13 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Gastro Audiovisuales Guía de viajes
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Murphy Paiz, el constructor ausente que dirige la USAC

Murphy Olympo Paiz Recinos está por cumplir 500 días como máxima autoridad de la USAC. Sin embargo, su presencia en la única universidad pública de Guatemala se remonta a 1988. Son 31 años de actividad estudiantil, docente, como decano y rector. Su nombre despierta simpatías y antipatías. Esta es la reconstrucción de su trabajo lleno de altas y bajas, aciertos y sospechas de corrupción.

Entender la política Murphy Paiz P147 Rector USAC Universidad de San Carlos de Guatemala

Murphy Paiz.

Ilustración Diego Orellana Xocop

[¿Aún no recibís La Jugada? Suscribite aquí y recibí en tu correo una explicación de lo más importante del día.]

Quienes conocen el funcionamiento de la Universidad de San Carlos de Guatemala saben que puertas para adentro esa institución es una pequeña Guatemala, un ecosistema diminuto en el que se reproducen modelos de corrupción e impunidad; y donde las mayoría de las normas solo existen en el papel.

Es la tierra de nadie.

La persecución que sufrió la Universidad décadas atrás despertó la necesidad de blindarla con autonomía universitaria y de vedar el acceso a la fuerza pública. Ese fue uno de los mayores logros del movimiento revolucionario de 1944.

Sin embargo, a lo largo de los años fue cooptada por grupos delincuenciales organizados que encontraron en la USAC un centro de operaciones inmune a la fuerza pública. Por eso la llaman la tierra de nadie y cambiar esa realidad ha sido la demanda de los estudiantes y la promesa de campaña de muchos.

En esa pequeña Guatemala a Murphy Paiz lo conocen como el Príncipe, el Rey, el Líder.

En 2018, Murphy Paiz hacía una gira de entrevistas para venderse como la mejor opción administrativa para la Universidad. Durante su campaña se jactaba de tener lo necesario para convertirse en rector de la Universidad: amor a la institución, experiencia y buenas intenciones.

—No es por un salario, ni siquiera por un puesto. No merecemos que nuestras futuras generaciones sigan con el ciclo de una universidad abandonada y que es clasificada como tierra de nadie, dijo en una de sus entrevistas.

La primera vez que Murphy Paiz puso un pie en la Universidad tenía 17 años. Corría el año 1988, en medio de la represión universitaria.

En ese tiempo era totalmente distinto a la persona que es ahora. Sus compañeros de clase lo recuerdan como un joven inteligente, que había crecido en condiciones económicas desfavorables y su aspecto era descuidado. Muchas veces llegaba a estudiar sin haber comido.

—Fuimos solidarios con él y lo protegimos, le dabamos de comer. Él iba bastante adelantado en los cursos pero siempre tuvo problemas de dinero. Varias veces se tuvo que quedar a dormir en la facultad de Ingeniería. Algunas personas le colaboramos dándole de comer, recuerda David Pazmiño, antiguo compañero de clase y quien lo acompañó en la planilla estudiantil que ganó la Asociación de Estudiantes de Ingeniería en 1990.

De ser el compañero de clase al que todos le compartían comida, refacciones y dinero para sus gastos más básicos, se convirtió en representante de la Asociación de Estudiantes de Ingeniería, profesor auxiliar de matemáticas —actualmente titular—, representante del CSU, miembro de la Junta Monetaria, decano de Ingeniería, hasta alcanzar el cargo de rector.

Su precaria realidad cambió. Ahora, goza de ingresos no menores a Q47,328 mensuales —su sueldo como rector— y se pasea por la Universidad en vehículo asignado para su traslado, además de otros beneficios como gasolina, teléfono y gastos de representación.

De 2018 para la fecha, ha gastado más de Q98,000 de las arcas universitarias en viáticos y boletos a destinos como México, Cuba, Portugal, Costa Rica, Corea y Panamá. Además, figura a su nombre más de 1,100 metros cuadrados en propiedades ubicadas en Monterrico, Antigua Guatemala y Mixco.

Las aspiraciones políticas de Murphy Paiz surgieron rápido. A los 20 años participó para dirigir la Asociación de Estudiantes de Ingeniería (AEI) y, para lograrlo, construyó un discurso en el que rechazaba los abusos y anomalías administrativas que hasta la fecha aún son denunciadas por estudiantes.

Luego de ganar las elecciones, estuvo al frente hasta 1992. Desde ahí iniciaron los señalamientos en su contra. Durante su gestión como presidente de la AEI lo acusaron de estar vinculado a la venta de puntos para la aprobación de cursos. En medio de ese desgaste, la mayoría de integrantes de su planilla renunciaron a sus cargos y cuando Murphy entregó la presidencia de la AEI se había quedado solo.

Más tarde, se involucró en el mundo de las constructoras. 5 años después de haberse graduado como ingeniero civil, Murphy Paiz fundó la constructora COPRISA, entidad que figura como la única empresa de la cual es propietario, gerente y administrador único.

El círculo del Rector

Desde su época como estudiante, Murphy Paiz empezó a cultivar una relación con dos de los ingenieros más conocidos en el mundo de las constructoras y en los círculos políticos: Los hermanos Otto y Guillermo Samayoa.

COPRISA no consiguió algún contrato con el Estado sino 8 años después de haber sido creada. De 2006 a 2008, su constructora recibió Q2,480,000 de COVIAL en proyectos de supervisión de obras. Sin embargo, hay una denuncia interpuesta ante el MP para investigar si esas supervisiones en realidad se realizaron, tomando en cuenta que Murphy Paiz se dedicada a la Universidad a tiempo completo.

Los contratos fueron otorgados durante la dirección de Armando Escribá, el diputado tránsfuga que enfrentó una solicitud de antejuicio por su vinculación al caso Construcción y Corrupción. A partir de una investigación de la CICIG y la FECI, el diputado fue señalado de estar vinculado a algunas empresas constructoras que fueron beneficiadas con contrataciones cuando Escribá era funcionario del Ministerio de Comunicaciones.

Por ese mismo caso también fueron señalados los hermanos Samayoa, quienes durante el gobierno de la UNE habrían cooptado el sistema de contratos millonarios para COVIAL y se garantizaban poder dentro del Ministerio de Comunicaciones a través del financiamiento de campañas electorales.

También ha logrado la simpatía de algunos diputados que han respaldado sus peticiones ante el Congreso. Dos meses después de haber tomado posesión de la rectoría, Murphy Paiz llegó al Congreso con una propuesta de ley para ampliar el presupuesto de la Universidad en Q400 millones.

La propuesta recibió el apoyo del diputado Felipe Alejos, del partido TODOS, y su bancada. Un apoyo que despertó dudas respecto a los acuerdos que se pudieron concretar detrás de esa ampliación presupuestaria.

El programa radial Con Criterio documentó la postura del diputado Alejos:

—Queremos expresarles como bancada TODOS que estamos sumamente preocupados sobre la crisis financiera que tiene la Universidad de San Carlos, por eso queremos manifestar nuestro apoyo después de haber hablado con las autoridades y nos han indicado que se necesitan Q400 millones más para poder continuar recibiendo las clases y pudiendo trabajar.

Meses más tarde, el diputado Óscar Chinchilla, de CREO, defendió la solicitud de un préstamo millonario para la Universidad, a petición de Murphy Paiz. Chinchilla fue su compañero de clases en la facultad de Ingeniería. El respaldo de Chinchilla y la bancada TODOS despertó suspicacias.

 

Murphy Paiz (abajo, izquierda) juramentado en el Congreso de la República para las comisiones de postulación.

Murphy Paiz (abajo, izquierda) juramentado en el Congreso de la República para las comisiones de postulación.

Su paso y herencia en el Colegio de Ingenieros

Los agremiados al Colegio de Ingenieros de Guatemala (CIG) señalan que la representación del gremio atraviesa una crisis financiera que se remonta a la gestión pasada, en la que Murphy Paiz estuvo como presidente de la Junta Directiva.

Cada mes los agremiados pagan Q140.75 —una parte para fondos privativos y otra para el funcionamiento del Colegio—. De ese monto, el CIG tiene permitido gastar Q40.75 en funcionamiento. Los reglamentos establecidos dentro del colegio prohíben que el resto de ingresos (fondos privativos) sean utilizados por las autoridades.

La Junta Directiva presidida por Murphy Paiz dejó una deuda de más de Q4 millones constituida por fondos retenidos a la USAC, a la Asamblea de Presidentes, al Timbre de Ingeniería y Auxilio Póstumo, entre otros. Y la actual administración está solventando esas deudas con recursos que deberían ser destinados al pago de planes previsionales —sueldos, actividades sociales y gastos en las sedes regionales del colegio—.

La crisis fue originada en la administración anterior, que utilizó fondos privativos de la USAC, de la Asamblea de Presidentes de colegios profesionales y de los planes previsionales. Eso constituyen violaciones a la normativa del CIG, según los agremiados. El producto de esa malversación ha desembocado en una crisis financiera que preocupa a los agremiados.

Ante este tipo de irregularidades, solamente la Junta Directiva es la que podría tomar acciones en contra los responsables de cualquier anomalía financiera. Fuentes del CIG que hablaron con la promesa del anonimato aseguran que los tentáculos de Murphy Paiz siguen incrustados en la Junta Directiva del CIG y, esa influencia, hace imposible que existan sanciones.

El camino que puso a Murphy Paiz en la Rectoría

En 2005, Murphy Paiz alcanzó uno de los puestos más altos del poder universitario: fue electo como decano de la populosa Facultad de Ingeniería. En 2011 volvió a ganar las elecciones y, en contra de las normas universitarias, extendió su mandato por un año más.

En la etapa final de su gestión como decano, los estudiantes de ingeniería denunciaron ante el CSU que dentro de la facultad, Murphy Paiz gestaba un proceso de privatización y que se estaban realizando cobros injustificados por el uso de laboratorios. Esos temores ante los procesos de privatización persisten ahora, durante su administración como rector.

Murphy Paiz le ha seguido los pasos a Estuardo Gálvez, quien fue decano de Derecho y rector de 2006 a 2014.

A Gálvez se le señala de construir una estructura de corrupción a lo interno de la Universidad y de poner a disposición del mejor postor su influencia política como rector. Esta investigación explica cómo Gálvez utilizó su poder dentro de la Universidad.

Esa fue la escuela de Murphy Paiz en la búsqueda por alcanzar el puesto más codiciado en la institución universitaria. Por eso, cuando decidió competir por el cargo en las elecciones para rector, Gálvez le brindó total respaldo a su campaña y volcó su estructura para favorecerlo.

Una vez electo, Paiz y Gálvez se distanciaron, pero mantienen un vínculo. Javier Barrios Monzón, el sobrino de Gálvez, ocupa un puesto de confianza en esta administración, como ejecutivo a cargo de asuntos legales.

Toda la campaña de Murphy Paiz fue la más costosa en comparación con la de sus oponentes ( Carlos Sierra y Hada Alvarado) y estuvo basada en obsequios, perfumes y eventos para promocionar su imagen, en restaurantes costosos. Hasta ahora son desconocidas las empresas o actores políticos que estuvieron detrás de ese derroche —lo suficientemente significativo para organizar reuniones en hoteles como Adriátika y ofrecer perfumes costosos a miembros del CSU— de recursos que le garantizaron la rectoría a Murphy Paiz.

En ese tiempo, una denuncia puso en riesgo su victoria. A inicios de 2018, la Fiscalía contra la Corrupción del Ministerio Público recibió una denuncia anónima en la que se señalaba a Murphy Paiz de haber contratado a trabajadores para la facultad de Ingeniería y haberles cobrado un porcentaje de su salario, en concepto de comisión . Según la Fiscalía a cargo, la denuncia sigue vigente y aún se encuentra en proceso de investigación.

 

Propaganda de la campaña del rector Murphy Paiz en la USAC. Foto: Carlos Sebastián

Propaganda de la campaña del rector Murphy Paiz en la USAC. Foto: Carlos Sebastián

A pesar de eso, 19 cuerpos electorales universitarios le dieron su respaldo en las votaciones y obtuvo una victoria rotunda ante sus oponentes.

Ganó con la promesa de mejorar las exigencias académicas para elevar el perfil de los egresados, propiciar la descentralización de los servicios universitarios, combatir el hacinamiento en las aulas y convertir a la USAC en un actor de equilibrio en la toma de decisiones políticas del país.

Sin embargo, lejos de cumplir con esas promesas, los meses en los que ha estado al frente de la Universidad sus acciones se han orientado hacia otros objetivos y han despertado el malestar generalizado de la comunidad universitaria. El mismo malestar que provocó el cierre de las instalaciones de la Universidad durante casi un mes.

Desde la rectoría, Murphy Paiz se ha rodeado de jóvenes recién graduados que han sido ubicados en puestos estratégicos y directivos. También se ha dedicado a sembrar un clima de inestabilidad laboral e incertidumbre en docentes y trabajadores de la Universidad a través de contrataciones fugaces, de uno, dos o tres meses.

Además, trabajadores de distintas áreas han sido removidos bajo la figura de terminación de contratos. Estas medidas han provocado decenas de denuncias contra la Universidad. Hasta ahora, el Sindicato de Trabajadores de la USAC ha dado seguimiento a más de 60 procesos administrativos.

Durante los días que duró la toma de la Universidad se hicieron evidentes las molestias de estudiantes, trabajadores y catedráticos contra la gestión actual. Y denunciaron los intentos por privatizar servicios, aumento de costos, politización de los recursos de la Universidad, entre otras preocupaciones.

Esa toma constituyó la primera crisis del rector, en la que también fue señalado de actuar con intereses ajenos al beneficio de la comunidad universitaria. Esta es la principal preocupación y la que persiste, especialmente porque la Universidad juega un papel importante en el contexto político del país y en la elección de ciertos cargos públicos: la integración de la Corte de Constitucionalidad, elección de aspirantes a magistrados de la Corte Suprema de Justicia y Corte de Apelaciones, representante ante la Junta Monetaria, representante ante la junta directiva del Instituto Guatemalteco de Seguridad Social y el Tribunal Supremo Electoral.

Además, es la única institución educativa que tiene iniciativa de ley, de acuerdo con el artículo 174 de la Constitución.

La CICIG le siguió los pasos

Las sospechas de corrupción contra Murphy Paiz dejaron de ser rumores de pasillos y se concretaron en denuncias que prosperaron en el Ministerio Público y que están en proceso de investigación.

Si el mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) se hubiera extendido por varios meses más, Murphy Paiz estaría en problemas. El año pasado, la Comisión comenzó a investigar la corrupción interna en la USAC pero el tiempo se quedó corto para concluir esas investigaciones.

Durante su paso como decano de la Facultad de Ingeniería, se otorgaron 482 proyectos (entre contrataciones y adjudicaciones). Todos estos fueron analizados por la CICIG para determinar posibles anomalías e ilegalidades en estos contratos.

Las alarmas de la CICIG se encendieron y voltearon hacia la USAC luego de recibir varias denuncias de corrupción en las que señalaban como responsables a Murphy Paiz y al exrector Estuardo Gálvez de haber incurrido en contrataciones ilegales, específicamente para la supuesta ejecución de obras de infraestructura planificadas para beneficiar a la comunidad universitaria.

No fue uno ni dos contratos de proyectos de obras, sino 62 los que fueron analizados por la Comisión. En todos ellos se pudo determinar que algunas de las obras no fueron construidas y otras fueron sobrevaloradas.
También se detallan compras directas de consumibles que presentan irregularidades, en especial por la utilización de la “compra fraccionada”, modalidad que permite evadir el proceso de cotización.

Ante la falta de tiempo, el último recurso de la CICIG fue trasladar al Ministerio Público un expediente completo sobre las posibles anomalías en los contratos y hacer públicas estas sospechas para garantizar que alguien tome la batuta para dar seguimiento a estos indicios. Por ahora, el MP está detrás de Murphy Paiz. Investigan la posibilidad de que haya incurrido en los delitos de fraude y malversación, a partir de hechos que fueron denunciados ante la CICIG.

La última diligencia se realizó el sábado 19 de octubre en las instalaciones de la rectoría. Días antes, el Consejo Superior Universitario discutió en una de sus reuniones la necesidad de gestionar la desestimación de las denuncias interpuestas contra el exrector Estuardo Gálvez, quien fue denunciado por la Contraloría General de Cuentas y por anteriores autoridades de la Universidad por fraude en la gestión de proyectos de construcción a lo interno de la institución. Sobre las denuncias contra Murphy Paiz no han discutido nada.

Esos señalamientos y las diligencias del MP dieron paso al primer pronunciamiento de la AEU electa, la cual pidió que Murphy Paiz sea separado de su cargo.

Murphy Paiz se limitó a responder que: Estamos en total disposición de aportar a las autoridades de justicia toda la información y explicaciones necesarias para orientarlos en las dudas que pudieran resultar sobre los aspectos técnicos relacionados.

Nómada agotó varias vías de comunicación para acordar una entrevista con el rector. En un primer acercamiento, en una de las reuniones de las comisiones de postulación para magistrados, Paiz se quejó de la cobertura a su gestión:

—De mí han hablado mal toda la vida, ya lo asimilé. Nómada nunca ha sacado nada para darme el beneficio de la duda, yo no soy malo, yo no soy el crimen organizado.

Sin embargo, evadió ser cuestionado, pidió que la entrevista fuera vía correo electrónico, se hizo, pero no se obtuvo respuesta.

Kimberly López
/

Periodista guatemalteca en constante formación. Empecé a conocer el periodismo en Plaza Pública y La Hora. Me interesa la política, la fiscalización y contar historias. No sé si seré testigo de un mejor país, pero quiero ayudar a construirlo.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


8

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Hector Chairo Hernandez /

    04/12/2019 4:18 PM

    Se quedaron cortos en la investigación sobre el princeso del murpy, falta el viajecito a que hizo a cuba y los gruesos clavos que ahí hizo tenían para hacer 3 reportajes.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marcos Miralvalle /

    01/12/2019 8:40 PM

    El señor Paiz Recinos, ha llegado a lo que llegó, a hacerse millonario como sus mentores, Jafeth cabrera y Estuardo Galvez son sus modelos a seguir, esperemos que la FECI, realice pronto el descubrimiento a profundidad mas de lo que los guatemaltecos conocemos.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Estudiante de Ingenieria /

    29/11/2019 1:33 AM

    Y la venta de títulos?
    Las Murphy Chicas, no solo ganaban clases, algunas ocupan puestos administrativos, había una a la que le pagaba pensión cerca de la Universidad.
    Tenía sociedad con varios ingenieros de la facultad, por ejemplo, Giovanni Miranda, de Empagua. Contaba Miranda sobre proyectos que realizaban dentro de la U.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jorge Suarez /

    28/11/2019 9:43 PM

    Este señor Murphy, según me cuenta un sobrino que fue su compañero, cuando se involucró en la politica estudiantil, inició su carrera contra la pobreza, vio como por medio de la política podia salir del anonimato economico, ya como profesional segun mi sobrino tenia lugartenientes o testaferros con dos o tres empresas concursantes en el Covial, siempre o casi siempre ganaba, el se hacia la competencia, y cuando ganaba los concursos no supervisaba tenía gente que le enviaban fotos de las supuestas "supervisiones" de limpieza en carreteras, reportaba y cobraba sin ir al lugar, en ese tiempo su compadre, amigo y financista de campañas tanto en decanatura como ahora hace poco en Rectoria el famoso y tristemente celebre diputado por Jutiapa "Armando Escriba" le daba los contratos y los otros famosos procesados corruptos hermanos Samayoa constuctores y corruptos eran y son los que le han servido de soporte. Bueno Ojala el MP llegue hasta las últimas consecuencias y tendremos dentro de poco agradables sorpresas para el pueblo sufrido que con tanto sacrificio paga sus impuestos para que estos corruptos ganen Q42,000.oo mas gastos de representación, mas viaticos mas gasolina mas camionetas Rav 4 de toyota mas la targeta de credito que pagamos para estos vividores y por el bien de toda la población universitaria, especialmente de la facultad de ingeniería, que se oyen rumores muy fuertes que el con su infraestructura poderosa puso a la señora decana actual de ingenieria, sería bueno INVESTIGAR TODO ESTO, ESO ESPERAMOS DEL MP !!!!!

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Nathalie Ramírez /

    28/11/2019 6:21 AM

    Astuto,corrupto y nefasto. Ojalá que algún día caiga como muchos. Sólo toca sumarse a las denuncias y acuerpar su salida de la Usac. La justicia tarda pero no olvida

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jean Pierre Solis /

    27/11/2019 11:10 PM

    Murphy Paíz hizo y deshizo en la Facultad de Ingeniería, algunas de las formas que utilizó para mantener el control político de dicha facultad fueron: 1. Tener mayoritariamente catedráticos interinos y no titulares. (Esto con la finalidad de presionarles para que le respaldaran políticamente a cambio de continuar laborando); 2. Provocar la no legalización de los locales comerciales de Ingeniería: fue de esta manera como obligó a muchos propietarios a pagar rentas directamente hacia él y no como lo establece la normativa universitaria; 3. Tener ingenieros nefastos en distintos puestos administrativos y de control académico para facilitar los procesos a sus allegados y obstaculizar a sus adversarios; 4. Los famosos reajustes en cada escuela de vacaciones, siempre fue manejado ese recurso económico de forma poca transparente.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Carlos Vasquez /

    27/11/2019 7:05 PM

    Y no investigó sobre las "Chicas Murphy"?
    En el tiempo que fue auxiliar de Matemática en Ingeniería apareció este club de chicas que ganaban las mates no precisamente estudiando.
    Soy contemporáneo de Murphy y era un secreto a voces

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Luis Reyes /

    27/11/2019 6:00 PM

    Aclaracion: no soy Murphyboy, como les dicen a sus fans, pero el año extra que estuvo como decano fue por impugnaciones a las elecciones, que tardaron un año en ser resueltas

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones