¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Cinco acciones para defender la democracia latinoaméricana

Esta lista de acciones es una invitación para iniciar el año, actuando en prioridades exploratorias y evitar la regresión de derechos en la democracia más grande y amenazada de Latinoamérica: Brasil.

Blogs Bolsonaro Brasil democracia fascismo latinoamérica Opinión P369
Esta es una opinión

REUTERS / Adriano Machado

La toma de posesión de Jair Bolsonaro marca un antes y un después para Latinoamérica. Y quizás, para el mundo. Es dar marcha acelerada hacia la consolidación de un eje destructivo que va mucho más allá de Erdogan y Donald Trump. Cubre desde el Asia de Duterte hasta Oriente Medio liderado por Arabia Saudí. Y toca la Europa de Orbán y Salvini.

Se esparce como incendio forestal en medio del verano. Con este gobierno electo, el país más poderoso de Latinoamérica se suma a una agenda que está acelerando la destrucción del planeta, destruyendo el consenso del multilateralismo duramente alcanzado entre los países del mundo, debilitando instituciones internacionales. Una agenda que está desmantelando grandes avances en materia de derechos económicos, sociales y culturales. Está también disparando el gasto militar y privatizando aceleradamente todo lo que puede, mientras utiliza al Estado mismo para neutralizar y destruir a la oposición.

La pasividad internacional no es opción. Un amplio apoyo de la gente progresista alrededor del mundo será necesario para mitigar los daños, atrasar la ejecución de sus planes y ayudar al pueblo brasileño a resistir los ataques hacia los más vulnerables. Esta lista de acciones es una invitación para iniciar el año, actuando en prioridades exploratorias y evitar la regresión de derechos en la democracia más grande y amenazada de Latinoamérica:

Primera

Elevar internacionalmente la voz y perfiles de las nuevas autoridades progresistas en el Congreso y Senado de Brasil, que da la bienvenida por primera vez a una nueva generación de líderes políticos, especialmente mujeres negras. Es importante que el mundo se entere de su ardua lucha por la democracia en espacios que han sido tradicionalmente excluyentes. Y que ahora son hasta amenazadores para las posiciones y personas distintas.

Es importante tener voces reconocidas internacionalmente que puedan relatar en primera persona y denunciar con legitimidad los abusos del nuevo Gobierno. Podemos apoyar a sus equipos y coordinar agendas con el Parlamento Europeo, establecer vínculos con los progresistas recién electos en el Congreso de EEUU. Ayudarles a que sean entrevistadas y que tengan un perfil de peso en la prensa internacional para que sean reconocidas y puedan elevar sus demandas a la comunidad internacional de forma más efectiva.

También podemos activar un acompañamiento constante de una plataforma progresista internacional, que ofrezca apoyo, solidaridad y difusión a sus luchas.

Segunda

Replantearse a las municipalidades y gobiernos locales como espacios de resistencia. Es importante reforzar el rol de las municipalidades como espacios de renovación política, innovación y protección de los vulnerables. Sobre todo, ante medidas de austeridad extrema y escaladas de violencia gubernamental.

Cabe recordar que ciertas ciudades en Brasil son tan grandes como naciones en Europa. Una acción inmediata posible es apoyar el municipalismo progresista: conectarlo con redes internacionales que están haciendo frente a la agenda de la ‘internacional nacionalista’.

Las elecciones municipales de Brasil en 2020 son una oportunidad de oro para devolver el poder a las fuerzas progresistas, con un efecto semejante a las midterms de Estados Unidos. Es, además, una oportunidad real de renovación política para los partidos. Se está a tiempo para formar a toda una nueva generación de candidatos a concejales municipales jóvenes, que tengan la capacidad y el empuje desde lo local para devolver la fe en la política.

Tercera

Es importante proteger a la oposición política, la academia, la prensa y los intelectuales. Aunque debemos continuar apoyando la libertad de Lula, quien se encuentra detenido arbitrariamente y despojado de sus derechos políticos, no es la única persona bajo amenaza.

Existen muchos más amenazados y en la mira de la administración de Bolsonaro, incluyendo, pero no limitándose a militantes del Partido de los Trabajadores (PT) y a miembros del Movimiento Sin Tierra (MST). Las personas en riesgo incluyen a todo aquel alzando la voz o perteneciendo a tendencias políticas contrarias al gobierno y su política antiderechos.

Los intentos de lawfare (guerra jurídica) seguirán y el congreso hará todo lo posible por la criminalización de la oposición, con leyes antiterroristas, con amenazas directas y anunciadas a la libertad de expresión y la libertad de cátedra, cierre de instituciones enteras, despidos masivos e inminente exilio para muchos.

También continuará la violencia política y la impunidad de ésta. No podemos olvidar que la ejecución extrajudicial de Marielle Franco sigue sin esclarecerse, casi un año después. Que los asesinatos de líderes campesinos han aumentado, y hay claros planes de atentados contra la oposición. El vigilantismo, la relajación de las leyes de portación de armas, y la apología de la ‘legítima defensa’ únicamente empeorarán el panorama.

Como comunidad internacional debemos estar preparados para una solidaridad que trascienda la típica carta de apoyo con firmas de los mismos de siempre. Debemos poner a prueba nuestro compromiso real y ofrecer nuestras instituciones como refugio a aquellas personas que deban abandonar Brasil.

Una cadena de gestos solidarios concretos puede ofrecer una plataforma de soporte a aquellos sufriendo persecución política. Desde nuestro modesto cuarto de visitas o sofá a aquellos que lo necesiten, hasta crear cátedras, becas, espacios de investigación y ofrecer residencias académicas. Debemos ofrecerles la posibilidad de continuar la resistencia desde el exilio, sin tener que arriesgar su libertad o la vida misma.

Cuarta

Observatorio de las Políticas de Bolsonaro y sus efectos en la economía y la sociedad. La nueva administración debe enfrentarse a un rígido escruitinio de investigadores, periodistas y centros de pensamiento. Áreas claves en la mira son las compras y alianzas militares, privatizaciones, megaproyectos y beneficios fiscales. Tener datos contundentes para contrarrestar los intentos de normalización de las agresivas políticas económicas que el nuevo Presidente de Brasil ha anunciado y que afectaran a los pobres es muy necesario.

Es muy probable que estas medidas se reportarán desde script conveniente para sus principales beneficiarios: las grandes corporaciones y grupos financieros mundiales, el 1%. Otra área de observar y medir son las medias de austeridad, los recortes a presupuestos cruciales, como los ambientales, de investigación y desarrollo y de salud reproductiva y los daños a la sociedad en el largo plazo.

Quinta

Tolerancia Cero a retrocesos en materia de DDHH. La Administración de Donald Trump recibe a Jair con los brazos abiertos, junto con la ‘internacional nacionalista’ en pleno. El contrapeso inmediato posible, ante una Latinoamérica bastante desintegrada, es Europa. Europa debe jugar un rol crucial de contrapeso y tolerancia cero con la nueva administración en Brasil, estar dispuesta a sancionar sin titubeos políticas y prácticas represivas y fascistas.

Así también, la sociedad civil latinoamericana jugará un rol crucial para evitar que los países de la región sigan el Bolsonarismo. Lo que está en juego es demasiado, desde abandonar el apoyo ofrecido a la lucha por la liberación de Palestina hasta posibles intervenciones militares en Venezuela.

Aunque su capacidad es limitada, Bolsonaro ambiciona un rol de líder en Latinoamérica y puede ser un tonto útil, facilitando una intervención militar que todos los anteriores líderes resistieron. Y desatando terribles consecuencias regionales, con un beneficiario: ciertamente no él.

Una combinación de compromiso intelectual y periodístico contra el avance del fascismo, escrutinio ciudadano, observación internacional, solidaridad y unidad, puede demostrar que aquellos que creemos en la democracia y los derechos humanos somos más.

Renata Ávila
/

Renata Avila es una abogada internacional de DDHH, que se especializa en preservar y avanzar derechos ante la nueva ola de desafíos tecnopolíticos. Está escribiendo un libro sobre “Colonialismo digital” y también elaborando una hoja de ruta de políticas públicas sobre tecnología que garanticen el futuro de la democracia. Es miembro del Consejo Coordinador de @Diem_25, Miembro del Directorio de @creativecommons y co-signataria del llamado inicial para formar la Progressive International


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones