Por qué necesitamos de salud mental para poder vivir en Guatemala

Vamos al médico, al ginecólogo, al nutricionista, al dentista, al oculista, al quiropráctico, al acupunturista, pero la vida nos guarde de decir que vamos al psicólogo o psiquiatra. El estar enfermo es permitido, pero lo de estar “loco” nadie, nunca, ni en broma se lo quita. Quisiera creer que ese estigma y prejuicio que la sociedad le ha impuesto al cuidado de la salud mental va disminuyendo cada vez más, pero quién sabe. Mi opinión es que al sistema le servimos enfermos de nuestras emociones. 

Cotidianidad Coyuntura / Blogs Opinión
Esta es una opinión

Familiares en el sepelio de Mayra victima de la tragedia en El Hogar Seguro Virgen de la Asuncion. Foto: Archivo

¿Quién en su sano juicio aceptaría pasar 4 horas de tránsito, 24 horas de inseguridad y de violencia o condiciones de vida poco dignas? Menos salud mental, asegura mayor explotación laboral, menos participación política, menos cuestionamiento al sistema, más vínculos afectivos malsanos.

Yendo a lo básico de Maslow que todos conocemos, su famosa pirámide, ningún ser humano puede llegar a autorealizarse como persona plena, sin tener los servicios básicos como alimentación, salud, educación y vivienda cubiertos. Es decir, mientras Guatemala siga siendo un país desigual y pobre, con un Estado cooptado, corrupto y débil, poco podremos pedirle a la sociedad en general que disminuya la violencia, que le apueste a la vida en comunidad, que fluya la creatividad y la consciencia ecológica o a vivir desde el amor, el respeto y la paz. Y sí, ya sé que hay muchísimos guatemaltecos y guatemaltecas ilustres o que, a pesar de la precariedad o la adversidad han salido adelante. A ellos yo no les llamo “chapines chispudos” como nos quieren hacer creer, a ellos les admiro por la capacidad de resiliencia y de fortaleza emocional que demuestran. La resiliencia es entendida en psicología como la capacidad de superar un trauma, o de adaptarse a la adversidad. Quiero creer que llegará el momento en el que las adversidades a las que nos enfrentemos no se llamen Guatemala, que la resiliencia que desarrollemos se deba a la historia personal y no por las condiciones sociales del país en donde nos tocó nacer.

Lo más probable es que quienes tenemos la oportunidad de leer en internet, hayamos tenido las necesidades básicas satisfechas, que incluso tengamos la capacidad económica de costear viajes o estudios en el extranjero. Ojalá eso fuese suficiente para que seamos personas sanas mentalmente. En algún momento de mi profesión, me he cuestionado si “ir al psicólogo o al psiquiatra” no es un cuidado exclusivo para quienes son privilegiados. Después de un tiempo considero que no es únicamente un privilegio, es una responsabilidad con implicaciones sociales, a la que estamos llamados.

Hablar de salud mental es hablar del propio bienestar, de la autopercepción, de qué tan eficaz y autónoma me siento, de reconocer mis competencias, de saberme autorealizada intelectual y emocionalmente. Dejemos de ver la salud mental como la ausencia de trastornos mentales. La necesidad de alfabetizarnos en las emociones es urgente. No sólo se trata de inteligencia emocional, se trata de salud mental. Con esto quiero decir que no importa el IQ en emociones que podamos tener para evitar que aquellos con rasgos narcisistas o ególatras quieran decir que su IQ emocional es mayor al de otro; acá se trata de experimentar la salud desde la mayor integralidad posible.

En algún momento hemos experimentado el miedo al abandono que aterra a la psique cuando escuchamos un “tenemos que hablar” o cuando vemos un gesto en nuestra pareja que indica molestia. La sensación de vacío en la boca en el estómago al tener que enfrentarse a una situación no deseada. El nudo en la garganta que me impide hablar cuando el momento del adiós llega. La ira que mi dentadura conoce por el desgaste que les significa la presión mandibular o que mis manos perciben y yo me percato minutos después al darme cuenta que tengo adormecidos los dedos de tanto empuñar. La rabia profunda que nubla mi visión y me impide ver más allá del túnel y que inmediatamente me abre el llanto de “enojo” por no admitir que es de dolor. En esos segundos, todos somos iguales, negar nuestra emocionalidad es negar gran parte de nosotros mismos.   Quien crea que está libre de emociones, verifique su forma de tomar decisiones y verá como a cada decisión tomada, por mucha racionalización que quiera darle, siempre tiene una emoción central que la mueve.

Y es que acá poco importa el existencialismo, la religión, los libros que llevamos leídos o las veces que vamos a la ciencia para que intente explicarnos el funcionamiento de la amígdala cerebral o la farmacodinamia de las distintas sustancias que consumimos para aliviar lo que vivimos. Acá eso no importa, porque al final todos son paliativos. Todos, desde lo espiritual hasta lo racional intentan acompañarnos en el proceso de la emoción misma, pero nada impedirá que la emoción exista. Qué tan desproporcionada aparezca es de lo que podemos hacernos responsables.

Toda emoción desproporcionada tendrá una consecuencia sistémica familiar, comunitaria, laboral o social. Nuestra poca sanidad mental, arrastra personas. Entender que la salud es un proceso social en el que todos y todas participamos es necesario para colaborar con los cambios que queremos ver en nuestro entorno.

Construir la Guatemala que queremos, necesariamente pasa por construirnos como personas sanas mentalmente. La salud mental, además de ser responsabilidad individual, debe ser prioridad de la salud pública.

 

 

Mercedes Bautista
/

Psicóloga Clínica. Empezando la treintena. Agradecida con la vida, pidiéndole que mire con buenos ojos lo que decida hacer con ella. Mi inconsciente es el que escribe.


Decinos cómo te gusta

Enterarte de nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Te podés suscribir por ambas vías ;)

Anuncio

Anuncio

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

OPINIÓN / Política

Supongamos que los tres dicen la verdad (Arenas, Agüero y Mayorga)

Paola Hurtado

OPINIÓN

Las iglesias me hacían llorar

Bárbara I. Escobar Anleu

Política

Los 5 goles en el borrador de las reformas a la Ley Electoral

Jody García

OPINIÓN

Hablar en griego para cocinar en inglés y comer en chapín

Fresita La Hada

Política

Recuento: 3 empresas usaron a MCN para lavar dinero de Sinibaldi

Gladys Olmstead

OPINIÓN

“No estás solo”: un mensaje de libertad   

Ricardo Marroquín

OPINIÓN / Política

Por qué es importante frenar a los políticos y proteger al TSE (en 6 puntos)

Martín Rodríguez Pellecer

OPINIÓN

Acoso sexual callejero en el transporte público

Observatorio Contra el Acoso Callejero Guatemala

Política

Esta es una propuesta para evitar más tragedias en los hogares seguros

Gabriel Woltke

OPINIÓN

Gracias por estos tres años de viaje nómada

Martín Rodríguez Pellecer

Política

La (increíble/previsible) respuesta de Taracena a los audios

Jody García

Así respondió el MP cuando les mostré al asesino de mi hijo

Pia Flores

Política

El plan de Mario Taracena (UNE) para controlar al TSE

Jody García

OPINIÓN

Mestizo: M’zungu en África, un ladino en Guatemala y un maya en Escandinavia

Gustavo García

Política

Los ocho puntos que explican por qué ganó Carlos Vielmann

Asier Andrés

OPINIÓN

La situación de la ciencia en Guatemala, con datos

Enrique Pazos

Política

El presidente de la Corte tiene a Líder en la sombra

Jody García

OPINIÓN

Nuestra cultura se basa en el racismo y así la podemos deconstruir

Ricardo Marroquín

OPINIÓN / Política

Esto hice cuando la CICIG nos mencionó en la conferencia

Harris Whitbeck

OPINIÓN

¡Renoir apesta! Pero todas las opiniones son válidas

Juan Pablo Hernández Paredes

Política

Los hallazgos de la MACCIH sobre Berta Cáceres irritan al empresariado hondureño

El Faro

OPINIÓN

Si tengo 30 y él tiene 20, ¿deberíamos tener sexo?

Belén Marco

Política

La historia de mi padre, Pablo Escobar, “se repetirá” si no se despenalizan las drogas

Gabriel Woltke

OPINIÓN

Cómo enfrentar el pasado y ser mejores hijos de nuestros tiempos

Itziar Sagone

6

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    José Antonio López /

    10/08/2017 9:02 AM

    Muy bien enfocado su artículo. La Salud Mental y la productividad van de la mano, pues no podemos aspirar a tener calidad de vida sin Salud Mental. Felicitaciones!!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Yadi /

    10/08/2017 12:32 AM

    Me encantó!!! Esta nota llegó a mi en el momento que más lo necesitaba, gracias!!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Astrid Rodas /

    09/08/2017 8:44 AM

    Excelente nota! Me encanto <3

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Astrid mollinedo /

    08/08/2017 8:01 PM

    Cuanta razón hay en esta nota, ojalá que algun día no muy lejano en nuestro pais ir al psicólogo o psiquiatra sea visto como símbolo de bienestar y no de locura.
    Sin salud mental no hay salud

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Elmer /

    08/08/2017 9:02 AM

    Me encantó tu nota, "construir la Guatemala que queremos necesariamente tiene que pasar por construirnos como personas mentalemente sanamente"...

    Justamente pensaba en el primer párrafo cuando intenté renunciar esta mañana "Menos salud mental, asegura mayor explotación laboral, menos participación política, menos cuestionamiento al sistema, más vínculos afectivos malsanos".

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marcela Eugenia Morales Camposeco /

    08/08/2017 6:27 AM

    Me gusto mucho que dijeras que es una responsabilidad social, yo asi lo veo y vafa etapa de vida te exige la salud mental. Lastimosamente la psicologia en el departamento en el que vivo ( xela )aun es como andar con la amante: " mejor si no te ven con ella" pero la amas, queres estar con ella aunque sea a escondidas...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Nuevas secciones