Niñez en la ONU: Nos retrataron como sociedad y la foto es vergonzosa

Somos una sociedad que a los más indefensos los exponemos a las más impensables formas de violencia; una sociedad cargada de moralina que no escatima en apelar a dios desde diferentes expresiones religiosas, pero que esconde en la oscuridad de manera deliberada una serie de abusos y prácticas despreciables contra quienes esperan de ella toda la protección y las condiciones para realizarse. Somos una sociedad que en vez de establecer como prioridad la inversión en quienes supuestamente son nuestro futuro, o nuestro presente –lo que es peor aún–, se embriaga en la corrupción, en el camino fácil, en la trampa y en la impunidad.

Blogs Opinión P369
Esta es una opinión

Un niño intenta hacer volar un barrilete en el interior del Cementerio General.

Foto: Carlos Sebastián

Palabras más, palabras menos, somos una sociedad que le ha fallado a su niñez. No sólo le ha fallado el gobierno y sus instituciones, aunque su responsabilidad sea monumental; no sólo le ha fallado la institucionalidad religiosa, que en congruencia con el concepto del perdón, prefiere esconder los abusos de la feligresía e incluso de la jerarquía religiosa. Le ha fallado la institución familiar, en cuyo seno es en donde ocurre la mayor cantidad de abusos físicos, psicológicos y sexuales. Le hemos fallado todas y todos, sin excepción, en la medida en que permitimos que esa realidad se reproduzca ante nuestros ojos ciegos y oídos sordos.

Los dieciocho expertos de la ONU que integran el Comité de los Derechos del Niño nos tomaron una fotografía y lo que retrataron impacta, indigna y causa mucha preocupación. Así me lo aseguraron al menos dos de ellos tras la conferencia de prensa convocada el pasado8 de febrero en la sede de la ONU en Ginebra para presentar su informe de conclusiones y recomendaciones. Guatemala fue examinada por el Comité en enero pasado en atención a su responsabilidad internacional por ser Estado parte de la Convención sobre los Derechos del Niño.

El informe incluye más de 120 recomendaciones, algunas de carácter urgente, sobre aspectos relacionados con el derecho a la vida, la sobrevivencia y el desarrollo; la tortura y otros tratos y penas crueles y degradantes; y las políticas de privación de la niñez de su entorno familiar. Es ahora la hoja de ruta del Estado de Guatemala para avanzar en la protección y el bienestar de nuestras niñas y nuestros niños.

El documento delinea las rutas que el Estado debe tomar para reducir los altos niveles de violencia, homicidios y femicidios que afecta a la niñez, la alta y persistente mortalidad neonatal e infantil, en particular en familias indígenas; y el número elevado de niños y niñas debajo de cinco años que sufren malnutrición crónica, que en la media nacional alcanza al 46.5% de infantes, pero que en las comunidades indígenas aumenta hasta el 61.2%, según los datos provistos por el propio Estado durante su examen ante Comité de la ONU.

La tragedia del Hogar Seguro Virgen de la Asunción –inseguro, evoqué yo en el momento de las preguntas a las expertas y los expertos en el encuentro con periodistas– es la máxima manifestación de la vulnerabilidad en la que vive expuesta la niñez del país, según los miembros del Comité.

Vulnerabilidad a la violencia y a la desprotección en las propias familias, que es la causa principal por la que niñas y niños terminan en esos centros; pero también vulnerabilidad a ser de nuevo víctimas, porque la respuesta desde el Estado ha sido desde décadas el uso desmedido y desproporcionado de la reclusión en centros custodiados por el Estado. Pocos o nulos esfuerzos van en la vía de reintegrar a la niñez en conflicto en nuevos entornos familiares.

El fatídico episodio ocurrido hace un año, en el que murieron calcinadas 41 niñas y otras 20 resultaron heridas, también es la máxima muestra de la desigualdad. Según los expertos, las amplias brechas sociales y económicas, principalmente la pobreza y pobreza extrema y las precarias condiciones de los servicios de salud y educación, constituyen uno de los principales riesgos que afectan a la niñez.

La retahíla de leyes, reglamentos, políticas, planes de acción, programas, campañas y otras decisiones plasmadas en papel que el Estado de Guatemala presentó hace un mes ante el Comité como supuestos avances, sirvió para demostrar al menos dos cosas: una, la grave ineficiencia institucional en revertir la vulnerabilidad que afecta a la niñez guatemalteca, sobretodo la pobre y deficiente coordinación interinstitucional; y dos, la insidiosa invisibilización de dos segmentos específicos: la niñez indígena y la niñez con discapacidad.

¿Por dónde empezar para corregir el rumbo? Primero, datos certeros sobre la situación de la niñez. El Estado demostró una profunda debilidad al respecto y el Comité se lo hizo saber. Segundo, mejorar la coordinación interinstitucional; en pocas palabras, que las instituciones se pongan a trabajar como les corresponde, desde la función que les compete.

Sobre la niñez indígena: las expertas y expertos del Comité resaltaron la importancia que se garantice el derecho de las niñas y niños indígenas a ser consultados sobre los asuntos que les afectan e instan al Estado a adoptar medidas específicas de protección frente a la actividad de empresas, principalmente extractivas. Sobre este punto regresaré a este espacio.

Diego de Leon Sagot
/

Observador in situ de la ONU en Ginebra y las políticas que allí se cocinan. Politólogo, internacionalista, maestro en DDHH y periodista.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

6

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    ANONIMO /

    23/02/2018 10:31 AM

    […] informe que nos retratata. Somos una sociedad que le ha fallado a su niñez. Este es el primer de blog de Diego de León Sagot en Nómada. […]

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Gilberto Suarez /

    20/02/2018 2:50 PM

    Esos comentarios aca si nada que ver. No puedo creer que las cosas esten tan claras como el agua y aun asi esten hablando estupideces de izquierda y derecha. Porque no mejor se largan de aca unos 30 años a discutir su estupida guerra fria, partida de mediocres buenos para nada, demagogos ridiculos. Vayanse treinta años porfa, cuando regresen seguro tenemos un mejor pais. Este pais es de los principales productores y distribuidores de porno infantil, tenemos tazas altisimas de desnutricion cronica, nuestros hogares estatales cuentan con estructuras de trata de infantes, somos un pais en contra del aborto; pero una vez nacido te puede coger quien quiera que el estado no hace nada. Vayanse en serio, que decepcion de gente; el otro todavia hablando que ya viene Acisclo, que ridiculez. Lo que les duele es que su antiguo socio de fechorias EEUU ahora les de las directrices de lo que hay que hacer, si ellos dicen salten, saltamos, y eso gracias a que la derecha vendio el pais, lo vendieron todo, no nos podemos sostener por si solos, y eso lo saben. Cabildeen todo lo que quieran y gastense su pisto tratando de revertir, pero la onda va y lo saben, lo que hacen ahora son puras patadas de ahogado.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

    César A. /

    20/02/2018 5:56 AM

    Pero si ustedes de la izquierda radical son los responsables que la situación este de esta manera, piden legislación para todo y además se alimentan de la burocracia por ejemplo 'observador de la ONU'.
    ¿Porque no trabaja de verdad en lugar de ser parásito de los impuestos de otros y realmente hace un cambio antes de hablar?
    Hablar y repartir el dinero ajeno es fácil.

    ¡Ay no!

    5

    ¡Nítido!

      Soledad Espada /

      23/02/2018 8:15 PM

      Hay mara que en verdad no da una, todo lo enfoca en izquierda, en verdad en este paisito todo se centra en derecha e izquierda que poca capacidad de analisis tienen, y no ven mas alla de lo superficial e inocuo, deben analizar las relaciones de la estructura del pais y como es que estamos en esto por culpa de todos nodotros, un estado fallido, una clase politica avorazada y sin escrupulos, yna poblacion ignorante, mojigata, esteril, doble moralista, perversamente religiosa pero asquerosamente hipocrita.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Martin dLMM /

      20/02/2018 9:42 AM

      El poner temas sobre la mesa de discusión y hablar con otras personas sobre ellos no es una característica de izquierdistas radicales. Es tener sentido común y demostrar que hay voluntad de trabajar para mejorar las cosas.
      Hablar y discutir sobre los asuntos que nos preocupan y buscar soluciones en grupo es también una práctica empresarial. Este tal "César A." no sé como trabaje, pero si hace las cosas sin pensar y sin consultar, no creo que logre mucho ni en su vida laboral ni personal. El león juzga por su condición...

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Rodrigo Polo /

      20/02/2018 9:40 AM

      Muy bien amigo recalcitrante, debemos estar unidos para combatir la nefasta izquierda... pero bueno,,, ya sabemos que solo tienen ansias de poder, te invito para que me ayudes en mis videos a favor de la corrupción e impunidad, debemos hacer un sólido frente para no permitir que esos "Luchadores en contra de la corrupción" salgan victoriosos... pero bueno!!! ya viene acisclo y todo a la normalidad....

      ¡Ay no!

      2

      ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones