Si no tenés problemas con el lenguaje: estoy a verga de tu homofobia

La situación de las comunidades LGBTI en Latinoamérica no es la mejor de todas. En algunos países han existido –y aún existen– leyes que incluso prohíben que una persona se sienta atraída por alguien de su mismo sexo. En Guatemala, por ejemplo, la homosexualidad fue legal hasta el año 1871 y aún en estos días la discriminación es muy fuerte. En otros, como es el caso de México, a partir de junio de 2015 la Suprema Corte de Justicia legalizó el matrimonio igualitario en todo el país.

Cotidianidad Opinión
Esta es una opinión

Sin reconocer los derechos de todos, este país está lejos de cambiar.

Foto: Flickr, Niv Singer

Y ayer, espero que por un error de diagramación o editores muy agotados, un medio local reprodujo el sentimiento de una parte de una nación homofóbica: llamó “marica” a una persona por su orientación sexual. Término que, aunque el DRAE considera como sinónimo de “homosexual”, también advierte se trata de un adjetivo con tono despectivo; un insulto, pues. Más en una sociedad misógina como la nuestra, porque “maricón” se le llama a alguien con actitud femenina, y ¡Dios nos libre de aquellos que no son machos!

Tal vez la irresponsable publicación de elPeriódico fue un error (o no), pero alentó a muchos para sacar lo peor de su intolerancia. Incluso, en twitter leí a una persona diciendo que “como homosexual y maricón son sinónimos, no hay problema”. No hace falta ser lingüista para comprender conceptos y analizarlos más allá de una encuesta ridícula. Las palabras, para tener un significado, también requieren de un contexto, y en Guatemala –en todo el mundo, de hecho– que te digan “maricón” es algo peyorativo. Validar a alguien homofóbico es tan terrible como serlo.

A Edgar Chin no lo conozco. Tampoco me consta –ni me interesa– cuál es su orientación sexual. Sé que fue candidato a diputado por FCN-Nación, y que renunció a su candidatura por el linchamiento al que lo sometió nuestro triste país. En ese entonces, la agrupación fundada por militares y que llevó a Jimmy Morales al poder, no lo defendió y quizá su nombramiento corresponde a una deuda política; de hecho, Morales en una entrevista con Nómada rechazó la posibilidad del matrimonio igualitario, porque “No es el momento ni estamos preparados para eso. He sido claro siempre en decir que no debe legalizarse”. Juzgarlo en su quehacer dentro del Estado es necesario, pero con quién decide acostarse, en ningún momento es de nuestra incumbencia.

Recuerdo que el día que le dictaron prisión preventiva a Roxana Baldetti –ese día histórico–, me reuní en un hotel de la zona 9 con Angélica Lozano Correa, diputada del partido Alianza Verde en Colombia, la primera persona que ha hecho política fuera del clóset en su país. Y en esa ocasión, mientras discutimos de derechos LGBTI en Latinoamérica, repitió varias veces una frase que se quedó conmigo: “La homofobia es real, la homofobia mata”.

Para referirse a esto, me relató la historia Sergio Urrego, un adolescente colombiano de 16 años que fue condenado por los padres de Daniel, su pareja, otro chico de su colegio, y presionado por la directora de su colegio, Amanda Castillo, cuando un profesor descubrió su homosexualidad.

“Ella (Amanda) le dijo a los papás de Daniel que debían denunciar a Sergio. Los amenazó. Tenían que decirle a las autoridades que Sergio había abusado de su hijo”.

Castillo logró la presión y los padres de la pareja de Urrego pusieron la denuncia. “Además, la directora sometió a un estrés terrible al joven, los acosó y les hizo bullying. La misma institución fue intolerante con él”. El adolescente, luego de sufrir una crisis nerviosa, terminó internado en una clínica psiquiátrica.

El 4 de agosto de 2014 se suicidó. En su carta, según publicó El Tiempo, escribió: “Los diferentes problemas que he venido teniendo (los del colegio). Ese es mi detonante”.

Ahora Castillo, quien argumentó haber apoyado a Sergio Urrega y que nunca amenazó a los papás de Daniel, cumple una condena.

Los crímenes de odio, sobre todo en sociedades de machos, son difíciles de contabilizar. El Estado no reconoce a las comunidades LGBTI, por eso, cuando uno pide esas estadísticas a las autoridades, no existen. Pese a que el año pasado, en las casillas de denuncia de la PNC, se reconoció a esta población. Los suicidios, productos del hostigamiento, tampoco se reflejan en números: hacemos invisible un problema que está allí.

Y lo que hizo ayer elPeriódico debería considerarse un delito. ¿Cómo estará la salud mental de Chin luego de haber sido sometido a tanto hostigamiento durante las elecciones y que ahora un medio de circulación nacional traiga el recuerdo de eso? ¿Debemos esperar a que haya sangre de por medio para hacerlo?

Amar y tener sexo es un acto de libertad. Y me parece injusto que yo, como hombre heterosexual, pueda besar en público a una mujer, pero que una pareja gay no pueda hacerlo porque a las personas les parece algo “anormal”. Como sucede en este video:

La violencia no sólo es física, también es psicológica. Pero en sociedades retrógradas, la salud mental y la libertad sexual son algo ignorado por completo. Regidos bajo conceptos vacíos y sin una Constitución que proteja los derechos humanos de todos, la homofobia continuará en este país.

Además, leyes que protejan a las comunidades LGBTI parecen ser muy distantes. En Guatemala, por ejemplo, el año pasado fue electa Sandra Morán, la primera diputada abiertamente homosexual del país, pero debe enfrentarse a un Congreso conservador en mayoría. Además, cuando la Suprema Corte, en México, emitió la jurisprudencia que legalizaba el matrimonio igualitario en todo el país, le pregunté a la diputada Nineth Montenegro si consideraba ese hecho posible aquí; su respuesta fue la que esperaba: “Lo importante es ver cómo procurarles garantías civiles, porque el matrimonio igualitario es algo que difícilmente el Congreso va a aprobar en una sociedad como la nuestra”.

La diputada Sandra Morán, por su parte, considera que hace falta mucho trabajo por hacer. También ha reconocido lo difícil que es lograr victorias en un país machista y patriarcal. Pero eso no la detiene y “estoy trabajando con la comunidad la posibilidad de presentar una ley de identidad y una reforma a la ley de discriminación”. Esta última para que pueda pensarse este tipo de violencia, como el bullying al que ha sido sometido Chin.

La diputada también criticó la publicación de elPeriódico, ya que “afecta a un conglomerado y es una situación de violencia”. También dijo que consideraba importante la disculpa que pidieron, “para sentar un precedente”.

¿Te afecta que un hombre bese a otro? ¿Daña que dos mujeres decidan amarse como pareja? ¿Lo que logramos el año pasado con las manifestaciones se vendrá abajo si permitimos que todos vivamos bajo las mismas condiciones de igualdad, sin ser discriminados? La respuesta a todo esto es clara: no.

Pero mientras sigamos juzgando a una persona por su orientación sexual y no por su capacidad política, Guatemala no tiene muchas victorias para enorgullecerse.

Pep Balcárcel
/

Músico frustrado. Llegó al periodismo por casualidad y se quedó por amor. Ha publicado un par de libros de cuento y de poesía. También fundó una editorial y sobrevive como puede. Animalista.


Decinos cómo te gusta

Enterarte de nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Te podés suscribir por ambas vías ;)

18

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Diego /

    17/05/2016 8:51 PM

    Otro que le gusta la "verga". Nómada se dedica a promocionar la diversidad sexual por razones desconocidas. Señores: informen de cosas que valgan la pena.

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Juan P duro /

    17/05/2016 7:09 PM

    Que hueva.... Dale y dale con lo mismo

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Desubicado /

    05/02/2016 8:29 AM

    ¿Y si, en lugar de ser personas del conglomerado LGBTI, se cambian los sujetos por afroamericanos? o los cambiamos a indígenas de nuestro país? Allí si queremos igualdad, ¿no?. En la "raza" (note las comillas) no es correcto discriminar (y lo hacen), pero si hablamos de la decisión que alguien toma por besar a la persona incorrecta (culturalmente hablando), ¿Es posible y hasta bien visto hacerlo? Apoyo el artículo y me causa gracia que lectores inconformes traten de fragmentarlo apelando al Diccionario, cuando esto es cuestión de contexto. Si eres "gay" y no lo comparto, no daño, no maldigo, no critico ni mucho menos te estorbo. De hecho, si tanto luchamos por nuestra libertad y estamos claros que la libertad personal no se consigue sin la libertad de nuestra sociedad, ¿por qué no apoyar el movimiento sin pensar como "gay" o sin ser uno?

    Saludos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gus Monzón /

    03/02/2016 1:37 PM

    Me parece que es un muy buen artículo, es un de las razones por las que migré hace ya 20 años, y sobrevivo en este exilio social, cultural, económico y homofóbico, gracias por tu pensar, ánimo pues....

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    ana lópez /

    01/02/2016 11:08 PM

    Me agradan los "huequitos" o bien homosexuales. Son súper simpáticos, son creativos, son bonachones y divertidos. No me aterra estar con ellos, hablar con ellos y comprenderlos pero tengo dos hijos y no soy retrógrada u homofóbica pero pienso que la homosexualidad para que sea aceptada por una sociedad debe ser aceptado ese comportamiento como NORMAL O NATURAL y si lo basamos en la religión, muchos estarán en contra como lo estoy yo. Los niños aprenden por imitación. Entre hermanitos a veces y por travesuras se besan porque ven a sus padres hacerlo igual sucedería que un hijo de cierta edad toque el trasero de su mamá porque papá lo hace. Creo que ése es el miedo de la sociedad que la homosexualidad cause confusiones en los niños y lejos de inculcarles lo que se considera y ha sido aceptado como normal, venga a dañar a toda un grupo o conglomerado. Disiento de los que consideran que "da igual" pues no es así. Sí tienen derecho a amar y ser amados pues son seres humanos como todos pero no tienen derecho a imponer una conducta que en su mayoría no es aceptada como normal. Los estudiosos o practicantes del Derecho dirán que las leyes son cambiantes como lo son las necesidades de una sociedad pues evolucionan con el paso del tiempo pero también debe recordarse que las normas llevan implícito un fuerte contenido de los principios sobre la ética y la moral y la homosexualidad no es bien vista desde el punto de vista moral no digamos religioso. Creo que los individuos que tienen bien definidos sus principios morales y religiosos dirán siempre NO a la homosexualidad, a la igualdad de derechos en el matrimonio del mismo sexo, a la adopción. Se puede explicar científicamente las consecuencias de estas acciones pero habrá una fuerte batalla si se cuestiona la validación o no de la homosexualidad desde el punto de vista moral y religioso y más cuando tienes hijos y los estás educando sobre los parámetros normales y naturales y te chocas con una escena como la del video y por sus edades tan cortas no lo comprenden y no es la edad apropiada para exponerlos a estas actitudes inmorales. Sorry!

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

      Sara /

      17/05/2017 3:34 PM

      Bajo su argumento los besos e incluso tocar flauta es antinatural puesto que la función "natural" de la boca es de ingerir alimentos. El comportamiento homosexual es natural, existe en otras especies animales (que pertenecen a la naturaleza). Sus prejuicios homofobicos no son naturales porque fueron impuestas por doctrinas judeocristianas.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Moisés Berducido /

    31/01/2016 11:08 AM

    Ejemplo de la hipocresía y doble moral del país: Luis Chin fue elegido candidato a diputado por ser el hijo de un accionista de SiGA; eso no escandaliza, escandaliza su supuesta homosexualidad.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    José /

    29/01/2016 6:17 AM

    Me parece excelente tu articulo, ha sido tratado de la forma adecuada sin dejar cabida malas interpretaciones para atacar con homofobia. Me parece super interesante el Looby de la comunidad que se realiza en Guatemala, que es muy activo, pero que no logra tener eco en la política nacional. si bien es cierto que somos un 3% de la población abiertamente homosexual (según últimos estudios), no logramos colocarnos en la agenda de país.

    Necesitaremos el apoyo de heterosexuales que también forman parte de la diversidad y que tienen hoy por hoy toda la protección del Estado para no ser discriminados y formar una familia, casarse o simplemente reconocer la unión como ya lo hace Costa Rica. No estamos pidiendo derechos especiales, estamos pidiendo que se nos integre a los derechos existentes, poder comprar una casa con nuestra pareja, poder tener los derechos de créditos, seguros y tales con nuestra pareja.

    Pero sobretodo que se nos respete y se condenen los actos de discriminación, que no importa tu religión, la homosexualidad va seguir presente como lo ha estado por miles de años, es decisión nuestra vivir en un país donde todos vivamos una vida plena.

    Por ultimo agradecer a los medios y especialmente a Nómada por sumarse al apoyo a la comunidad LGBTI, cada vez son más y gracias a ustedes y al periodismo respetuoso lograremos un mejor país.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Majo Vega /

    27/01/2016 5:18 PM

    "¡Dios nos libre de aquellos que no son machos!" Jajajaja xD

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    gab /

    27/01/2016 10:09 AM

    Es algo INACEPTABLE que este tipo de temas siempre sean tomados como un ataque personal a lo que crees o no. La nota está excelentemente dirigida hacia las personas que no toleran la homosexualidad y en consecuencia dirigen su comportamiento a reacciones violentas física o psicológicamente hacia estas personas.

    Nadie merece ningún tipo de violencia, por la razón que sea. Entonces si estás de acuerdo ¡Bien! no debes atacar a quien no lo está , y si no ¡Bien! pero debes tener la humanidad de respetar quienes son diferentes a vos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Byron /
    26/01/2016 11:18 PM

    Y es que la homofobia lo que oculta es el miedo a perder el poder machista que ha dirigido nuestra absurda sociedad judeo-cristiana.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!







Notas más leídas




Nuevas secciones