“Que vayan al psicólogo”: la respuesta simplista de una sociedad deshumanizada

Lavarse las manos y exigirle a las víctimas del conflicto armado que “busquen terapia” es desvincularse de la realidad y de la propia humanidad  

Blogs agresión Opinión P369 terapia psicologica twitter
Esta es una opinión

El testimonio de Catalina víctima de violencia durante el conflicto armado en Nebaj, Quiché.

Foto: Carlos Sebastián

Hace ya varios días que el ambiente de crisis política en el que estamos trae a la memoria, y al inconsciente colectivo; la época oscura del conflicto armado interno.

Esa época en donde pensar en un país que procurase dignidad y derechos para todos y todas, era suficiente para amanecer muerto. Esa época, en donde pensar en la inclusión de los excluidos sistemáticamente, era suficiente para ser torturado.

Cuando entendemos que somos parte de un todo, y que para que llegásemos a existir con nuestra peculiaridad, tuvo que existir una sincronicidad de al menos 32 parejas, entre bisabuelos, abuelos y padres; caemos en cuenta que la propia individualidad es una visión bastante corta para comprender  Guatemala.

Somos sistemas familiares diversos, únicos y al mismo tiempo muy parecidos. En todos nuestros sistemas familiares existen personas que han sido excluidas por sus formas de pensar, de proceder o de sentir. Pensemos en el tío homosexual, en la tía revolucionaria o el pariente militar. En cómo misteriosamente en la próxima generación, aparece un primo o prima que se parece mucho al que fue excluído.

Guatemala, país convulso, es un sistema que compartimos todas las familias y personas que nacimos y vivimos en él.  Ser capaces de identificar quiénes son los excluidos de este macrosistema que nos une, es un paso a la reconciliación. En un momento crítico en que el Congreso, se revisa y propone enmiendas a la Ley de la Reconciliación Nacional y al mismo tiempo con voces heridas, cegadas o mal intencionadas se teje un discurso simplón, nuboso y bastante cínico sobre la “terapia psicológica” para víctimas del conflicto. Es crucial que volteemos a ver con criterio lo que ocurre en el país. Pareciese que existe un deseo de suturar una herida primaria, con una curita pronta a vencer.

»» Leer más sobre la ley que dejaría libres a criminales de guerra (explicada en cinco minutos)

Es inadmisible que tomemos el camino deshumanizante y de la “sanación”individual, para una herida que nos toca a muchos. Que marca la historia de un país completo. Lavarse las manos como sociedad y exigirle a las víctimas (además, sin acceso a salud pública de calidad) que “busquen terapia”, es desvincularse de la realidad. Es desvincularse de la propia humanidad.

Humberto Ak’abal, en su célebre poema nos dejó dicho:

“De vez en cuando camino al revés, es mi forma de recordar. Si caminara sólo para adelante, te podría contar como es el olvido”

Un fuerte llamado a revisar de manera constante la historia de nuestro país. A no olvidar de dónde venimos, cómo nos hemos vinculado unos con otros. Lo que hicieron nuestros antepasados con las circunstancias de su época. Y qué haremos nosotros con el momento histórico en el que nos toca vivir.

Guatemala, aún con su historia dolorosa, puede convertirse en un buen lugar para vivir. Esto depende de la madurez política, del deseo de salir de la agonía interminable y de la búsqueda de la sanación profunda y completa.

»» Leer más: “para ser nación, primero hay que actuar y sentirse como comunidad”.

Haciendo uso de la analogía perversa mencionada semanas atrás, la “terapia psicológica” que necesitamos como país, se encuentra en la apuesta por la justicia transicional. Por el reconocimiento de los derechos para todas las personas. Por reformas integrales e íntegras al sector justicia y por el fortalecimiento de las instituciones. Pasa por políticas económicas dirigidas a la reducción de la desigualdad, por erradicar la corrupción y no permitir impunidad.

Y porque el Estado, nunca más sea usado como botín personal.

Mercedes Bautista
/

Psicóloga Clínica. Empezando la treintena. Agradecida con la vida, pidiéndole que mire con buenos ojos lo que decida hacer con ella. Mi inconsciente es el que escribe.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

5

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Luis Paraiso /

    14/02/2019 11:42 AM

    "En todos nuestros sistemas familiares existen personas que han sido excluidas por sus formas de pensar, de proceder o de sentir.... misteriosamente en la próxima generación, aparece un primo o prima que se parece mucho al que fue excluído. "generacion espontanea ? " Mmmmm.... esta un poco jalado de las orejas éste parrafo, Puede ser un primo homosexual, militar y revolucionario los tres a la vez . Pero tiene razon cuando dice que es "bastante cínico sobre la “terapia psicológica” para víctimas del conflicto". pues NO EXISTE una palabra en cualquier idioma maya que quiera decir psicologia. estos metodos son mas adaptados para "el hombre blanco" ejemplo por consejo de un psico seguramente, vinieron los reyes de España y el Papa a pedir perdon a los amerindios eso es bueno para la tv, para su conciencia de "hombre blanco, PERO NO DEVOLVIERON todo lo que se robaron y sus descendientes todavia son propietarios de la tierra. pero "psicologicamente en paz". yo le señalo que en los paices del Magreb existe una refutacion a los metodos de "la psicologia"

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Marlon Suarez /

    14/02/2019 10:29 AM

    El conflicto armado interno en Guatemala es algo que no debería de volver a pasar, cuyo saldo fue 200mil muertos en su mayoría victimas inocentes las cuales debemos de honrar por siempre.
    El problema acá es que mientras existan vividores del sufrimiento de los familiares de las victimas este cuento nunca va a acabar.
    Ahora me pregunto, en que guerra no mueren personas inocentes?
    Hay que recordar el pueblo japonés, en un día murieron la misma cantidad de personas que en el conflicto armado interno de Guatemala.
    Ese país en 1945 sufrió una cantidad de muertes de gente inocente por miles de miles. Pero yo nunca he visto y he sabido que la república de Japón o algún grupo de familiares de las victimas de las bombas de Hiroshima y Nagasaki estén pidiendo resarcimiento.
    Ya es tiempo de que le demos vuelta a la hoja del libro de la vida de este país, recordemos a nuestras victimas como ejemplo de algo que nunca debe volver a suceder y sigamos caminando para adelante sin ver y principalmente recordar los horrores de atrás para un beneficio económico.

    La venganza no es de Dios, es de EL.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

      Guillermo /

      17/02/2019 3:43 PM

      Primero no podés de una manera tan simplista, hacer ese tipo de comparaciones y segundo, tenés que dejar de tragarte las píldoras de las definiciones oficiales. Aquí no hubo una guerra como tal, aquí hubo masacres de población civil, indígena, no combatiente (hombres, mujeres, niños, ancianos), por parte de un ejército de ocupación en su propio país. Esta población civil no combatiente, fue victima directa de los ataques directos y premeditados del ejército guatemalteco, como parte de una política de exterminio. No me lo estoy inventando yo, fue documentado por instancias internacionales que investigaron sobre estos crímenes de lesa humanidad. Nadie está hablando de venganza, se habla de justicia. La única posibilidad de perdón y reconciliación se consigue a través de la justicia, no del olvido, y eso implica castigar a los responsables de estas graves violaciones a los Derechos Humanos.

      No sé si tu dios es al estilo del "vengador justiciero", pero te aseguro que te podés quedar sentado viendo pasar el tiempo y ninguna "venganza divina" ocurrirá, porque al parecer, él es cómplice de todo eso.

      En lo que sí tenés razón es que es algo que no debe volver a pasar, nunca más!

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Marlon Suarez /

      14/02/2019 10:31 AM

      Corrigiendo: La venganza no es nuestra, es de DIOS!

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Mateo Echeverría /

    13/02/2019 8:47 AM

    Muy bueno Mercedes!!!! Muy bien escrito y mucha razón!

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones