El egoísmo: una visión distorsionada de la naturaleza humana

A pesar de que las ideas de Ayn Rand sobre la naturaleza humana carecen de soporte científico, su sistema filosófico subyace a la ideología dominante de nuestros tiempos.

Blogs Opinión P369
Esta es una opinión

Foto: Pixabay / Francoaros

 

En el actual sistema socioeconómico global –caracterizado por el consumismo, el lucro desmedido y la búsqueda incesante de dinero y poder–, existe el mito –ampliamente difundido como verdad por la ideología dominante– de que los seres humanos somos egoístas, competitivos e individualistas por naturaleza. Sin embargo –y como puede comprobar de forma empírica cualquier ser humano en cualquier parte del mundo–, la realidad es que el Homo sapiens es una especie eminentemente social, por lo que la cooperación y el altruismo son caracteres conductuales propios de nuestra naturaleza.

Quizás ninguna persona en la historia de la humanidad dedicó más tiempo y energía en defender la tesis del egoísmo como naturaleza inalterable del ser humano que Ayn Rand (1905-1982), una de las referentes del pensamiento libertario a nivel mundial. Para Rand, el egoísmo era una virtud moral, mientras que al altruismo era algo irracional, incompatible con la libertad, el capitalismo y los derechos individuales. “Solo los hombres inferiores tienen instintos colectivos”, escribió en su diario con fecha 22 de febrero de 1937.

Ayn Rand desarrolló todo su sistema filosófico –al cual llamó objetivismo–, bajo la premisa de que el ser humano es inherentemente egoísta. En este sentido, no sorprende que la obra e ideas de Rand constituyan un aspecto central de la justificación moral del capitalismo laissez-faire. En el caso de Guatemala, el pensamiento de Ayn Rand ha sido difundido principalmente por la Universidad Francisco Marroquín, directamente ligada a la élite económica del país. Si la naturaleza del hombre es egoísta, ¿por qué financiar servicios públicos y de asistencia social en materia de salud, educación y seguridad alimentaria? ¿Acaso no están fundamentados los servicios públicos en la solidaridad y el altruismo, principios morales propios de “hombres inferiores”?

Desafortunadamente para Rand y sus seguidores –que por cierto se cuentan por millones alrededor del mundo–, los avances en biología evolutiva y antropología han demostrado que la cooperación y el altruismo fueron fundamentales para la evolución y el desarrollo del Homo sapiens como especie social. En el libro “Orígenes del Altruismo y la Cooperación” (2011), editado por el antropólogo Robert Sussman y el psiquiatra y genetista Robert Cloninger, los autores señalan que “los animales sociales, incluidos primates y humanos, no están obligados a vivir socialmente, pero lo hacen porque los beneficia en muchas formas”, añadiendo que, “a través de la selección natural, primates y humanos han desarrollado áreas del cerebro que responden de forma placentera y satisfactoria ante la cooperación o el altruismo”, lo cual nos indica claramente que existe una base biológica para este tipo de instintos sociales.

A pesar de que las ideas de Ayn Rand sobre la naturaleza humana carecen de soporte científico, su sistema filosófico subyace a la ideología dominante de nuestros tiempos. La legitimación de la desigualdad y la pobreza extrema, la exacerbación del individualismo y la competitividad, la destrucción acelerada de la naturaleza, el consumismo excesivo, la privatización de bienes y servicios públicos, la riqueza material como medida del valor de una persona, la destrucción del tejido social y la homogeneización cultural, entre muchas otras características de nuestras sociedades actuales, se derivan –en mayor o menor medida– de una visión distorsionada de la naturaleza de la especie humana.

Por otro lado, más allá de nuestros instintos sociales para la cooperación, el altruismo y la división del trabajo, también es importante reconocer que todos los seres humanos tenemos ciertas necesidades emocionales, las cuales solo pueden ser satisfechas en sociedad. “No sos Robinson Crusoe” me repetía mi viejo durante mis años de adolescencia, supongo que como una reacción ante mi tendencia de alejarme –por cortos periodos de tiempo– de la vida social.

Los seres humanos tenemos una necesidad innata de compañía, amor, cariño, afecto, comprensión, atención y aceptación, especialmente durante nuestros primeros años de vida. En la actualidad, la tesis del ser humano como especie egoísta e individualista ha llegado a extremos, tanto que ya ni siquiera abrazamos a los bebés cuando lloran, porque se nos ha dicho que si así lo hacemos el niño va a ser una “persona débil” el resto de su vida. Sin embargo, al actuar de esta forma los padres le están negando al niño la satisfacción de una necesidad emocional que le es innata.

Todo esto me hace recordar una de las escenas de la película argentina “El secreto de sus ojos” (2009), en donde el único deseo de un tipo que lleva secretamente preso por 25 años –en solitario– es que su captor le hable. La comunicación emocional es una necesidad derivada de nuestra evolución como especie social, por lo que nuestros cerebros están programados para ello. De igual forma, nuestros cerebros también están programados para albergar instintos sociales, como la cooperación o el altruismo, los cuales son parte de nuestra propia naturaleza.

Así que haga el amor con su pareja, abrace a sus hijos, sonríale a un extraño, hágale compañía a sus amigos, adopte a un niño, coopere con sus vecinos, apoye a sus compañeros de trabajo, pague sus impuestos y exíjale al gobierno servicios públicos de calidad. Ya mucho daño le ha hecho al mundo el dogma del egoísmo. Somos animales sociales, por lo que es necesario que nos replanteemos los fundamentos filosóficos de nuestro sistema socioeconómico antes de que sea demasiado tarde.

Rony Trujillo
/

Biólogo. Entusiasta de la aracnología y la filosofía. Me gusta imaginar cómo fueron los bosques de Guatemala antes de la llegada del ser humano.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

9

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Celeste Campeador /

    31/05/2018 6:16 PM

    En Wikipedia se puede leer que entre los principios que Ayn Rand, sostenía "el hombre debe elegir sus valores y sus acciones mediante la razón, que cada individuo tiene derecho a existir por si mismo, sin sacrificarse por los demás ni sacrificando a otros para sí, y que nadie tiene derecho a obtener valores provenientes de otros recurriendo a la fuerza física." Pues aplicando los valores de Ayn Rand, como persona racional, sabía que si fumaba mucho, le daría cáncer en el pulmón, no AHORRE LO SUFICIENTE PARA HACER FRENTE A MI ENFERMEDAD, la consecuencia me tengo que morir, NO VOY A LA SEGURIDAD SOCIAL Y AL MEDICARE POR MIS PRINCIPIOS, PORQUE ESTOY OPUESTA AL ALTRUISMO, Y POR ENDE A LA GENEROSIDAD, Y POR MI CONDUCTA IRRACIONAL E IRRESPONSABLE ESTOY PADECIENDO ESTA ENFERMEDAD, Y COMO NO COTICE LO SUFICIENTE EN LA SEGURIDAD SOCIAL Y EN EL MEDICARE PORQUE NO CREIA EN ESTO, ME INSCRIBIERON HASTA QUE ESTUBE ENFERMA, POR ALTRUISMO Y GENEROSIDAD, LA VIDA ME PERMITIO VIVIR HASTA 1982 Y DIGO LA VIDA Y NO DIOS PORQUE ERA ATEA. Ayn Rand le paso lo que decimos en Guatemala, al que al cielo escupe a la cara cae.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Celeste Campeador /

    31/05/2018 5:25 PM

    Ayn Rand persona, RESPONSABLE, EGOISTA Y LIBRE, que NO AHORRO LO SUFICIENTE PARA HACER FRENTE A SU ENFERMEDAD, tuvo que recurrir a la SEGURIDAD SOCIAL Y AL MEDICARE. ¿Esta es la filosofía de Ayn Rand vivir irresponsablemente y después ir al Seguro Social?

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Celeste Campeador /

    31/05/2018 5:14 PM

    En Wikipwdia se puede leer de Ayn Rand lo siguiente, en la parte de su vida, "Fue sometida a cirugía por cáncer de pulmón en 1974 luego de décadas de fumar mucho. En 1976, dejo de escribir en su periódico y, a pesar de sus objeciones iniciales, le permitió a Eva Pryor, una trabajadora social de la oficina de su abogado, que la inscribiese en la SEGURIDAD SOCIAL y MEDICARE." Las mayúsculas son para resaltar. En las referencias del artículo están las llamadas de donde tomaron la información. Ayn Rand, como persona responsable y libre tuvo que AHORRAR MUCHO para hacer frente a sus enfermedades, sin embargo tuvo que recurrir a la SEGURIDAD SOCIAL Y AL MEDICARE. La verdad es que por su conducta irresponsable, fumar mucho por muchos años, el desenlace era fatal, pero la SEGURIDAD SOCIAL Y EL MEDICARE le permitieron vivir muchos años más hasta su muerte en 1982.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Carlos /

    31/05/2018 12:40 AM

    Creo que algo importante es separar mis "instintos" de lo que "Soy" por supuesto que tenemos instintos individualistas pero hablar de debilidad es dejarme dominar por ellos y después justificarme que así soy. La única forma de recibir algo es sembrando, si yo soy una persona paso por encima de todos, eso cosechare. Todos fuimos hechos con la misma energía, venimos de lo mismo. Estamos conectados y lo sentimos. No nos perdamos el placer de hacer lo correcto. El poder no corrompe, somos nosotros los que sacamos lo que verdaderamente somos.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Otto Morán /

    30/05/2018 6:10 AM

    Los adoradores de Mamón (demonio de la avaricia y la codicia ante el que se arrodillan los esclavos del dinero).
    Seguir mamando toda su vida es su objetivo, nunca maduran porque para ellos amar a prójimo es pegarse a la teta del que se les pone enfrente para exprimirlo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Rafael Funes /

    29/05/2018 11:04 PM

    La perspectiva egoista no se encuentra errada en el comportamiento humano.

    En mi opinion habría que añadirle el componente cultutal a la parte evolutiva, asi como las bases geneticas bajo las cuales se lleva a cabo la descendencia de genes "egoistas", sin mencionar el impacto que tienen estos llamados caractetes altruistas en la sociedad y su verdadera integridad egoista al mismo...

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Carlos Escalante /

    29/05/2018 2:46 PM

    Creo haber visto a través de una familia numerosa, inmensidad de tíos, primos, hermanos, sobrinos, etc. que como todo en la vida no hay una sola verdad. Claro que como seres humanos hemos desarrollado necesidades sociales pero que más ejemplo de los instintos básicos del ser humano que cuando se esta en edad de la niñez o cuando un ser humano esta en estado de supervivencia y es ahí cuando se puede observar que el ser humano tiene instintos individualistas, un niño que no ha adquirido del todo el sentido de sociedad es un ser egoísta e individualista a más no poder. Tal vez su instinto de supervivencia le diga que o es él o es él. Igual a través de la observación es fácil darnos cuenta que el ser humano bajo tensión puede ser o extremadamente dependiente de otros seres humanos o extremadamente alejado (lo que lo haga satisfacer sus necesidades). La economía se mueve en gran medida por ese instinto individualista, trabajamos, formamos negocios, nos desvelamos, adquirimos deudas o riquezas, formamos sociedades, etc. exclusivamente para satisfacer necesidades individuales o de nuestro grupo familiar más cercano. Puede que haya otras actividades que tengan un carácter más social como las artes por ejemplo pero la economía no. Aunque puede que si, si lo pienso bien (ninguna actividad económica se da sino es a través de la interacción de varios seres humanos) lo mejor es que estas interacciones sean libres siempre y cuando en el camino no dañen a más personas de las que beneficia pero eso no solo le dice el que crea la oferta sino también quien genera la demanda.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    Jhonny de León /

    29/05/2018 12:41 PM

    Por naturaleza el hombre es un ser social en relación, me parece acertado el argumento al considerar que hoy por hoy el capitalismo egoista nos está introduciendo a un ambiente de: ¡Sálvese quien pueda! ¡Con que yo esté bien suficiente!...lamentablemente esto da pie a una sociedad corrupta, donde no me importan los demás.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Carlos Escalante /

      29/05/2018 2:58 PM

      El capitalismo no lo crearon los extraterrestres lo crearon seres humanos, eso te da una idea que el ser humano si tiene instintos individualistas tal ves más arraigados de lo que nos gustaría. No podemos decir el socialismo nos obliga a o el capitalismo es el mal del mundo si ambas cosas son creadas por seres pensantes. Es evidente que la historia ha demostrado que el socialismo extremo no es compatible con economías sanas y que el capitalismo puro no es compatible con el bienestar colectivo. Esto es porque la economía no esta hecha para satisfacer necesidades colectivas sino individuales. Y lo colectivo no esta hecho para hacer crecer economías sino gastarse los recursos que esta crea.

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones