Defensa de comer, bailar y sexo oral

'Nadie te quita lo bailado, lo comido y lo cogido' es de mis versiones favoritas de ese refrán. Y es que las tres son sensaciones que nos sacan la sonrisa cuando las recordamos. Esa vez que tocaron la canción romántica y justo estábamos con el chavito que nos gustaba. Las manos sobre los hombros, moviéndose al unísono con el resto de la línea y, si eran demasiado atrevidos, tal vez una mano en la cintura. Ese quiebre de cadera que logramos con Bob Marley. La vez que pusieron salsa en una boda y nos tuvimos que quitar los zapatos tras no habernos sentado ni un momento. Bailar es tener sexo vertical, vestidos y en público.

Imagen de la película 9 semanas y media.

Los que bailan bien juntos es muy fácil que agarren ritmo en la cama. (Que no es lo mismo que coger con música. Eso distrae y no deja escuchar los ruidos propios de la ocasión.)

Eso es lo bailado. Ahora vamos a lo comido.

La comida viene más afianzada a la parte sensual. Mi mamá tenía una receta de pastel de chocolate que se llamaba “Mejor que el sexo”. Nunca estuve de acuerdo con el nombrecito, ¿qué puede ser mejor que el buen sexo? Pero que el pastel era una bomba cuasi orgásmica en la lengua, lo era.

Así, hacemos cenas románticas, tomamos vino, comemos fresas con chocolate y preparamos el camino a la cama pasando por el comedor. Por algo hay condones de sabores (todos saben horrible, a condón), lubricantes de sabores, calzones de sabores… Se nos ocurre que echarnos miel o crema batida puede ser una buena idea, hasta que terminamos chiclosos o apestosos.

Es una cuestión de la sensación placentera en la boca. Creo yo. Por eso nos gusta besarnos, sentir el sabor del ron que se tomó, unido al olor de su piel, mejor si tiene barba.

La comida, además, nos acerca. Podemos estar en la cocina junto con nuestra pareja, una copa de vino en la mano, ambos sazonando lo que cocinamos con una buena plática. A veces la plática se interrumpe y se aprovechan las islas de las cocinas, ésas que aguantan el peso de dos cuerpos moviéndose al unísono… Luego, platicar mientras compartimos algo que nos agrada, automáticamente relaja y ayuda a conectar. Nuestros días modernos son cansados y a veces sólo nos vemos despertándonos y durmiéndonos. Estoy segura que escucho más música que conversaciones. Y que miro más luces traseras de carros en el tráfico que ojos que me contemplan con cariño.

Es tan bonito tener la costumbre de salir por lo menos una vez a la semana a comer fuera. Que bien puede ser a una carreta de shucos (nosotros fuimos varias veces a la Frankfurt a comer mixtas), no tiene que ser el restaurante más elegante del mundo. El sólo hecho de salir de la casa, de no tener el mismo entorno, de verse a los ojos y tener que hablar un rato, sin tele, sin compu, sin celular.

Y todo, todo lo que nos conecta, nos ayuda al momento de dormir juntos. Bueno, de no dormir juntos. Abrirnos, dejar salir el lado vulnerable, tener la confianza para hablar de lo que nos importa sin temor a que se burlen de nosotros, nos hace querer entregarnos a la hora de estar desnudos. De encender la luz y vernos. De pedir. De dar.

Comenzando por la parte del comerse.

Por alguna razón, en la sociedad usar la boca para dar placer se considera como un favor. Como si sólo el que recibe puede obtener alguna satisfacción del asunto. Como si fuera una tarea desagradable. Como si no fuera un poco mejor que besar.

La sensación de la piel resbalándose por la lengua. El olor concentrado al otro inundándonos el olfato. El tener el control completo sobre el placer de la pareja. El poder que se siente al jugar con el ir y venir.

Esa frase mal usada de “Todo en la vida es acerca de sexo, menos el sexo, que es acerca del poder”, describe muy bien lo bonito que puede ser una intensa sesión de sexo oral. De darlo. De tomarse el tiempo y disfrutarlo.

Tengo amigas que cuentan maravilladas que su pareja es ‘muy generoso’ porque accede a enterrar la cara entre sus piernas de vez en cuando. ¡Como si no fuera algo que debería gustarles! En una pareja que se disfruta entre sí, el simple hecho de satisfacer al otro da satisfacción. De ambas partes. Porque también hay hombres que se quejan de la falta de besos debajo del ombligo.

Comerse, cogerse, bailarse, besarse, todo es un juego mutuo que acerca y conecta y da felicidad. Al final del día, para eso tiene uno una relación.

Luisa Fernanda Toledo
/

Abogada redimida. Ahora escribe para no pagar terapia.


Somos lo que leemos.

En tu inbox una vez por semana
(Para que no te perdás nada de nómada, y más)

¡Gracias Por Suscribirte!
(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Política

El último día del juicio a Vielmann

Asier Andrés

Por qué el barco de abortos escogió a Guatemala y cómo va la batalla

Javier Estrada Tobar

Política

El enviado de Trump, el disfraz del odio y el silencio de Jimmy

Javier Estrada Tobar

BLOG

Ninguna mujer debe ser obligada a ser madre, bajo ninguna circunstancia

Regina Solís Miranda

Política

Día 8: La fiscalía acusa a Vielmann de ignorancia deliberada

Asier Andrés

BLOG

Las opciones llegan en barco

Adelaida Loukota

Política

5 beneficios del derecho indígena para los mestizos

Javier Estrada Tobar

BLOG

¿En qué se parecen Edith Piaf, Calle 13 y Flor de Lis?

Fito Andolini

Política

La historia oculta del juez que sacó de la cárcel a Sammy y José Manuel

Gladys Olmstead

BLOG

Autoridades indígenas: no venimos a limosnear

Gladys Tzul

Política

La salud de Jimmy está en duda

Javier Estrada Tobar

BLOG

Hágase la luz (y el arte en las sombras)

Juan Pablo Hernández Paredes

Política

“Los militares no tuvieron ningún aporte a la seguridad”

Elsa Cabria

Esta es la historia del sucesor de El Chapo

Agencia Pública

Política

Esto es lo que piensa Industria sobre quitar impuestos para el Agro

Martín Rodríguez Pellecer

BLOG

¡Un desayuno con sabores de abuelita!

Fresita La Hada

Política

Dia 7: Rivera, los riveritas y el riverismo

Asier Andrés

“Con Trump recordamos que Guatemala es nuestra responsabilidad”

Martín Rodríguez Pellecer

Política

La traducción real: ¿Qué opina de las reformas extranjeras?

Nómada

BLOG

El amor líquido

Alejandra Solórzano

Política

Alianza de FCN, PP y Líder impide (de nuevo) el pluralismo jurídico

Gladys Olmstead

BLOG

Las diferencias (y la magia) entre el amor y el sexo

Daniela Castillo

Política

“Mala fe es vender Q10 millones y no pagar impuestos”

Gabriel Woltke

BLOG

Hoy hace 35 años desaparecieron a mi papá

Ana Bustamante

9

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Ricardo /

    18/02/2017 12:22 PM

    Definitivamente tus refrescantes y renovadores comentarios, son tan atrevidos como entusiasmantes. Creo coincidir en tus apreciaciones, sin dejar de lado, que "placer" y "orgasmo", (no necesariamente sexual), tiene que ver con la estimulacion de parte o todo el cuerpo de una persona, la interaccion del cuerpo con otros objetos, introduciendolos o no, comestibles o no, y la estrecha e intima relacion entre dos o mas cuerpos, integralmente, con emociones y percepciones... y si... quien te quita lo bailado, comido y cogido....

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Cofy /

    18/02/2017 10:16 AM

    Ese cosquilleo y tortura exquisita que logra proporcionar los movimientos de lengua sumamente audaz es simplemente sensacional, bonito enfoque.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Maria Lourdes /

    18/02/2017 10:07 AM

    "Debería gustarles" va más por el siniestro lado de la imposición. El sexo es más algo de libertad en la cama, incluyendo lo que gusta y lo que no. No aplica la imposición.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      VAL /

      19/02/2017 6:41 PM

      Bueno, debería es el modo condicional del verbo deber y lleva implícito que se trata de un caso hipotético (o se refiere a acciones hipotéticas), por ende es una suposición de que siendo algo que brinda placer les gustaría... Creo que en ocasiones lo que molesta es algo distinto y la frustración se ve reflejada en una quisquillosidad.

      En cuanto al artículo, ¡genial!

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Luferdel /

    17/02/2017 9:03 PM

    ¡Muy buena entrega! ...y muy agradable escuchar ese enfoque femenino que muchas veces pasamos por alto. Gracias.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Eduardo de León /

    17/02/2017 12:35 PM

    Muy muy buen artículo si así pensara la sociedad guatemalteca otra cosa sería felicitaciones

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Hanz Guillermo /

    17/02/2017 11:11 AM

    Excelente articulo, es motivante.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Felix /

    17/02/2017 9:30 AM

    Genial!

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    TITAN /

    17/02/2017 8:58 AM

    Muy acertado, Luisa! Gracias por no temerle a escribir sobre sexo.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Recomendaciones