1 MIN. DE LECTURA

Compartí
Actualidad Entender la política La corrupción no es normal Somos todas Identidades Guatemala urbana Guatemala rural De dónde venimos Blogs Ideas y soluciones
Impunileaks
11 Pasos
Compartí
Facebook
Twitter
Messenger
Whatsapp

Seguinos

¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

Cura da Terra

El 5 de septiembre se conmemora el Día Internacional de la Mujer Indígena. Recordamos a Bartolina Sisa como un ejemplo de la lucha de las mujeres originarias en todo el mundo, pues siempre hemos estado al frente en la lucha por la vida, organizamos la comunidad y defendemos nuestro territorio-cuerpo-tierra del patriarcado y el extractivismo colonial. Desde la complicidad entre hermanas de diferentes partes decidimos juntarnos y escribimos juntas este texto colectivo.

Blogs Blogs P369
Esta es una opinión

Nuestro Manifiesto:

La madre tierra está enferma, nuestros pueblos también. Son tiempos de pandemia y emergencia climática, ecocidio y genocidio. Hoy vivimos las consecuencias de un modelo económico, social y espiritual que ha infectado nuestros territorios y cuerpos. Un virus que pone el dinero por encima de la vida.

En medio del exterminio, las mujeres indígenas hacemos de la lucha melodía, recuperamos la tierra robada, insistimos en celebrar nuestra existencia, sembramos esperanzas, pues somos la tierra curándose a sí misma.

Las mujeres indígenas sabemos la importancia de sanar nuestros cuerpos y territorios de manera individual y colectiva. Somos las que siembran el maíz y siembran la rebeldía, las que alzamos la voz en nuestra lengua y defendemos los bosques, lagos, montañas, llanuras, desiertos y mares. Somos las que decidimos sobre nuestro cuerpo y reproducimos la vida. Somos las que contamos historias frente al fuego y hackeamos narrativas. Somos las que defendemos la comunidad y habitamos las ciudades, nuestra existencia es resistencia. Somos las que sueñan y construyen un mundo donde cabemos todas las vidas.

Las invitamos a juntar nuestros pensamientos, nuestras palabras y nuestros haceres. Las convocamos a que juntas honremos la memoria de las abuelas y defendamos el futuro de las que están por nacer. Las llamamos a curarnos el susto y a ser las parteras del futuro. Las invitamos a reunirnos, pues somos tan diversas como gotas en un río y juntas somos la cura de la tierra.

 

Cada vez más se hace urgente encontrarnos para dialogar entre mujeres indígenas diversas del continente, para intercambiar estrategias, para sumar a la cura de la tierra que nos sana y nos está evidenciando en medio de esta pandemia mundial que las formas de vida impuestas, “el progreso capitalista”, están llevando al límite a la casa común. La tierra habla y nos está dejando mensajes contundentes y hay que escucharla.

En medio del exterminio, del genocidio y la pandemia, con el hambre y la pobreza impuesta estamos más vivas que nunca.

Más en Curadaterra.org

Lucía Ixchíu
/

Soy una mujer indígena urbana, nacida en Totonicapán, me identifico como una mujer postguerra, creo en el arte como una forma de transformar la historia y el mundo, soy gestora cultural desde los 13 años, he trabajo por buscar la democratización de espacios estudiantiles, parte de la agrupación Usac Es Pueblo. Fundadora del espacio Festivales Solidarios donde trabajo desde la investigación y acompañamiento la prisión política.


Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


1

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Rosario Luna /

    05/09/2020 9:27 AM

    Lindo artículo, pero cuando vemos la forma en que los pueblos mayas en Guate "cuidan" la madre tierra acabando con los bosques y desechando a los ríos y a las calles toneladas de basura, no lo podemos creer pues las realidad es esa y no la que se trata de describir en el artículo.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones