¡Hola!

Necesitás saber que...

Al continuar leyendo, aceptás nuestra política de privacidad, que podés ver aquí.

«El amor no conoce nada impropio». Reseña de Temblores, la nueva película de Jayro Bustamante

«El amor no conoce nada impropio». La voz de una pastora interpretada por Sabrina de la Hoz en Temblores –la última película de Jayro Bustamante– atraviesa como un trueno la escena de una congregación religiosa. Entre sus filas está Pablo, un hombre que enfrenta un tormento personal y familiar tras haberse enamorado de otro hombre. Su historia es un espejo para una sociedad como la guatemalteca. No se la pierdan en cines esta semana.

Blogs homosexualidad Jayro Bustamante reseña Temblores Visibles
Esta es una opinión

Temblores es la producción más reciente de Jayro Bustamante, el cineasta detŕas de Ixcanul.

temblores_still_2

Temblores no ofrece demasiados detalles sobre cómo Pablo (Juan Pablo Olyslager) se enamora de Francisco (Mauricio Armas), un masajista que al contrario de él, no tiene ninguna reserva o vergüenza sobre el amor que siente. Su padre le sugiere que lo niegue todo, su madre que se arrepienta y pida perdón. Su esposa, Isa (Diane Bathen), decide alejarlo de sus hijos e insiste en que busque ayuda. 

Como muchas otras personas en Guatemala, descubrir, reconocer, y afirmar sus sentimientos hacia una persona del mismo sexo resulta el inicio de un descalabro de todas las certezas que creemos que existen sobre el amor, la familia y la religión. ¿Pero es realmente impropio el amor entre personas del mismo sexo? ¿O resulta más impropio estigmatizar y culpabilizar a quienes lo viven, al punto de negarles sus vínculos sociales a todo nivel? 

En todo el mundo, las personas lesbianas, gays, bisexuales y trans (LGBT) enfrentan rechazo a todo nivel, y muy a menudo, uno de los principales focos de estigma y negación se encuentra entre los seres más cercanos y queridos que uno tiene: la familia. Dado que el asunto se suele manejar en estricta secretividad, es difícil conocer a ciencia cierta cómo operan, y muy difícil encontrar a personas que, habiendo sobrevivido procesos similares, hablen públicamente sobre el tema. 

¿Pero es realmente impropio el amor entre personas del mismo sexo?

Pablo se somete a sí mismo a un régimen de «terapia de conversión», el nombre por el que se conoce a todas las técnicas y herramientas que buscan modificar la orientación sexual o identidad de género de las personas. Éstas pueden llegar al nivel de la violencia, pero la terapia abarca una diversidad de técnicas y herramientas que perpetúan mitos y fundamentalmente refuerzan mensajes sobre cómo la diversidad es patológica, inaceptable, o corregible. 

Su efecto principal es sobre la integridad psicológica de quienes las sufren: donde prevalecen los imaginarios y normas sociales que designan a la diversidad como inaceptable, ésto también afecta la propia noción de sí mismos que tienen sus víctimas. Esto les hace buscar cambiar, o curarse, sujetos a las presiones de defender su propia identidad ante familias, amigos y comunidades de fe. 

Pablo es un ejemplo importante. Tras ser separado de su familia, crece su desesperación por ver a sus hijos y es despedido de su trabajo, porque su «estilo de vida» no encaja en el «código de conducta impecable» de la empresa; se había corrido la voz. 

 

La mirada de Jayro nos presenta una situación concreta, una experiencia de vida.

El riesgo de perder estos vínculos afectivos, y perder los medios de subsistencia que mantienen a una persona, son la razón esencial por la que las personas se someten a terapias que atentan contra su propia integridad. Para muchas personas, afirmar sus identidades y salir de sus hogares para poder vivirlas con plenitud representa a menudo la pérdida del sustento material –techo y comida–, acceso a educación, y por consecuencia a empleo y un buen nivel de vida.

No me crean a mí, ni crean las últimas investigaciones que establecen este problema como uno de alcances globales. La mirada de Jayro nos presenta una situación concreta, una experiencia de vida, que podría ser la de un hombre o una mujer, de clase media o de clase alta, católica o evangélica. Y, lejos de arrojarnos respuestas, nos hace preguntas difíciles: ¿Es realmente impropia esta forma de amor? ¿Por qué le damos más peso a las tradiciones, creencias e ideas tradicionales que a la aceptación de todos nuestros seres queridos? ¿Por qué degradamos tanto a quienes se desligan de nuestra idea tradicional de amor?

Las personas crecemos como la hiedra: donde hay espacio para nosotros. Esta película habla de varias formas en las que esos espacios se nos cierran a las personas LGBTIQ, en nombre de la familia y la religión, pero al costo del verdadero respeto y amor en que ambas cosas se basan.

Temblores estará disponible en las salas de Cinemark y Cinépolis hasta el miércoles 28 de agosto.

Luis Eduardo Barrueto
/

Es periodista y está tratando de construir un mejor futuro desde varios espacios. Actualmente está construyendo Visibles, un movimiento por la inclusión y los derechos de las personas LGBTI en el país. @lebarrueto


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

Uníte a nuestro grupo de WhatsApp

¡Gracias!


Anuncio

4

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Miriam /

    26/08/2019 5:40 PM

    Muy buena película y excelente reflexión.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    jhalexi /

    26/08/2019 1:35 PM

    El concepto progresista egocéntrico, hedonista, que sacrifica el bien común relevante para el buen vivir en sociedad, que retuerce el valor familiar yendo en contra de lo estipulado por la biología y la ciencia, que odia todo lo que huela a religión por considerarlo supuestamente anacrónico; se congratulan a si mismos, mientras buscan con desesperación la imposición de una moralidad degradante en una sociedad que no lo necesita.

    ¡Ay no!

    4

    ¡Nítido!

      Evan Bran /

      27/08/2019 10:19 AM

      Señor (a), tanta palabrería de la que solo puedo concluir que usted ignora demasiadas cosas de la vida. Con todo respeto, usted es un Ignorante de la Vida.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Fátima /

      26/08/2019 2:21 PM

      Bro, ¿leíste el artículo? Plus, ¿cuáles son tus fuentes para descalificar mi existencia si tomas ciencia como base?

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones