2 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

La desinformación mata, la comunicación salva vidas

El contador de uso de aplicaciones del celular indica que he invertido/gastado más de 6 horas diarias promedio entre Whatsapp, Twitter, Facebook e Instagram durante los últimos días. Desde una situación de privilegio puedo tele-trabajar y encontrarme a refugio. Algunos desde situaciones de mayor privilegio y otros desde la desesperanza, en lo que coincidimos todos, es que estamos expuestos ante una cantidad enorme de información.

Blogs P258
Esta es una opinión

Un hombre carga con alcohol en gel y desinfectante.

Foto: Carlos Sebastián

La era del acceso o la modernidad líquida que hace dos décadas se anunciaba como un futuro cercano hoy es plenamente realidad. Sin embargo, estos avances no han sido una cura para males del pasado: falta de acceso a la información pública, persecución del trabajo periodístico y tendencias a cerrar la comunicación pública.

La transparencia y el acceso a la información pública se convierten en aspectos centrales en una crisis de la magnitud que estamos viviendo, pues son las coordenadas con que cada uno de los actores públicos y privados tomarán decisiones, manejarán ansiedades y construirán expectativas.

La situación de crisis sanitaria, de confinamiento obligatorio y de parálisis económica puede conllevar que situaciones pre-existentes, como la violencia, el desempleo, solo se agraven aún más. A nivel macro esta crisis puede profundizar tentaciones de autoritarismo, persecución a periodistas y el desarrollo de modelos de comunicación de gobierno cerrada.

Las crisis pueden ser oportunidades para que nuevos mecanismos virtuosos de comunicación de gobierno, nos permitan no caer más profundo en los círculos viciosos de la desinformación.

Es tiempo de información clara. Los roles de vocerías deben ser formalizados, así sea que los ocupe el Presidente, alguna persona encargada o un vocero/a como tal. La ciudadanía está esperando construir confianza y legitimidad en alguien que pueda hacer seguimiento respecto de la información, que tenga preparación para ello y se dé a entender tanto en redes sociales como ante la prensa.

Llegó la hora de una comunicación empática y humana. Las cifras sobre la crisis son importantes, pero también un estricto cuidado de la construcción de los mensajes que se brindan ante una emergencia. Es tiempo de acompañar las emociones y el sentir ciudadano en un fino equilibrio entre la institucionalidad y un lenguaje comprendido por la mayoría.

El trabajo libre de la prensa no puede esperar más. Es tiempo de pensar de manera amplia en los distintos targets de la ciudadanía, de manera de no dejar a nadie atrás en la comprensión de medidas y de mensajes. El mapa de públicos de un gobierno es tan diverso como el de un país, por ende, es tiempo de extremar los cuidados para que cada uno de los públicos, categorizados por edad, lugar de residencia, nivel socio económico, género, pueda sentir y comprender las medidas que se están tomando y el impacto sobre sus vidas.

Desde la comunicación de gobierno se pueden crear puentes y derribar muros. Por lo que los esfuerzos de trabajo con la sociedad civil, la academia, la oposición política, los medios de comunicación y los organismos internacionales, deben ser efectivos. Es tiempo de conversar y abrirse, no de cerrarse.

Es tiempo de no dejar espacio para las dudas. La gestión de una información clara y didáctica para la ciudadanía debe extremar los esfuerzos por ser breve, utilizar canales efectivos y sumamente viral.

Estamos ante una oportunidad única de proteger los datos personales de los pacientes, las víctimas, al mismo tiempo que esa información agregada se utiliza para informar con claridad.

Ya es hora de concientizar sobre la higiene informativa, especialmente en niñas, niños y adolescentes que pueden verse expuestos innecesariamente a contenidos no habilitados para su edad.

Una comunicación abierta no es la solución a la pandemia, pero sí una vía para que las duras situaciones pre-existentes en que muchos ciudadanos puedan estar, no se agraven aún más. La exigencia desde la academia, el periodismo y las organizaciones de sociedad civil trabajando en red, permite combatir las tentaciones autoritarias de monopolizar la información. La desinformación mata, la comunicación abierta, clara y transparente salva vidas.

Matías Ponce
/

Doctor (C) Ciencia Política por la Universidad Santiago de Compostela -España- y Coordinador de la Asociación Latinoamericana de Investigadores en Comunicación.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


7

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Víctor lopez /

    16/04/2020 6:02 AM

    Ese don ayer salió quejándose , desinformando a la población... dice que que no va a quitar el toque de queda , lo que significa que el acoso de las fuerzas de seguridad continuarán ... el saqueo seguirá , harán como que hacen sin hacer nada . Mientras tanto nosotros nosotros esperaremos como nuestra mini empresa se va a la ruina... pero no todos pierden , los oligarcas y monopolistas están felices, se están enriqueciendo aún más...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    S. /

    16/04/2020 3:52 AM

    La desinformacion ya esta pasando factura los intentos de linchamiento en Xela contra los migrantes son producto del mismo miedo que el gobierno ha venido plantando en la poblacion.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    S. /

    16/04/2020 3:49 AM

    El gobierno nos recuerda que una mentira repetida mil veces sé convierte en verdad
    Una verdad Buena para los intereses del gobierno del cacif. Nos gobierna el miedo a ser contagiados y nos mata la ignorancia que a la vez le da poder al gobierno que por millonadas nos roban pero más que la libertad nos nos dividen con un discurso entre religion y politica de la más baja ganan adeptos con microfonos exparciendo el credo como pastores, nos quitan el sustento y Dan nuestro aliento a empresarios, hoy nos obligan a mendigar, mercados y calles cerradas cuando el hambre que siempre a existido obliga a los Mas desposeidos a agruparse sin saber que este es el contagio entre menos habran los mercados más aglomeracion entre más aglomeracion más contagio entre más contagio más Dinero de las arcas sale

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    S. /

    16/04/2020 3:39 AM

    En guatemala el virus es:
    El miedo,
    La ignorancia,
    La muerte del pueblo
    Y el poder del Gobierno.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    15/04/2020 5:16 PM

    La cloroquina , el interferon, Andreas kalcker un científico alemán está teniendo éxito con un medicamento... pero los medios tradicionales lo están torpedeado la cura ya está entre nosotros... PERO FUERZAS TENEBROSAS, NO PERMITEN QUE LA GENTE SE CURE... a giammatei no le importamos a el lo que le importa es quedar bien con sus patrones EL CACIF

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Víctor lopez /

    15/04/2020 5:11 PM

    Sonora en ejemplo vivo de desinformación, ellos se arrojan en el derecho de tener la verdad , ni modo si giammatei le está tirando buen billete...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Manuel /

    15/04/2020 4:38 PM

    Desde mi punto de vista el presidente Alejandro Giamattei, lo ha estado manejado con sabiduría, ya que los periodistas no tienen eso precisamente la sabiduría para manejar la información. Gracias a Dios que a ellos no se les ha permitido informar como se les antoja, es por esos que estamos bien, ya que el pueblo se alarma por cualquier información falsa y los periodistas les encata, les fascina desinformar, seguramente es su trabajo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones