El acusado que se queja de la cárcel, del hospital público y vive en una clínica

Desde que el MP y la CICIG empezaron en 2015 y 2016 a hacer capturas masivas de poderosos por casos de corrupción e impunidad, el país se ha debatido entre si la justicia es demasiado dura con los acusados, o si les permite vivir en una cárcel VIP de la que podrían escapar con facilidad. Pero hay otra realidad, la de seis detenidos que han logrado salir de la cárcel con certificados médicos y viven en clínicas privadas desde hace meses. Uno de ellos es Gustavo Alejos, el empresario, financista y político acusado de estafar a la salud pública.

Política

Gustavo Alejos, en una de las audiencias de 2016. No fue posible tomar fotos suyas en la clínica privada en la que se encuentra.

Foto: Carlos Sebastián

A Gustavo Alejos le han seguido los pasos otros pesos pesados. Miguel Ángel Martínez (ex jefe de la seguridad presidencial, SAAS); Francisco Javier Ortiz (el Teniente Jerez); Osama Aziz Aranki (el empresario árabe que fue el primer usuario de la Línea descubierto por el MP y la CICIG); y los banqueros Julio Aldana y Fernando Peña, exdirectivos de Banrural.

Pero vamos al más poderoso e influyente de todos, Gustavo Alejos.

Tres operaciones y una supuesta fiesta más tarde

Gustavo Alejos empezó como gerente de la farmacéutica JI Cohen. Desde ahí financió a políticos y luego cobró favores recibiendo contratos millonarios en la salud pública y la Seguridad Social. Después de ser secretario privado del presidente Álvaro Colom, aumentó su fortuna y se convirtió también en empresario de café y macadamia, entre otros. Estuvo prófugo durante meses hasta que pasaron las fiestas navideñas de 2015 y se entregó a la justicia un 28 de diciembre de 2015. Está acusado en el caso de Cooptación del Estado, y en el caso Negociantes de la Salud. El primer caso lo lleva el juez Miguel Ángel Gálvez y el segundo lo lleva la jueza Silvia de León.

Después de informes médicos del Instituto de Ciencias Forenses (Inacif), la jueza De León le autorizó el ingreso al hospital nacional San Juan de Dios a principios de 2017. Amparado en otro informe médico, y el juez Gálvez permitió el traslado a Multimédica. Desde su salida definitiva de la cárcel-cuartel Mariscal Zavala en febrero, ha sido operado tres veces, según cuenta el mismo Gustavo Alejos. Por lo que la última sesión del caso Negociantes de la Salud, programada en abril, se suspendió y retrasó todo, debido a la hospitalización de Alejos.

­–­ Es muy duro estar preso. Antes yo no me sentía mal, pero la salud se deteriora. (El Mariscal Zavala) no ofrece las mejores condiciones ni las más apropiadas. El cuerpo se resiente porque la alimentación no es la indicada. Yo pesaba 249 libras al ingresar, ahora peso 222.

Mariscal Zavala bien podría considerarse un hotel de lujo en comparación con el resto de cárceles hacinadas y violentas para los ciudadanos que no son VIP.

Alejos habla a Nómada desde una habitación cómoda, con dos espacios: la pieza y una pequeña sala con mini-refrigeradora y televisión con cable, como el resto de los pacientes de Multimédica, en la exclusiva zona 15 de la Ciudad de Guatemala. En el cuarto hay dos camas unidas, para formar una más grande, y otro televisor. El baño también es amplio.

Cuenta con dos guardias del Sistema Penitenciario que custodian afuera del dormitorio. O bueno, custodian es un decir. Nómada pudo comprobar como Alejos entra y sale libremente, y se mueve entre las habitaciones y la estación de enfermeras, no siempre a la vista de los guardias. Además, que no hay alguna medida de seguridad para registrar a las personas que lo visitan. Y en ocasiones, los dos custodios estaban con audífonos y concentrados en su celular.

La apariencia física del empresario no es muy alentadora. Se le ve cansado, el color de su piel es amarillo. Los ojos los tiene irritados, sobretodo el izquierdo, el cual asegura le lesionaron mientras le practicaban un examen médico. De acuerdo con dictámenes de marzo y abril del Inacif, Alejos tiene un descontrol arterial que le afecta la presión, y no se sabe qué lo causa. Este problema de salud le ha provocado un deterioro de otros órganos, como los ojos, el hígado y los pulmones, explica el empresario que financió las campañas de Óscar Berger, Álvaro Colom y Otto Pérez Molina.

Alejos, durante la entrevista, se presenta exhausto. En ocasiones se recuesta casi totalmente en el respaldo del sillón en el que está sentado. Su mano izquierda permanece casi todo el tiempo sobre su pecho. Y entre frases toma grandes bocanadas de aire para poder continuar con sus relatos.

Afirma que se encuentra en esa clínica porque los médicos del Hospital General San Juan de Dios decidieron mandarlo ahí porque no podían hacerle los exámenes de laboratorio que necesitaba, ni procedimientos como paneles autoinmunes y electrocardiogramas.

– Es terrible la carencia que hay en los hospitales públicos. Yo no me quería quedar ahí, y qué bueno que me cambiaron. Aún no estoy estable, pero ya estoy mejor, dice el farmacéutico que se aumentó su fortuna a costa de financiar campañas de políticos para asegurar contratos para sus empresas.

Su exjefe, Jack Irving Cohen, quien se ha enriquecido con contratos sobrevalorados en Salud desde hace 30 años, también fue acusado en este caso de Cooptación del Estado, pero el juzgado decidió no enviarlo a prisión por su avanzada edad y sus quebrantos de Salud.

A Nómada llegó una denuncia de un empleado del Hospital Multimédica, que aseguraba que el exsecretario había sido operado de los ojos para dejar de usar lentes, intervención que no era urgente.

Alejos lo confirma y lo matiza. Dice que fue para dejar de usar lentes, pero también porque “los ojos están resintiendo el problema de la presión”.

El agotamiento de Alejos parece no ser permante. Soy502 publicó quejas de otros pacientes, que protestaban por la presencia de Alejos en esa clínica. También denunció reuniones y fiestas en ese lugar.

Alejos se defiende con sus cicatrices, una pequeña en la pierna y una más grande en el hombro. Dice que tuvieron que operarle el brazo por una lesión que se hizo en Mariscal Zavala hace unos meses, que no sabía que era una fractura del manguito rotador y que a través del muslo le metieron una guía para poder ayudar a sus pulmones y corazón, que presentaban problemas por el descontrol arterial.

Sobre las reuniones y fiestas, responde molestó y lo niega rotundamente. Incluso asegura que es una difamación y que los medios lo hacen para perjudicarle.

Mientras espera que siga su proceso en esta clínica privada, una de las bancadas que financió en 2015, Todos, de Felipe Alejos, propuso este año una iniciativa de ley para impedir que los acusados pudieran pasar en prisión preventiva tanto tiempo. Si hubiera sido aprobada, Alejos hubiera salido a su casa.

El dueño de la seguridad

Miguel Ángel Martínez es un militar retirado que fue capturado en junio del 2016, por participar en el caso Cooptación del Estado. Se encuentra en el Hospital Cristiano de Guatemala desde el 21 de abril de 2017. Antes estaba internado en el Hospital Metro Norte. Un problema de la próstata fue el que hizo que necesitara un ultrasonido testicular y le mantiene internado.

Martínez es propietario de las empresas de seguridad Grupo Escorpión, S. A., que obtuvo adjudicaciones fraudulentas en el Ministerio de Cultura, y de Súper Control 24, que fue contratada en el Registro Nacional de las Personas (Renap). Fue subjefe de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad (SAAS) en el gobierno de Otto Pérez Molina. Se le acusa de financiamiento ilícito.

El 4 de mayo, el juez Miguel Ángel Gálvez hizo público que Miguel Ángel Martínez decidió colaborar con la justicia y contar cómo se pactaron los sobornos para Mauricio López Bonilla, Rudy Gallardo y Julio Alvarado. El ex-subjefe dijo que ellos contrataron a las empresas de seguridad, a cambio de favores. Esta es una razón más por la cual sus abogados solicitaron al juzgado mantenerlo en el hospital.

– Nos pidieron que se quedara internado, también, por seguridad, explican fuentes dentro del juzgado de mayor riesgo B.

Nómada no pudo conocer las condiciones en las que Martínez se encuentra porque el Sistema Penitenciario no permite la visita de periodistas, y los abogados del detenido solicitaron al juzgado mantenerle alejado de los medios.

El teniente Jerez y su diabetes

Javier Ortiz Arriaga, mejor conocido como Teniente Jerez, está acusado de ser parte de redes de defraudación aduanera desde las dictaduras militares (1978-1985) hasta el gobierno de Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti (2012-2015). Lleva también un mes y medio fuera de la cárcel. Se encuentra desde el 31 de marzo en un hospital pequeño llamado San Sebastián, ubicado en la zona 1 de la ciudad de Guatemala, en el que no permitieron la entrada a Nómada.

Se le internó porque padece de hipertiroidismo y diabetes, por lo que, según reportes el Inacif, necesita que se evalué la dosis de sus medicamentos y su condición. El informe especifica que no necesitaba ser internado, pero hace un mes que abandonó el Preventivo de la zona 18. El juez Miguel Ángel Gálvez ordenó el traslado, para que le hicieran exámenes médicos únicamente. Sin embargo, el Sistema Penitenciario emitió un informe en el que explicaba la hospitalización del Teniente Jerez, por recomendación del doctor Raúl Alfredo Sarti.

El Teniente Jerez es considerado por el MP y la CICIG como uno de los líderes de La Línea. Y además está acusado por el caso Bufete de la Impunidad, en el que sobornaron a una jueza.

El único empresario capturado por la Línea

Osama Azziz es un importador de ropa, nacido en Jordania y capturado el 16 de abril de 2015. Padece de cáncer en los pulmones y su condición ha empeorado desde que se encuentra detenido. Fue trasladado del Preventivo de la zona 18, el 22 de septiembre de 2015, hacia el hospital San Pablo. Es un hospital pequeño de dos pisos, en la zona 1 capitalina. Y ahí permanece desde entonces, hace un año y medio.

Es el único empresario que fue enviado a prisión preventiva, porque no solo pagó sobornos en la defraudación aduanera, sino que tuvo una participación activa en la forma que operaban las supuestas redes criminales. Es el que más tiempo lleva hospitalizado, y su enfermedad es considerada crónica. Fuentes dentro del juzgado de primera instancia de mayor riesgo B dicen que la condición de Osama Azziz es delicada, pero igual lo han visto fumando, por lo que podría pasar el resto de su vida internado con custodia del Sistema Penitenciario.

Del banco al hospital

Los dos exdirectivos del Banco de Desarrollo Rural (Banrural), Julio Aldana y Fernando Peña, se encuentran vinculados al caso de Cooptación del Estado. Ambos deberían de estar en prisión preventiva, pero su estado de salud parece impedirlo

Julio Aldana era el banquero VIP que está acusado de tejer una red para Roxana Baldetti y Otto Pérez Molina. Fue enviado el 16 de diciembre de 2016, hace casi seis meses, del cuartel de Matamoros al Sanatorio Miraflores en la zona 11 de la Ciudad de Guatemala. De acuerdo con el dictamen del Inacif sufre de problemas respiratorios y de hipertensión. En el informe también se hace mención a los problemas de hacinamiento en la prisión. Matamoros es otra cárcel que puede considerarse de lujo comparada con el resto de prisiones. Ahí estuvieron el hijo y el hermano del presidente Jimmy Morales durante tres semanas este año.

Por su parte, Fernando Peña, quien dirigió el banco, sufre de problemas de espalda, un espasmo muscular lumbar. Su traslado se realizó dos días antes de Navidad, el 22 de diciembre del 2016, y se encuentra en el mismo hospital en el que está internado Javier Ortiz Arriaga: el Sanatorio San Sebastián, zona 1. Peña está siendo procesado por los delitos de asociación ilícita, lavado de dinero y financiamiento electoral ilícito.

Tanto Julio Aldana como Fernando Peña fueron separados de sus cargos en la junta directiva de Banrural el 6 de junio del 2016. Peña era el presidente del banco y Julio Aldana era el negociador de clientes VIP.

Los traslados y el mini-bar

El MP no tiene pensado apelar por estos acusados que viven en hospitales. Juan Francisco Sandoval, el jefe de la fiscalía de la FECI, lo resumió así:

– Quienes ameritan tratamiento médico, deben ser tratados. Los traslados han sido decisión del juez, suponemos, con respaldo en dictámenes del Inacif.

Agregó que la fiscalía solo tiene conocimiento de los traslados después de que el juez los aprueba y se realicen.

Por su parte, el Sistema Penitenciario recuerda que los traslados se hacen solo con orden del los jueces. Según Rudy Esquivel, vocero del Sistema Penitenciario, ellos solo tienen el deber de mantener la custodia de las personas privadas de libertad, en el lugar que el juez mande.

Varios de los hospitales de estos acusados no autorizaron la entrada de periodistas de Nómada por ‘órdenes del Sistema Penitenciario’. El vocero Esquivel lo niega.

Cuestionado por la flexibilidad que los guardias dan a Gustavo Alejos, respondió que era porque no era un preso con peligro de fuga, y que hay otros presos que están en hospitales a quienes le ponen grilletes amarrados a sus camas.

A cinco meses de su hospitalización, Gustavo Alejos espera que la próxima semana le realicen una cuarta operación para mejorar sus pulmones y vías respiratorias.

– Estoy a la espera de la próxima operación porque no estoy bien. Tengo días buenos y días malos, pero lo peor son las noches que es cuando la presión se me dispara. Es que el estrés que le produce a uno el encierro es horrible, dice Alejos mientras se toma una Coca Cola Zero que sacó de su mini-refri.

– Antes me tomaba diez de estas al día, ahora solo una y pequeña.

Gladys Olmstead
/

Periodista. Aprendiendo de todos y de todo cada día. Amante de los perros y la lectura. Fueron la casualidad, la ilusión y la insistencia las que me trajeron a Nómada.


Decinos cómo te gusta

Enterarte de nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Te podés suscribir por ambas vías ;)

Anuncio

Anuncio

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Política

El presidente de la CSJ tiene a Líder en la sombra

Jody García

La aseguradora no cubrió al Dr. Mejía; ¿qué se puede hacer?

Gabriel Woltke

OPINIÓN / Política

Esto hice cuando la CICIG nos mencionó en la conferencia

Harris Whitbeck

OPINIÓN

Por qué la muerte de Chester Bennington de Linkin Park nos paralizó 

Bibi González

Política

Los hallazgos de la MACCIH sobre Berta Cáceres irritan al empresariado hondureño

El Faro

OPINIÓN

La depresión me acompaña a todas partes y podría hacerlo contigo también

Mercedes Bautista

Política

La historia de mi padre, Pablo Escobar, “se repetirá” si no se despenalizan las drogas

Gabriel Woltke

OPINIÓN

La salud global y cómo ejerce la diplomacia

Byron Calgua

Política

El golpe a la familia más poderosa de Chinautla y una pregunta sin respuesta

Javier Estrada Tobar

OPINIÓN

Yo, María, tan resentida

Lucía Ixchiu

Política

Así ha sido la pantomima del TSE con FCN y la UNE

Gladys Olmstead

OPINIÓN

Soy Sara, mi mamá es María y no se trata sólo de un nombre

Sara Curruchich Cumez

Política

La mina de plata o desaparecer a los xinkas

Javier Estrada Tobar

OPINIÓN

Receta para un sábado perfecto: comida, marimba y sol

Fresita La Hada

OPINIÓN / Política

El terremoto de Sinibaldi, Claro, Tigo, Sonora y “CMI”

Martín Rodríguez Pellecer

OPINIÓN

Por qué el sistema penitenciario no se arregla con más cárceles

Javier Rubio

Política

Una constructora de Sinibaldi está todavía mejor con Jimmy

Martín Rodríguez Pellecer

OPINIÓN

La AEU está perdida y así la vamos a recuperar

Blog Invitado

Política

Así lavó Sinibaldi los sobornos de Claro y de las constructoras

Gabriel Woltke

OPINIÓN

El miedo al vacío y cómo el arte nos lo quita

Juan Pablo Hernández Paredes

Política

Síntesis de la bomba: Los testaferros de Sinibaldi

Gabriel Woltke

OPINIÓN

Por qué estandarizar las consultas indígenas es quitarle poder al pueblo

Gladys Tzul

Política

Qué dice en realidad el fallo que da un respiro a Sperisen

Asier Andrés

OPINIÓN

El Yo-Yo del Siglo XXI

Angelina González A.

19

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Choy /

    17/05/2017 6:11 AM

    Gladys un buen articulo de investigación sería como este señor se hizo multimillonario en el tiempo de Colom y Sandra Torres, fue allí donde el creció meteóricamente sus finanzas por las transas con la UNE, si alguien descubre eso y lo publica se ganaría el Pulitzer chapin.

    Otro artículo para Pulitzer chapón podría ser las múltiples reuniones del ex comisionado Castresana con Dionisio Gutiérrez y la relación Sandra a Torres Colom y caso Rosenberg, de veras eso sería una bomba

    Ojalá exista un periodista valiente que lo descubra

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alfredo marsh /

    16/05/2017 11:00 PM

    Es por culpa del juez galvez que los a beneficiado es una gran verguenza que beneficie a estos asesinos es parte de la componenda que hay en oscuras y debajo de la mesa con el jusgador!!!!!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    José Esteban Reyna /

    16/05/2017 5:59 PM

    El acusado que robo miles de millones de Quetzales, con medicinas sobrevaloradas, se queja de la cárcel, del hospital público y vive en una clínica.
    Esto evidencia de como el alicaído sistema de justicia de nuestro NARCO-ESTADO-FALLIDO-Y-MAFIOSO, trata a criminales VIP, en contraste al tratamiento a chapines comunes de la otra Guatemala.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    iMorales /

    13/05/2017 8:42 PM

    –­ Es muy duro estar preso. Antes yo no me sentía mal, pero la salud se deteriora. (El Mariscal Zavala) no ofrece las mejores condiciones ni las más apropiadas. El cuerpo se resiente porque la alimentación no es la indicada. Yo pesaba 249 libras al ingresar, ahora peso 222.______ son REOS, pero su FRÁGIL mente NO LOGRA asimilar la situación......increíble lo que sucede en la FINCONA !!

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Choy /

    13/05/2017 3:02 PM

    Pues el Karma si existe, ellos se aprovecharon de la salud de la pobre gente con medicamentos "diluidos" y ahora esas mismas penurias de salud de la que tanto se aprovecharon y robaron les llego a ellos.

    Es el ciclo del karma y de la vida todo lo malo regresa y a ellos les está regresando, cuantos miles murieron por las medicinas del IGSS.

    Lo malo es que estos delincuentes se hicieron multimillonarios en gobiernos pasados también Colom y Torres y no hay capturas contra ellos, absolutamente ninguno de ellos.

    Me metí a la página de Interpol para ver los prófugos de Guatemala y Sinibaldi, Archila y Rabe no aparecen y la patrona si aparece en menos de 24 horas la pusieron, muchas dudas con estas cosas

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    G.M /

    13/05/2017 11:30 AM

    Basuras que se pudran y se vayan al mas alla pronto, asi no roban aire...ya que nunca van a ser condenados, ni menos van a pagar lo que se robaron.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Otto Alvarado /

    13/05/2017 10:53 AM

    Ésta información demuestra que el sistema judicial no cuenta con el verdadero sentido de disuasión para que los delitos no se sigan cometiendo. Me parece que hay mucha contemplación para los delincuentes de cuello blanco, y el ejemplo más claro y reciente es la fuga de la mal apodada Patrona, y casi el mismo camino lleva la ex-magistrada Stalling (ya no debiera regresar a ocupar puesto en una institución de justicia!). Entonces, mientras el sector Justicia siga de "huevos fríos" ésto no se detendrá y los que pagamos impuestos mantendremos a los guardias que les asignen a éstos presos "preferenciales" en hospitales privados. Hasta cuando Guatemala?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    I. Velazquez /

    13/05/2017 10:45 AM

    Me parece que la importancia del artículo de la señorita Gladys Olmstead es corroborar el grado de impunidad que se logra con el dinero. Se dice que el Ministerio Público busca el "Imperio de la Ley", o sea que todos somos iguales ante la ley. Yo les pregunto cuanto cuesta, monetariamente por supuesto, no denunciar, no accionar en cuanto a apelar estas decisiones, que contradicen el principio constitucional de la igualdad ante la ley, bajo el pretexto que sea. O sea que igual derecho tendría doña Roxana o don OPM, o cualquier narcotraficante que tenga afecciones de salud, porque todos tienen derechos humanos. Obviamente no es el punto, pero si resaltar que el "crimen no paga" si se tienen los recursos monetarios para "defenderse" ( aunque el dinero viene del robo de la salud del pueblo, de las medicinas sobre-valoradas que le permitieron tener aviones, helicópteros, mansiones y una vida de millonario que nunca trabajaron honestamente, y que SI se robaron de la salud de los pobres trabajadores del IGGS y de la salud de los Guatemaltecos donde vaciaron las arcas de los hospitales... y para el colmo del cinismo habla de la carencia de los hospitales a los que saqueo. A este tipo de ladrones se les debería aplicar la pena de muerte por el daño social que hacen a los seres humanos que sufren de enfermedades y no pueden ser atendidos porque estos "negociantes de la salud" se robaron los escasos recursos. Pero también es triste comprobar que los "adalides" de la decencia y denuncia contra la impunidad hacen "mutis", como son las organizaciones de la Sociedad Civil, el propio Jose Ruben Zamora del periodico que claramente ya le pagaron para no hablar de los Alejos, que son copropietarios del periódico, como las propias autoridades de Multimédica que no denuncia que hace unos años ALEJOS obligo a los propietarios a vender las instalaciones del hospital a una de sus compañías pagando a precio de oro. Que fácilmente se podría investigar siguiendo el dinero, porque nadie se ha preocupado de encontrar los mas de mil millones que el mismo Alejos en sus declaraciones dijo tener. ¿Donde están los procesos de extinción de dominio?. No señores de los call center de este señor delincuente, no se trata de jaulas de oro, se trata de igualdad ante la ley, ante la responsabilidad ante la ley y sobre todo que en un verdadero Estado de Derecho, todos somos iguales ante la Ley.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Carmen Rivas /

    13/05/2017 12:51 AM

    No quisiera estar en sus zapatos, estar en un hospital todo el día debe ser horrible. Ahora que pague todo lo que hizo.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    HUGO /

    12/05/2017 4:57 PM

    Están recibiendo lo que se merecen, pero al final cualquier jaula de oro sigue siendo jaula. Que nuestra hambre de justicia no sobrepase nuestro sentido humano.

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Recomendaciones