¿Con quién gobernará Manuel López Obrador?

Manuel López Obrador se perfila como el próximo presidente de México que asumirá en diciembre 2018. La duda es con quién llegará a gobernar.

Blogs Opinión P369
Esta es una opinión

Manuel López Obrador, en el Zócalo.

Foto: Yancuic.com

A cuatro días de la elección presidencial de México, el próximo domingo 1 de julio, se abren muchos interrogantes sobre el posible resultado y el rumbo que tomará el periodo de transición. Es casi un hecho que el candidato de izquierda Andrés Manuel López Obrador (AMLO) será el triunfador, impulsado por el partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena). Según Oráculus, la encuesta de encuestas que ha registrado 50 sondeos de opinión desde agosto de 2017, a partir de este mes ha tornado a su favor los sondeos desde una posición desventajosa. En noviembre de 2017 las simpatías de los encuestados ya lo ponen de líder de la carrera y desde enero de 2018 logra lo imposible: construir una imagen positiva en el norte del país, donde la izquierda en los últimos 30 años era casi invisible, siendo esa región el bastión del partido de derecha PAN y del oficialista PRI.

Los últimos sondeos ponen a AMLO con 50 por ciento de simpatías, al candidato de derecha y favorito del empresariado y la clase media Ricardo Anaya con 27, y en tercer lugar al excanciller José Antonio Meade, del PRI, con 20. Otro candidato, muy cuestionado, Jaime Rodríguez, gobernador del estado de Nuevo León, ostenta el tres por ciento de las simpatías. Sin embargo, a estas cifras absolutas se debe agregar que en las encuestas aún no se define el 20 por ciento de los votantes. Sólo sumándose la candidatura de Anaya y la de Meade, más los indecisos, podría cambiar la tendencia, pero esto es altamente improbable.

Los mexicanos ya no se preguntan quién va a ganar, sino cómo AMLO va a construir alianzas en el largo periodo de transición de cinco meses hasta su toma de posesión el primero de diciembre. Cómo gobernará es otra incógnita. Se especula si se convertirá –o no- en una réplica de algunos gobiernos de izquierda de América Latina. Ha sido acusado de ser el Chávez mexicano, o peor aún, como Nicolás Maduro, o si emulará a Lula, Rafael Correa, Evo Morales, Daniel Ortega o Salvador Sánchez Cerén.

Los seguidores de AMLO señalan que esos gobernantes no son parámetro de comparación. El origen político de López Obrador fue en el mismo partido PRI en los años setenta y ochenta del siglo XX, cuando se vivía un fuerte nacionalismo y autoritarismo, y eso marcaría alianzas con sectores populistas y corporativos del propio partido que hoy gobierna. También hay grupos de izquierda social demócrata entre sus bastiones de apoyo, y de izquierda radical, cuyos líderes incluso pertenecieron al viejo Partido Comunista, o a agrupaciones extremadamente radicales, por ejemplo los profesores que se oponen activamente a la reforma educativa impulsada por el presidente Enrique Peña Nieto. Otros señalan su extremo personalismo y culto a la personalidad. Se rumora que “no escucha a nadie” más que a sí mismo. No podría ser como Chávez o Maduro, pues en las fuerzas armadas, aunque seguramente serán leales a la sagrada “institución presidencial”, han aflorado expresiones de conflicto y disgusto, donde los militares se preocupan por su falta de institucionalidad y radicalismo, pues en alguna ocasión AMLO afirmó “al diablo con las instituciones”, y, por el otro lado, en los sectores de Morena hay mucho activismo anti militar por el tema de derechos humanos.

AMLO también preocupa a empresarios y clases medias, e incluso su vertiginoso ascenso se relaciona con la devaluación del peso mexicano, donde se rumora habría “fuga de capitales”. Los empresarios y clases medias en la democratización mexicana desde los años ochenta siempre estuvieron al lado del PRI y del PAN. De todos modos, también han aparecido grupos empresariales que lo respaldan, en eso que sería la emergencia de un nuevo nacionalismo empresarial, alimentado por las agresiones al TLCAN de Donald Trump. En política exterior es donde la brújula está más desorientada, AMLO casi no ha hecho ninguna referencia  relacionada a relaciones exteriores, incluso ha sido poco enfático en criticar la política anti migratoria de Donald Trump, señalando su famosa frase “Peace and Love”. Él buscaría, según sus propias palabras, una reunión con el presidente Trump, y la política exterior regresaría a sus años gloriosos de impulso de la doctrina de no-intervención.

Uno de los factores que explica el ascenso de AMLO e incluso del candidato Ricardo Anaya del PAN es el voto de castigo y cansancio de la población en dos temas cruciales: la corrupción y la violencia. AMLO como presidente, si cumple con las promesas de campaña y con el ánimo enojado de la población, tendría que ser enérgico contra la alta corrupción gubernamental. Más de 20 gobernadores han sido señalados por la justicia mexicana con pruebas de corrupción, con casos bochornosos como los gobernadores de Veracruz, Javier Duarte, detenido en Guatemala, y César Duarte de Chihuahua. En muchas ocasiones estos gobernadores son señalados y llamados a la justicia en Estados Unidos, donde por ejemplo, la justicia de Texas tiene numerosos expedientes abiertos. Hay casos no sólo de corrupción escandalosa, sino también de vínculos con el narcotráfico, por ejemplo mandatarios de Coahuila y Michoacán. También está el hecho de que el caso Odebrecht ha sido evadido por la justicia mexicana. Todo esto configura una opinión pública cansada, por lo que la elección es a su vez referéndum contra la corrupción y la violencia, que en ocasiones parece desbordada en favor del narcotráfico.

Por todas estas razones, parecería que los mexicanos van a dar su voto a AMLO, y las preguntas que se agregan a las dudas son: ¿con qué alianzas y con qué plataforma gobernará? Será ¿de izquierda, conservador, pro libre comercio, nacionalista o populista?

Raúl Benítez Manaut
/

Sociólogo, doctor en estudios latinoamericanos e investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Lucas Aguilar /

    28/06/2018 10:44 PM

    Recuerdo que la primera que participó AMLO como candidato se decía que fue quien realmente gano. Pero hubo fraude y creo que hasta se documentó.
    Nunca lo vovieron a dejar ganar...
    ¿Se romperá esta vez con esa "regla", de no dejarlo ganar?
    Sí llegara a ganar, ¿su comportamiento será igual a como cuando fue Jefe de Gobierno del DF?, como se le llamaba a la ahora Ciudad de México.
    ¿Que dice el Movimiento Zapatista de él?
    ¿Dejará de ser el Sur de México, lo que hoy es?
    ... y finalmente, ¿qué influencia tendrá un hermano tan grande, no menor como El Salvador, sobre Guatemala?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones