¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

15 horas de espera en el MP para denunciar que fui víctima de violencia física (una crónica en 30 tuits)

Desde su cuenta de Twitter, el pasado 18 de agosto, @Paulis_Blumen fue narrando su experiencia al denunciar un caso de violencia física. Su historia se viralizó y puso en evidencia la deficiente atención que da el Ministerio Público a las víctimas y el drama de quienes, como ella, llegan a buscar justicia. Este es su relato:

Blogs mp P369 proceso de denuncia
Esta es una opinión

p1

Tengo que hacer algo que no quiero hacer, pero que es lo correcto. Qué difícil puede ser en ocasiones ser fiel a lo que uno cree. Así que aquí estoy esperando mi turno en el MP para poner una denuncia. Espero que el recibimiento de estos dos perritos en la entrada sea buen augurio. 

Ayer fui al MP a poner una denuncia por violencia contra la mujer. Las personas que me atendieron me dijeron que me invitaban a poner la denuncia PERO que estuviera consciente de las consecuencias que iba a tener mi agresor (cárcel).

Como quien dice, haciéndome cargar con la culpa de un sistema penitenciario que no funciona. O sea que además de haber sido agredida, debía sentirme doblemente mal… por mí y por mi agresor. Finalmente, desistí. Lo pensé bien toda la noche, lo hablé con mi red de apoyo…

Y siempre sí. Aquí estoy de nuevo. Me dijeron que es poco probable que la denuncia proceda porque si no hay una agresión (golpe) visible, no pueden hacer nada. En efecto, mi herida está por desaparecer.

El médico forense que me tiene que atender trabaja de lunes a viernes hasta las 4 de la tarde, así que hoy ya no me va a ver y de aquí al lunes dudo tener siquiera una cicatriz. Además, en ese horario trabajo y no creo poder salir a hacer estas vueltas.

Y aquí estoy desde hace dos horas y contra todo pronóstico en un cuarto lleno de aire acondicionado junto a otras 10 mujeres que venimos a denunciar violencia en nuestra contra, a exigir nuestros derechos y que se nos respete. También esta es mi forma de ejercer ciudadanía.

Aunque en este país nos pase de todo y al final no pase nada. Y sí, este tuit lo escribo desde el privilegio que me permite denunciar, siempre sabiendo de las tantas mujeres que ni siquiera tienen esta oportunidad.

Me dijeron en el kiosko de atención que en promedio faltan entre dos y tres horas para que me atiendan y, a partir de ahí, cinco horas más de procedimientos. Si me quedo, estaré saliendo alrededor de las 6 de la mañana. 15 horas en total. 

2:48 am. Ya llevo 13 horas aquí. Solo he dado mi declaración. Me falta pasar con el médico forense, ir a la fiscalía y luego al lugar de los hechos con los investigadores. Y regresar el lunes en horario laboral para ver a otro especialista forense.

Después de un par de días de haber puesto la denuncia por violencia física en mi contra (entré viernes a las 13:47 y salí sábado a las 4:30 am del MP), por fin estoy teniendo energías para hablar, escribir, contar lo que pasó y agradecer las muchas muestras de apoyo y solidaridad.

Durante todas esas horas de espera, tuve la oportunidad de compartir con otra decena de mujeres que estaban ahí para denunciar. Al menos dos de ellas (muy jovencitas) habían sido violadas. Estaban ahí solas, sin poder contar con la compañía de su mamá o alguien de su confianza.

Otras tres habían sido golpeadas fuertemente por sus esposos. De ellas, una iba con sus dos hijos pequeños, de 3 y 6 años, quienes también sufrieron la espera. Una más no recordaba nada porque unos «amigos» le habían echado algo a su bebida y ella había perdido el conocimiento.

Y así las historias eran distintas unas de otras con un denominador común: el agresor era un hombre conocido, cercano a ellas, a nosotras. Una de las mujeres entre lágrimas decía que o su marido la mataba o ella se suicidaba, y que estaba ahí solo para que quedara algo escrito.

Entre todas se apoyaban mientras yo intercambiaba alguna sonrisa o gesto amable al tiempo que trataba de documentar todo con mi lupa de las ciencias sociales. También pensaba en la casualidad (?) de llevar “Mujer rota en mi bolso”, libro que durante la espera terminé de leer.

A las más afortunadas algún familiar les llevaba un bocadillo que no dudaban en compartir con los niños pequeños.Dentro de la sala hay un área de juegos pero llegada cierta hora la cierran y apagan la luz, así que a las criaturas no les queda más que ir a pasar frío con sus mamás.

El aire es demasiado helado, el espacio incómodo. Ni siquiera hay enchufes y, después de tantas horas, los teléfonos se comenzaban a descargar. Al caer la noche se veían los rostros cansados. Las mujeres se empezaron a quitar los zapatos y se recostaban por turnos en los sofás.

Una de las chicas violadas, de unos 20 años, se agarraba el vientre y lagrimeaba. Se quedaba dormida. Despertaba con pesadillas. Otras se le acercaban a abrazarla. Pienso que, quizás sin saberlo, muchas ahí practicaban genuinamente la sororidad.

Cuando alguien pensaba en irse a su casa y desistir, todas la alentaban con palabras de ánimo y fortaleza. «No se vaya, no puede dejar esto así». «Ánimo, ya le falta poco. Estamos juntas en esto, estamos con usted». Eran algunas de las frases que se escuchaban. Ninguna desistió.

Llegó mi turno. Estaba muy fortalecida por todas las muestras de apoyo que me hicieron llegar por aquí, en tuits o mensajes, de personas que no me conocen pero creyeron en mí. Nadie me preguntó qué agresión había sufrido, nadie dudó y es algo que agradezco. Me sentí acompañada.

Di mi declaración, pasé al juzgado, luego con el médico forense y finalmente con los investigadores. Dos chavos que me llevaron en picop al lugar de los hechos y que aprovecharon el camino para invitarme a salir, para averiguar mi estado civil…

…y hasta aprovecharse de su posición y escribirme al WhatsApp. Uno de ellos incluso me envió solicitud a Instagram. También me dijo que dependía de él si agilizaba mi trámite o no, y que eso dependía de su humor (o de que yo colaborara, según comprendí). Doblemente vulnerada.

Fui ayer a la PNC a dejar la orden de medidas de seguridad y, aunque me resistí, me retuvieron el expediente de mi denuncia, no me lo quisieron entregar. Ahora tengo que volver y solicitarlo pues me explicaron en el MP que es mi papelería y ellos no la deben tener. No hay claridad.

Hoy fui con la especialista forense y me dijo que -oh, sorpresa- mi herida era poco visible y casi nada se podía hacer. Lo que se suma a lo que me dijeron los investigadores acosadores de que las cámaras borran cada semana sus registros, así que no hay pruebas de mi agresión.

Algo positivo: en el MP me remitieron con una organización que brinda apoyo psicológico y asesoría legal de forma gratuita, y espero que me puedan apoyar. Pero más que a mí, a todas esas mujeres cuyos casos eran tan duros, tan desgarradores que nos retrataban bien como país.

Estando allí me puse a pensar en las mujeres, madres, trabajadoras, que no pueden entregar 15 hrs de su día para poner una denuncia, que no pueden regresar dos días después porque los médicos atienden solo entre semana, aquellas que van con niño en brazos sin comida ni abrigo.

Aquellas cuyo idioma materno no es el español. Todas las condiciones para denunciar son adversas. El trámite es engorroso. Se revictimiza una y otra vez, otra vez y otra vez. Se requiere hartazgo, fortalezas, valentía. Yo las admiré y me sentí tan orgullosa de estar con ellas.

Cada una luchando a su manera, como las compañeras mexicanas, en una sola demanda que es nuestra reivindicación. Exigir algo tan básico como debiera ser la dignidad. Y por eso agradezco más aún sus mensajes de apoyo. Yo leía sus tuits y también mi corazón se emocionaba.

Pocos fueron los sinsabores de esta experiencia más allá del MP. Algunas cuentas acosaron, otra metió su nariz y divulgó información donde no correspondía. Pero en general fue una gran experiencia de fortaleza y aprendizaje para saber que falta tanto pero no estamos solas.

El proceso de la denuncia continúa, pero el primer paso ya está dado. Creo que no me alcanza el tiempo para agradecer cada mensaje de apoyo pero plasmo aquí mi cariño y gratitud. Cuenten conmigo cuando lo lleguen a necesitar.

SE VA A CAER. EL PATRIARCADO SE VA A CAER.

Paula Flores
/

Sancarlista, es licenciada en Relaciones Internacionales y tiene pensum cerrado en Sociología. Participó en el movimiento estudiantil. Desde hace más de diez años trabaja en el campo de la investigación social. Le gustan la política, las ciencias sociales y la escritura.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


Anuncio

12

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Víctor López /

    27/08/2019 7:38 PM

    Doña Ana ; en ausencia del padre , la madre toma el mando. Hay que reconocer que hay hombres que definitivamente no la hacen... Son unos buenos para nada,, justo es reconocerlo , pero de allí a querer sacar al hombre como especie, de esa silla ... No se va a poder REPITO NO SE VA A PODER ..,

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    - /

    27/08/2019 1:33 PM

    Aprovecho este espacio para mandar un cordial saludo a Hector Arnoldo Hernandez Rojas quien todos los días y a todas horas escribe sus "comentarios" en Nomada utilizando el alias de "VICTOR LOPEZ". Vos Hector sera que no hay señal de celular en Escuintla, mira tengo varios días de intentar comunicarme con vos y no entra la llamada. ¿Sera que si llamo al celular del Trini me podre al fin comunicar con vos?.... vos me decís.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Andreas Boueke /

    27/08/2019 1:02 PM

    Recuerdo pocos relatos que son tan obvias y convincentes denuncias legitimas del patriarcado.
    Aquí nos cuenta una mujer elocuente, tenaz y valiente sobre su experiencia después de haber sufrido el abuso de un hombre. Nos comparte como se siente apoyada por otras mujeres abusadas, mientras que el sistema de justicia le hace esperar hora tras hora en pésimas condiciones que fácilmente se podrían mejorar. Sigue recibiendo un trato despectivo de parte de la institución y sus hombres. Investigadores y policías le hacen saber que aquí el sufrimiento de una mujer no tiene mucha importancia, que el interés de un hombre en ella es superior a la decencia básica de tratar con respeto a una persona que ha sufrido abusos.
    La autora nos demuestra de manera impresionante lo sucio, feo y cobarde que es la convicción de que los hombres sean superiores a las mujeres, cabezas de la familia y toda esta mierda...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alaide González /

    26/08/2019 11:27 PM

    Definitivamente el proceso de denuncia en el MP es largo, engorroso y desalentador. Sin embargo, es el único medio legal para buscar justicia y detener el abuso a las mujeres. No importa que tan difícil sea, es preciso denunciar.

    Ojalá algún día caigan las relaciones de poder y las mujeres sean respetadas y valoradas!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Luis Paraiso /

    24/08/2019 9:14 AM

    Pido disculpas, pues toda agresión sufrida por una persona debe de ser tomada en cuenta, sancionada, y sobre todo aportarle remedios. No es mi objeto con esta respuesta al artículo de ofender a las personas que la hayan sufrido.
    He pensado siempre que los términos con que se define una situación, una cosa, una actitud, son casimente arcaicos, obsoletos y utilizados de manera incorrecta. Por ejemplo el patriarcado es una actitud social y no un estado social, por lo tanto esta acción puede ser una conducta del hombre o de la mujer. En los dos casos las personas que ejecutan este proceso tienen cómplices de los dos sexos.
    Es una idea de dominio o de liderazgo motivada por el afán de PODER sobre el otro. En el medio homosexual existe esta búsqueda de dominación del otro tanto como en un medio heterosexual.
    Me parece que el patriarcado es una manera de algunas personas de acaparar, conservar, el poder y hacerlo saber, pues es necesario hacer saber “quien lleva los pantalones en casa”
    La dominación produce placer de la misma manera que la sumisión pienso que este termino de Patriarcado es un útil del capital pues en Guatemala la dominación no se ejerce por el estado padre protector si no por los ciudadanos de los dos sexos y se puede evidenciar que tanto los hombres como las mujeres cualquiera que sea su expresión sexual intima participan de este sistema.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    23/08/2019 9:56 PM

    Terrible lo que le paso a la señorita... Ojalá el violador caiga y caiga bien preso... Pero no había necesidad de de decir; SE VA A CAER ,EL PATRIARCADO SE VA A CAER. Por qué lo hace ? Por qué mezclar a los violadores , con el hombre cabeza del hogar ... Podrán intentarlo pero al hombre , aquel que se esfuerza, que trabaja de sol a sol, juntó con su esposa para sacar a sus hijos adelante ... Con la familia no van a poder ...usted esta equivocada doña Paula . Repito a los violadores todo el peso de la ley... Pero al hombre cabeza del hogar nunca... Es más para eso tiene a su esposa para que ella luche por él y él por ella..

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Ana /

      27/08/2019 6:26 PM

      EL PATRIARCADO VA A CAER.

      Repito.

      EL PATRIARCADO VA A CAER.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      - /

      26/08/2019 2:08 PM

      Vos cínico.......a vos te mantiene tu mujer.....mientras vos todo el día pasas chateando y aun siendo un mantenido la cachimbias.....sos patético Hector Arnoldo Hernandez Rojas alias "Víctor Lopez".

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Christian /

    28/08/2019 9:32 PM

    Rodrigo Polo dijo en una publicación que él no comentaría acá nunca, no sé por qué Nómada sigue aceptando comentarios que le roban su identidad, acá está la nota:
    https://rodrigopolo.com/opinion/comentarios-nomada/nomada-y-la-casilla-de-comentarios.html

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Christian /

    28/08/2019 9:31 PM

    Rodrigo Polo dijo en una publicación que él no comentaría acá nunca, no sé por qué Nómada sigue aceptando comentarios que le roban su identidad, acá está la nota:
    https://rodrigopolo.com/opinion/comentarios-nomada/nomada-y-la-casilla-de-comentarios.html

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Willi /

    28/08/2019 11:56 AM

    Periodista? JA! vos si que de verdad sos burro, burro de verdad.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    - /

    27/08/2019 1:00 PM

    La persona que realizo el anterior comentario, suplantando la identidad del youtuber Rodrigo Polo se llama HECTOR ARNOLDO HERNANDEZ ROJAS quien es exsoldado, (donde fue dado de baja deshonrosamente "bajo bandera" del Ejercito), expolicia, exguardespaldas, actualmente desempleado, que reside en la ciudad de Escuintla. Este Hector Hernandez se dedica todo el día a estar chateando en facebook y a comentar en las redes sociales todas las noticias del país, descalificando opiniones de otros, insultando a la gente, amenazando de muerte a los que le lleven la contraria. Es muy conocido entre la comunidad de Netcenters afines a los gobiernos de turno, su "tactica" es utilizar regularmente muchos alias (nombres de personajes públicos, de personas comunes etc). En Nomada utiliza regularmente los alias de "Victor Lopez", "Justiciero Social" entre otros.

    Este Hector Arnoldo Hernandez Rojas se hizo muy conocido por insultar y amenazar de muerte a Jose Ruben Zamora, propietario de El Periodico, Oscar Clemente Marroquin, propietario de La Hora y a Mario Antonio Sandoval, socio y accionista de Prensa Libre.

    Este Hector Hernandez es una persona calificada de extremadamente violenta, tiene amenazados a varios de sus vecinos en Escuintla, quienes prefieren no pasar en la acera de su casa, ya que se mantiene todo el día fuera de la misma en una silla, celular en mano y en la otra con un machete desenvainado. Debidos a sus problemas la mayor parte de su familia lo ha abandonado, lo mantienen su esposa y la hija mayor. Este Hector Hernandez tiene fama en la ciudad de Escuintla de realizar trabajos de "asesinatos por encargo" es decir SICARIO.

    Se transcriben a continuación 2 comentarios del perfil de facebook de Hector Arnoldo Hernadez Rojas que son ejemplo del tipo de mentalidad BÁSICA que tiene este sujeto:

    ......."Yo soy un fiel LECTOR de Don José Ruben Zamora Marroquín a pesar que en elPeriodico digital ha bloqueado mis comentarios tanto en elPeladero como en sus opiniones.
    Lo que me DECEPCIONA de Don "CHUSEMAS" alias utilizado por el periodista cuando "respondía" a mis comentarios........

    ...........Necesito Q. 20,000 (veinte mil quetzales, moneda de Guatemala), es decir, aproximadamente unos $ 2,600.00 (dólares americanos). Yo laboro actualmente para el Estado de Guatemala, lamentablemente un juzgado me ha embargado mi salario por el 35%, algo de lo cual no he logrado reponerme económicamente...... yo soy una persona HONESTA, soy nacido de nuevo por la gracia de Dios y soy cristiano evangélico a lo que en mi país le llaman PROTESTANTE........

    Este Hector Arnoldo Hernandez Rojas al estar todo el día en su casa (no trabaja y no quiere buscar trabajo) ha realizado miles de comentarios en Prensa Libre, El Periodico, La Hora, Nomada, Soy502 entre otros medios digitales, donde ha escrito amenazas de muerte o de violación a varias personas, lo ha llevado que sea bloqueado su perfil personal de facebook en la zona de comentarios de dichos medios, lo que hace que este sujeto utilice "ALIAS" para seguir amenazando a las personas que rebaten sus opiniones.

    PROXIMAMENTE se hará publico un blog donde se pondrá en evidencia a este sujeto, subiendo capturas de pantalla de los miles de comentarios racistas, de apología del delito, amenazas de muerte que realizado este sujeto durante los últimos 5 años..........Coming soon......"The Real Life of Hector Arnoldo Hernandez Rojas: Guatemalan Crime Story".......

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones