El caso de $400 millones no investigados entre Claro, Tigo y la UNE

Una de las batallas legales más grandes en la historia del país, un caso que sumó US$400 millones y que se resolvió en las vísperas del triunfo de Otto Pérez Molina. Esta es la historia y los cabos sueltos detrás de los doce cheques que Claro entregó al Partido Patriota en 2011 a cambio de ayuda para vencer a su rival, Tigo. Una vez más el financiamiento electoral ilícito borró la frontera entre la política y los negocios.

La corrupción no es normal P258

La foto que habría provocado el perdón de $400 millones. Pérez Molina, Carlos Slim y Roxana Baldetti.

Foto: Hemeroteca Prensa Libre

El miércoles 14 de junio de 2017 los grandes empresarios constructores volvieron a la Torre de Tribunales. Esta vez, acusados de entregar los sobornos que el ex ministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, a cambio de la adjudicación y el pago de contratos de obra pública. Según las investigaciones, esos sobornos llegaban a las cuentas de Alejandro Sinibaldi a través de una red de empresas de cartón que también sirvieron para triangular aportes ilegales a la campaña del Partido Patriota (PP) en 2011.

Dentro de esos aportes estaban los Q15 millones ($2 millones) que Telgua/Claro pagó con doce cheques avalados por el entonces gerente general, Julio Carlos Porras Zadik. Pagos que según él, fueron parte de una estrategia para evitar que Claro se fuera a la quiebra.

A continuación, la historia, dividida en 5 capítulos.

1. La confesión

Desde que se graduó en Duke, una de las diez universidades privadas más prestigiosas de Estados Unidos, la vida de Julio Carlos Porras estuvo ligada a Claro.

Llegó a la compañía en 1999, cuando Telmex (hoy América Móvil) se convirtió en la accionista mayoritaria de la antigua telefónica pública guatemalteca. Ascendió hasta llegar a dirigir las operaciones de Claro en Argentina, Paraguay y Uruguay. Allí estaba cuando este año la fiscalía le pidió que explicara por qué avaló pagos millonarios a empresas fantasma.

 

Julio Carlos Porras, en una imagen de ParaguayTV.

Sentado en el banquillo, el 28 de junio de 2017, se convirtió en el primer empresario en aceptar haber financiado ilegalmente al PP. Confesó que lo hizo porque el gobierno de la Álvaro Colom y la UNE lo había perjudicado en una disputa legal que Claro mantenía con Tigo. Una disputa que implicaba un pago por US$400 millones que, a decir de Julio Carlos Porras, podría haber significado la quiebra de Claro.

Defendido por Romeo Montoya, un abogado que trabajó en la CICIG, Julio Carlos Porras, fue sentenciado luego de un proceso abreviado, pero conmutó su pena a cambio de la confesión del pago de una multa de Q500 mil y el compromiso de construir dos salas de videoconferencia para el Organismo Judicial.

Cuando los constructores eran llevados a la Torre de Tribunales, Julio Carlos Porras ya estaba de vuelta en Argentina. Sin embargo, en la historia que dejó aún quedan vacíos por llenar e investigaciones por realizar por parte del Ministerio Público y la CICIG.

Nómada, tuvo acceso al audio de la declaración de anticipo de prueba de Porras Zadik, estos son algunos fragmentos:

 

 

2. El origen del caso de los $400 millones

En su declaración, Julio Carlos Porras se limitó a decir que el caso era por unas “tarifas”. En la conferencia de prensa del caso de financiamiento ilegal al Partido Patriota, el comisionado Iván Velásquez refrendó que lo que había motivado a Julio Carlos Porras eran unas “resoluciones” del gobierno de la UNE que favorecían a Tigo. Pero todavía falta una investigación.

Ambas compañías telefónicas han optado por el silencio. Sin embargo el Proceso No. 62-2009 de la Sala Primera de lo Contencioso Administrativo y la resolución 2780-2010 de la Corte de Constitucionalidad, permiten rastrear el historial del conflicto.

En 2001 Tigo quiso renegociar con Claro el contrato de interconexión que ambas empresas habían suscrito en 1998. Sobre todo, porque Tigo consideraba que era necesario disminuir el Cargo de Terminación a Red Móvil (CTM). Es decir, la tarifa que ambas empresas se cobraban por el intercambio de llamadas.

El desarrollo de la tecnología móvil permitía reducir los costos pero Claro se negaba a renegociar la tarifa. Julio Carlos Porras manifestó su malestar porque el litigio fue llevado a la esfera gubernamental en vez de pasar por un panel arbitral, probablemente internacional. Un panel arbitral local en la Cámara de Comercio fue el primero que optó por enviarlo al Gobierno.

Constancia de ello es el Laudo-Proceso A-03-2002 del Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio, en dónde se analizaron los alegatos de las dos compañías y se determinó que la responsabilidad de mediar en un conflicto sobre tarifas sólo competía a la Superintendencia de Telecomunicaciones (SIT).

En octubre de 2004, tras no llegar a un acuerdo, Tigo presentó ante la SIT su propuesta para un nuevo tarifario. La Ley de Telecomunicaciones, en su artículo 33, establece que si luego de cinco días de haber sido notificada: “una parte no presenta su propuesta en un punto en disputa, se resolverá a favor de la otra parte”.

Los plazos se vencieron y Claro nunca envió su propuesta, pero el expediente de 2004 nunca avanzó. El entonces superintendente era Óscar Chinchilla, hoy presidente del Congreso. Cuando se le consulta, apenas alcanza a decir, con su acostumbrada falta de posición política: “es un caso que ya no recuerdo tanto, pero casos de ese tipo siempre llevan tiempo”.

Un exfuncionario de la Superintendencia de Telecomunicaciones recuerda que el caso era complicado: “no tanto por la parte técnica sino por lo demás. No era sólo cuestión de revisar un contrato sino de meter las manos en millones y millones que ya estaban en juego. Nadie quiere hacerse enemigo de una de esas dos empresas”.

De un lado estaba Claro y del otro, Tigo. Propiedad respectivamente del sexto hombre más rico del mundo, Carlos Slim (América Móvil, Claro); y del hombre más rico de Centroamérica, Mario López Estrada (Tigo).

3. El primer cabo suelto: ¿sobornos en la UNE?

Según afirma Julio Carlos Porras en su declaración, él se encontraba como gerente de operaciones de Claro en Suramérica, cuando su “empleador” lo llamó para regresar a Centroamérica en 2008 debido a que estaban perdiendo mercado frente a Tigo. También afirma que en dos años habían logrado recuperar terreno.

Según el registro estadístico de la SIT, fue entre 2008 y 2011 que Tigo pasó a liderar el mercado de la telefonía móvil nacional, sacándole una ventaja de más de 1.5 millones de usuarios a Claro. La fecha de la llegada de Julio Carlos Porras más bien coincide con la reactivación del litigio entre las dos compañías.

Tras la llegada al gobierno de Álvaro Colom y la UNE, Oscar Chinchilla fue sustituido por Mynor Samayoa Recari al frente de la SIT. Fue él quien retomó el expediente y en junio de 2009 firmó la resolución SIT-154-2009, que daba por aprobada la renegociación de la tarifa planteada por Tigo.

Una resolución calificada por Julio Carlos Porras de “anómala e ilegal”. Argumentó ante el MP y la CICIG que una prueba de esa ilegalidad fue que la tercera telefónica, Movistar, se retiró de la demanda contra Claro. Movistar fue consultada para este reportaje pero se negó a dar declaraciones.

La resolución de la SIT, fue ratificada por el entonces ministro de Comunicaciones, Guillermo Castillo (resolución No. SA-551-2009), en un ministerio dominado por el entonces todopoderoso financista y secretario privado, Gustavo Alejos, que hoy guarda prisión por un caso de corrupción en la Salud. La batalla pasó a otro nivel.

 

Colom, de blanco, con su ministro Castillo, de chaleco azul. Foto: Red Guatedigital.

El expresidente Álvaro Colom dice apenas recordar que el caso “tenía que ver algo con algo del contrato pero Claro no acudió cuando correspondía la conciliación” y recuerda una reunión sostenida en casa presidencial:

– Ellos habían estado pidiendo una reunión, pero yo no quería atenderlos porque era una cuestión de nivel ministerial. Al final los atendí. Nos hablaron con prepotencia, me pidieron que yo como presidente ordenara a mi ministro que rectificara pero les expliqué que no podía imponerlo.

Reconoce su amistad con el mayor accionista de Tigo, Mario López Estrada. También reconoce haber trabajado con él, luego de salir de la Presidencia, en un negocio que el billonario emprendió en Paraguay. Eso sí, niega haberle hecho algún favor.

Julio Carlos Porras, de Claro, en cambio, dijo en su declaración que dentro de la UNE sí hubo quienes “fingieron” querer ayudarle. O más bien, que intentaron pedirle sobornos. Gustavo Alejos, el secretario privado, le recomendó reunirse con el entonces secretario de la SAAS, René González, con el empresario Gregorio Valdéz y con el entonces ministro de Economía, Luis Velásquez.

Un ex funcionario de la UNE que pidió el anonimato, afirma que (el secretario de la SAAS) “René González se metió a ofrecer apoyo para Claro porque tenía un negocio de distribución de tarjetas de Claro, pero él no tenía capacidad de cambiar una decisión de aquel nivel”.

Mientras tanto, el empresario Gregorio Valdéz habría ofrecido ayuda en la resolución ministerial a cambio de que le dieran participación en un negocio de llamadas internacionales. Valdéz, cabe señalar, es propietario de Teléfonos del Norte, una operadora pequeña que recibió subsidios del Estado para apoyar el desarrollo de la telefonía en el área rural.

Gregorio Valdés no atendió las solicitudes de entrevista Nómada. Tampoco lo hizo Luis Velásquez, quien a decir de Álvaro Colom “le ayudaba a ver temas comerciales y a resolver algunos conflictos”. Luis Velásquez, que antes de estar en la UNE trabajaba con farmacéuticas, fue también el encargado de gestionar al principio del gobierno de Jimmy Morales el donativo de medicamentos que resultaron estar vencidos. Actualmente ocupa, por designación presidencial, la presidencia del banco gubernamental Crédito Hipotecario Nacional.

2. La estrategia de “El fanfarrón” Ligorría

Luego de 6 amparos, 2 procesos de lo contencioso administrativo y 2 juicios civiles, en marzo de 2011, en el último año de la UNE, Claro se jugó su última carta. Apeló ante la Corte de Constitucionalidad para que dejara sin efecto las resoluciones del ministerio de Comunicaciones por no tener competencia en el punto en disputa. Sin embargo la resolución 2780-2010 volvió a darle la razón a Tigo.

Julio Carlos Porras responsabilizó de esto Acisclo Valladares Urruela. Acisco Valladares fue director jurídico y de asuntos corporativos y después jefe de asuntos corporativos de Tigo. Desde finales del gobierno de Pérez Molina en 2015 y hasta hoy es el Comisionado Presidencial para la Competitividad. Julio Carlos Porras señaló a Acisclo Valladares de ser el gestor en tribunales de aquellas resoluciones. Él respondo que todo lo que hizo en su calidad de abogado fue apegado a la ley.

 

Mientras más se alargaba la disputa en tribunales, la deuda de Claro seguía creciendo. Desde 2004, cuando empezó la batalla por fijar las tarifas, la empresa había dejado de pagar a Tigo lo que le correspondía por la terminación de llamadas de sus usuarios. Fue así como Tigo consideró que la deuda llegó a los $400 millones.

Sentado frente al tribunal, el discurso de Julio Carlos Porras siguió la misma línea que el de otros tantos empresarios que han sido acusados por corrupción. Afirmó que estaba “desesperado” porque “como guatemalteco no quería perder Telgua”. Se dijo “frustrado” porque “mis estudios y me experiencia no valía nada sino que se trataba de corromper la justicia; eso cegó mi criterio, fui ciego a la recomendación de Ligorría”.

 

Ligorría y Pérez Molina. Foto: Plaza Pública.

Julio Ligorría, como durante buena parte de su vida, tiene un pie en la luz y otro en la sombra. Por el caso del financiamiento ilegal a Sinibaldi fue acusado por el MP y la CICIG y es prófugo de la justicia guatemalteca. Pero al ser capturado por la policía española, un juez de Madrid ordenó su prisión domiciliar y no ha accedido a la extradición. En 2001, el expresidente Alfonso Portillo lo acusó de ser un conspirador junto al militar y su antiguo socio Maurio López Bonilla, hoy preso por varios casos de corrupción y narcotráfico. Ligorría ha sido un asesor de presidentes latinoamericanos en momentos de crisis; algunos de ellos han enfrentado casos de corrupción.

Quizás por eso cuando Julio Carlos Porras buscó ayuda entre sus publicistas, la primera recomendación que le dieron fue acudir a Julio Ligorría. El día que se conocieron, recuerdó Julio Carlos Porras ante el juez, Ligorría se presentó con fotos al lado de Reagan, Bush, el Papa y Obama. “Era un fanfarrón pero con un poder de análisis muy atinado”.

Ligorría pidió el expediente del caso y dos semanas después regresó con su propuesta. Había que “apostarle a un cambio de gobierno porque con la UNE la tenía perdida”. La primera parte de esa estrategia consistía en “patear el proceso hacia adelante” para ganar tiempo, y a juzgar por el historial del caso, Claro siguió la instrucción.

Tras la resolución de la CC, en junio de 2011, Claro consiguió que el juzgado de primera instancia de Puerto Barrios –uno que no tenía nada que ver con el proceso– otorgara medidas cautelares en su favor. Un mes después volvió a apelar ante la más alta corte (expediente 1868-2011) con un recurso que no sólo fue rechazado sino que amerito una multa al abogado, porque ni siquiera especificó cuál era la ley o reglamento que violentaba los derechos constitucionales de la empresa.

Mientras ganaba tiempo, Julio Carlos Porras recuerda que era Ligorría quien llamaba para preguntar por los cheques de financiamiento ilegal al Partido Patriota. Fue Ligorría, quien después sería embajador de Pérez Molina ante Washington, quien le escribió en un papel el nombre de las empresas de cartón de Alejandro Sinibaldi, a las que había que pagar. Porras asegura que nunca vio el nombre de las empresas que venían escritas en el papel, sólo se lo trasladó al gerente financiero para que emitiera los pagos.

En un solo día, el 14 de abril de 2011, Claro emitió seis cheques por Q10 millones que terminaron en las cuentas de Sinibaldi. Era el mismo día en que asumían nuevos magistrados en la Corte de Constitucionalidad.

3. El ‘perdón’ de los US$400 millones

¿Qué podría haber sido tan importante como para desistir de una demanda de US$400 millones?

Según Julio Carlos Porras, la solución fue una fotografía publicada en los diarios nacionales que mostraba a la cúpula del Partido Patriota al lado del magnate Carlos Slim. Una reunión solicitada por Otto Pérez Molina. Aquella era la culminación de la estrategia de Julio Ligorría para presentar a Claro como una empresa cercana al poder. Según Julio Carlos Porras, esa fotografía le dio tanto miedo a Tigo que los hizo claudicar.

Pero la realidad puede ser mucho más compleja.

Si bien Julio Carlos Porras menciona que se firmó un documento de finiquito de la demanda, no explica el trasfondo.

Un exfuncionario de Tigo explica que en diciembre de 2010, en represalia por el caso del cobro de llamadas enter empresas, Claro aprovechó una ventaja contractual que le permitía fijar la tarifa que cobraba a Tigo por la terminación de las llamadas de larga distancia. La fijaron un 20% más alto que la que ellos cobraban. Esa diferencia de precios le hizo perder mercado internacional a Tigo y en 7 meses, lo que dejaron de ganar ya sobrepasaban los US$5.4 millones, según el exfuncionario.

La solución para Tigo, dijo para este reportaje Acisclo Valladares, fue desistir de la demanda por los US$400 millones (que no habían podido cobrar en 7 años) a cambio de que Claro aceptara renegociar el contrato y se pusiera un alto a las pérdidas (que sí estaban teniendo en 7 meses).

 

Acisclo Valladares. Foto: AGN.

Acisclo Valladares dijo que no podía proporcionar datos de lo actuado por ser un asunto de carácter privado. Se limitó a decir que efectivamente la empresa se vio obligada a desistir de la demanda.

– Teníamos un caso fuerte y apegado a la ley pero hubo que sopesarlo por pérdidas que estaba teniendo la compañía, fue el 2 de septiembre de 2011, es la misma fecha en que Japón firmó su rendición ante Estados Unidos, dice Acisclo Valladares sonriendo y encogiéndose de hombros.

Nómada intentó obtener una respuesta de Claro o de Julio Carlos Porras por este tema, pero ambos se negaron a comentar para este reportaje.

Solucionado el conflicto, pasada la primera vuelta electoral, Julio Carlos Porras conoció a Alejandro Sinibaldi, administrador del financiamiento electoral y hoy prófugo. Porras declaró que Sinibaldi le volvió a pedir dinero. Ya lo había dejado plantado una vez y cuando al fin se concretó el desayunó: “con la arrogancia que lo caracteriza, me dice: hay que ponerse las pilas porque Tigo ya dio más que ustedes”. Allí fue donde le pidieron un aporte de Q5 millones más para la campaña.

4. El segundo cabo suelto: La alianza entre los ex UNE y los ex Tigo

Aunque Julio Carlos Porras ya fue condenado y la batalla por los US$400 millones ya terminó, aún quedan dudas que el MP y la CICIG deberán despejar.

Una es que si pese a que lo actuado parece tener sustento legal, hubo algún interés de las autoridades del ministerio de Comunicaciones del gobierno de la UNE por favorecer a Tigo. ¿Habrá sido por eso que Tigo cerró el caso y perdonó los US$400 millones a Claro?

Después del gobierno de Álvaro Colom y la UNE, las fuerzas políticas que lo conformaban se dividieron. Unos se mantuvieron junto a Sandra Torres, otros se fueron con Manuel Baldizón a Líder y otros se fueron con Roberto Alejos a Todos.

El ministro Guillermo Castillo y el superintendente Mynor Samayoa Recari, que hicieron resoluciones que beneficiaron a Tigo, terminaron en el partido Todos, fundado por el expresidente legislativo de la UNE, Roberto Alejos, y financiado, según sus propias declaraciones, por su primo, el exsecretario privado Gustavo Alejos. Ahora lo dirige Felipe Alejos Lorenzana, vicepresidente del Congreso.

Uno de los diputados actuales de Todos esRodrigo Valladares, hermano del actual gerente general de Tigo, Luis Valladares, y primo de Acisclo Valladares, el exgerente de asuntos corporativos y quien actuó como abogado de la compañía en la demanda contra Claro. Nómada intentó obtener una declaración de Tigo para este reportaje, pero los actuales gerentes se negaron a darla.

El exministro Guillermo Castillo estuvo a punto de asumir como diputado de Todos en sustitución de Christian Boussinot (detenido por un caso de plazas fantasmas), pero no lo logró porque no tenía finiquito de su tiempo en el ministerio. El exsuperintendente Samayoa Recari no logró ser electo como diputado y fue candidato a dirigir la Comisión Nacional del Migrante. Actualmente es gerente general de la telefónica Digicel, en El Salvador. Ninguno de los dos contestó las llamadas para este reportaje.

Además de este partido que cobija a familiares de gerentes de Tigo y exfuncionarios cercanos a la UNE y los Alejos, Tigo y Todos tuvieron un político amigo en común.

En el historial de Tigo hay un caso que pudiera considerarse como antecedente a la jugada hecha por Claro. En 1999, Millicom, propietaria de Tigo, entregó cheques por Q3.5 millones al entonces candidato presidencial ganador, Alfonso Portillo (2000-2004). Un ex trabajador de Tigo dijo que le dieron esos aportes porque “Ley de Telecomunicaciones impulsada por Álvaro Arzú (1996-2000) era injusta con nuestra empresa en Guatemala y por eso apoyamos al otro candidato”. Ya en la presidencia, Portillo le redujo a Comcel el pago de utilidades del 10% al 5% y le dio ventajas en una banda de telefonía celular. El caso fue archivado en 2005.

Alfonso Portillo fue candidato a diputado por el partido Todos hasta que el Tribunal Supremo Electoral impidió su participación por haber sido condenado en Estados Unidos por recibir sobornos de Taiwán.

¿Habrá aportado Tigo en financiamiento no declarado al partido Todos? El MP y la CICIG deberán dilucidarlo.

5. El tercer cabo suelto: ¿Quién más en Claro supo de esto?

La otra parte de la investigación pendiente es determinar la responsabilidad de América Móvil, propietaria de Claro, en el caso de financiamiento ilícito por US$2 millones en Guatemala. El periodista mexicano Diego Osorno, autor de la biografía más amplia sobre Carlos Slim, afirma en su libro que hay un caso similar:

– El más notorio quizás sea el de la fundación Amigos de Fox que fue utilizada para esconder a los verdaderos financistas de la campaña de Vicente Fox en 2000. Slim y sus empresas estaban involucrados, pero la debilidad de las leyes mexicanas hizo que pudieran evadir la demanda.

Vicente Fox fue traído a Guatemala para el Encuentro Nacional de Empresarios de Fundesa, que respaldó al presidente Jimmy Morales ante la acusación de financiamiento electoral ilícito. En su exposición, Fox se sumó al discurso de la gran mayoría de grandes empresarios: dijo que había que perseguir la corrupción, pero no al extremo de arruinar economía.

Los tibios cuestionamientos que el MP y la CICIG hicieron a Julio Carlos Porras en la audiencia de anticipo de pruebas no aclararon dudas sobre el papel de la casa matriz. Julio Carlos Porras logró evadir algunas de las preguntas hechas por el fiscal de CICIG.

En una de ellas, se le preguntaba quién fue el “patrón” que le pidió regresar a Guatemala. Julio Carlos Porras titubeó y en vez de decir un nombre específico, se limitó a señalar que su patrón era América Móvil.

Además la fiscalía tampoco insistió en saber si otro miembro de la compañía sabía de los pagos ilegales. Se quedaron con la respuesta de Julio Carlos Porras en la que afirmaba que contaba con un mandato que le habría permitido sacar esos Q15 millones sin pedir ningún tipo de autorización ni rendir cuentas por ello. Insistió, una y otra vez, en que la culpa era exclusivamente suya.

¿Si nadie sabía de la disputa legal de $400 millones, por qué Carlos Slim, el fundador de América Móvil y uno de los millonarios del planeta, se tomaría una foto con un candidato presidencial en Guatemala?

Ese mismo año, Claro participó en otro aporte ilegal. El entonces gerente de operaciones, Enrique Castellanos, entregó Q258 mil a quien sería el secretario privado de Roxana Baldetti, Juan Carlos Monzón, para apoyar con el pago de celulares que el Partido Patriota utilizaba en la campaña. Julio Carlos Porras afirma que esto no era una política empresarial.

América Móvil, por su parte, respondió al caso afirmando que ya ordenaron una auditoría extensa para determinar la responsabilidad de sus empleados, sin embargo hay algo que podría contraerle serias consecuencias a la compañía. Pese a que la batalla legal implicaba una posibilidad real de perder US$400 millones, tan grande que Julio Carlos Porras afirma que podía hacer quebrar a la compañía en Guatemala, en ninguno de los informes que América Móvil presentó ante la bolsa de valores en los años 2009, 2010 y 2011 se hizo mención del caso.

Es decir, los accionistas de América Móvil nunca fueron advertidos sobre los riesgos que corrían sus inversiones en Guatemala.

PS. Claro sigue como proveedor del Estado de Guatemala

Claro sigue haciendo negocios con el Estado a pesar de su involucramiento y sentencia en el caso de financiamiento ilícito. En 2017 ha recibido contratos por más de Q73 millones, superando a Tigo que tiene ventas por Q59 millones.

Llevar las investigaciones hasta el último punto será importante si se hace eco de una de las reflexiones del periodista Diego Osorno:

– Son estos sectores económicos, como la telefonía, que dependen del control gubernamental, los que fundamentan la fortuna de Carlos Slim y los típicos capitalistas latinoamericanos que construyen su riqueza aprovechándose de la debilidad de las instituciones y de la captura del Estado.

Gabriel Woltke
/

Guatemala / Xibalbá 1988. Ingresó al seminario queriendo ser sacerdote, salió a estudiar literatura y luego hizo carrera como periodista. Avanza sobre el río. Desea ser escritor, corrector, carpintero, programador, diseñador, monje, mago, árbol, pájaro, ballena.


Anuncio

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

56

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Bayron Gutierrez /

    21/12/2017 1:34 PM

    @Gabriel_Woltke muy buena nota. Yo naci en los 80s, el primer gobierno que recuerdo fue el de Arzu. A esa edad y sin tener mucho conocimiento de la politica en ese entonces, apenas aprendiendo, igual algo me decia que tanto el gobierno de Arzu, como las telefonias de ese entonces, los canales de television, incluso algunos medios de comunicacion impresos, poco a poco estaban construyendo el camino para una completa "coptacion" del estado. Es increible como la corrupcion en este pais a hido creciendo atraves de las decadas, a nivel ni siquiera linear, sino que exponencial. Que bueno que ahora tenemos medios de comunicacion que nos informan, y finalmente ponen a la luz cosas y casos de las que por decadas hemos "especulado" pero no podiamos afirmar. Sigan adelante con la investigacion, delatando nombres, sea quien sea.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Jorge Perez Wallace /

    27/10/2017 4:46 PM

    No es el primer caso, EEGSA junto a TIGO robo a accionistas minoritarios en la fundación de NAVEGA en el negocio de fibra óptica. En lugar de hacerse con todos los accionistas de EEGSA se hizo solo con el consorcio español, en su momento dueño dejando fuera al gobierno de Guatemala, accionista minoritario. Un caso adicional para que investigue el MP

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Látigo del sur /

    25/10/2017 11:15 PM

    Sí está bien que haya publicado un caso privado, interesante. Todo ese dinero que dio claro y Tigo al gobierno mejor lo hubieran donado para equipar al hospital Rooseebelth, hospital nacional en Quetzaltenango hospitales en Coatepeque hospitales en Retalhuleu y Mazatenango. Pero sugiero que nómada de a conocer cuánta gente muere por no haber medicina en los hospitales nacionales, que penas pasan el personal de un nosocomio. Cuánto dinero ganan los hospitales privados, (lo que no cubre lo nacional lo cubre lo privado) todo esto por consecuencia de la corrupción que hacen los de la cúpula y alcaldes municipales etcétera. Sugiero que nomanda haga investigaciones en esta área porque un alcalde municipal le interesa económicamente administrar un municipio Con cuánta ganancia resulta un alcalde municipal Con qué bienes resulta un diputado, alcade de un pueblo, no de una ciudad, A su fundador Le invito a que se aliane al pueblo y no a la clase alta,( sea de ideología izquierdista y no derechista), interesante su periódico lo felicito la única duda es de Qué es teatro fue formado en una escuela de la clase alta con tendencias ideológicas capitalistas

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    asco /

    18/10/2017 10:54 AM

    Hablando lo que es:
    Nomada recibe Financiamiento de Movistar , lo que logran es una pelea entre claro y tigo, de que les sirve?? les explico
    para que Movistar se quede tranquilo haciendo sus tratos o engaños
    como Tuenti que es Movistar pero bueno!!
    La corrupción se paga tarde o temprano!

    ¡Ay no!

    5

    ¡Nítido!

    MOVISTAAR los financistas de NOMADA /

    18/10/2017 10:44 AM

    Esos $400 Millones de los que tanto hablan para engrandecer la nota, son un pago que Claro le tiene o tenia que pagar a Tigo por intercambio de llamadas y datos, ustedes NOMADA quieren hacer parecer que es un robo que estas empresas le están haciendo al estado cuando no es así, le colocan un titulo llamativo y exagerado a la nota para ganar seguidores (Clickbait), esta nota parece ser un truco de la otra empresa de telefonía no involucrada en la nota, si lo analizamos mas a fondo MOVISTAR les da financiamiento a ustedes NOMADA, pareciera con temor a equivocarme que la empresa MOVISTAR o bien sus dueños les dan instrucciones precisas de que publicar, aprovechando el hecho del financiamiento electoral ilicito que Claro le otorgo al PP.. Haciendo leña del arbol caido.. Bravo NOMADA bravo por prestarse a estas jugadas de mafioso y corruptos.

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

      Látigo del sur /

      25/10/2017 10:52 PM

      La duda, xqe nómada capta bonita información, y hasta su fundador que indica que es feminista entonces dice Hacia dónde nos lleva este periódico y también causa un poco de duda porque es egresado de la universidad Francisco Marroquín es una universidad de los ricos que se preocupa más por acrecentar su capital y de acá cuando nómadas se preocupa por la pobreza de nosotros

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!

      Otto Reyes /

      18/10/2017 4:20 PM

      Pues leyendo el artículo a mí me queda bien claro a qué se refieren esos $400 millones. Está claro (el juego de palabras es pura casualidad). Que el lector no entienda o no quiera entender lo que lee, no es responsabilidad del autor.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    fredy /

    18/10/2017 8:48 AM

    Felicitaciones por la nota. Muy buen trabajo de investigación y de articulación de los distintos cabos. Los 3-4 dedazos que aparecen en el texto no le restan mérito.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    fredy /

    18/10/2017 8:36 AM

    Felicitaciones por la nota. Muy buen trabajo de investigación y de articulación de los distintos cabos. Los 3-4 dedazos que aparecen en el texto no le quitan ningún mérito.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Maria Bermudez /

    18/10/2017 8:26 AM

    Claro no quiso pagar su responsabilidad con Tigo ($.400 Millones) y para no verse judicialmente involucrado ya que Tigo los estaba demandando, compro voluntades financiando ilícitamente al PP para verse beneficiados en las cortes y lo lograron ya que nunca pagaron la deuda que tenían con Tigo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Douglas Contreras /

    18/10/2017 8:21 AM

    Al leer detenidamente la publicación, me doy cuenta que en Guatemala hay cultura de corrupción y que muchos viven bajo la filosofía del FIN JUSTIFICA LOS MEDIOS, queriéndose justificar, mi abuela decía no hagas cosas malas que parezcan buenas y viceversa, lo que hizo este Gerente de Claro fue una pésima jugada, sobre todo porque apoyaron desde un inicio al gobierno mas corrupto en la historia de Guatemala, ellos (Carlos Slim) lo sabían desde el inicio y se prestaron a la CORRUPCION, #ClaroQueNo

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Alberto Gutierrez /

    18/10/2017 8:21 AM

    Todos los partidos político en Guatemala han recibido financiamiento ilícito y todos los empresarios han sido extorsionados para aportar.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones