Supongamos que los tres dicen la verdad (Arenas, Agüero y Mayorga)

Asumamos que los tres dicen la verdad. Que tanto los constructores José Luis Agüero y Álvaro Mayorga, como el activista Rodrigo Arenas, fueron manipulados por el bellaco ministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi. Hecho. Pero aquí varias piezas quedan flojas. No convencen.

Entender la política Opinión Política
Esta es una opinión

Mayorga (con un fólder) y Agüero (esposado) conversan al salir de tribunales ayer.

Foto: Carlos Sebastián

Las versiones de los tres encajan. Los empresarios han declarado que le entregaron Q750 mil a Arenas –Q500 mil Agüero y Q250 mil Mayorga– como parte del soborno que les exigía Sinibaldi a cambio de que el Ministerio de Comunicaciones les pagara las decenas de millones de quetzales adeudadas desde gobiernos anteriores. O aceptaban la extorsión o quebraban, aseguran.

Arenas, el presidente del Movimiento Cívico Nacional (MCN) señalado por ambos constructores de recibir el dinero y entregarles un recibo deducible de impuestos, ha sostenido que lo recibió en calidad de “donación” para su asociación, especialmente para la campaña del “NoTeToca” contra el entonces candidato presidencial Manuel Baldizón. Porque Sinibaldi quería apoyarla, dice, pero la agrupación rechazó aceptarle dinero. Y asegura que desconocía la comisión que éste cobraba a los empresarios.

Visto así, ¡qué astuto el ministro!, ¿verdad? Qué artero Sinibaldi que llevó al Estado a contraer más deuda interna para pagar grandes montos a los grandes constructores del país (casi Q700 millones sólo a las empresas de Agüero y Mayorga) y así logró agenciarse de una millonaria ganancia. Y todavía le alcanzó para apoyar la campaña contra su rival.

Pero un momento, por favor, que estas son las versiones útiles en la fiscalía y el juzgado, para efectos legales. A nosotros, los ciudadanos, nos quedan cortas. Varias piezas quedan flojas.

Saltémonos la discusión de la deuda de arrastre, de cómo se contrajo, a qué precio y la calidad de los trabajos que contrató el Estado. Vayámonos a inicios de 2012, a esa reunión que cuentan los constructores que tuvieron con Sinibaldi en una oficina particular en la que les pidió un “reconocimiento” del 15 por ciento de lo que su cartera les debía. Supongo que es parecido a cuando un policía le dice al conductor infractor que “se arreglen de otra manera” si quiere que lo deje ir.  El mensaje implícito de Sinibaldi era: o me pagás o no te pago. Y los constructores aseveran que ese era un lujo que no se podían permitir.

Se entiende que deudas de nueve dígitos desequilibran al capital. Pero, ¿les pasó por la mente rechazar el soborno? Si hubieran podido, ¿las principales asfaltadoras del país habrían retado al poder de turno y comprometido el pago de los trabajos cumplidos y los contratos futuros por un simple ejercicio de honestidad?

Despersonalicemos la pregunta: ¿algún empresario en este país se habría atrevido a hacerlo? Desliguémosla de gremios: ¿algún guatemalteco alguna vez pidió los micrófonos para denunciar: “Señores, tal funcionario me pide soborno y yo me niego a aceptarlo, así que renuncio a hacer más negocios con el Estado, lo denuncio y enfrento las consecuencias”?

Yo no recuerdo ningún caso. Sí sé de empresarios asqueados que desistieron de hacer negocios con el Estado. Sé que algunos han buscado a periodistas para darles pistas y que ellos investiguen. Sabemos de algunos que, ante el despertar del MP y la CICIG, se han acercado para contar cómo sobornaron en el pasado. Sé de gente que cuenta en churrascos familiares que tal ministro quería que le facturara cada fólder a Q20 o que le sobrevalorara un contenedor de frijol con gorgojo. Pero el paso hacia el megáfono no recuerdo que nadie que lo haya dado. ¿Y saben por qué? Porque no vale la pena.

Ser kamikaze de la política nunca ha servido de nada entre empresarios. Muchos prefieren no hacer negocios con el Estado, pero nadie ha dado el paso al frente para denunciar. El que lo haga no sólo se quedaría fuera del negocio, sino que sabe que le vendrían las descalificaciones, las campañas negras, las denuncias en su contra. Quizá las amenazas, la humillación, el miedo, la quiebra. ¿Y para qué?

La solución para este grupo selecto, desde siempre, ha sido darwiniana: adaptarse. ‘Sólo sobreviven los que mejor se adaptan’. Y así han sobrevivido, así hemos sobrevivido todos aquí: con nuestro silencio, omisión y participación.

Así que cuando el señor Agüero declaró: “no me quedó de otra, acepté el hecho y lo reconozco”, había implícito un mea culpa de esta participación que todos conocemos y de la que nadie habla: de la complicidad para sobrevivir (y vivir bien) en el sistema.

No hay nada de heroico en estas declaraciones, pero tampoco hay cobardía. Veo más bien el comienzo del despertar de una conciencia que hasta hace 28 meses no existía.

Cuando leo que Mayorga le ofrece disculpas “ a mis amigos y a mi país” y reconoce que hay una “necesidad de cambio y yo también sueño con una Guatemala mejor”, no puedo dejar de ver un dejo de humildad y arrepentimiento. Aunque sea tarde, un dejo de una aceptación de que algo se hizo mal, de forma incorrecta. Y eso es quizá es más valioso que el resultado del juicio que deberán enfrentar.

Mayorga y Agüero no sólo son herederos de guatemaltecos que desarrollaron la industria de la construcción. Son también líderes de un sistema, el único que ha funcionado aquí, para emprender los grandes proyectos de infraestructura públicos: los basados en la comisión y la coima para ganarle a los competidores que juegan limpio. Un sistema que todos dan por válido, pero que no se justifica y que debe cambiar. Debe.

Que ambos aparezcan en las fotos esposados y estén sujetos a un proceso judicial fomenta, cuando menos, una reflexión sobre qué tipo de país se ha tejido alrededor de la obra pública y cuál es el límite de esa impunidad que ha beneficiado a los mayores constructores del país y a los funcionarios de turno, pero no a los usuarios. Y es en esa profundidad donde las explicaciones de Rodrigo Arenas resultan ofensivas. Por descaradas.

Destapada la cloaca en el Ministerio de Comunicaciones quedó en evidencia lo que había detrás de las costosas deudas y de las nuevas contrataciones que pagaron la administración de Sinibaldi y del Partido Patriota.

Rodrigo Arenas nos quiere convencer de que todo lo relacionado con el cobro del Q750 mil a los constructores es legal. Y quizá lo logre demostrar. Suerte con la fiscalía y el juez.

Pero el dirigente de un movimiento social que surgió hace ocho años, precisamente para pedir cuentas claras y justicia, y que es uno de los defensores de la transparencia y el combate a la corrupción, está obligado a responder cuestionamientos sobre su comportamiento. Y uno de ellos es: ¿qué hacía en reuniones con Sinibaldi y su publicista para tramar sobre cómo hacer una contracampaña al “LeToca” de Baldizón?

Baldizón es un corrupto, desquiciado, narcisista, megalómano. Es innecesario ahondar en el porqué de su posible llegada al poder era motivo de tanta alarma. Pero que el presidente de una asociación civil negocie con un ministro de Gobierno la forma en que sí puede recibirle dinero para financiar una campaña, que entre sus principales efectos tendría derrotar al rival de ese funcionario es, cuando menos, una tremenda falta de escrúpulos.

La otra escena que nos describe Arenas es que entrega personalmente el recibo de pago a Agüero y a Mayorga. ¿Nos creemos que los empresarios nunca le explicaron a Rodrigo que si le daban ese dinero era porque no podían evitar la extorsión del “arrogante” ministro? ¿Nos creemos que no le contaron que Sinibaldi les explicó que parte del cobro de la comisión lo hacía a través de donaciones al MCN? ¿Nos creemos que alguien suelta medio millón o un cuarto de millón de quetzales sin hacer referencia a nada? Venga, que en la misma narrativa está tendida la trampa.

Dice Arenas que las declaraciones de Agüero son irresponsables, que quizás está bajo muchas presiones. Más pareciera que la cosa es al revés.

Además de cobrarles a las empresas Conasa y Asfalgua vía Mayorga y Agüero, el MCN también recibió “donaciones” de Arqco, la empresa de outsourcing de la familia Sinibaldi. ¿Y saben qué significa eso? Que Rodrigo Arenas, y lo que sea que sea el MCN, estaba más cerca de Sinibaldi de lo que hasta ahora ha querido admitir.

No es ninguna revelación decir que entre que Baldizón y Sinibaldi no había grandes diferencias. Los medios de ambos eran los mismos. Los fines también. Sólo que beneficiarían a distintos grupos.

Baldizón había retado al establishment renuente a darle el apoyo que les exigía. “Sin ustedes llegaré a la Presidencia (y me vengaré)”, fue su amenaza tácita.

¿Qué hizo entonces el establishment? Le apostó a Sinibaldi (“más vale lo viejo conocido…”) y a través de sus vasos comunicantes le dio su apoyo. Y uno de esos vasos era el MCN, un movimiento que –casualmente– nunca indicó quiénes son financistas, hasta que llegó el MP y la CICIG y le levantó la sotana.

Ahora que Sinibaldi es un apestado prófugo, a todo el establishment le conviene que la relación suya con los grandes empresarios sea la que menos se sepa, la que más rápido se olvide: que se salven todos menos el exministro, el villano de la película y al que (aún) no hemos escuchado hablar más que con sus comunicados refunfuñones. Pero cuando se serene (o cuando finalmente lo atrapen y se tenga que serenar frente a un juez) vaya si no tendrá cosas que decir.

Paola Hurtado
/

Me gusta escuchar historias, contar lo que veo, usar el lenguaje con claridad y ritmo, preguntar cada vez que tengo una duda, cuestionar, opinar, debatir, consensuar, buscar la justicia y la equidad. Por eso me hice periodista.


Decinos cómo te gusta

Enterarte de nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Te podés suscribir por ambas vías ;)

Anuncio

Anuncio

53

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Juan Andres /

    23/08/2017 10:32 AM

    Hay otro tema que no caza, en ese momento político Baldizón tenía serias posibilidades de ganar (inicios 2015), sería meterse un tiro en el pié echarse de enemigo al que le podía pagar una deuda de arrastre, sabían que si Baldizón se enteraba del financiamiento en su contra le iba a ir peor en caso de qu él ganara.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Rolando /

    16/08/2017 2:02 PM

    Paola, que bueno que volvió a escribir. Me gusta su estilo

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Rafael Diaz /

    13/08/2017 7:46 PM

    Muy buen analisis Paola. Como dicen en el futbol: Nomada ha hecho un buen fichaje con su presencia en ese medio.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Salvador del Cid /

    13/08/2017 9:53 AM

    Paola...supongamos, que al confesar su participación en la corrupción rampante, lo hacen porque aún conservan un tantito de conciencia, reconociendo que actuaron pésimo, y deben confesar el 100% sí es que su conciencia les pide tranquilidad de aquí en delante, porque el pasado es imposible cambiarlo y lo hecho hecho esta, así que se tienen que atener a las consecuencias de que en este Pueblo para que el estado de cosas cambien para bien debe existir el imperio de la ley, deben entender que transgredir la ley la consecuencia es pagar lo que dicte un Juzgado que conozca del caso...la Sociedad guatemalteca los vera con mejores ojos sí colaboran 100% para contribuir a erradicar la corrupción e impunidad que tienen de rodillas a todo un Pueblo...la Justicia los debe hacer pagar por su involucramiento en actos corruptos, para que no lo vuelvan a hacer.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Joe /

    12/08/2017 10:39 PM

    Señorita Hurtarte yo la vi muchas veces en Canal Antigua y revista contrapoder...

    A mí si no me parece una explicación que nadie sabía o no sabía de estos temas

    Yo creo que lo más fácil es ahora pretender que todos estuvieron engañados, yo pienso que creo que todos se acomodaron y se acomodaron a ese estilo de vida muy bonito de ser grandes luminarias de nuestra humilde Guatemala...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      _ /

      30/08/2017 5:09 AM

      Pajero....vos ni a radio llegas Hector Arnoldo Hernandez Rojas.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Rolando Cifuentes /

    12/08/2017 6:59 PM

    Señorita Hurtado, aquí no hay vuelta de hoja, mucha retórica para decir que Agüero y Mayorga sabían con certeza que cometían un hecho delictivo, no digamos el farsante de Arenas, este es un hampón que busca satisfacer sus intereses mezquino y muy pronto estará en la zona 18, no merece la prisión VIP, ve que fácil.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Esteban El Extraño /

    11/08/2017 1:41 PM

    La corrupción es el cáncer de la sociedad...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Sancho Panda /

    11/08/2017 4:30 AM

    No vamos a matar al mensajero pero si no dejaremos la oportunidad de recordarle a Paola que ella sabía que Archila y su grupo eran socios y andaban en los mismos pasos de Sinibaldi y compañia y sin embargo siguir trabajando con ellos defendiendo lo indefendible. Pero hasta allí.Hoy lo importante es el mensaje y algunas inexactitudes, como que los dos empresarios "esposados"... error... el que aparece "esposado" es Aguero que confeso la corrupción en que participó y denuncio como complice de lavado de dinero (sin asi decirlo) al MCN; el otro empresario, Alvaro no esta esposado, sostiene un folder... hay una gran diferencia de poder.... uno si, el otro no... uno mas viejo en mañas, el otro mas ingenuo pero no por ello menos culpable. La gran pregunta no es si pagarron para que les pagaran una deuda de arrastre... sino que ellos crearon el sistema de sobrevalorar las obras y ofrecer una comision de la misma obra sobrevalorada para el funcionario de turno, porque esto no es nuevo, esto lo vienen haciendo desde hace 50 años, y los funcionarios no eran los mismos. Asi que el gran corruptor son ellos y el corrompido es el funcionario, pero al final mas amigo que funcionario, a uno le cobra el 15% y al mas amigo solo el 5%, porque? Parece que ya había mas amistad y negocios en comun anteriormente. No nos equivoquemos que no hay arrepentimiento, ya que despues de pagar la comisión en el 2012, siguieron haciendo grandes negocios de cerca de mil millones con el "prepotente" de Sinibaldi, me imagino que pagando la misma comisión sobre negocios nuevos... o sea que le discurso de que estamos "quebrados" y nos vimos "contra la pared" no es tan cierta, como cierto que no defieno al delincuente de Sinibaldi, pero estos empresarios vestidos de primer comunión, mas parecen virgenes recien desfloradas cuando interiormente todos sabemos que ejercian la prostitucion desde que pudieron caminar. Asi de claro. Como en todo barco que se hunde, las primeras en ponerse a salvo son las ratas. Pero como dijo Sor Ines de la Cruz: quien peca mas, el que peca por la paga o quien paga por pecar? Para Sor, el que paga por pecar, el corruptor, que saldra libre porque corrompio al funcionario administrativo, ahora le toca hacerlo con el funcionario Judicial.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Rolando Leonardo /

      16/08/2017 11:36 AM

      Totalmente de acuerdo con usted.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Joe /

      11/08/2017 2:12 PM

      Omisión de denuncia es un delito.
      Si no hay denuncia y alguien sabía de un caso de corrupción y no denunció se vuelve cómplice.
      La complicidad y el hecho de conocer los delitos los hacen "cohechores" hay cohecho es decir hecho en compañía, pasivo sin saber y activo con saber

      Creo que estos periodistas cometieron Cohecho Pasivo

      El señor Font cohecho activo y fraude, lavado y asociación ilícita.

      Por lo tanto no son simples mensajeros o "pobres trabajadores" son "Cohechores" que deben presentarse al MP y declarar

      Los del MCN son Lavadores y tienen asociación ilícita

      No hay que perdernos y empezar a rasgar vestiduras y aceptar estas camaleonicas transformaciones de demagogia y pulcritud moral y al mismo tiempo en hipocresía criticando las mismas acciones que ellos hicieron

      Yo no le tengo perdón a los periodistas porque son "corruptos" creen que su imagen maquillada de analistas los salvara de su corrupción

      No hay perdonarlos...

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

        _ /

        30/08/2017 5:11 AM

        Cuidado Hector Hernandez con la canchita de la GLOW, no te metas.

        ¡Ay no!

        ¡Nítido!

    Giovanni /

    10/08/2017 7:25 PM

    Viva la libertad de expresión (Esa que al parecer no tenía en Grupo A (Canal Antigua) )

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Joe /

      12/08/2017 10:48 PM

      No me parece, nadie allí lo hizo

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Saulo Retana /

    10/08/2017 6:26 PM

    La misma casaca que Mario David Garcia tenían estos Rodrigo+Gloria y resultaron igual de achichincles del PP que todos los que enarbolan esa devaluada bandera que izaron las momias del MLN solo que recargada.

    Ya lo dijo Samuel Johnson "El patriotismo es el ultimo refugio de los canallas" y algún listo le corrigió y dijo no es el ultimo es el primero.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Nuevas secciones