Hacia los orígenes de la mexicanofobia

Estoy en la fila para pasar por migración y la vista no me alcanza para saber si en algún punto acaba la espera. Está compuesta por toda clase de gente con cara de aburrida. Hay pequeños que acaban por llorar del fastidio, gringos con semblante de tedio que toman aire por tramos al poner sus mochilas en el piso y personas que realizan largas llamadas para avisar a su familia que ya llegaron a su destino. No es primera vez que esperamos. El tráfico en la Ciudad de México empieza desde que el avión aguarda por un turno para aterrizar. Entretanto, la nave ronda por el valle que alguna vez estuvo lleno de lagos y que hoy muestra una jungla de concreto. El paso por el aeropuerto Benito Juárez es sólo una muestra de lo que es la vida cotidiana aquí. De las futuras colas que afrontarán los recién llegados. Colas y colas, para el metro, el banco, comprar una torta, ir a trabajar, a un WC (un baño). Tiempos muertos mientras viene algo que dé continuidad a sus quehaceres.

Cotidianidad Opinión
Esta es una opinión

Por ahora pienso en Guate. En mi madre, mis amigos. Y por instantes me pregunto si ya estoy acostumbrado a irme. Al menos más que hace dos años cuando tomé la decisión de mudarme al vecino país del norte. También divago en trivialidades, en el cepillo de dientes que dejé en mi casa, o la pizza de Al Macarone que ya no compré, cuando llega mi turno con el agente de migración. Un tipo de cejas pobladas y facciones toscas.

Me pregunta a dónde me dirijo. Contesto y tras escuchar mi acento cuestiona: “¿Eso es en Guatemala o en México?”. Un breve recordatorio de que a pesar de tener dos nacionalidades, la gente tiende a ver siempre una.

Antes de las breves vacaciones que hicimos con mi novia a Guatemala, le comenté de lo que comúnmente se dice allá sobre México. No sé si es tanto así como odio, pero pensé que era mejor contarle. Algo que de igual forma ya empieza a ser de conocimiento extendido.

Hace poco un compañero de trabajo me preguntó sobre ello. Él reflexionó: “México hace con los migrantes lo que hace Estados Unidos con los mexicanos. Neta, no me parece raro”. Lamentablemente, tuve que decirle que la mayoría de chapines no está al pendiente de lo que sucede con los migrantes, ni de lo que significa transitar por el infierno mexicano. “Entonces qué es”, me dijo. No supe decirle en aquel momento.

Así que durante las vacaciones me propuse llegar a la raíz de la animadversión contra el país vecino. ¿De qué se trataba? Yo tenía mis ideas, pero quería escuchar nuevamente en boca de la gente qué sería. ¿Era tan visceral como parece en ocasiones? La respuesta tardó en llegar.

Terminamos discutiendo este tema con amigos en el Centro Histórico. Nos resguardamos de la lluvia en la tienda de doña Hilda. Un lugar donde venden cervezas y el tiempo no parece haber pasado para quienes beben desde hace años ahí.

El reducido espacio está lleno de cuadros y artilugios que cuelgan de las paredes. Es de los pocos sitios donde Arzú aún no ha podido meter las manos, dice doña Hilda. Una anciana que arrastra los problemas de la edad y que vende Gallos a periodistas que trabajan más de 12 horas.

De mis amigos que aún no se animan a cruzar el Suchiate, entre risas y alcohol  salieron justificaciones populares de las ojerizas hacia los mexicanos como la anexión de Guatemala bajo amenaza a México, la pérdida de Chiapas y Soconusco, las extorsiones de la policía mexicana a quienes traen carros rodados de Estados Unidos, la falta de identidad propia como país versus el “mexican pride”, la basura de los canales nacionales y la mexicanización de la cultura.

Mención aparte requirió el comentarista deportivo David Faitelson, a cuyas opiniones se le atribuyen la mayor parte de los corajes. Seguro no llegamos a ninguna conclusión esa noche.  Tal vez porque no es animosidad. Quizás es miedo. Así creía Carlos Fuentes sobre reconocer los orígenes de América Latina en España. Miedo a no poder distinguirse del otro. Pero en este caso con cuna mesoamericana.

Ahora paso migración y una suerte de chequeos en el que las autoridades del aeropuerto pretenden encontrar el tesoro del “Chapo” en alguna maleta. Salgo al caos de la Ciudad de México. Y a lo hipnótico de saber que todos tienen un lugar aquí. La ciudad está viva y las olas de personas terminan por llevarme.

Juan Luis García
/

Dejó una vida tranquila para irse al otro lado del Suchiate. Cuando llegó a la CDMX aún pensaba que el picante le quita el sabor a la comida. Hasta ahora las salas de redacción han sido su trinchera. Escribe para entender.


Anuncio

Hay Mucho Más

No te perdás las últimas publicaciones de Nómada

¡Gracias por suscribirte!

(Revisá tu correo y confirmá tu suscripción)

A qué hora te gustaría recibirlo:

Te gustaría recibir sobre:

¡Gracias!


Con qué frecuencia te gustaría recibirnos:

¡Gracias!


Anuncio

14

COMENTARIOS

RESPUESTAS

INGRESA UN MENSAJE.

INGRESA TU NOMBRE.

INGRESA TU CORREO ELECTRÓNICO.

INGRESA UN CORREO ELECTRÓNICO VÁLIDO.

*

    Mario Rodas /

    01/07/2016 5:15 AM

    Interesante la verdad, pero creo que es tan simple como el hecho que es un vecino gigante, y que nosotros somos pequeños y lo único en que podemos dar una lucha en vivo y en directo con ellos es en el fútbol. La mara no piensa en dos premios Nobel, no piensa en que hasta en el acento nos parecemos, etc. Queda faltando que cuando un Chapin va a México migración es un asco, para salir y para entrar, ya adentro el mexicano es muy solidário.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Alejandro Sánchez /

    30/06/2016 10:29 AM

    El artículo plantea una pregunta interesante. Sin embargo, no ingresa al aporte de las posibles raíces históricas de esa aparente "mexicano-fobia".

    1. José Vasconcelos, uno de los intelectuales mexicanos que marcan la formación de la identidad mexicana escribió un libro llamado "La raza cósmica". Este libro plantea a partir de tesis biologistas que en México, a partir del mestizaje, había nacido una raza superior. El libro circula libremente en el internet.

    2. De ahí que los mexicanos mestizos mantienen una posición de superioridad respecto de Guatemala, a quien la consideran un pueblo de indios (aunque en el territorio mexicano existan importantes remanentes de las culturas indígenas). Esta identificación de superioridad es claramente identificada en la expresión "la raza" con la cual se identifican los mexicanos.

    3. Los guatemaltecos en Estados Unidos son sujetos a comentarios discriminatorios por ser nuestro pueblo un pueblo indígena. Los mexicanos que emigran, tratan de desmarcarse de un posible origen indígena, por lo cual adoptan el postulado de esa raza superior de la que habla Vasconcelos en su libro, del cual hago un breve extracto, para que se perciba el racismo implícito en contra indígenas y negros: "
    Pasando al Nuevo Mundo, vemos que la poderosa nación estadounidense no has sido otra cosa que crisol de razas europeas. Los negros, en realidad, se han mantenido aparte en lo que hace a la creación del poderío, sin que deje de tener el baile y no pocos aspectos de las sensibilidad artística. Después de los Estados Unidos, la nación de más vigoroso empuje es la República Argentina, en donde se repite el caso de una mezcla de razas afines, todas de origen europeo, con predominio de tipo mediterráneo; el revés de los Estados Unidos, en donde predomina el nórdico. Resulta entonces fácil afirmar que es fecunda la mezcla de los linajes similares y que es dudosa la mezcla de tipos muy distantes, según ocurrió en el trato de españoles y de indígenas americanos. El atraso de los pueblos hispanoamericanos, donde predomina el elemento indígena, es difícil de explicar, como no sea remontándonos al primer ejemplo citado de la civilización egipcia. Sucede que el mestizaje de factores muy disímiles tarda mucho tiempo en plasmar. Entre nosotros, el mestizaje se suspendió antes de que acabase de estar formado el tipo racial, con motivo de la exclusión de los españoles, decretada con posterioridad a la independencia. En pueblos como Ecuador o el Perú, la pobreza del terreno, además de los motivos políticos, contuvo la inmigración española."

    Como colofón, debe indicarse que ese imaginario social de superioridad no es exclusivo de México. La Argentina, por ejemplo, procedió a mantener esa posición eugenésica que la llevó al exterminio de indígenas y negros, en favor de la inmigración europea, pues se proclamaba su superioridad.

    Sea este un breve aporte a explicar la razón por la cual la mexicanofobia puede existir.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      HOYPORHOY /

      05/07/2016 9:35 AM

      Jajaja, bueno. Qué decir? Esta es la prueba de que en estos días cualquiera escribe. El artículo va de flojo a pésimo dándose una vuelta por horroroso. Mucho más interesante y completo lo tuyo Alejandro. Lástima que no tenés las palancas ni los cuellos para ser vos el que escribe en Nómada.
      Por cierto, me uno al sentir de Jorge Mario, en Nómada deberían tener mejores filtros en cuanto a la calidad de quienes escriben y la profundidad de lo que escriben. en ocasiones encuentro buenos artículos, pero cada vez menos. En resumen, que suben pocos artículos y cada vez de peor calidad.... esfuércense un poco más o perderán muchos lectores.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Jorge Mario Pérez /

      03/07/2016 9:46 AM

      El artículo original, totalmente malo: no responde, no ahonda, no es anecdótico. Nada de nada, Nómada debería de tener mejores filtros a sus artículos, puesto que son pocos los que se publican, deberían de ser de calidad y no mamarrachadas como estas.

      Pienso que la respuesta de Alejandro Sánchez le gana por mucho al artículo. Gracias por ilustrarnos, a los que veníamos por una respuesta o por lo menos, algo interesante, y lo tuvimos que encontrar en los comentarios.

      Saludos

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      alfonso villacorta /

      01/07/2016 9:23 PM

      felicitaciones por el solo hecho de mencionar a vasconcelos, un exministro de educacion de mexico al que ni un exrector sancarlista, mucho menos ministro de educación le llega ni a los talones.
      fue toda una personalidad humanista y como intelectual le dio alma y espiritu al desarrollo mexicano que de alguna manera fue ejemplo para los guatemaltecos exiliados en los tiempos de ubico y que talvez pudieron tener deseos de plasmar algo de sus aportes en la reforma del 44

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Mario Monterroso /

    29/06/2016 4:51 PM

    Que hueva de artículo. Flojo de flojera total. No dice nada nuevo y no aporta nada sobre ese supuesto o real antimexicanismo.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    alfonso villacorta /

    29/06/2016 8:02 AM

    el articulo esta muy pobre, pero tiene el valor de hacernos pensar en ese repelencia, no fobia diria yo. pero lo que he percibido es que para cualquier mexicano de la capital, estar en guatemala es como estar en una ciudad de segunda o tercera y si se trata de medir por medio del futbol, guate es una seleccion de algun pueblito oaxaqueño y de ahi, posiblemente, su "prepotencia" inexplicable para el chapin que cree que el universo gira en torno a su pueblo

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

    Manolo /

    29/06/2016 6:28 AM

    wow, una pérdida de tiempo este artículo, pero para que no se queden con las ganas, yo llevo 3 años de vivir en México (y soy orgullosamente originario de Guatemala), y la razón principal de que nos caigan mal es que no son patriotas sino patrioteros: no se le puede decir a un mexicano que hay algo en tal lado porque "en Méeeexicoooo también tenemooooos" (aunque en verdad no exista comparación), el maiz, el chocolate, la papa (sí, aunque todo el mundo sabe que es herencia de lo que es hoy Perú), todo es de México; ah, pero los narcos y la delincuencia son de la frontera sur para abajo. Luego viene lo más notable (que al mismo tiempo es lo más irrelevante pero la gente le da relevancia): el fútbol, que si tienen sus éxitos, ok, pero que digan que el resto de la región somos mediocres únicamente por el fútbol, bueno, algunos se lo toman muy en serio y por eso los odian, a mí me dan tristeza porque el deporte no mide la calidad de todo un país. Lo que la gente en general no sabe es que para ellos todo lo bueno es de allí (aunque después de años y años ya empiezan a abrir los ojos, especialmente luego de la desaparición de los estudiantes), de Centroamérica son los mojados, delincuentes y prostitutas, de Sudamérica son los narcos y prostitutas, y alguien una vez me amenazó de muerte sólo porque le dije que también existen prostitutas mexicanas (sea cual sea su historia) y que eso no es razón de vergüenza para un país entero (no entiendo el porqué alguien avergonzaría a su país si trabaja en algo). En resumen, es su complejo de inferioridad (gracias a ser vecinos cercanos de los gringos, a los que consideran superiores) lo que hace que quieran sentirse superiores al resto de Hispanoamérica, y por ende a algunos les caen mal. A mí sólo me exasperan cuando empiezan con sus estupideces, pero en el fondo algunos son buenas personas, especialmente los del sur (el área Maya).

    ¡Ay no!

    2

    ¡Nítido!

      Alex mtz /

      19/11/2017 3:39 PM

      Los méxicanos nunca hemos Negado el. Origen de la papa peruana, los. Méxicanos sabemos los que México a aportado a las culturas del. Mundoinuso a tu país, los méxicanos no tenemos complejos para nada, los acomplejados están en Centroamérica por que. No destacan en nada hasta se hacen pasar por Mexicanos solo fomentas el Odio hacia en tu país con ese tipo de comentarios que seguramente son falsos porque no creo que vivas en México.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      María Emilia /

      19/05/2017 2:40 AM

      ..y porqué no te largas a tu pueblo si no no estás a gusto??

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

    Luis Paz /

    28/06/2016 9:42 PM

    Un gusto leer el pensamiento, perspectiva y experiencia de vida, al tener ambos puntos de vista y vida. De un gran amigo con el cual estudiamos toda la primaria y secundaria.

    Pero como muchas cosas en la vida, la ley de lo mas simple es la respuesta a todas nuestras dudas.
    Y es que somos la misma clase de mierda, geográficamente separada. Por eso el odio.

    ¡Ay no!

    ¡Nítido!

    Lana Porres /

    28/06/2016 8:40 PM

    La gramatica española es muy clara al decir que la expresiôn "Al pendiente" no es correcta ya que el silogismo "al" esta de más...la oración esta compuesta de un verbo + adjetivo...o sea estar pendiente gramaticalmente es lo mismo exactamente que estar atento....no decimos "Estar al atento". Por favor no nos mejicanicemos...usemos correctamente lo mas posible nuestro idioma.

    ¡Ay no!

    1

    ¡Nítido!

      HOYPORHOY /

      05/07/2016 9:37 AM

      Jajaja mejor no corrijas que te corrigen. Me gustó tu comentario Mario Paz.

      ¡Ay no!

      ¡Nítido!

      Mario Paz /

      04/07/2016 12:42 PM

      Estoy de acuerdo con Lana Porres: no me suena correcto eso de "al pendiente". Lo que no entiendo es cómo alguien que se atreve a corregir a los demás sobre temas gramaticales, y en público, ¡dice que "al" es un silogismo! ¡Y encima tiene 10 votos positivos!
      ¿Será un ejemplo de sentimiento anti mexicano? ¿Será que lo de "al pendiente" nos suena feo no por incorrecto, sino porque lo asociamos al habla de los mexicanos?
      ¿Tan difícil es buscar la palabra "silogismo" (o la palabra "al") en google?
      Y todavía se atreve a exhortar: "...usemos correctamente lo más posible nuestro idioma."

      ¡Ay no!

      1

      ¡Nítido!







Notas más leídas




Secciones