Música para la resistencia

La música sostiene el tejido social de las comunidades y fortalece la lucha por una causa.

Blogs Opinión P369
Esta es una opinión

Recopilada en Flickr

Foto por: Juan Godoy

Desde hace un tiempo para acá he venido notando que cada vez más artistas, desde sus diferentes expresiones, hacen eco de demandas sociales. Ya que si bien desde hace varios años contamos con música de protesta como la de Mercedes Sosa, Los Fabulosos Cadillacs, Silvio Rodríguez, Los Guaraguao, entre otros, recientemente hemos visto cómo varios intérpretes populares en el escenario se solidarizan y hacen suyas, a través de sus canciones, las reivindicaciones de movimientos sociales de diversos tipos. Entre estos se puede mencionar a Rubén Blades, Juan Luis Guerra, Enrique Bunbury, Juanes, Calle 13, Alux Nahual, Malacates Trébol Shop…

Ellos se suman al movimiento de activismo social al hacer activismo musical. Se solidarizan con una causa que surge muchas veces de los movimientos como 15M, Occupy Wall Street. Y el caso más reciente es el de los estudiantes de Ayotzinapa en México. Sin embargo, no es uniforme. Puede ir desde la composición e interpretación de canciones que generen empatía o motiven a la acción o bien, cantar en protestas o lugares donde las personas están manifestando. Ambos tipos de activismo son necesarios y válidos como espacios de expresión.

Si bien algunas personas critican este tipo de música por considerarla subversiva, esta ofrece espacios alternativos desde los cuales se expresan diferentes formas de resistencia ante las situaciones de desigualdad e injusticia social que viven las grandes mayorías latinoamericanas. Por medio de la música se evidencian las formas de control simbólico y/o real que ejercen opresión sobre ciertos grupos sociales, como los jóvenes, las mujeres, entre otros. Podemos mencionar el caso del WirikutaFeste en México, en el que la cultura wixárica hace una defensa de su territorio.

En estos casos, la música juega un rol vital en sostener y mantener el tejido social de las comunidades al funcionar como un elemento articulador que reúne, celebra y da fuerza a las personas para luchar por su causa. De la misma forma, posibilita la construcción de solidaridad entre diferentes movimientos sociales, contribuyendo así a la conformación de redes y movimientos en los que se entremezclan las luchas de género, étnica, defensa de territorios, ecológicas, etcétera.

Si bien muchas de las medidas que provocan estas protestas o movimientos se generan de arriba hacia abajo, impulsadas por la globalización, la música rescata la resistenciade estas poblaciones, y nos permite observar e impulsar un movimiento de resistencia desde abajo hacia arriba. En ese espacio se están reconstruyendo formas de resistencia, solidaridades, movimientos sociales, espacios urbanos y por qué no la misma música como expresión popular y social.

 

Mariela Isabel Zelada
/

Aprendiz y educadora, me interesan más las preguntas que las respuestas. Tengo pocas certezas. Me apasionan la educación, la música, buenas conversaciones, el vino, el café y la lectura. Estoy en una maestría en educación en Chicago con una beca Fulbright.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*



Notas más leídas




Secciones