2 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Gastro Audiovisuales Guía de viajes
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Condones en la bolsa

Dentro de los mil imperativos predominantes para los hombres en nuestra sociedad, uno de los mas fuertes siempre ha girado en torno a la sexualidad y a los comportamientos socialmente aceptables. Los “debo de” y “tengo que” alimentan conductas difíciles de modificar y generalmente dañinas.

P258

En un país en el que ciertas farmacias prohíben la venta de preservativos porque su uso y compra va en contra de los valores religiosos de los dueños, resulta necesario empezar a conocer, no solo las ventajas de utilizarlos (pues muchos no lo saben), sino el valor simbólico que los preservativos tienen.

¿Si una mujer compra condones es promiscua? ¿Cuál es el punto de partida para comenzar a trabajar el valor simbólico de la sexualidad y comenzar a desmitificar conductas implícitas que tienen años de existir sin ser cuestionadas?

Desde mi experiencia, he vivido mucho esa crisis constante entre lo conservador y lo liberal en torno a la sexualidad. Aunque, ¿qué persona no? Nadie nace sabiendo. Quienes te condenan por salirte de lo normal pueden volverse esa voz externa que odias pero que a la vez no podés dejar de escuchar. Esto requiere un esfuerzo que en definitiva no se logra de un día para otro.

Los mitos alrededor del uso y la compra de condones son un ejemplo de lo que es necesario desaprender. Desde la perspectiva femenina, y sin querer generalizar, a muchas de nosotras nos aterra la sola idea de comprar condones y tenerlos en nuestras bolsas. Pensarlo me generaba una sensación de incomodidad sin comprender realmente el motivo; similar a la pena que sentía cuando comencé a menstruar y tenía que comprar toallas sanitarias en el supermercado.

Crecimos en una sociedad que nos enseñó a sentir vergüenza por usar faldas, o porque nuestros escotes son muy acentuados y provocan que hablen de nosotras. “Esa chava fijo está buscando a quién levantarse”. ¿Por qué por mantener una vida sexual activa y segura vamos a sentir vergüenza?

No obstante, las conductas, los mitos y el simbolismo alrededor de la sexualidad son modificables e implican procesos que sólo con educación y esfuerzo propio se logran. Leí en un articulo de The Guardian unas estadísticas que asustan: 5,100 niñas menores de 15 años quedaron embarazadas el año pasado y, entre el 2010 y el 2012, el número de niñas entre 10 y 15 años que dio a luz aumentó en un 25%. Nuestro país pide a gritos una educación sexual integral y tenemos que comenzar en nosotros mismos, desde la raíz y desde nuestras conductas, erradicando mitos sin sentido que sólo limitan y alimentan los prejuicios.

Chavos, si algún día ustedes se quedan sin condones pero la chava sí tiene, créanme que eso no los va a hacer menos hombres. Es más, quédense con esa chava porque se están previniendo muchas cosas sin quitarle la diversión a lo que viene después de que dice: “Yo sí tengo condones.”

Comencemos poco a poco a desprender las ideas que castran nuestra libertad. Comprar y tener condones no nos hace malas o vulgares; solo precavidas. No hay que fiarse de quienes dicen que no hay que usar condón porque ellos saben “técnicas” para no meter las patas o de quienes juran y perjuran no tener ninguna ETS. Querer protegerte no debería de ofender a alguien más.

Valeria Rohrmoser
/

Estudiante trilingüe de psicología de medio tiempo, a veces maestra de inglés y escritora de tiempo completo. Me gusta cuestionar, proponer, rebuscar y analizar todo lo que se pueda modificar. Sí sueño y sé que existe un lugar en el tiempo en el que Guatemala va a ser mejor. Escribo porque es mi manera más cercana de ser libre; de pensamiento, y de corazón.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


8

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Jorge /

    03/09/2016 5:09 PM

    "Comencemos poco a poco a desprender las ideas que castran nuestra libertad" Lo más sensato que he leído en Nómada en mucho tiempo :)

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      El_Julio_Soy /

      07/09/2016 4:03 PM

      Lo mismo pensé, al fin algo coherente

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    P. Choy /

    03/09/2016 12:39 AM

    Si existe el feminismo, entonces existe el antihombrismo para no decir machismo, el pobre hombre es un ser disminuido porque debe acoplarse a un yugo controlador de su libertad encadenada a sistemas de control que no le permiten su libertad.....

    Qué gran chiste

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    F. Torres /

    02/09/2016 8:25 AM

    La mejor práctica sexual consensuada si no se tiene compromiso es la abstinencia. De otro modo el negoción de los preservativos y anticonceptivos es el único ganador en la ecuación.

    ¡Ay no!

    7

    ¡Nítido!

      Juan de Dios /

      02/09/2016 9:58 AM

      Qué tontería. El seco se hizo para usarlo. Coger es rico y no veo por qué hay que limitarlo simplemente por la opinión medieval de personas como usted. Desde que el Australopitjecus hasta el homo sapiens la abstinencia no ha funcionado. así que déjese de babosadas, a masturbase y a copular que para eso tenemos pene y vagina y se nos dio la "bendición" de tener maravillosos orgasmos.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

    César A. /

    02/09/2016 5:57 AM

    La educación sexual responsable es responsabilidad de los padres y mientras dejemos a nuestros hijos sin la información necesaria para una vida sexual saludable seguirán los embarazos a corta edad y las ETS.
    Por otro lado, que una farmacia no tenga preservativos a la venta, eso es su derecho y ellos pierden ese mercado pero es una decisión tan libre como la suya de comprarlos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Lewis /

    01/09/2016 9:03 PM

    El otro día comente en otro artículo que alguien no está listo (o de edad madura) para iniciar su vida sexual si aún siente vergüenza de comprar personalmente un preservativo en la farmacia, pero no sabía que algunas no los vendían (vivo fuera de Guate).

    Que estupidez más grande la de estas farmacias de no vender preservativos! Aquí los inmaduros resultaron ser los farmacistas!

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Jorge /

      03/09/2016 5:11 PM

      Ni idea de que farmacias sean esas. Todas las que he visto en Guate y la Antigua tienen condones a la vista. No se si se refieren a los pueblos del interior.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones