Así viví el Serranazo siendo magistrado de la CC

Me decidí a escribir sobre el Golpe de Estado de 1993 para dejar constancia histórica del hecho, a partir de mi propia vivencia como magistrado de la Corte de Constitucionalidad. También porque otras personas han puesto por escrito su punto de vista al respecto, especialmente el principal actor del ‘Serranazo’. De modo que, supongo, es interesante contar con la experiencia de alguien que lo vivió intensamente. Mi testimonio permitirá a los lectores sacar sus propias conclusiones de ese hecho histórico que convulsionó a la ciudadanía guatemalteca y al mundo entero, por la trascendencia que tuvo el fallo de la máxima Corte del país.

J2 Opinión
Esta es una opinión

Portada del Diario de Centroamérica el 26 de mayo de 1993, anunciando la disolución del Congreso por parte de Serrano Elías.

Imagen: 'De como viví el Serranazo', anexo hemerográfico

La población guatemalteca actual, en su mayoría, está compuesta por jóvenes que, o no habían nacido para ese entonces, o eran muy niños para entender lo que pasaba y sus consecuencias. Este aporte quizá les haga interesarse por los acontecimientos ocurridos en Guatemala en mayo de 1993 –que distorsionaron el orden jurídico establecido por la Constitución de la República de 1985–, así como por los pasos que se dieron para volver a la normalidad institucional.

El relato da cuenta de cómo se produjo el Golpe de Estado, las razones que impulsaron al ex presidente Serrano a llevarlo a cabo, en qué consistió el mismo, así como la actitud de la Corte de Constitucionalidad que lo declaró inconstitucional y nulo ipso jure. Se relata cómo se integró el Tribunal Constitucional y cómo tomó sus decisiones, así como los fundamentos jurídicos en que se basó el mismo para dictar la sentencia que emitió, la cual es de gran importancia e interés para los estudiantes de Ciencias Jurídicas y Sociales y para la ciudadanía en general.

De como viví el Serranazo relata también la acogida que tuvo el fallo de la CC por los grupos de poder, el pueblo en general y la comunidad internacional. Se incluye también copia de los periódicos y fotografías de la época que dan cuenta de lo acontecido. En el documento se informa que el Gobierno se negó a publicar la sentencia respectiva, ante lo cual la Corte dictó un auto para forzar su cumplimiento. Se comenta también la forma en que la ciudadanía reaccionó ante tal decisión, al igual que el Alto Mando del Ejército, que convocó a la Corte al Palacio Nacional para comunicarle que apoyaba su sentencia y que estaba dispuesto a lograr la ejecución de la misma.

El gobierno funcionaba sin presidente –pues Serrano y su Ministro de Gobernación habían abandonado el país– y la tensión del momento era muy alta. Tampoco el vicepresidente estaba en funciones, ya que no se lograba el quorum necesario en el Congreso de la República para tomarle el juramento de ley. Así, sin presidente ni vicepresidente, la Corte decidió actuar invocando el artículo 189 de la Constitución, y llamar al Congreso de la República para que procediera a llevar a cabo las designaciones correspondientes. El Congreso acudió al llamado de la Corte y designó a dos ciudadanos notables para llenar las vacantes por el tiempo respectivo para completar el período constitucional.

No cabe duda, entonces, que la Corte cumplió el patriótico deber que le exigía su responsabilidad profesional, así como la ciudadanía: por un lado, accionó en defensa del orden constitucional, como fiel guardián de la Constitución, declarando inconstitucional el Golpe de Estado; y, por el otro, proveyó con sus resoluciones al pronto retorno de la institucionalidad resquebrajada por el actuar ilegal del ex presidente Serrano Elías.

Nómada ha tenido la gentileza de publicar el trabajo completo –que se encuentra disponible en el siguiente enlace– y con esta introducción no busco más que despertar el interés de los lectores. Con mi sincero agradecimiento por la oportunidad de difundir mi trabajo, dejo a disposición mi correo electrónico para cualquier comentario: rodolforohrmoserv@gmail.com.

Rodolfo Rohrmoser V.
/

Abogado y notario en ejercicio de la profesión liberal. Diplomático en diferentes ocasiones, ex embajador en Washington. Ex magistrado y ex Presidente de la Corte de Constitucionalidad. Profesor universitario y autor de textos y artículos de prensa sobre temas jurídicos.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

8

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    frank lopez hurtarte /

    06/09/2018 4:03 PM

    .
    .
    .
    .
    NO HEMOS ATACADO EL PROBLEMA DE RAÍZ

    Guatemala sobrevive bajo el influjo de un Régimen Dictatorial Oligarca (RDO) desde la época colonial.

    Y bien lo plantea el académico-intelectual Severo Martínez Peláez en su libro `La Patria del Criollo´ —una edición revisada hoy sería `La Patria del CACIF´—.

    El autor se basa en el materialismo histórico para describir la situación social caótica que Guatemala atraviesa desde la colonia hasta la fecha de la publicación de su obra (1970).

    Pero seguimos —según nosotros—, queriendo atacar la corrupción de los políticos como el mayor problema a resolver en Guatemala. Pero no es así.

    El Mayor Problema de Guatemala es la Dictadura Oligarca que —con el apoyo irrestricto del Ejército y la Clase Política— han implantado las mafias empresariales del CACIF en Guatemala.

    Dictadura Oligarca Chapina: el Axioma Nacional.
    .
    .
    .
    .

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Estuardo V. /

    08/04/2016 5:31 PM

    añorando a un SERRANO ELIAS EN PLENO 2016, pues asi como hace 20 ,años HOY POR HOY, necesitamos una jugada radical como la del 93

    ¡Ay no!

    3

    ¡Nítido!

    HOYPORHOY /

    07/04/2016 9:03 AM

    Parece que alseñor Peter Lim le parece que el estado que tenemos es el nirvana. Pero le comento, los borregos son aquellos que defienden un sistema que les aplasta y les estafa, solo porque es el "válido" y el que está "establecido". La carencia de pensamiento crítico y la defensa a ultranza de lo que se desconoce, es lo que nos tiene en la situación de sometimiento disfrazado de democracia que vivimos actualmente. Es ese sistema el que permite que esos dictadores arrebaten el poder. Porque ojo, no se confunda, los dictadores no solo llegan al poder por las armas o por estos golpes "técnicos", también lo hacen a través de un sistema corrupto, viciado y mercantilista como el nuestro, al que muchos gustan llamar democracia.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    alfonso villacorta /

    07/04/2016 8:40 AM

    es la degeneracion progresiva la que hace ver hasta como un gran estadista a serrano, cuando en su momento se habia visto como lo peor que habia ocupado la silla presidencial, sin sospecharse que vendrian otros mas corregidos y aumentados

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Peter Lim /

    07/04/2016 8:17 AM

    Dos comentarios y los dos le parecen dar la razón a S. Elías. NO cabe duda que el guatemalteco promedio no aprende. Ese es el mal de toda Latinoamérica y es por ello que dictadores arrebatan el poder. No me sorprendería si hoy saliera nuestro flamante presidente con la consigna de "eliminar el congreso y las cortes", miles o tal vez millones de borregos saldrían en su respaldo. Pobre GuateMALA

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    juan cast /

    06/04/2016 10:08 AM

    El actuar del señor Serrano fue inconstitucional, eso es seguro, pero fue erroneo? Los años parecen darle la razón, cada vez más, se hacen notar las mafias enquistadas en los tres poderes del estado, e incluso en la CC. Mafias que él denunció, en su momento y quizo actuar en contra de ellas, o por lo menos eso es lo que la historia pareciera contar.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    HOYPORHOY /

    06/04/2016 10:00 AM

    Viví el hecho y de entrada no concuerdo en que la ciudadanía haya acogido la resolución de la corte de ninguna manera. Simplemente la aceptó porque fue lo que quienes ostentaban el poder decidieron. Éramos borregos como en muchos sentidos lo seguimos siendo. No he leído el texto, pero intuyo por sus palabras que su relato es una alabanza al trabajo de la corte, al que de entrada califica como patriótico y profesional. Le recuerdo al lector que Serrano diluyó el congreso porque no lo dejaban trabajar (como parece que lo hacen con cada gobierno) y era un enorme foco de corrupción. El ejército (con Pérez Molina como actor protagónico) le dio la espalda y apoyó lo que el autor de este texto califica como "orden constitucional". Desde ese entonces hemos seguido siendo mangoneados por bajo la bota militar y económica. El orden constitucional del que habla el autor no es más que la institucionalización y legalización del robo y escarnio público. La defensa de la corte no fue más que una salvaguarda de sus intereses, como lo es siempre.
    Muchas personas que conozco han ido abriendo los ojos ante el sistema pútrido que tenemos, al punto de llegarse a preguntar ¿Y si se hubiera mantenido Serrano en el Poder?
    De ninguna manera estoy defendiendo a Serrano Elías, el tipo tampoco fue un gobernante probo o brillante. Pero los cambios profundos requieren acciones radicales como la que en su momento tomó. Seamos sinceros ¿No nos gustaría sacar a todas esas ratas del congreso? Y no me vengan con que busquemos los "mecanismos legales o democráticos".... ya sabemos que esas reglas del juego las ponen ellos y que nunca dejarán que ese centro de corrupción cambie para beneficio de la población.
    No espere el autor de este artículo que se le alabe por su "valiente papel" o su "actuar patriótico", lo que hizo lo hizo por órdenes y con el respaldo de las fuerzas armadas y en beneficio de un sector específico. No quiera ahora que le aplaudamos por servil.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      juan cast /

      06/04/2016 10:10 AM

      Excelente comentario.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones