otra. Lamentablemente el plan fue mal orquestado, por que como decia mi abuelo hasta para ser caco hay que ser inteligente. Y quien haya sido el cerebro de ese plan, no la supo hacer, mejor hubieran infiltrado a un comando de kaibiles haciendolos pasar como cacos, unos 8 y ya dentro de la carcel en un aparente motin, a volar bala y bajarse a esas lacras, ya despues los sacan por la puerta de atras, como hicieron con byron lima.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Hector Chairo Hernandez /

      04/12/2019 8:48 AM

      Saludos cuasito, que bueno verte por aqui, lastima que te expulsaron de prensa libre junto al genesio.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Carlos Orellana /

    02/12/2019 7:10 AM

    La sentencia del tribunal suizo no deja dudas e incluye también a Carlos Vielman y a Giammattei. Los 3 son autores intelectuales y materiales del asesinato de los reos en Pavón. El hecho que Giammatei y Vielman hayan logrado escamotearse a la justicia, no los hace inocentes, simplemente ilustra cómo funcionan los sistemas legales de los países involucrados. En Guatemala, es juego de niños evadir la justicia, y en España, tampoco es muy complicado si se dispone de las conexiones apropiadas. En Suiza parece que no se puede. Esto significa que Guatemala será gobernada durante los próximos 4 años por un asesino.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      tutankamon /

      16/12/2019 1:47 PM

      bravucon wicoyon....giamagay

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Victor lopez /

      03/12/2019 9:29 PM

      Y homosexual...

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    Rafael Diaz /

    01/12/2019 10:15 PM

    Como dijo la diputada Nineth Montenegro, uno no se alegra por la desgracia ajena, pero este es un caso paradigmatico para todos lo que en este pais defienden y favorecen la limpieza social. Este caso tiene tambien una funcion pedagogica: ahora que jefe policial o militar se va a animar a realizar limpieza social? La justicia española como producto de influencias politicas del poder economico guatemalteco eximio a Vielman. El guatemalteco subalterno de ellos en toda la operacion y sin influencias politicas fue condenado. Y por ultimo este resultado es consecuencia la decision de Sperisen de adoptar la nacionalidad suiza, mejor se hubiera quedado y sometido a la justricia de la republica bananera que tal vez, hubiera salido mejor librado, este adepto e hijo del arzuismo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mynor Grijalva Castillo /

    01/12/2019 8:43 AM

    Ridículos más bien lo deberían condecorar,estaba trabajando.además si se quiere tener derechos no hay que actuar al margen de la ley
    Deberían sentar precedentes que digan que cuando un ciudadano comete un delito se pierden los derechos para que los derechos humanos no protejan más a los delincuentes.yo no he visto a otro director de la PNC que trabaje como este señor!
    Qué estupidés todo mundo estaría feliz si los delincuentes hubieran matado a los protectores del pueblo (Sperisen) o a cualquier otro oficial.esto es ridículo!

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Ronny Cifuentes /

      02/12/2019 7:06 PM

      No conocía tu nuevo alias vos Rodrigo Polo, siempre asqueante, nefasto y patético.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    José Molina /

    29/11/2019 6:00 PM

    Otra "víctima de la CICIG" talvez los suizos le dan permiso para declarar ante la " comisión de la impunidad, perdón, verdad".

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Hector Chairo Hernandez /

      01/12/2019 4:47 PM

      Ya declaro, hace 10 dias via internet ante los dipucacos, el tipito este.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones