Hacer un start-up puede causar depresión

Emprender no es fácil. Es una aventura a la que no muchos sobreviven. Cuando considerás que 9 de 10 negocios fracasan –además la incertidumbre que genera emprender– no es una sorpresa que tantos emprendedores sufran de depresión.

Cotidianidad n246 Opinión P369
Esta es una opinión

No hablar de la depresión puede llevar a la muerte. Recordá que todos hemos pasado por malos momentos.

Foto: www.GRATISOGRAPHY.com, Ryan McGuire

Una simple búsqueda en Google de las palabras “depresión emprendimiento” resulta en más de 500,000 resultados. También si ingresás a Quora hay un sin fin de posts con personas discutiendo este tema.

Emprender es como tomar el asiento en la primera fila de una montaña rusa con intensos subi-bajas. Tendrás momentos de adrenalina, de alegría y de energía… pero habrá otros en donde te sentirás como en un hoyo negro sin salida.

Si estás pasando por un momento negro, no sos el único. El problema con la depresión no es el tenerla, sino poder enfrentarla. Y solo.

1 de 3 emprendedores sufre de depresión

Según un estudio realizado por la Universidad de California, San Francisco, más del 30% de los emprendedores son perseguidos por la depresión en algún momento de su aventura.

El no enfrentar la depresión puede tener graves consecuencias, inclusive llegar al suicidio. En el 2013, murieron dos emprendedores muy conocidos –Aaron Swartz y Jody Sherman. Esto generó toda una discusión mucho más abierta sobre el tema.

–“¿Cómo te va?”

–“Vamos bien. Todo bien.”

A ningún emprendedor le va mal. O ninguno quiere aceptar sus errores o enfrentar la derrota. Cuando les preguntás, todos van bien.

¡Mentira!

Nadie lo quiere aceptar, pero muchos hemos pensado en algún momento: “¿Cómo jodidos paré en esta mierda?”

El problema es que estamos programados para ser fuertes. Para no demostrar una pizca de debilidad. Esta dinámica sólo genera más estrés y ansiedad a los emprendedores, llevándolos muchas veces a la depresión.

Las estadísticas no lo dicen todo. Creo que hay cosas que van más allá, de las que nadie habla y frecuentemente pueden deprimirte. Yo lo he vivido y me ha pasado. Aquí algunos ejemplos:

1. Las expectativas: explotar tu negocio

“Sueña grande. Crece rápido”. Es lo que todos esperan de nuestros negocios. Especialmente si hemos recibido dinero de inversionistas. Nos ven como visionarios que vamos a cambiar el mundo.

Y es cierto. Todos lo queremos. Admiramos a Mark Zuckerberg o Elon Musk. Vemos a Luis von Ahn levantar $45MM en una Serie D. Lamentablemente sólo vemos el lado positivo del emprendimiento.

No vemos a los otros 99.99999999% de emprendedores que se tropiezan en el camino y fracasan. Pensamos que las cosas buenas son fáciles. Al final, todo buen negocio toma tiempo. Mark Zuckerberg se tomó 10 años en crear el monstruo de compañía que hoy posee.

El problema hoy día es que estamos constantemente comparándonos con ellos.

Hay que soñar grande, pero tener paciencia y perseverancia. Estas dos características son esenciales en un emprendedor. Entender que lo bueno toma tiempo. Y que todo negocio es diferente.

2. Trabajar 24 horas y no dormir

La depresión puede ser un síntoma de que simplemente estás quemado.

La falta de balance entre tu vida y el trabajo es esencial. Esta desconexión puede llevarte a la depresión.

Alejarse del trabajo es imposible. O eso pensamos. Pensamos que es difícil tomarse el tiempo, dejar la computadora y nuestro emprendimiento por unos días. Creemos que el mundo se va a caer si nos vamos.

Entiendo que el mundo de los emprendedores se mueve a un paso acelerado. Ahora, esto no quiere decir que no es sano tomarse unos días de descanso.

Muchas veces, la mejor solución para la depresión son unas buenas vacaciones. Y unas vacaciones sin computadora. Ni celular. Ni nada que te distraiga.

3. Los emprendedores son los bichos más competitivos que conozco

Las personas que empiezan a emprender –o quieren empezar a emprender– no perciben la competitividad que existe entre los emprendedores. Pienso que los emprendedores son los individuos más competitivos que existen. Y tienen que serlo.

Las estadísticas están en tu contra. Lo único que te queda es la perseverancia y la resistencia para no tirar la toalla. Para no darte por vencido con los obstáculos que se presentan en el camino.

Lamentablemente para muchos, entrar a este mundo es difícil. No están listos para convivir con tantas personas tan competitivas. Recuerdo cuando abrimos un espacio en Chamba.

Pasó algo que nunca esperaba.

Después de unas semanas, tuvimos un emprendedor que llegaba con lentes oscuros a trabajar. Claramente estaba pasando por un momento difícil. El problema no era su negocio. El problema estaba en su cabeza. En compararse constantemente con otros.

“Pero si él tiene 5 años menos que yo y ya levantó $100,000.”

“Pero si él es más pequeño y todo lo que ha logrado en tan poco tiempo.”

“Será que tengo que hacer más. Que no soy suficientemente inteligente para hacer esto.”

Son pensamientos a que todos nos pasan por la mente. Para muchos, son el factor que los lleva al fracaso. Y muchas veces a la depresión.

Dejá de compararte con los demás. Cada aventura es única. Y parte del proceso es poder disfrutarte el camino, aún cuando pasés por momentos malos.

4. No es fácil hablar de la depresión

El escribir abiertamente sobre la depresión y decir que todos hemos pasado por algún momento malo, no es fácil.

Yo he lidiado con la depresión.

Algunas veces por unos días. Otras por semanas. Tengo que confesar que nunca he pensado en el suicidio, pero sí he pasado por momentos difíciles, en los que levantarse de la cama es casi imposible.

Hablá. Que no te dé miedo hablar abiertamente sobre estos temas. Todos dudamos sobre nuestras ideas. Siempre va a haber gente que cuestiona nuestras ideas, productos o negocios. Es normal.

El primer paso es aceptarlo y hablarlo con otros. Incluso para los grandes emprendedores –como Brad Feld o Tim Ferris– fue difícil.

Sentir ese mix de emociones es parte del emprendimiento. Como emprendedor, tendrás momentos de alegría, felicidad, angustia… miedo, ansiedad y vulnerabilidad.

Poder hablar abiertamente sobre estos temas es esencial para el éxito de cualquier emprendedor. Al final, parte de la diferencia entre un emprendedor exitoso y uno que fracasa es cómo se disfruta la aventura.

Como sociedad, tenemos que aceptar que emprender no es fácil, aceptar que los emprendedores no son unos superhéroes invencibles.

Entender que muchos hemos sufrido de la depresión. Que hemos fracasado.

Como emprendedor, da miedo aceptar que somos vulnerables. Que no somos invencibles.

Que todos, al final, somos seres humanos.

Salir de la depresión no es fácil. Para muchos una simple sonrisa es suficiente para salir de ese funk. Para otros es más difícil. Requiere buscar ayuda profesional. O generar nuevos hábitos de vida.

En lo personal, he encontrado que la mejor manera de salir de este “hoyo negro” es el ejercicio, la meditación, viajar, leer, salir de la monotonía del día-a-día y hablar con amigos y con familiares.

Otras cosas que te pueden ayudar:

1. Buscá ayuda profesional. Entendé que la depresión es una enfermedad. Y como tal, debería ser curada por una persona que tenga la preparación y la experiencia para poder ayudarte.

2. Cuidá tu cuerpo y tu mente. Comé bien y sano. Dormí las 8 horas que tu cuerpo necesita. Andá al gimnasio. O salí a la calle a caminar. No importa el tipo de ejercicio, pero activá tu cuerpo. El negocio no lo es todo en la vida.

3. Encontrá un mentor. Buscá una persona con quien podás hablar sobre estos temas. Alguien que ya haya pasado por una situación similar o sea empresario exitoso y que te pueda apoyar.

4. Co-fundador. Hay una razón para que los inversionistas busquen equipos y no individuos para invertir dinero. Los equipos tienden a solucionar problemas de una forma más efectiva. Hablá con tu equipo y co-fundadores.

5. Hablá con amigos y familiares. Buscá apoyo en tus amigos y en tu familia. Si no han emprendido, probablemente no entenderán la situación por la que estás pasando, pero te ayudarán a desahogarte. Algunas veces esto es lo que necesitamos. Una persona con quien hablar.

6. Métricas y seguimiento. Tené métricas o algo tangible en cómo estás midiendo tu crecimiento. Celebrá esas pequeñas batallas que has ganado. Y establecé un método para darte cuenta –de una forma visual– sobre el progreso que estás teniendo.

7. Aceptá el camino y la aventura. Disfrutá el presente. Dejá de pensar en el futuro y viví el hoy. No el mañana.

Diego Ríos
/

Le apasiona crear comunidades, viajar y el #SwimBikeRun. Es co-fundador de Splash, un startup que ayuda a los PYMES a dar un salto a la economía móvil y digital por medio de la educación. Es también facilitador de Startup Weekend para LATAM y miembro de Global Shapers Guatemala Hub.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

8

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    ChepeCarlos /

    25/11/2015 1:26 AM

    Si emprendedor sin problemas y con camiso flor de rosa, no existen yo mas de una ves quise cerrar todo y dejarlo morir a mi pequeño proyecto.
    Muy buen articulo y me encanta "¿Cómo jodidos paré....."

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    elon musk /

    24/11/2015 9:16 PM

    ay pobres los riquillos! se deprimen porque no les salen sus numeros! nada peor que esa juerga de silicon valley. "tengo un start-up, por favor, no es un negocio". cry me a river.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ruben /

    24/11/2015 6:29 PM

    Esto es una realidad. Me parece que no tenemos que tener miedo de vernos vulnerables

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Ferguzon Lavarreda /

    24/11/2015 3:18 PM

    Yo soy emprendedor. He tenido dos empresas, la primera la cerré por problemas de la empresa que me proveía el producto (no era mi propio producto). La segunda la fundamos hace 5 años con 4 socios más, llegó a ser muy exitosa pero ahora está en problemas serios, malas decisiones han llevado a una crisis de liquidez.

    Muy difícil el momento. Además, regresé de hacer un MBA en INCAE y tengo la deuda que pagar. Más difícil aun. Y encima una distensión inguinal me tiene fuera del ejercicio... Pero no me voy a rendir!

    Buen artículo, ánimo que no todo son lujos, a veces hay que pasar por el desierto para llegar al oasis! :D

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Cesar /

    24/11/2015 11:08 AM

    Hola Juanma, gracias por tu comentario si quieres más artículos de negocios y emprendimiento puedes visitar www.mediasplash.co

    Saludos

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Andrea /

    24/11/2015 10:41 AM

    Diego, ¿cómo le doy like a tu blog? Excelente.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Juanma /

    24/11/2015 10:06 AM

    Excelente post... Yo normalmente no escribo comentarios pero este articulo me obligo a hacerlo... Personalmente estoy tratando de emprender y se que es un camino complicado y normalmente la mejor informacion online que he encontrado es sobre Mexico, seria buenisimo si pudieran seguir con articulos de este tema

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Mr. Avon /

    24/11/2015 12:32 AM

    Yo por eso vendo Avon! Soy mi propio jefe!

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!



Notas más leídas




Secciones