El desarrollo comunitario es también un juego de niños

Suquite: un proyecto dedicado a los niños de la comunidad. Un símbolo de trabajo en equipo, que contribuye a la autoestima colectiva.

Blogs Escuintla niños Opinión P369 parque Suquite
Esta es una opinión

Grupo de niños de la comunidad, participando en la planeación del proyecto.

Foto: www.ecocabezas.com

Suquite, una aldea con niños que no juegan

El Suquite es una aldea muy pequeña, conformada por migrantes de distintas áreas de Guatemala. Está ubicada en el área industrial en Escuintla, a 97 kms. de la ciudad capital.  El clima es húmedo y cálido, marca alrededor de 35 a 40 grados. En el lugar, viven 45 familias y un poco más de 100 niños, sin espacios apropiados de recreación.

El nivel de pobreza en el área es alto. Han denunciado contaminación en las aguas, la población infantil tiene deficiencias nutricionales y dificultades de lenguaje, además del evidente exceso de energía propio de la infancia, que no tiene espacios adecuados para ser canalizada. 

Existen estudios que comprueban que jugar en un área adecuada, puede desarrollar habilidades clave en los niños. Mejora el rendimiento académico, promueve el lenguaje y la alfabetización, desarrolla habilidades matemáticas, autorregulación y autocontrol, creatividad e iniciativa gracias a la alegría que les proporciona. Además, hay más posibilidades de que en la vida adulta, puedan retornar más económicamente a su comunidad si juegan, que si no lo hacen.   

El juego es la herramienta que existe para impulsar el desarrollo de los niños en desventaja y se está abordando a nivel mundial. Guatemala es pionera en Centro América en proponer parques infantiles hechos con materiales que hayan disponibles en el lugar, adaptando a las condiciones existentes. Se utilizan neumáticos, que garantizan resistencia a los elementos y al desgaste usual del juego.

El diseño ecológico implica aprovechar los recursos existentes y disminuir el impacto de la huella de carbono en las intervenciones. Respetar los árboles y observar el terreno para encontrar las soluciones que brinden alegría y embellezcan el lugar.

El diseño inclusivo significa dialogar, interactuar, intercambiar, preguntar para conocer a los integrantes de la comunidad en la que se hace la intervención. Genera pertinencia hacia lo nuevo, creando un enlace de involucramiento de padres, madres y niños que respalda el modelo sostenible. Además, funciona como un símbolo de trabajo en equipo y contribuye a la autoestima colectiva: “Les importo, me importa”. 

Un eco-parque para los niños de la aldea

En conjunto con Colectivo Tecomates, Eco-parques de Ecocabezas va a construir el parque ecológico El Suquite. Los propios niños diseñaron con dibujos y esculturas de plasticina el parque ideal para ellos. Los padres aceptaron participar tanto como sus trabajos lo permiten.  La comunidad ya recibió la propuesta de diseño, trabajada en base a sus propuestas. Está planificado para construcción en los primeros 10 días de diciembre de este año. 

Este proyecto involucra a todos: los jóvenes hicieron acuerdos previos de participación, apoyando en la construcción. Las madres cocinarán la comida que respalda a los constructores.

Colectivo Tecomates, socio en la construcción de este proyecto, es un grupo de amigos que conforman un equipo multidisciplinario. Encaminan su energía y pensamientos en lograr soberanía alimentaria, bienestar comunitario y equidad social. Buscan generar lazos entre el contexto urbano y rural, para desarrollar alternativas en conjunto.

Su colaboración consiste en poner a disposición de la comunidad, un terreno de 1,164 metros cuadrados. Juntos comenzamos el proceso inclusivo hace casi dos años, para conocer a los integrantes de la aldea y sus necesidades.

Comenzamos con los huertos orgánicos locales, en apoyo a la nutrición. Talleres de lúdica y juego con los niños es el siguiente paso: un pequeño campo de fútbol fue requerido por la comunidad, para incluir en el terreno. Esto nos llevó a identificar la necesidad de contar con un parque infantil comunitario. Se diseñó en 320 metros cuadrados, ubicado entre árboles. Estos proveen de un micro clima adecuado para jugar.

La construcción de este eco-parque será posible por la fuerza que nace de la solidaridad y el trabajo en equipo.

Ancris García Cabezas
/

Arquitecta Permacultora, fundadora de www.ecocabezas.com. Pintora desde 1986.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

0

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones