4 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Gastro Audiovisuales Guía de viajes
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

El diezmo es bíblico, pero ¿los pastores lo usan como manda La Palabra?

Es de buenos cristianos fiscalizar el uso del diezmo en la Iglesia: “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones. Guardarse sin mancha del mundo.” (Santiago 1:27). ¿Los pastores están usando las ofrendas para lo que la Biblia manda?

Blogs corrupción diezmo iglesias cristianas Opinión P369
Esta es una opinión

Servicio en Casa de Dios

Foto: Sandra Sebastián

El diezmo ha sido a través de la historia, una carga tributaria impuesta por la iglesia. Y por el gobierno, como en el Reino Español hasta la entrada de Isabel II en el siglo XIX.

El diezmo y las ofrendas tienen base bíblica, de eso no cabe duda. Tenemos por ejemplo Proverbios 3:9, «Honra a Jehová con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos». También está escrito en los textos bíblicos que deben darse a los colaboradores del templo. Números 18:21, «Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad. Por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión».

Pero, ¿cómo y para qué se usan los diezmos y las ofrendas? Eso es otra historia.

En la Biblia, el diezmo es para cuidar a los más necesitados

En Hechos 4:34-35, habla de cuando los Apóstoles predicaban. Los asistentes que tenían posesiones y daban sus ofrendas a los pies de los Apóstoles. Estos, a su vez, efectuaban la distribución de dichos bienes a cada uno, según su necesidad. Esto denota la importancia de que la iglesia, por más rústica que fuera, cuidara de los huérfanos, viudas y enfermos.

Se lee en Santiago 1:27, “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones. Guardarse sin mancha del mundo.” La finalidad de la iglesia es tanto compartir el Evangelio como proveer las necesidades físicas de los necesitados. Comida, ropa, hospedaje.

1 Corintios 12:12-27 dice que la iglesia es el “cuerpo” de Cristo. La iglesia es sus manos, sus pies y su boca. La iglesia y sus fieles están para hacer lo que Cristo haría en la Tierra: amar y cuidar del prójimo.

Pero, ¿cuál es la realidad de la Iglesia en estos tiempos? ¿Qué se hace con los diezmos y las ofrendas? ¿Qué porcentaje de lo recibido se usa para cuidar del enfermo, los huérfanos y los pobres? ¿Existe alguna forma de fiscalizar a las iglesias, externa e internamente?

Fiscalizar el diezmo: una obligación de buenos cristianos

Así como fiscalizamos a los gobiernos porque hacen uso de nuestros impuestos, deberíamos fiscalizar en qué las iglesias están usando nuestras ofrendas. Y además, sin pagar impuestos.

Entiendo el argumento de feligreses que dicen que ellos dan el diezmo y las ofrendas porque Dios se los manda. Su obligación es con Él y no con el pastor. Y me parece muy bien. Así como también debemos pagar nuestros impuestos, aún cuando los funcionarios no siempre lo usen para lo que deben.

Así como fiscalizamos a los funcionarios públicos que hacen uso de nuestros impuestos, así debemos fiscalizar a las iglesias. El principio por la cual las iglesias y las ONGs no pagan impuestos, es porque hacen una labor que le corresponde al Estado. Cuidar de pobres, enfermos, huérfanos, etc.

Pero si las iglesias no lo están haciendo o no lo están haciendo con un porcentaje significativo de sus ingresos, ¿por qué seguir con la exención de impuestos, si al final no están cumpliendo su función?

Mi intención no es criticar a quienes dan el diezmo, creyendo que están haciendo un bien mayor del que podrían hacer de forma individual. Sin embargo, tengo varias preguntas en las que espero todos en algún momento podamos meditar.

Muchos recordamos la Marcha por la Vida y la Familia, avalada por políticos y líderes religiosos. También hemos visto cómo los políticos han tratado de legislar en pro de la iglesia. Como en el caso de la iniciativa de ley para el Día Nacional de la Oración impulsada por el diputado Linares-Beltranena. Me pregunto, ¿por qué las iglesias se meten en política cuando ni siquiera pagan impuestos?

La gente paga más en diezmo que en impuestos al Estado: el impuesto sobre la renta es del 5 al 7%. Y reciben nada a cambio, más que el servicio semanal, porque hasta los retiros los pagan los feligreses.

Según lo que vimos en Proverbios 3:9, es obligación de la Iglesia y del Estado redistribuir esos diezmos, ofrendas e impuestos. Mejorar las condiciones de vida de los menos afortunados.

El problema no es el diezmo, es cómo lo usan

Pero por lo que hemos visto en el reportaje “Los Magnates de Dios” de Univisión, los más afortunados por los diezmos y las ofrendas parecieran ser los pastores. ¿Qué tan beneficiados de las ofrendas y los diezmos se ven los pobres, los enfermos y los huérfanos? ¿Cual es el porcentaje de los ingresos que las iglesias invierten en estos grupos? ¿Y cuál es el porcentaje que se va en sueldos de pastores y otros líderes asalariados? ¿Por qué los pastores son millonarios y viven en lujo? Si esa abundancia es bendición de Dios, ¿por qué no la usan para bendecir a más gente?

Según lo reportado por Univisión, Cash sabía sobre los negocios oscuros de Marllory Chacón. Y le pedía su contribución para la construcción de Ciudad de Dios. Si Cash sabía que el dinero de Marllory Chacón era ilegal, ¿por qué lo recibió?

Si se prueba que él sabía de los negocios ilegales de Marllory, el haber recibido el dinero lo convierte en lavado. Todo eso debe probarse en un juicio público y justo. Mientras tanto, se asume su inocencia. Pero no podemos obviar un hecho a la vista de todos: los pastores y las iglesias viven en medio de un lujo que resulta obsceno, cuando el país llora sangre por la pobreza.

 

Más sobre Fe, Poder y Política:

Ana Samayoa
/

Amante de las letras, el análisis, el arte. Ha querido ser bohemia, presidente, artista, erudita, socióloga, y todo lo que es mutuamente excluyente. Todavía tiene la esperanza de poder ser todo en la misma vida. Feminista y LGBTQ+.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


35

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    top Speed /

    26/11/2019 1:40 PM

    Ignora los pasajes mas relevantes acerca de los diezmos y ofrendas y el espíritu con que Dios los dio, ¿una iglesia "nicolaita"? ¿tambien deberían decirla las ovejas a los pastores que deben predicar?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    fredy /

    09/11/2019 6:18 AM

    hoy en dia los diezmos y ofrendas dan mucho que hablar...espero que todo salga siempre a la luz.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Manny /

    08/11/2019 8:36 AM

    El diezmo hoy dia es una estafa.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    arturo castro /

    26/10/2019 4:32 PM

    El diezmo es biblico para los isrraelitas ,ya no sigan haciendo negocio con la palabra de Dios . se debe de dar pero no diezmo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Frank /

    04/10/2019 4:48 PM

    Solo una cosa no tienes ni idea de lo que hablas , no conoces ni Biblia solo algunos textos y eso te saca de contexto y los que no saben creen esa barbaridad.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Carlos Aldana /

    04/09/2019 7:43 AM

    Hebreos 7, 18 De este modo queda abrogada la ordenación precedente, por razón de su ineficacia e inutilidad, 19 ya que la Ley no llevó nada a la perfección, pues no era más que introducción a una esperanza mejor, por la cual nos acercamos a Dios.
    Abrogar: Derogar una ley para establecer otra.
    De tal manera que todo el antiguo testamento no está vigente para el cristiano. Esto incluye el decálogo y el diezmo.
    Algunos argumentan que Abraham diezmó a Melquisedec el botín de una batalla. Lo cual es muy diferente de pagar el 10% del salario de por vida. Diezmo no es un nombre propio, es un porcentaje, de tal manera que el 10% del botín de guerra, nada tiene que ver con el 10% del ganado y la cosecha que de acuerdo a Levítico se daba cada 3 años.
    Nunca se diezmó en dinero lo cual puede verse en Deuteronomio 14, 24 Si el camino es demasiado largo para ti, si no puedes transportarlo porque el lugar elegido por Yahveh para morada de su nombre te cae demasiado lejos, cuando Yahveh tu Dios te haya bendecido,
    25 lo cambiarás por dinero, llevarás el dinero en tu mano e irás al lugar elegido por Yahveh tu Dios; 26 allí emplearás este dinero en todo lo que desees, ganado mayor o menor, vino o bebida fermentada.
    En el nuevo testamento Jesús habla del diezmo a un fariseo, pero nunca a sus discípulos. Los apóstoles jamás cobraron el diezmo. Jesús nunca dió el diezmo porque era carpintero y no finquero, el diezmo se daba en especie. Los no finqueros no daban el diezmo. Y ahora con la ley abrogada los cristianos con mayor razón no tenemos que darlo. Los pastores además no son sacerdotes, los levitas eran sacerdotes, los sacerdotes del nuevo pacto son cristianos católicos, desde la fundación de la Iglesia cristiana.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Antonio /

    08/04/2019 10:52 PM

    Me parece que la chica que opina solo tiene una opinión visceral y nada profesional del tema. Solo habla de los grandes predicadores pero no de la iglesia verdadera; la que sostiene a sus pastores y las necesidades de la iglesia. Esa iglesia de grupos pequeños, compactos pero espirituales, no las megaiglesias del espectáculo. Le falta más enfoque.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Oscar /

    24/03/2019 1:54 AM

    El diezmo era para el viejo testamento, específicamente para los sacerdotes de levi y ellos según las leyes de distribución. Cuando Jesucristo terminó su obra y hizo el sacrificio la ley fue abolida y el diezmo era parte de esa ley. Ahora vivimos bajo la unción del Espíritu Santo. ¿ en q parte del N.T. después de la resurrección de Jesus se menciona el diezmo?

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Hazel /

    09/03/2019 3:48 PM

    Cuando se formó la congregación cristiana, este código de leyes entregada a Moises, no continuó en vigor. Se preguntara: ¿Por qué?. Porque la Biblia dice que “Cristo es el fin de la Ley”. (Romanos 10:4.)
    Cuando Dios instituyó y dio a los israelitas “La Ley” (que incluía el Diezmo, y además de otras 600 leyes y estatutos), estableció la norma de perfección definitiva. Esta Ley divina exigía una moralidad tan elevada, que solo un humano perfecto podría alcanzarla. Por decirlo así, Dios subió el listón al nivel más alto.

    Por ejemplo:
    Allá en 1912 el récord mundial de salto de altura al aire libre era de 2,01 metros; 75 años más tarde, en 1987, el récord era de 2,41 metros y el ultimo record 1993, es de 2,45 metros. Sin embargo, tiene que haber una altura tope a la que un hombre pueda saltar superando un listón apoyado sobre dos postes. En el supuesto de que un campeón llegase a ese límite, terminaría con todos los récords mundiales de salto de altura. Pudiera considerarse “el fin” de esos récords.
    Vemos que el listón (las normas justas de Dios) fue colocado demasiado alto para los israelitas o judíos, que eran imperfectos. ¿Por qué? El apóstol cristiano Pablo en Gálatas 3:19 explica:“[La ley] fue añadida para poner de manifiesto las transgresiones, "HASTA" que llegara la descendencia (el Mesías o Cristo) a quien se había hecho la promesa”.

    ¿Porque dice "HASTA" que llegara Jesus?
    Porque ningun ser humano imperfecto seria capaz de alcanzar la meta de ser declarado justo debido a sus propios méritos. Solo había una persona que podía superar aquel listón: el Mesías o Cristo prometido. La Biblia dice que la Ley ha llegado a ser nuestro tutor que nos conduce a Cristo, para que se nos declarara justos debido a fe en él”. De esta manera, la Ley seria el tutor que prepararían a los judíos para la llegada del Mesías y los guiarían hacia él (Gálatas 3:24), ese era el objetivo de la Ley.
    Al venir a la tierra Jesus, llegó a ser “el fin de la Ley” porque mediante el, por fin los seres humanos gratuitamente, podían ser ‘declarados justos mediante la liberación por el rescate pagado por Cristo Jesús’. (Romanos 3:24.)

    Entonces, por decirlo así, Dios retiró aquel listón. Pablo también dice: “No están bajo ley, sino bajo bondad inmerecida” (gratuitamente por su gracia), y: “Si se les conduce por espíritu, no están bajo ley”. (Romanos 6:14; Gálatas 5:18). Por consiguiente, la obligación de pagar el diezmo cesaría cuando el pacto de la ley finalizase, al llegar a su fin con la muerte de Cristo en el madero de tormento. (Ef 2:15; Col 2:13, 14.)
    Los cristianos al no estar bajo el pacto de la Ley que Dios hizo con Israel, porque Cristo la abolio, no están obligados a donar una cantidad fija de dinero. Sea que donemos nuestro tiempo, energías o posesiones, hagámoslo como mandan las Escrituras por voluntad propia, con el amor y bondad sincero, y porque nos produce placer ser generosos con todas las personas, ya sea amigo o enemigo, sean parientes o no, sean de nuestra misma creencia o no, en especial con los mas necesitados, los que pasan carencias ( 2 Corintios 9:7); asi como lo hizo nuestro gran maestro y ejemplo a seguir, Jesucristo.


    Nota: Muchisimas gracias por permitirme comentar en el blog, lo aprecio de verdad. Mi intencion es compartir informacion en base a lo que dice la Biblia.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Diana Alvarez /

    02/01/2019 9:24 AM

    Muy buen artículo, tiene mucho de verdad pero no hay que generalizar creyendo que todas las Iglesias evangélicas son así. Hay cosas que los cristianos creemos, porque está en la Biblia, y es que el que recompensa es Dios cuando se diezma y ofrenda, no se diezma para escuchar un sermón el domingo, el diezmar va más allá, es cuestión de fe, cuánto estamos dispuestos a desprendernos de lo material como lo es el dinero. Hay un versículo bíblico que dice que donde está nuestro tesoro está nuestro corazón, es lo que habla de lo más importante que tengamos en la vida, y no debe ser el dinero sino tener una relación cercana con Dios.
    Estoy de acuerdo con lo que dice este artículo que es hasta obsceno el lujo de Iglesias y de pastores cuando muchos de los feligreses no tienen a veces para comer o para subirse a un bus, que es lo que yo he visto algunas veces. Lamentablemente hoy se está viviendo esto, siendo un mal testimonio para los que no quieren acercarse a Dios, y muchas Iglesias están dejando de hacer lo que hacía la iglesia primitiva, que es lo que resalta en los versículos bíblicos de este artículo. Pues si, sería bueno que la iglesia entregara cuentas de lo que hace con lo que recibe. Pero no debemos olvidar que al que rendiremos cuentas al morir será a Dios.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones