Todos somos nadie en algún lado

Al salir del país, pasé de Gerente de Mercadeo a limpiar baños, llevar cafés y cuidar caballos (entre otras cosas). De tener carro propio a escoger caminar, en vez de gastar en transporte público. De tener ciertos privilegios por haber nacido en la familia que nací, a no ser nadie más que una latina buscando ‘aprovecharse’ de las visas Australianas. En resumen, pasé de niñita privilegiada a ser nadie; por no decir parte de la ‘peste de emigrantes’, como lo era para algunos.

Coyuntura / Blogs
Esta es una opinión

Entrada a la granja donde pasé apaleando estiércol como choque de realidad.

El problema no eran los quehaceres. A pesar de estar apaleando estiércol antes del desayuno, que no era mi labor ideal, me daba gracia la experiencia y las vueltas de la vida. Lo difícil de esto, fue lidiar con las actitudes de los que me discriminaban. Muchas veces eran actitudes sutiles; caras, comentarios, burlas, etc. Pero lo más doloroso, era sentir esta negación de conexión humana; como este rechazo automático por el rol que cumplía en su sociedad; el mensaje de “a pesar de que te necesito para esto, me daría verguenza ser tu amiga(o)”. Esto más el estrés de lidiar con un país extraño, y mis crisis existenciales cotidianas…me dio el patatush.

Después de un par de colapsos psico-trasto-sexuales, de esos que nos dan a algunos, me quedé sin recursos de negación y no me quedó de otra que empezar a ver para adentro. Con lo que me topé, no me gustó. Me dió verguenza. Empecé a tomar conciencia de la cantidad de comentarios discriminatorios y formas de pensar destructivas que había normalizado en mi país. La cantidad de veces que había dicho: “es un cholero” “ay, puro muco” o “qué indio!”. La falta de respeto en mis acciones, y la forma en que agredían, no me había pasado antes por la cabeza. La misma historia se repitió más adelante con otros temas. La desconfianza, desigualdad, machismo, homofobia, polarización ideológica; todos estos temas que al sumergirme en una realidad alterna, me confrontaban con lo anticuado de mi forma de pensar.

Aclaro que esto fue 100% voluntario con el fin de viajar el mundo. Un precio justificable para cumplir mi sueño. Al contrario de miles de Guatemaltecos que viven en condiciones inaceptables de pobreza y discriminación sin otra opción, invisibles para el mundo y sus mismo compatriotas. Con esto en mente, me nacía un gran respeto y empatía por lo admirable de estas personas.

No me tomó mucho para que esto se volviera mi fascinación. Quería entender más la causa y efecto de este comportamiento humano, sumergiéndome en artículos, libros, conversaciones y cualquier cosa que me enriqueciera. Era como dejar ir este viejo yo, por la versión 2.0 que nos beneficiaba a todos un poquito más. Mi forma de aportar al mundo en ese momento. Me encantaría entrar en detalle de esto, pero por espacio, les comparto lo siguiente con el fin de enriquecernos un poco más..

POR MÁS COLECTIVA QUE SEA UNA CREENCIA, NO NECESARIAMENTE ES CORRECTA

Leyendo a Lucía Ixchiu, me pareció atinada esta frase porque gran parte del problema es la normalización.

“Y como dice Fanon: “En una cultura con racismo, el racista es normal”. Y así es como nos encontramos en este país debatiendo sobre cosas cotidianas y normales.”
LUCIA IXCHIU

Estamos tan acostumbrados a nuestras creencias heredadas de la colonización y al sentido de pertenencia que las mismas nos generan, sin ver que su rigidez no nos permite distanciarnos y cuestionar su utilidad, ética, efecto, etc. Frecuentemente decidimos ignorar cómo se conectan todos estos problemas y negamos cómo somos gran parte de la raíz.

Aunque hay estudios muy claros, nos da miedo ver cómo la discriminación genera violencia y desigualdad1; la desigualdad genera más violencia y explotación, mientras estanca el desarrollo económico y social2; la falta de aceptación, así como lo es el machismo, homofobia, racismo, etc.3, genera división, miedo, desconfianza, represión y en resumen, una sociedad dañada. Una sociedad, que a mi punto de vista, escoge alimentar el ego con la marginalización y sentido de superioridad, en vez de promover un desarrollo incluyente que respete al individuo, cualquiera que sea, y nos deje enriquecernos de las maravillas que cada diferencia ofrece.

Estos no son problemas nuevos, tampoco son problemas no estudiados. Son problemas globales que afectan al agresor y al agredido. También son problemas que nacen de una ignorancia colectiva y negación de su existencia por comodidad. Es momento de dejar a un lado la hipocresía de exigir cambios y justicia, sin siquiera analizar nuestras acciones y cómo contribuyen a estancar este proceso. Así como la maña contagiosa de juzgar por pertenecer o separar, en vez de educar nuestro juicio para que sea útil a nuestro desarrollo. Al final, yo soy Guate y Guate soy yo. Si busco un cambio, necesito abrir los ojos y aceptar mi responsabilidad hacia lo que me rodea.

1. Inequality and Violent Crime
2. Polarization, Politics and Property Rights: Links Between Inequality and Growth
3. Experiences of Harassment, Discrimination, and Physical Violence Among Young Gay and Bisexual Men

En mi siguiente artículo: Sistemas de creencias: Por qué creemos lo que creemos y cómo cambiarlo.

Maris Passarelli
/

Un bichito único más en la tierra. Hija del todo y la nada. Elocuente tartamuda del sentido en las ideas. Retamundos. Artista, filósofa, poeta y curiosa entusiasta. En fin, como la mayoría, alguien para algunos y nadie para muchos.


Decinos cómo te gusta

Enterarte de nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Te podés suscribir por ambas vías ;)

Anuncio

37

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Andrea /

    14/08/2017 7:58 PM

    Querida Maris, gracias por escribir esto. Soy tu fans desde hoy <3

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Maris /

      03/09/2017 10:37 AM

      :o*

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Aura Mena /

    09/08/2017 9:13 PM

    Tuve la oportunidad de conocer a Maris Pasarelli y a su familia en Guatemala, cuando vivíamos allá. Ella es una persona luchadora y desde la última vez que la vi, la recuerdo con mucho cariño y ahora con mayor respeto del que ya le tenía antes. Qué acertada Maris “Todos somos nadie en algún lado” No necesariamente por el tipo de trabajo que uno desempeña, sino porque nadie sabe nada de vos! y algunos ni les interesa...

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

      Maris /

      10/08/2017 5:23 AM

      Gracias guapa, te mando un abrazo y espero estes bien :)

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Natalie /

      09/08/2017 9:54 PM

      un halago esta bien pero lamerle las botas...

      ¡Ay no!

      4

      ¡Nítido!

    Grace Mazariegos /

    09/08/2017 1:21 PM

    Me encantó..!!

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    julio bellon /

    09/08/2017 12:15 PM

    Lindo articulo

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Maris /

      10/08/2017 5:21 AM

      Gracias!

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Lorena Perez /

    09/08/2017 11:43 AM

    Me encantó tu artículo, yo llevo viviendo en Uruguay desde hace 6 años y como bien decís, cuando uno sale de las fronteras del país abre la mente y quizás también el entendimiento y el corazón... Guatemala es un país hermoso pero la mayoría de los guatemaltecos hemos sido criados con una mente demasiado cuadrada, y con tintes racistas... o discriminatorios... me sentí plenamente identificada con tu artículo! sigue escribiendo!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Maris /

      10/08/2017 5:25 AM

      Gracias! Me das animo :)
      Un abrazo

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Hugo Navarro /

    09/08/2017 8:54 AM

    Estoy de acuerdo con la percepción de castas en Guatemala. He vivido por muchos años en E.E.U.U. y he visto como las diferencias entre guatemaltecos se disuelve al estar todos al mismo nivel social ante los ojos de otra población (léase los locales). No nos queda más que unirnos y apoyarnos cuando nos damos cuenta de que fuera del entorno de nuestro país, estamos libres de la ignorancia y la rivalidad tácita que existe aún entre nuestras amistades. Generalizar a un grupo por su atuendo, acento, ó apariencia nos dá una visión de túnel difícil de erradicar, más aún cuando desde niños se nosnprograma así. La educación no solamente es accesible en las escuelas. Todos tenemos el potencial de compartir nuestro conocimiento si tan sólo fuéramos un poquito más generosos con el prójimo, y en especial con aquellos más jóvenes. El cambio está en nuestras manos. Cada día podemos decidir compartir en lugar de privar, ayudar en lugar de criticar, y auto corregirnos cuando vemos nuestro error. Si México, Colombia, Argentina, y Costa Rica pueden enaltecer sus gentilicios, nosotros también!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Maris /

      10/08/2017 5:29 AM

      Si! Comparto tu perspectiva. Estoy leyendo sobra sistemas de creencias y como la forma de pensar colectiva afecta nuestra realidad. Mi próximo artículo va a ser de eso por si queres enriquecernos con tu opinion después.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Jonas /

    09/08/2017 8:24 AM

    Fue una lectura enriquecedora y profunda. No siempre lo normal es lo correcto.Gracias

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Maris /

      10/08/2017 5:32 AM

      Gracias Jonas. Me anima saber que te aportó algo. Un abrazo!

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Maris /

      10/08/2017 5:30 AM

      Gracias a ti por tu tiempo y tu apoyo.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Vinicio /

    09/08/2017 7:46 AM

    Un tema por demás q interesante, actual. No hay rincón en Guatemala que no se vea el racismo. Hemos aprendido a normalizarlo y erradicarlo se está volviendo una tarea titánica. Felicitaciones por tan bonito artículo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Maris /

      10/08/2017 5:33 AM

      Gracias Vinicio

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Davidcito /

    09/08/2017 7:42 AM

    Maris, como guatemalteco viviendo en el extranjero, no pude sino identificarme con gran parte de tu artículo, especialmente con el choque del "haber sido" al "ser" actual. Aunque hay algunos puntos (pocos) que no comparto, te felicito por el valor y la capacidad de expresar en palabras lo que muchos hemos sentido/vivido, pero que no somos capaces de manifestar.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Maris /

      10/08/2017 5:37 AM

      Gracias! No sabes lo que me costó encontrar el valor, porque exponerse a tanta crítica, me cuesta montón. Pero con saber que le aportó a algunos, siento que valió la pena. Que estés bien.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Carlos /

    09/08/2017 7:36 AM

    Interesante como empieza el artículo, hizo falta saber más cosas sobre donde vivió, que más hizo, cuantos años fueron, cuantos años tiene ahora y porque regresó a Guatemala, no creo que le haya dado tiempo de recorrer el mundo como era su propósito.....
    En fin, como dicen por ahí algunos comments, no es la primera persona que vive eso, los inmigrantes verdaderos que están en EEUU y que ya nunca regresan, la historia de uno de ellos aportaría a tu artículo.

    Le faltó definitivamente, te insto a que hagas la parte 2 y la parte 3, que lo complementes con más cosas que no sepamos todos los que hemos tenido que limpiar baños, o los que viven en otro país haciendo trabajos "de nadie".

    Yo estoy haciendo trabajos "de nadie" aquí en Guatemala después de haber sido Gerente en una multinacional y he vivido lo que tú viviste allá , solo que con mi misma gente. Todo porque emprendí un proyecto, mi sueño de tener un negocio propio y un sustento propio para cuando ya sea un estorbo en las empresas.

    Si gustas escríbeme y te comparto muchas experiencias vividas como la tuya pero aquí en Guatemala.

    Éxitos en lo que venga

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      Maris /

      10/08/2017 5:51 AM

      Gracias! Me anima saber que haya interés en leer qué pasó después. Para serte honesta, es mi primer artículo que publico en un medio y por más que disfruto escribir sobre mi experiencia, en este artículo, quería sólo usarla para apoyar causas en las que creo. Ya empecé la segunda parte, que inicialmente iba con este, pero no va enfocado a mí, sino a cómo cambiar nuestra forma de pensar.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Nestor Rodas /

      09/08/2017 7:57 AM

      No creo que Maris haya hecho el reportaje para resaltar la vida del inmigrante legal o ilegal, mas bien creo que su relato se enfoca en la evolucion de su espiritu, ni creo que su intencion sea comparar quien ha sufrido mas, su intencion es mostrar que su perspectiva cambió.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

        Carlos /

        09/08/2017 9:08 AM

        Te faltan argumentos para un debate.

        Ni el artículo de ella, ni mi comentario tratan de que todo gire en torno a los inmigrantes en EEUU. Creo que te perdiste un poco en algo que te afectó o te sentiste aludido.

        Argumentos y debatamos

        ¡Ay no!

        1

        ¡Nítido!







Notas más leídas




Nuevas secciones